miércoles, 30 de junio de 2010

LLEGO ELGRAN DIA DEL ECLIPSE

DESPUES DE TANTA ESPERA GRITOS Y SORPRESAS DESPUES DE QUE SALIA ALGUNA ESCENA EL SOUNDTRACK STILL... EN FIN MUCHAS COSAS DE ECLIPSE QUE NOS PONIAN LOS PELOS DE PUENTA POR FIN LLEGO EL DIA Y ESTAMOS A UNAS POCAS HORAS DE PRESENCIAR el pre ESTRENO DE LA PELICUALA (en lo personal es mi libro favorito) ASI QUE ESPERO QUE CADA UNO DE USTEDES YA TENGA SU BOLETO Y NO IMPORTA LA HORA O EL LUGAR EN DONDE LA VEAMOS EL CASO ESVERLA Y DISFRUTARLA AL MAXIMOOO DESPUES DE TANTA ESPERA MERECEMOS QUE SEA REALMENTE FANTASTICAAAA O NOOO???
ASI QUE A DISFRUTAR MI QUERIDOS VAMPIRILLOS QUE YA NOS TOCA JAJAJAJAJJAJAJAJA LES RECUERDO QUE CUALQUIER NOTICIA QUE SALGA YO SE LAS ESTARE INFORMANDO NO SE PREOCUPEN LOS QUIERO Y BESITOS VAMPIRESCOS PARA TODODS Y A VERRRR LA PELIIIIIIIIIII

Edward n Bella eclipse Pictures, Images and Photos

martes, 29 de junio de 2010

Escucha "Magia y Deseo" -Jesse&Joe. Soundtrack Eclipse.

Escucha "Magia y Deseo" -Jesse&Joe. Soundtrack Eclipse.

Andabas esperando escuchar la famosa canción de Jesse&Joe? Que por cierto, es la única en español en el Soundtrack de Eclipse. Donde estos fantásticos chicos nos aportan con "Magia y Deseo".

Así que sin más, escuchemosla.

lunes, 28 de junio de 2010

Nuevo Look de Kristen Stewart. Fotos + Video [Editado].

Nuevo Look de Kristen Stewart. Fotos + Video [Editado].

Gracias a Miguel por avisar.

Y Filmagic nos trae fotografías de Kristen Stewart visitando Late Show con David Letterman en New York.

Pero esperen!! Kristen nos salió con nuevo color de cabello.
¿QUE OPINAN USTEDES?



Photobucket


*En mi opinión, Kristen para mí siempre a sido Hermosa y lo volvió hacer con este corte y color de cabello. Ande como ande siempre me va a atraer.

Pero, ustedes que opinan? Le queda bien?


* Se aclara que no se corto el cabello. Vean el video.


domingo, 27 de junio de 2010

Nuevo Spot de TV: "In 4 days"

Nuevo Spot de TV: "In 4 days"

Gracias a twilightsaga1025.

sábado, 26 de junio de 2010

Concierto Acústico de Artistas del Soundtrack de Eclipse

Concierto Acústico de Artistas del Soundtrack de Eclipse

Para quienes amamos la música del Soundtrack de Eclipse, este post es para ellos y para invitar a las personas a conocer la geniales melodías que acompañan el tercer filme de La Saga de Crepúsculo.

Twilight en Youtube nos da a conocer un genial concierto acústico con algunos de los artistas que estan presentes en el Soundtrack con sus canciones: Metric, Eastern C. C., Cee Lo Green, etc.

viernes, 25 de junio de 2010

feliz cumple

queremos desearle un feliz cumple a la chica mas importante en nuestro staff ya que sin ella ps no habria blog jajajajajajaja muchas felicidades gaby pasaterla su´perrrrr te queremossssss
happy b-day Pictures, Images and Photos

martes, 22 de junio de 2010

Nuevo spot de TV: Legend

Nuevo spot de TV: Legend

Gracias a lion_lamb tenemos este nuevo spot para TV:Legend


domingo, 20 de junio de 2010

SOUNDTRACK

The Cullen Family Pictures, Images and Photos

1.Metric – Eclipse (All Yours)
2.MUSE - Neutron Star Collision (Love Is Forever)
3.The Bravery – Ours
4.Florence + The Machine – Heavy In Your Arms
5.Sia – My Love
6.Fanfarlo – Atlas
7.The Black Keys – Chop And Change
8.The Dead Weather – Rolling In On A Burning Tire
9.Beck and Bat For Lashes – Let’s Get Lost
10.Vampire Weekend – Jonathan Low
11.UNKLE - With You In My Head (Feat. The Black Angels)
12.Eastern Conference Champions – A Million Miles An Hour
13.Band of Horses – Life On Earth
14.Cee Lo Green – What Part of Forever
15.Howard Shore – Jacob's Theme


BONUS TRACKS
16.Battles – The Line
17.Bombay Bicycle Club – How Can You Swallow So Much Sleep
18.Fanfarlo – "Atlas" (Remix) (Digital Bonus Only)
19.Cee Lo Green – "What Part Of Forever" (Remix) (Digital Bonus Only)

Asombrosa Escena de Eclipse: Raving Chase

Asombrosa Escena de Eclipse: Raving Chase

Una de las escenas con mas spoilers y acción, "Raving Chase", los Cullens persiguiendo a Victoria.


CUIDADO MUCHOS SPOILERS!

Video Extendido del Clip: "Doesn't he own a shirt?"

Video Extendido del Clip: "Doesn't he own a shirt?"

Disfruten de la versión extendida del video que proyectó Oprah de "Eclipse".



Preventa del Score de Eclipse y lista de canciones de Howard Shore ya en Itunes

Eclipse Pictures, Images and Photos

LES RECUERDO QUE EL SCORE ES A BANDA SONORA DE LA PELICULA EFECTIVAMNTE LA MUSICA DE FONDO CUQLQUIER DUDA O SUGERENCIA NO DUDEN EN COMUNICARLA!!! <3

1. Riley
2. Compromise / Bella’s Theme
3. Bella’s truck / Florida
4. Victoria
5. Imprinting
6. The Cullens Plan
7. First Kiss
8. Rosalie
9. Decisions, decisions…
10. They’re coming here
11. Jacob Black
12. Jasper
13. Wolf Scent
14. Mountain Peak
15. The Kiss
16. The Battle / Victoria vs Edward
17. Jane
18. Easy as Breathing.
19. Weddings plans / Eclipse
20. Eclipse Score (Bonus track)
Digital Booklet

Nuevo Spot de Eclipse "Epic"

Nuevo Spot de Eclipse "Epic"

Gracias al user mariiLAlves les tenemos un nuevo spot de TV de "Eclipse" títulado "Epic", el cual dio a conocer MovieTickets.com.




Nuevo Clip: "You'll always be my Bella" [Subtitulado]

¿Nuevo still del beso entre Bella y Jacob?

¿Nuevo still del beso entre Bella y Jacob?

Gracias a Twifans tenemos el siguiente still del que parece ser el beso entre Jacob y Bella...no sabemos si es real ¿ustedes que creen?

Photobucket

Flujo – Renesmee

HOLA AQUI DEJANDOLES TODOS LOS CAPITULOS YA ES TODA LA HISTORIA Y ESPERO LES GUSTE PRONTO UNA NUEVA JEJEJEJJJEJEE YO LES AVISARE POR CIERTO CUALQUIER DUDA O SUGERENCIA COMUNIQUENLA GRACIAS NUEVAMENTE POR SU ESPERA Y POR CIERTO YA CHECRON LAS NUEVAS NOTICIAS HAHAHA MUY BUENAS AL RATO LES PONGO MAS BONITO DIA A TODOS BIIIEEEE BESITOS VAMPIRESCOS!!!

Flujo – Renesmee

Continué presionando mi Harley rápidamente a través del bosque hacia la autopista. Esperaba que mamá, la tía Ali y la tía Rose no me hubiesen escuchado irme por la ventana. Con suerte, la combinación de su distracción mutua y el sonido de la música alta que salía por mis cornetas había sido suficiente para cubrirme.

Tan pronto recibí el mensaje de texto de Yuri, llamé al celular de Nate. No tenía sentido para mí que Yuri hubiese llamado a su medio-hermano. Ella lo odiaba. ¿Quizás ella pensó que él podría cambiar de forma a la de un halcón para encontrarla más rápidamente? Me di cuenta que la urgencia de la situación significaba que no tenía mucho tiempo para ponderar sus nacionalizaciones.

Colin, el primo de Nate atendió su teléfono. A él no parecía importarle si Yuri estaba perdida o no cuando me dijo que tenía que encontrarme con Nate en los bosques cerca del risco favorito de Yuri. Ella solía ir a escalar allí, y tenía que estar de acuerdo en que ese era el lugar donde debería empezar cualquier clase de esfuerzo de búsqueda. Pensé en la idea de decirle a mi familia, pero tan pronto abrí la puerta de mi habitación para ir abajo a contarle a mamá, escuché a tía Ali decir que ella… había visto a Yuri… muerta.

Tan pronto salí del shock, me extrañó el hecho de que tía Ali hubiese visto a Seth en su visión…usualmente, ella no podía ver el futuro de ningún miembro de la manada de Jake. Alguien más debió estar allí. Alguien que podía tomar decisiones con un futuro visible. ¿Quién era? De nuevo, el tiempo era demasiado importante como para reflexionar sobre mis pensamientos. Me di cuenta que la presencia de alguien mas significaba que esto no era un accidente. Las cuerdas de la marioneta estaban siendo manejadas por la mano de alguien externo.

Mamá nunca me dejaría ir a ayudarla ahora. Yo lo sabía. Si había alguna oportunidad de que algo hubiese causado el prematuro fallecimiento de Yuri en el bosque, mamá me obligaría a quedarme en mi habitación. Yo nunca sería capaz de salvar a Yuri. Ella moriría en el bosque, y yo no podía hacer nada al respecto. Sabía que ni si quiera podía llamar a Jake. Él me prohibiría salir de la casa también. Me tomó menos de un segundo decidirme. Castigada o no, no iba a quedarme sentada mientras la vida de mi mejor amiga era amenazada.

Vi el asfalto negro delante de mi y medí rápidamente que había alejado mi motocicleta lo suficiente de la casa como para no atraer la desarrollada audición de mi familia mientras aceleraba el motor y entraba a la montaña. Sabía que me iba a meter en muchísimos problemas. Me había esforzado mucho en no incrementar la ira de mi padre esta semana, pero esta situación iba mas allá de apenas meterse en unos cuantos problemas por desobedecer. Las apuestas eran mucho más altas. Yo podría sufrir casi cualquier cosa si eso significaba que podía salvar a Yuri.

Una vez que me detuve en el bosque, pensé nuevamente en llamar a Jake.

Jake.

Mis emociones respecto a Jacob Black habían atravesado un torbellino extremo durante los últimos días. Sabiendo que no había nada que hacer al respecto de la historia con mamá y papá, me esforcé por ser madura y mirar más allá del dolor de mi realización. Me había atormentado en gran medida el imaginarme a Jake amando a mi mamá. Los ojos de papá se contraían de dolor cada vez que veía las imágenes que yo era incapaz de esconder de su don. Esta situación del pasado indudablemente le había causado una gran cantidad de sufrimiento a mi papá en el pasado. Estaba claro para mí que él había ido al infierno y regresado para superar su angustia y sonreírle a Jake sin malicia. Su fuerza había sido la roca a la que yo me aferré en mi propio tormento. Si papá había sido capaz de superar esto, yo podía hacerlo también. Solo tenía que ser fuerte.

Si llamaba a Jake, ¿Me diría que me fuera a casa ahora? Me debatí mientras buscaba en mi bolsillo mi celular. Demonios. Debí haberlo dejado en mi cuarto en mi apuro por irme.

Caminé cuidadosamente a través del bosque hacía el florecimiento de roca que Yuri adoraba escalar. Ella y yo habíamos pasado varias tardes mirando la espectacular vista de la Appalachia alrededor de nosotras desde este punto. ¿Cómo se habría perdido? Yuri conocía el bosque tan bien… no tenía sentido para mi.

El follaje se volvió mas espeso a mí alrededor, y mis instintos me decía que mantuviera una firme conciencia. Aún si la decisión de desobedecer a mi familia había sido la decisión estúpida, no había razón para continuar actuando estúpidamente sólo para ser solidarios con Jake.

Mientras abría mi camino aún mas cerca de mi destino, comencé a sentir esencias que no pertenecían al lugar. Alguien o algo estaba aquí afuera, y yo no reconocí el olor. Concentré toda mi energía en mi vigilancia.

Y entonces reconocí la esencia distintiva de Yuri.

Caminé en la dirección del olor. Apartando las ramas, vi el risco cerrándose ante mí.

Lo que vi en las sombras cerca de los árboles al borde del risco hizo que mi corazón se detuviera.

El cuerpo de Yuri yacía boca abajo en el suelo del bosque a pocos pasos de la caída del risco.

Comencé a correr sin pensarlo hacia ella.

El ruido en los árboles me hizo detenerme mientras una figura emergía de detrás de ellos para detenerse cerca de Yuri.

Los fríos ojos azules del chico ante mí eran imposibles de no reconocer, aún cuando su rostro no me era familiar.

"Bueno. Nate siempre tuvo un gusto excelente. Ahora puedo entender definitivamente su obsesión," se mofó con una expresión siniestra mientras estudiaba mi apariencia.

Yo estaba furiosa. Este debía ser Colin, el muchacho con él que había hablado cuando llamaba al celular de Nate.

Me rehusaba a jugar este juego con este imbécil. Después de todo, él era un simple humano. Yo podía lanzarlo sobre el precipicio con menos esfuerzo del que me tomaba levantar mi cabeza de mi almohada. Ignorando el aspecto de advertencia en su rostro, procedí a moverme hacia Yuri.

"Yo no haría eso si fuera tú," dijo burlonamente.

El destello de metal plateado en su mano derecha instigó un brote de ira en mi sistema que me tomó un gran esfuerzo controlar. Me detuve en seco.

Colin McFadden estaba sosteniendo un arma que yo conocía demasiado bien. El arma que había apuntado a Jake hace sólo unos cuantos días.

"Eras tú," susurré.

"Muy bien. Inteligente además de hermosa. Realmente admiro el gusto de Nate… aún cuando yo sólo obtengo sus desechos."

"Déjala ir," dije firmemente.

"No. Ella es demasiado importante. Vamos a esperar justo aquí a que mi tío llegue. Él estará tan sorprendido cuando se de cuenta de que fui capaz de lograr esto. Quizás entonces me note a mí en vez de que sólo le importe Nate. De todas maneras Nate ha sido un inútil últimamente, gracias a ti." Su tono crecía en emoción mientras consideraba las posibilidades de volverse el favorito de Niall McFadden.

Di un paso adelante a pesar de su advertencia.

"Quédate justo donde estás," me amenazó él mientras apuntaba el cañón del arma hacia la cabeza de Yuri. Vi que sus pies y manos estaban atados. Ella estaba usando una venda sobre los ojos, y una mordaza había sido empujada dentro de su boca. Su cuerpo inconciente estaba completamente tieso. Escuché su débil pulso y pesada respiración. Esto me ponía mucho más furiosa.

"No vas a salirte con la tuya," me burlé. Me imaginé a Seth destrozando a Colin pieza por pieza cuando viera el cuerpo tirado de Yuri.

"Por su puesto que lo haré. No sólo me saldré con la mía, sino que también le voy a dar a mi tío la cosa que más quiere en el mundo. Algo que su propio hijo no pudo darle," declaró Colin con orgullo.

Me quedé ahí. El terror se apoderó de mi alma.

"El tío Niall le ordenó a Nate que se lo consiguiera para él. Nate no quería herirte o molestar a tu familia. Ese idiota de verdad cree que él… te ama. Él desobedeció a su padre. Ahora yo seré el líder del clan. Mi tío lo prometió."

"¿Qué es lo que quiere?" mi voz era apenas audible. Esperé por las palabras que confirmarían mis más profundos temores.

"La inmortalidad."

Busqué aliento con horror. ¡Dios no!

"Y tú vas a dársela," declaró con fuerza. "O si no…" él apuntó su arma con mas énfasis a la cabeza de Yuri.

"¡No puedo!" lloriqueé.

"Lo harás." El sonido del él quitándole el seguro al arma sonó por el aire.

"No, tu no entiendes…" mi voz estaba comenzando a demostrar su pánico.

Escuché pasos acercándose a un lado del bosque. Eran lentos y tiesos. Un hombre emergió hacia la luz que brillaba en el borde del risco donde Colin estaba. Era mucho más viejo y de cabellos grises. Cada paso me parecía laborioso mientras progresaba hacia delante con la ayuda de un bastón. Podía ver el parecido con Nate en sus rasgos distintivos. Él se volteó para mirarme.

"Señorita Cullen," comenzó a decir tranquilamente con un tono acentuado. "De verdad lamento que nuestro primer encuentro sea bajo condiciones tan desagradables, pero el tiempo no esta de mi lado."

"Por favor, dejen ir a Yuri," dije desesperadamente.

"Desde luego. La dejaré ir. Usted también será libre de irse. No deseo lastimarlas a ninguna de las dos."

"¿Dónde está Nate?" lo interrumpió Colin con anticipación. Él no podía esperar para vencer a su primo en algo.

"Esta en camino. Se transformó para que pueda llegar mas rápidamente." Niall regañó a Colin por su grosera interrupción frunciendo su ceño con disgusto.

"¡Déjenla ir! ¡Dijiste que lo harías!"

"Lo haré, Señorita Cullen. Lo prometo. Primero, me darás lo que quiero," respondió Niall simplemente.

"¿Qué quieres que haga?" lloriqueé.

"Conviérteme en vampiro," declaró él.

"¡No puedo hacerlo! ¡Ni si quiera sé como hacerlo!"

"Estás mintiendo. La información que retengo asegura que una inyección de veneno vampírico en el cuerpo será capaz de comenzar el proceso de transformación… hasta yo se eso," respondió Niall. Escuché el toque de ira de su tono.

"¡Nunca he visto como se hace! La última transformación en mi familia fue la de mi madre. ¡Yo era una bebé en ese momento!"

Todo esto era verdad, pero yo sabía que mi última admisión lo iba a enfurecer. Yo no podía hacer un vampiro porque… yo no era ponzoñosa. Esta era una de las primeras cosas que me dí cuenta cuando era una niña. Si le decía esto a Niall, quizás mataría a Yuri. Tenía que prolongar este altercado tanto como me fuera posible. Mi familia estaba dispersa por todo el bosque buscando a Yuri. Quizás alguien más nos encontraría. Pensé en gritar por ayuda… pero el arma que Colin sostenía en la cabeza de Yuri era un riesgo muy grande.

"Ah, Nathan ya casi llega," declaró Niall mientras miraba al cielo.

Efectivamente, un halcón estaba dando círculos sobre nosotros de manera grácil. Mientras se acercaba, comenzó a brillar con pequeños destellos iridiscentes. Sus alas se retrajeron mientras las plumas se estiraban hacia arriba. La cabeza del halcón se hundió hacia el suelo y un pequeño haz de luz la rodeó. La luz se desvaneció rápidamente y desapareció y se contrajo hacia sí misma como una pequeña supernova. En su lugar estaba Nate. Él estaba agachado con una rodilla en el suelo de forma elegante. Se puso de pie en un movimiento fluido. Si no estuviese tan aterrorizada, estaría asombrada de la magia que acababa de presenciar. A diferencia de Jake y los otros lobos que yo conocía, Nate estaba completamente vestido luego de su transformación… ese era un truco que yo estaba segura que Jake envidiaría, pensé para mi misma.

"¿Renesmee?" dijo Nate sorprendido. "¿Qué esta pasando aquí?"

"¿Qué te parece que está pasando? Le he traído a tu padre la cosa que te negaste a darle," declaró Colin triunfante.

Los ojos de Nate se estrecharon en conciencia mientras procesaba la forma inerte de Yuri y mi mirada aterrorizada.

"Por mas decepcionado que esté de decirlo Nathan, lo que dijo Colin es cierto. Aún no entiendo porqué te resistías tanto a ayudarme a conseguir la inmortalidad," remarcó Niall con fuerza.

"Por favor Nate," rogué, "Deja que Yuri se vaya. Podemos hablar de esto. Sólo no la lastimen. ¡Ella no les ha hecho nada!"

"Él sabe que lo que piden es imposible hasta que yo obtenga lo que quiero. Yo lograré la inmortalidad y le pondré fin a mi sufrimiento. Él no interferirá," respondió Niall.

Nate me miró con un profundo conflicto en su rostro. Él estiró su mano hacia mí y la retrajo inmediatamente.

"Por última vez Señorita Cullen… acceda a cumplirme mi deseo o presencia mientras tomo la vida de alguien preciado para ti." El discurso desalmado de Niall dejaba poco espacio para la duda.

Me quedé mirándolo silenciosamente. ¡Por favor! ¡Que alguien nos encuentre! Mis ojos buscaron a mi alrededor mientras le rogaba a los cielos por ayuda.

El frunció el ceño con ira y le arrancó el arma de la mano de Colin y se inclinó para poner la punta del cañón directamente contra la sien de Yuri. Bajó la luz del atardecer que se apagaba, me pareció que él se veía maniaco mientras comenzaba a perder la paciencia de su calmada compostura.

"¡No!" dije sin aliento.

"¡Dame lo que quiero! ¡Me cansé de esperar!" escupió.

"¡No puedo!" gemí. "¡De verdad no puedo! ¡No soy…. Venenosa!" mi voz se rompió ante mi admisión.

La incertidumbre inundó el rostro de Niall McFadden por primera vez.

"¿Qué quieres decir?" susurró él mientras sus ojos se estrechaban.

"No puedo transformar nada. Si te muerdo, nada pasará," murmuré.

Él se quedó viendo mi rostro por un segundo con desconcierto, y luego su expresión recobró su resolución.

"Estas mintiendo de nuevo Señorita Cullen. No lo toleraré."

Él apuntó a la cabeza de Yuri… y disparó.

Yo grité como reflejo y caí de rodillas. ¡No! ¡Dios no! Mientras la nube de humo se levantaba, vi que él había disparado justo al lado de la cabeza de ella para asustarme y creer su plausibilidad.

"La próxima vez, no fallaré," declaró él con una aflicción mortal. "Te daré diez segundos para que me digas la verdad…"

Aferré mi corazón en agonía. Desde mi visión periférica, vi el rostro atormentado de Nate mientras presenciaba mi sufrimiento. Mentalmente le imploraba a mi padre que apareciera… él lo arreglaría todo. Él siempre lo hacía. Papá… ¡Lo lamento tanto! ¡Yuri! Por favor, por favor. Cerré mis ojos mientras rogaba silenciosamente para que Jake me sacara de esta pesadilla.

"Diez…"

"Nueve…"

"Ocho…"
Flujo – Jacob

El disparo sonó en el bosque a mi izquierda, perforando a través del relativo silencio. Mi respiración se detuvo ante el sonido. No pensé que fuera posible que más terror atormentara mis sentidos…

Y entonces escuché su grito.

Y corrí.

Las ramas rasgaban mi piel mientras forzaba mis tobillos contra la suave tierra a mis pies. El rápido latido de mi corazón llenaba mis oídos y forzaba el apresurado ritmo de mis pasos más allá del reino de lo posible. Inhumanamente rápido.

Yo sabía que debería haber entrado en fase y manifestarle a Seth lo ocurrido antes de proceder… pero no me importaba. Todo lo que me importaba es que alguien había disparado un arma cerca de Nessie. Alguien estúpido. Alguien que estaba a punto de morir.

"Seis."

Escuché una voz en la distancia ante mí.

"Cinco."

Una cuenta regresiva. Empujé mi cuerpo aún con más fuerza. Mis extremidades estaban a punto de romperse ante la tensión.

"Cuatro."

Conocía esa voz. Ya la había escuchado antes en mi garaje.

"¡Por el amor de Dios! ¡Por favor! ¡Te estoy diciendo la verdad!" sollozó Nessie.

"Tres."

"¡No puedo hacerlo! ¡No puedo hacer un vampiro! Si pudiera, lo haría, ¡Lo juro! ¡Por favor no le hagas daño a Yuri!" yo nunca había escuchado la voz de Nessie tan llena de dolor y angustia.

Gruñí mientras me arrojaba a mi mismo a través de los árboles. Pude ver a Nessie arrodillándose en el borde del risco mirando a…

… Nathan McFadden. El hombre muerto. A un lado, otras dos figuras estaban encorvadas sobre algo en el piso. Oh Dios.

"Dos."

Irrumpí a la vista, con el pecho agitándose por el esfuerzo.

El hombre que entonaba los números me miró sorprendido. Niall McFadden. Vi en su mano el arma que había amenazado mi vida antes, esta misma semana. Estaba apuntando a la cabeza de Yuri Chung.

"¿Qué demonios ocurre aquí?" exigí mientras intentaba controlar mi furia.

Nessie se puso nerviosamente de pie. "¡Jake!"

Hice un movimiento para correr hacia ella y halarla a salvo hasta mis brazos.

"Quédese onde está Señor Black," dijo Niall calmadamente.

"Jake, ¡Ayúdame! Él va a… ¡dispararle a Yuri si no lo convierto en vampiro! ¡Díselo! ¡Dile que no sé como! ¡Dile porqué no puedo hacerlo!" gritó. Ella estaba aferrándose a la última hebra de cordura que quedaba en su psique sobrecargada. Me tomó sólo un momento darme cuenta de todo lo que había ocurrido.

Tenía que ayudar a Nessie. Tenía que sacarla de aquí. Di otro paso en su dirección.

"¿Estás tan dispuesto a arriesgar la vida de esta joven chica?" preguntó Niall sin rastros de ninguna emoción en su voz. Sus palabras crearon en mí una fría sensación de maldad. ¡Su propia hija!

"¡No te muevas!" me rogó Nessie. Jugueteé con la idea de desobedecer sus deseos.

"Ella no sabe como hacerlo. Más allá de eso, ella no puede hacerlo. Ella está diciendo la verdad. Cuando era niña me mordía todo el tiempo. La ponzoña de vampiro es venenosa para mi y los de mi especie… si ella fuera capaz de hacer un vampiro, yo habría muerto hace mucho tiempo," respondí con voz ronca. La adrenalina continuaba atravesando mi cuerpo.

Él estudió mi rostro cuidadosamente, pero se negó a retirar el arma desde su letal objetivo en la cabeza de Yuri.

"Tenemos un problema entonces Señor Black," murmuró él.

Lo miré de vuelta tratando de esconder de él el comienzo de mi temor. Me aferré a mi ira y puse en mi rostro una mirada desafiante.

"¿La conocías desde niña? ¿Estabas presente cuando su madre fue transformada a inmortal?" exigió él.

Yo me mantuve en silencio.

El cargó el arma y apuntó de nuevo.

"¡Díselo Jake! ¡Por favor!" rogó Nessie.

Pensé rápidamente para mi mismo. Sólo tenía una apuesta. Sólo una oportunidad.

"Déjalas ir," dije tranquilamente.

Él se rió amenazadoramente. "No estás en posición de hacer exigencias. ¿Estabas allí cuando su madre se convirtió?"

Miré directo a sus fríos ojos azules. "Si. Ahora déjalas ir. Yo me quedaré."

"Primero, contestarás mis preguntas. Entonces yo decidiré si tus respuestas meritan o no un intercambio."

Yo no le creía. Ni por un segundo. Si hacía una loca embestida, podía tomar a Nessie y largarme con ella hacia el bosque. Yuri sería el sacrificio. Mientras imaginaba el aspecto en el rostro de Seth cuando manejábamos hacia el bosque hace horas buscando a Yuri, supe que nunca podría mirarlo a la cara de nuevo si él la perdía para siempre… especialmente si yo podía haberla salvado. Mi corazón se rompía ante la imposible decisión… el amor de Seth por el mío. ¿Podría hacerlo?

"¿Quién cambió a Bella?" preguntó él elegantemente, como si estuviese simplemente pidiendo crema para su café.

Miré a los ojos de Nessie. Me rogaban silenciosamente.

"Edward. Edward cambió a Bella," suspiré rindiéndome.

Él asintió satisfactoriamente al establecer su dominio. "¿Y como hizo esto?"

"Deja ir a Nessie, y te lo diré," intenté por última vez.

"No. Me lo dirás ahora. Ya veremos cuanto te ama ella cuando tus juegos cuesten la vida de Yuri." Sin piedad. Sin sentimientos.

Eran tres de ellos y dos de nosotros. Colin no podía ser difícil de eliminar… él tenía la pomposa arrogancia de un muchacho el cual probablemente nunca había estado en una verdadera pelea. Yo estaba seguro de que él no sabría que hacer si alguien lo atacara físicamente. Niall era un hombre mayor… sosteniendo un arma. Nate probablemente sabría defenderse en una pelea, pero él no se veía normal por los momentos. Rápidamente deduje que podría manejar la situación de ser necesario… pero no antes de que alguien hiriera a Yuri. El riesgo era increíblemente alto. Para hacer las cosas peores, yo no creía que Nessie estuviera en un buen lugar psicológicamente. Ella no estaba pensando claramente, y cada momento que pasaba hacía eso mas claro. No podía contar con ella para que pensara o hiciera algo. Para ser justos, ella nunca había estado sometida a esta clase de crudeza antes. Yo tenía que asumir… el riesgo de tomar acción sin ayuda…

"Él le inyectó su veneno en el corazón con una jeringa. Y la mordió múltiples veces," respondí.

"¿Y ella se volvió inmortal después de eso?" preguntó él.

"Si."

"Así que Edward Cullen puede hacer un inmortal. ¿Cualquier vampiro puede hacer esto?"

"En teoría. Es muy riesgoso en la práctica. Si entendí correctamente, la mayoría de los mortales no viven lo suficiente para someterse a los cambios," dije mientras mi voz se llenaba con resolución. Si lo asustaba lo suficiente, quizás ya no querría hacerlo.

"¿Por qué pasa eso?"

"Los vampiros matan a su presa. Ellos no dejan de alimentarse una vez que empiezan. Es un gran riesgo… la transformación también es… increíblemente dolorosa," declaré.

Él me miró y estudio mi rostro buscando algún signo de falsedad. Le devolví la mirada con el claro aspecto de la verdad.

"¿Colin?" preguntó el sin retirar la mirada.

"Él dice la verdad," respondió el gusano.

"Quizás no valga la pena el riesgo Niall… te dije que es venenoso para los de mi especie. No tengo idea de lo que te hará a ti," murmuré sugestivamente. Todo apostado. ¿Funcionaría mi jugada?

Su mirada se mantuvo pensativa.

"¿Te encargaste de su pareja?" preguntó Niall mientras inclinaba su cabeza hacia Colin.

"Si," dijo Colin con una sonrisa sádica.

La confusión inundó mi mente. ¿De que demonios estaban hablando? ¿La pareja de quien? No a… Bella. ¡¿Ellos tenían a Bella?

"Si Edward Cullen pudo controlar su apetito para cambiar a su pareja, entonces él puede hacerlo para cambiarme a mí," anunció con una pomposa satisfacción.

Oh Dios… si ellos tenían a Bella…

El horror se registró en mi rostro y me distrajo momentáneamente. Vi a Niall buscar en su bolsillo y remover un frasquito de un oscuro líquido púrpura. Él sonrió en mi dirección y lo lanzó hacia Nessie. Aterrizó sin romperse a sus pies antes de que ella tuviera oportunidad de reaccionar.

"Bébelo," ordenó él.

"Padre…" era la primera vez que escuchaba a Nate decir una palabra.

"Mantente fuera de esto Nathan. No hay razón para protestar. Yo obtendré lo que quiero… y también lo harás tú. Deja tu nueva y recién encontrada moralidad en la suciedad en donde pertenece," dijo Niall groseramente.

"No Nessie," susurré con horror. "No lo toques." Dí un paso hacia ella en advertencia.

Niall miró la cara de Nessie y luego la mía antes de tomar una decisión. El cambió su objetivo del arma hacia mi pecho.

"Señorita Cullen… bébalo ahora… quizás tengas estómago para perder a tu amiga, pero dudo mucho que seas capaz de ver al hombre que actualmente amas desmoronarse hacia el piso y morir."

"¡No! ¡Nessie no lo escuches! ¡Estaré bien!" dije con ira mientras intentaba esconder mi terror.

"No esté tan seguro de eso Señor Black. Estas balas perforan armaduras… su punta es de plata sólida, sólo en caso de que las leyendas sean verdad. En cualquier caso, podrás apreciar el cuidado que tomé con respecto a tu herencia," dijo burlonamente.

En respuesta, Nessie se inclinó y levantó el frasco.

"¡No! ¡Suéltalo Renesmee! ¡No lo hagas!" grité. Un paso más.

Ella me ignoró mientras estudiaba el horrible líquido. "¿Me matará?" susurró ella.

"Desde luego que no. Únicamente te hará un poco más… cooperativa." Colin se rió disimuladamente como respuesta a las palabras de Niall.

"Nathan," rogué, "Dijiste que la amabas. ¡No permitas que haga esto!"

"Tonterías. Mi hijo obtendrá lo que quiere también. Él no nos detendrá. En el fondo, él sabe a quien le debe lealtad."

"¿Los dejarás ir?" murmuró ella mientras me miraba con unos ojos que vaciaron mi alma.

"Desde luego," mintió él suavemente.

"¡No! ¡No Nessie!" grité.

Ella miró a Yuri una última vez antes de darme la cara de nuevo.

"Lo lamento Jake. Te amo." Vi a Colin acercarse mientras ella destapaba el frasco. ¡Al demonio! Comencé a correr hacia ella en un último intento de detenerla. Ella alzó el líquido hasta sus labios. Ya no me importaba nada más…

El cuerpo de Colin McFadden colisionó contra el mío, y lo escuché lloriquear por el dolor de impactar mi sorprendentemente dura piel. Perdí el equilibrio mientras el se tropezaba sobre mí. En horror, me di cuenta demasiado tarde que estábamos cayendo por el risco. Intenté agarrarme de algo para detener que la fuerza de nuestra caída me propulsara hacia la muerte. Colin se aferró a mi tobillo. La raíz que aferré para sostenerme cedió, y escuché el eco de los gritos del chico que se había propulsado hacia la nada arrastrándome a mí.

Caí por el aire. El viento corría por mi rostro. Sabía que iba a morir.

Me obligué a mi mismo a ignorar los gritos de Colin. Las últimas cosa que quería saborear con los restantes momentos de mi vida no serían ahogadas por los gritos de mi asesino.

Recordé el rostro de Nessie cuando me exigió que le admitiera mi amor por ella a un lado del camino. El recuerdo de las emociones hizo que mi cuerpo temblara con los sentimientos.

¿La matarían? ¿Le harían daño? ¿La salvaría Edward a tiempo?

Los temblores de mis brazos aumentaban en intensidad hasta que pude sentir un calor familiar comenzar a crecer dentro de mí.

La sonrisa de Nessie cuando vio su nuevo auto por primera vez. Su muy público beso para agradecerme por mi regalo. Se suponía que yo debía protegerla… debía interponerme entre ella y cualquier oscuridad que enfrentáramos. Se lo había prometido a ella… se lo había prometido a Edward.

El calor se convirtió en llamas en mi estómago. Mi piel se sentía como si se estuviera desgarrando.

"¿Alguna vez has intentado cambiar a algo además de un perro enorme?" La voz de Yuri hizo eco en mi mente.

La última cosa que traje a mi mente fue el recuerdo de la sensación de sostener a Nessie entre mis brazos y besarla bajo la lluvia por primera vez. Mi corazón volaba por el aire… como un águila volando.

El suelo se apresuraba hacia mi rostro, y me preparé para el impacto mientras el fuego ardía a través de mi cuerpo. Abrí mis brazos ampliamente en una última súplica….

…y me alcé de nuevo hacia los cielos.

Shock.

Grité en sorpresa mientras volaba hacia los cielos con rapidez.

El sonido que salió de mis labios… era el llamado de un águila.

Yo estaba volando.

Inseguro de cómo dirigir mi vuelo, intenté bajar la velocidad. La primera vez que yo había cambiado a la forma de lobo, me había abrumado tanto la experiencia que me fue difícil controlarme. Ahora no era el momento de jugar con mis nervios. Reduje el batir de mis… alas… hasta que pude controlar el patrón de mi vuelo. El viento soplaba contra mí mientras intentaba dar la vuelta. Ya habría tiempo en el futuro para sortear todo esto.

Con un pulsante movimiento hacia abajo, intenté volar más alto de vuelta hacia el risco… de vuelta a Nessie.

Mi vista se había ampliado mil veces. Me concentré en una hoja seca que era soplada atravesando la tierra debajo de mí. Se curvaba y torcía en un macabro baile hasta que se detuvo contra el tronco de un árbol. Subí más y más hasta que pude ver el risco.

Se habían ido.

Grité de nuevo con fuerza. El sonido hizo eco contra la fachada de piedra de la montaña y reverberó hacia el cielo. El sol estaba ocultándose detrás de mí, y el fuego retratado creaba un prisma de colores que teñían el horizonte.

¡¿Qué sucedió? Jake hombre… ¿Qué esta ocurriendo? Seth había entrado en fase a la forma de lobo para hablarme. Él estaba a varios kilómetros de distancia.

Escuché un susurro de movimiento en el risco. Inclinando mi cuerpo hacia abajo, pegué mis alas contra mi cuerpo y caí hacia el suelo mientras el viento rugía al pasarme. Esperaba vivir lo suficiente como para disfrutar esto algún día.

La borrosa figura de Edward apareció a la vista mientras se detenía justo al borde del abismo. Pasé como una flecha cerca de su cara.

Si. No hay tiempo de explicar. Colin está muerto. Se llevaron a Yuri… y a Nessie. Todo fue una trampa. Ellos… obligaron a Nessie a beber algo. No pude detenerlos. Sin importar lo que pase, Nathan McFadden es mío.

Sus rasgos se contorsionaron en furia. Jasper y Emmett aparecieron a la vista detrás de Edward.

Edward… creo que tienen a Bella.

Su pecho se agitó pesadamente con su respiración mientras sostenía sus manos a cada uno de sus lados con los dedos enroscados en fuertes puños. Escuché el sonido gutural su gruñido con perfecta claridad.

El cielo del crepúsculo se oscureció mientras el tinte prismático del sol se desvanecía en la distancia.

En lo profundo del bosque, un lobo aulló con furia.
Flujo – Bella

Esto era un error.

Lo sabía con cada movimiento que mi cuerpo hacía. Yo estaba cometiendo un error… seguramente me enteraría que tan grande fue mi metida de pata a su debido tiempo. Sin embargo fue uno que no pude evitar cometer.

La simple verdad del asunto es que yo sabía que era incapaz de sentarme y solo dejar que las cosas le sucedieran a mi familia. Mi esposo había desaparecido hacia una guarida de hechiceros. Mi hija había huido para encontrarse con un enemigo mortal. ¿Sería alguien en su sano juicio capaz de sentarse placidamente a juguetear con sus pulgares en la misma situación?

Mi Ferrari continuó su sonora procesión hacia el complejo de Niall McFadden. Le dejé correos de voz a Edward y a Jacob para que me llamaran tan pronto recibieran mis mensajes… el teléfono permaneció en silencio sobre el cuero del asiento de pasajero a mi lado sin importar lo mucho que yo deseara que sonara. Necesitaba escuchar la voz de Edward diciéndome que todo estaba bien… aunque yo sabía más allá de la sombra de una duda que todo estaba lejos de estar bien.

El carro voló cruzando los caminos de las montañas, levantando torbellinos de hojas secas a su paso. Yo siempre estaba muy conciente de mi incomodidad cuando conducía mi Ferrari. Aún cuando lo maniobraba maravillosamente, no podía obligarme a sentirme relajada manejando algo tan ostentoso. Tanto Edward como Nessie se veían mucho más naturales detrás del volante del brillante automóvil rojo. La sombra de mi antigua yo no podría reconciliarse con la idea de un auto que gritaba 'mírenme' como este lo hacía.

Relajé el pie en el pedal de aceleración mientras procedía a entrar por el camino privado que llevaba a un complejo altamente custodiado. El nombre 'Tecnologías Químicas McFadden Corp.' Era el emblema en un aviso a mi derecha mientras me detenía donde estaba el guardia que esperaba para abrir la puerta con aire distraído.

"Indique el motivo de su visita," declaró él de forma aburrida hasta que se volteó para mirarme. Sus ojos se ampliaron considerablemente mientras absorbía mi antinaturalmente mejorada apariencia y el auto deportivo italiano.

Yo le sonreí de vuelta pacientemente. "Mi nombre es Bella Cullen, y he venido a ver a Nathan McFadden."

Él presionó el botón que me concedió acceso luego de hablar durante unos segundos por un walkie-talkie.

Después de que estacioné el auto en el lugar que me había designado el guardia de seguridad, tomé una gran bocanada de aire llena de aprehensión. Mi teléfono permanecía en silencio y vacío de cualquier esperanza.

Pasé por la puerta deslizante de vidrio a un vestíbulo de mármol. Como estaba a punto de anochecer, el complejo no parecía estar lleno de gente, pero el personal de seguridad estaba lleno de actividad y conciencia. Este sería un lugar difícil para moverse sin ser detectado, pensé para mi misma.

"Por favor pase por el detector de metales Señora," otro guardia uniformado me dirigió en una voz mecánica. Su colega me echó una mirada de una forma que hubiese irritado a Edward sin fin. Yo fruncí el ceño reflexivamente. ¿Por qué Edward aún no me llamaba de vuelta?

Perturbada, caminé por el detector de metales. Ninguna alarma de advertencia sonó.

"¿Son muy serios con la seguridad aquí, cierto?" bromeé en voz alta mientras reunía mis cosas.

Sin respuesta. No era una buena señal.

"Por favor entréguenos su celular, cámara o aparato electrónico."

Yo dude. La evidente naturaleza de mi error se volvía más y más evidente. "Todo lo que tengo es un simple celular. Preferiría quedármelo porque estoy esperando una llamada importante. ¿Esto es realmente necesario?"

"Si no entrega su teléfono, no le será permitido avanzar mas adelante."

Pensé por un momento. "Sólo necesito hacer una última llamada," dije con frustración.

Intenté de nuevo en vano… "Usted se ha comunicado con el correo de voz de Edward Cullen…" cerré el teléfono con irritación antes de entregarle mi último recurso de comunicación exterior al molesto guardia de seguridad.

Otro hombre uniformado esperó en el vestíbulo por mí.

Sin ningún saludo o introducción, el declaró, "Me han instruido que la lleve a encontrarse con el hijo del Señor McFadden. Por favor sígame."

Pensé en una noche en Volterra cuando Edward, Alice y yo fuimos obligados a caminar detrás de otros hacia la noche y un destino incierto. El aire de similitud no me agradaba, considerando el resultado de aquel fatídico encuentro.

Caminamos en tenso silencio hacia el lado derecho del vasto complejo en un pequeño auto sin puertas que me recordaba a un carrito de golf. Los aromas de diferentes químicos asaltaron mis sentidos mientras nos movíamos más profundamente hacia las sombras. Su agudeza envolvía efectivamente los más sutiles aromas del aire nocturno. Varias veces arrugué mi nariz con repugnancia. El pequeño auto de golf chilló en alto cerca de la puerta de un edificio más pequeño.

"Por favor espere aquí. El Señor McFadden llegará pronto."

"Pensé que se estaba organizando una búsqueda aquí," le dije de vuelta.

"No tengo idea de lo que esta sucediendo señorita. Todo lo que sé es que Nathan McFadden llegará aquí como en diez minutos para encontrarse con usted."

Fruncí el ceño mientras el se volteaba para volver hacia el carrito de golf, dejándome sola en el pequeño edificio. Miré alrededor de mí. Como muchas de las otras unidades en esta parte del complejo, las paredes estaban construidas en acero y el fuerte olor de químicos prevalecía en el aire. Muchas barras de acero estaban alineadas contra la pared, y un gran incinerador tomaba gran parte del fondo de la habitación.

Si Nathan no llegaba pronto, yo misma iría a buscarlo. Ya había pasado demasiado tiempo desde mi llegada. Comencé a caminar inquieta de ida y vuelta. ¿Habrían encontrado a Yuri ya? Nessie iba a estar metida en muchos problemas… honestamente, Edward no estaría muy feliz de que vine sola a un territorio desconocido a buscarla. Oh bueno. Yo sabía como cuidarme yo misma. Sonreí irónicamente para mi misma mientras imaginaba el discurso molesto de Edward. Siempre y cuando Nessie volviera a casa conmigo, no me importaba lo que él nos dijera. Yo sólo necesitaba saber que mi hija estaba a salvo.

Pronto, escuché pasos caminando hacia la puerta. Tres diferentes pares de zapatos. ¿Tres?

La puerta de acero se abrió de golpe, y Niall McFadden apareció caminando balanceándose en su bastón. Sus ojos se veían febriles, y por primera vez desde que lo conocía su aspecto pulido comenzaba a verse deshilachado

Como si esa no fuera sorpresa suficiente, Nessie y Nathan lo seguían… tomados de la mano.

"¡Nessie!" la llamé mientras corría hacia ella.

La halé en un abrazo. Le tomó un momento para envolver sus brazos alrededor de mí. Un aroma extraño permanecía en su piel.

"¿Exactamente que intentabas hacer?" la regañé mientras la agarraba de los hombros para mirar a su rostro con molestia.

"Mamá," respiró ella lentamente.

Algo estaba horriblemente mal. Nessie se veía como si acabara de despertar de un sueño muy profundo. Sus parpados pestañeaban lentamente, y ella se movía como si estuviese debajo del agua. La cosa más preocupante de su apariencia eran sus ojos… usualmente llenos de una brillante alegría, el color marrón chocolate ahora se veía apagado- como si hubiese sido mezclado con lodo gris.

"¿Qué ocurre?" exigí mientras el terror continuaba creciendo dentro de mí. Me volteé para mirar a Nate. Él se rehusó a mirarme a los ojos… casi se veía… ¿avergonzado?

"No ocurre nada mamá," respondió Nessie con una voz cantarina.

Mi temor creció. "Pensé que ibas a encontrarte con Edward en tu casa," le dije a Niall suspicazmente.

"Los planes han cambiado," respondió él con una sonrisa semi-enloquecida.

Miré cuidadosamente cada uno de sus rostros. "¿Han encontrado a Yuri?"

Nadie respondió.

"¿Qué esta ocurriendo aquí?" exigí.

"Yuri está bien mamá. Acabo de verla," cantó Nessie. Ella se reía como una colegiala e inclinaba su cabeza hacia el hombro de Nate cariñosamente. Algo estaba realmente mal. Era casi como si ella estuviera… drogada.

En un flash, me dí cuenta lo que le ocurría a Nessie.

"¿Qué le han hecho a mi hija?" susurré furiosamente.

Niall me sonrió maliciosamente. "Renesmee esta finalmente pensando con inteligencia por primera vez en su vida," respondió con satisfacción.

"¡No te preocupes mamá! ¡Todo está bien! Mientras yo esté con Nate, todo estará bien," ronroneó Nessie mientras fijaba una mirada atontada hacia la apuesta cara de Nate. ¡Oh Dios no!

La ira cegó mi vista temporalmente mientras recordaba a Edward diciendo que Niall había elaborado una poción que hacía a la gente enamorarse contra su voluntad.

"¡Tú monstruo!" grité mientras me lanzaba hacia Nate furiosa.

Él se desvaneció justo delante de mis ojos con Nessie en sus brazos.

El temor se aferró a mi alma. "¿Dónde está él? ¡Devuélveme a mi hija!" le grité a Niall McFadden.

Me agaché tomando una posición defensiva mientras me movía hacia él.

"Detente, querida. Podemos llegar a un acuerdo. No hay necesidad de recurrir a la violencia."

"¡Al demonio! ¡Devuélveme a mi hija en este instante y quizás, sólo quizás, mi esposo no te haga sufrir antes de destruirte!" escupí.

"Realmente es una lástima que recurras a la violencia sin si quiera escuchar los términos de la negociación," respondió en un tono parejo.

"No hay negociación. Dame a mi hija… ahora," exigí.

"Pobre, pobre Yuri…" Declaró Niall en una voz que hizo que mi corazón figurativo se detuviera.

"¿Qué han hecho con ella?" susurré.

"Nada… aún," sonrió él.

"¿No tienes corazón? Ella es tu propia hija," murmuré, derrumbada temporalmente por la maldad que emanaba del hombre frente a mí.

"Ella no es ninguna hija mía. Ella le dio la espalda a su herencia por su propia voluntad. El día que ella hizo eso fue el día que ella dejó de tener alguna importancia para mí en lo absoluto," entonó el sin piedad.

Yo apenas me quedé mirándolo.

"Habiendo dicho eso, los términos son simples… les devolveré a ambas, tu hija y Yuri Chung, sin daño alguno. En retorno…"

Esperé a que terminara.

Él tomó un respiro profundo. Sus manos estaban temblando en anticipación mientras buscaba en su bolsillo y sacaba… una inyectadote.

"Me darás tu veneno," dijo en una voz calmada.

"No," declaré sin dudarlo.

Él estrechó sus ojos peligrosamente.

"Eres innecesariamente testaruda, Bella. La diferencia entre nosotros es bastante simple. Yo estoy dispuesto a hacer lo que sea necesario. Tu estás atada a las reglas de la decencia… incluso yo puedo ver eso en ti. Yo obtendré lo que quiero. Comenzaré con dañar a Yuri Chung. Y luego me aseguraré de que no vuelvas a ver a tu hija nunca más."

"Estás equivocado en ambas cosas. Así es como funcionará… me darás a mi hija, y luego me entregarás a Yuri, a salvo. En retorno, quizás vivas para ver el día de mañana." Intenté sonar fuerte, pero el temor causó que mi voz temblara con las últimas palabras.

Él sonrió amenazadoramente.

"Tienes diez segundos para decidirte. Yuri sufrirá mucho por tu terquedad. Dudo que incluso el miembro mas dotado de tu familia sea capaz de encontrar a Renesmee en cualquier momento cercano," respondió mordazmente.

Pensé rápidamente. Seguramente, lo que Niall McFadden estaba exigiéndome estaba en la brecha del acuerdo formado por los hechiceros y los Volturi hace siglos. ¿Los Volturi lo dejarían salirse con la suya? Yo lo dudaba mucho. ¿Acaso sabía él que la transformación tomaría tres días de tortuosa agonía? Aún si él se inyectaba a si mismo con el veneno en este momento, estaría vulnerable durante varios días mientras sufría. Si los Volturi fallaban en intervenir antes de que el proceso estuviese completo, estaba segura de que mi familia podría ponerle fin a esto con relativa facilidad. Era increíblemente arriesgado. Yuri. Mi hija…

"Se acabó el tiempo."

Me quedé mirando su cara con odio durante un segundo más. "Me traerás a Nessie inmediatamente. Me darás una poción para contrarrestar la droga que le diste. Yuri Chung será entregada a mi familia sin un rasguño."

Su rostro se volvió aún mas enloquecido ante su deseo. Él murmuró algo en gaélico bajo su aliento.

Escuché un sonido desde la esquina mas alejada de la habitación. Nathan y Nessie emergieron de las sombras. El aspecto de adoración en su rostro mientras ella se aferraba apasionadamente a él casi me hace vomitar. La expresión de Nate era casi insondable. Si no conociera sin sombra de dudas el tipo de persona que era él, quizás pensaría que se veía un poco preocupado.

Niall me arrojó la jeringa en el aire hacia mí. La atrapé instintivamente con mi mano izquierda.

"Hazlo ahora," dijo triunfante.

"Aún como vampiro, no serás competencia para Edward," respondí molesta. "No te saldrás con esta. No importa el tiempo que nos tome, te encontraremos."

"Ya veremos. Ya veremos."

Rezaba para que su aplastante arrogancia fuera su caída.
Flujo – Edward

Nos reunimos rápidamente al borde del risco.

Cinco vampiros. Un lobo. Un águila. Ni un segundo podía ser desperdiciado.

"Bueno, Bella no esta contestando su teléfono o el de la casa. Tenemos que asumir que ellos efectivamente han logrado detenerla," pronunció Jasper casi con aire cínico.

Sacudí mi cabeza con una mezcla de ira e incredulidad. La furia que sentía cada vez que pensaba en el hecho de que unos hechiceros detenían a mi esposa y a mi hija como rehenes era debilitante. Tenía que controlarme antes de largarme sin mi familia para aterrorizar poéticamente y aniquilar a mi enemigo.

El negro odio se había derramado fuera de mí cuando me dí cuenta por primera vez de que habían forzado a Nessie bajo su control… mi mente se convirtió en una piscina de ira derretida cuando supe que habían engañado a Bella también. La muerte era un escape demasiado dulce para estos monstruos.

¿Por qué la pequeña tonta iría con ellos para empezar? Pensó Rosalie desesperadamente mientras se preocupaba por Bella. Intenté evitar molestarme en vano con las criticas de Rose.

"La amenaza de daño sobre tu único hijo es usualmente suficiente… pensé que de entre todos nosotros tu eras la que entendería mejor eso," dije con ira hacia ella.

"No peleemos entre nosotros. Ya habrá bastante tiempo para asignar las culpas luego del hecho," murmuró Alice.

"Necesitamos concentrar todos nuestros esfuerzos hacia violar la seguridad alrededor del almacén McFadden. Sabemos que esta fuertemente custodiado. Alice, ¿Dónde estará Niall?" preguntó Jasper.

"En el último piso de su edificio de oficinas, en la esquina mas alejada hacia la derecha, lejos de la calle."

"Puedo escalar el edificio y romper una ventana para dejarte entrar" proclamó Emmett.

"No. Si los guardias de seguridad humanos te escuchan, tendremos que herirlos o lidiar con la exposición. Si nos acercamos de manera silenciosa y cuidadosa, tendremos el elemento de la sorpresa de nuestro lado. Es la forma que funcionará mejor," respondió Alice.

"Esta acordado entonces. Entraremos desde el sótano. Emmett, tú te encargarás de las cámaras de seguridad. Yo me encargare de los guardias. Usaremos la escalera de emergencia para llegar al último piso. No debe haber evidencia rastreable de nuestra entrada," continuó Jasper.

"¿Ya sabemos donde se encontrarán Nessie, Nate y Bella?" le preguntó Rose a Alice.

Ella se mordió el labio inferior. "No. Ellos aún deben estar juntos. Como la situación de Nessie esta tan firmemente ligada al desenlace, no puedo ver con claridad donde están. Es un lugar oscuro… quizás bajo tierra."

Yuri. ¡Di algo sobre Yuri! Comenzó a lloriquear Seth incontrolablemente.

"¡Lo estoy intentando Seth! Aún no han decidido que hacer con Yuri, así que realmente no puedo ver que esta sucediendo. Tan pronto vea algo, te lo haré saber," respondió Alice.

"Rosalie… Alice… creo que ambas deberían permanecer afuera del edificio para asegurarse de que nadie se vaya o trate de escapar. Todos nuestros esfuerzos serán desperdiciados si nos las arreglamos para entrar exitosamente en el edificio y no encontramos nada," dijo Jasper. Por favor apóyame con esto Edward. No me siento cómodo con que Alice se involucre en cualquier tipo de pelea con un hechicero. Especialmente porque no sabemos que son capaces de hacer. No puedo enseñarle a luchar contra un enemigo que aún no entiendo. Tu, Emmett y yo seremos capaces de manejar esto solos.

"Por su puesto que no. Necesitaran a cada uno de nosotros," respondió Rosalie.

"Ni por casualidad Jazz. Lo lamento." Dijo Alice con una medio- sonrisa de entendimiento.

Nosotros podemos hacerlo. Yo vigilaré desde los cielos, y Seth hará guardia afuera. Normalmente, me gustaría estar en el medio de la acción, pero no quiero arriesgarme a que perdamos a alguien porque se nos escape. Especialmente Nate… si él se transforma en un halcón para escapar, no irá lejos… la imagen mental de Jacob viendo el cuerpo desgarrado de Nate formó momentáneamente una sonrisa sádica en mí. Sus pensamientos continuaron.

Por esto me convertí en águila. Estaba destinado a suceder. Los Quileute somos protectores por necesidad. Rápidamente me estoy dando cuenta de que hay un propósito detrás de todo. Es hora de que yo proteja a mí… familia. Nuestra familia. Tu familia es mi familia ahora.

Yo apenas miré hacia los ojos negros del águila que estaba detenida sobre una rama cerca de mi cabeza. Las palabras eran innecesarias.

¡Yo quiero pelear! ¡Yo quiero ayudar! Además, ¡Aún no sé donde está Yuri! Simplemente no puedo quedarme afuera esperando mientras… por favor, ¡Déjame pelear! Los lastimosos sonidos de protesta de Seth continuaron.

El águila movió la cabeza con frustración. Yo sabía instintivamente lo que Jacob se negaba a compartir con Seth. No tenemos idea de lo que han hecho con Yuri… ella era la más vulnerable de todos nosotros porque ella era descartable para ellos. Y también ella era la mas fácil de herir. Una frágil humana. Sería difícil para nosotros el controlar a Seth sin potencialmente dañarlo si él presenciaba a su amada sufrir… por muy difícil que me fuera admitir esto cuando sabía que yo probablemente me comportaría de la misma manera, no quería tener que preocuparme por Seth cuando habían tantos factores inciertos en el problema.

Ellos no herirían a Nessie porque ella era valiosa en un intercambio… si ellos si quiera habían intentado herirla… tragué rápidamente para prevenir un rugido de furia que quería escapar de mis labios. Bella… mis ojos miraron rápidamente a mí alrededor por un momento. Tenemos que irnos ahora.

"Creo que es buena idea. Seth, si ustedes dos se quedan haciendo guardia afuera, será mucho más fácil que estén coordinados porque ustedes pueden comunicarse sin palabras. Realmente lo apreciaría. Los llamaré a ambos cuando los necesitemos," murmuré en el tono de voz mas amable que pude dada la situación.

"¡Vamos! ¿Cinco vampiros contra dos hechiceros? Esas son probabilidades que me gustarían cualquier día," dijo Emmett con una maliciosa sonrisa de anticipación.

Jacob le indicó a Seth que tenían que irse. El águila asintió hacia mí una vez antes de abrir sus alas y alzar vuelo. Seth desapareció hacia el bosque siguiendo la guía del águila.

Recuerda… Nathan McFadden es mío. El llamado de Jacob hacia la noche estaba lleno de sed de sangre.

Los restantes cinco de nosotros corrimos hacia nuestros automóviles. El Porsche amarillo de Alice voló por el camino de la montaña delante de mi X5, guiando el camino hacia el principio del fin. Mientras seguía a Alice y Jasper, intenté usar mi celular para llamar a Carlisle, pero no registraban ningún servicio. Que extraño. El teléfono de Emmett tampoco funcionaba apropiadamente. Usando el celular de Rosalie, dejé un mensaje para Carlisle explicándole brevemente lo que había sucedido. No había tiempo para esperar que Carlisle y Esme regresaran de cacería para proceder.

Cerca de un kilómetro de distancia del complejo industrial McFadden, Alice se estacionó en un lodoso espacio donde escondimos nuestros carros de la vista de otros viajeros y vigilantes. Silenciosamente, comenzamos nuestra calmada carrera por el bosque hacia nuestro destino.

Las suelas de mis pies apenas rozaban contra la superficie del suelo mientras me movía mas rápidamente hacia delante con un propósito letal. Podía escuchar los animales huir ante nosotros mientras sentían la presencia de la muerte en nuestro olor y nuestra determinada ferocidad. Aún la mas pequeña criatura en el bosque sabía instintivamente que debía temernos, y aún así los McFadden habían fallado en hacer lo mismo ante su propio demérito.

Pronto, un largo y rectangular edificio apareció frente a nosotros. Emmett le lanzó una roca a la cámara que permanecía en la punta de la cerca de seguridad. La escalamos sin esfuerzo y aterrizamos en el cemento sin hacer ni un sonido. Les hice señas a los otros para que esperaran hasta que Seth y Jake estuvieran en su lugar. Pasó menos de un minuto.

Seth está esperando por la entrada. Yo estaré dando círculos alrededor… te haré saber si algo se ve sospechoso.

Nos detuvimos en la puerta del sótano en la parte trasera del edificio del complejo. Estaba construido en aceroy tenía varias columnas grandes que serían difíciles de romper sin hacer mucho ruido. Jasper pensó por un momento mientras consideraba la consola de seguridad donde se colocaba la clave de acceso. Yo comencé a hurgar las mentes de los guardias de seguridad cercanos para ver si estaban considerando de alguna manera el código de acceso

Sin advertencia, Emmett retrajo su brazo derecho y le dio un puñetazo a la consola logrando encajarla dentro de la pared.

"¡Emmett!" siseó Rosalie.

La puerta se abrió con un clic.

Escuché la conmoción mientras dos guardias de seguridad comenzaban a moverse hacia nosotros por el sonido producido por la caja de metal al ser forzada contra la pared de cemento.

"Perfecto," respiró Alice con irritación.

Jasper caminó silenciosamente hacia los guardias y comenzó a enviar olas de calma en su dirección desde su posición en las sombras. Él cerró sus ojos en concentración mientras calmaba sus nervios hasta el punto de ser sedados. Los escuché caer al suelo mientras el sueño dominaba sus sentidos.

Si hacemos más sonidos fuertes, no puedo prometer que ellos permanezcan dormidos.

Asentí en apreciación mientras corríamos rápidamente hacia el sótano del almacén.

"La idea era ser sigilosos Emmett," murmuró Jasper furiosamente.

"Oye, ¿Funcionó no? ¡Es mejor que estar parados allí esperando que tu puedas sentir el código de la caja mientras Edward mira las mentes esperando estúpidamente que alguien piense los números! ¡La acción siempre le gana a la pasividad!" respondió Emmett alegremente.

"La deliberación es el trabajo de muchos hombres, la acción, el trabajo de uno solo," respondí. "Estamos juntos en estos Em… trata de recordar eso."

El se rió. Trataré de bajarle.

Rodeamos la esquina cuidadosamente hacia el oscuro sótano mientras abríamos nuestro camino hacia la escalera de emergencia. Vi la luz parpadeante de la cámara de seguridad y corrí hacia ella a un ritmo demasiado rápido como para que lo detectara. En un movimiento sordo, desconecte la fuente de energía de la cámara. Procedimos a entrar por las escaleras a un ritmo rápido. Cada segundo que pasaba me preocupaba mas por el predicamento de mi familia.

Un grito detrás de mi nos detuvo a todos en nuestro camino por un momento.

¡Yuri!

Vi la imagen que Alice proyectó desde su mente. Yuri Chung… en un dolor insoportable. Su torso estaba contorsionado en agonía, y su rostro estaba arrugado con el esfuerzo de permanecer callada mientras sufría. Niall McFadden permanecía cerca observando a su hija con satisfacción como si ella fuera un conejillo de indias en su laboratorio.

"¿Qué ocurre?" exigió Jasper tranquilamente.

"Yuri está sufriendo," susurró Alice en una voz tan baja que solo podía ser escuchada por aquellos en la habitación. Si Seth se daba cuenta…

Emmett gruñó con ira. Yo sabía que él le había tomado mucho cariño a la pequeña Yuri Chung.

"¿Qué debemos hacer? No podemos solo dejarla… sufrir," preguntó Rosalie.

"Rose, tu y yo podemos ir a buscarla… le haré saber a Edward lo que esta ocurriendo tan pronto la encontremos," declaró Alice firmemente mientras halaba a Rosalie hacia ella, con decisión.

Comenzamos a correr por las escaleras solo deteniéndonos a desconectar cualquier cámara que pudiera detectar sonido o movimiento, por mas improbable que eso fuera. A mitad de camino en nuestro ascenso, Alice haló a Rosalie de nuestro grupo, y abrieron una puerta hacia un pasillo tenuemente iluminado.

Emmett, Jasper y yo continuamos hacia el último piso del edificio.

Me detuve por apenas un nanosegundo mientras alcanzábamos la puerta de emergencia que llevaba al último piso. No sentía la presencia de muchos humanos cerca. Cuidadosamente, la empuje para abrirla y espié dentro de una pequeña habitación con el delicado sonido de agua fluyendo que venía de una fuente posicionada el la pared opuesta. Grandes puertas dobles contraídas de madera sólida permanecían detrás de la fuente. Siempre concientes de nuestro alrededor, Jasper, Emmett y yo nos movimos con precaución.

Los de seguridad me alertarán cuando los Cullen lleguen. Deberían estar aquí en cualquier momento. Entonces… jaque mate.

Niall McFadden. Inhale profundamente para mantener mi ira bajo control.

Nos deslizamos rápidamente hacia las puertas dobles y las abrimos de golpe sin dudarlo.

Él se recuperó rápidamente de su inicial aspecto de sorpresa ante nuestra llegada no anunciada.

¡Increíble! Fueron capaces de moverse hasta el final de un edificio de veinte pisos sin ser detectados. Realmente admirable. ¿Exactamente para que les pago a estos guardias idiotas? Hubiese preferido mas advertencia, pero… no importa. Pronto no habrá diferencia.

"¡Edward! ¡Bienvenido!" dijo Niall alegremente con un semi-enloquecido sentido de mérito desde su asiento detrás de un inmenso escritorio de caoba. Fruncí el ceño en respuesta. Sus pupilas iban rápidamente de un lado a otro y su usualmente peinado cabello gris comenzaba a enroscarse en rizos desarreglados. La locura personificada.

Me detuve por la puerta con Jasper y Emmett flanqueando a mis costados.

"Vamos. ¿Por qué están parados allí como unos amos del terror? No hay razón para comportarnos con un mínimo de decoro. Todos somos hombres civilizados," canturreó él con una sonrisa que envió un escalofrío por mi helado cuerpo.

"¿Civilizado?" dije bajo mi aliento mientras arqueaba una ceja con incredulidad. Intenté leer su mente, pero estaba llena de imágenes sin sentido de formulas y cuadros de datos. Si tan solo Nessie se hubiese guardado esa pieza de ventaja como secreto…

Mi mirada se endureció mientras el sonreía a sabiendas de mi lucha por leer su mente.

"¿Te parece que es civilizado el engañar a mi hija hacia una supuesta búsqueda en el bosque? ¿Te parece civilizado el chantajear a una niña amenazándola con herir a su amiga? ¿Te parece civilizado atrapar a mi esposa en tu red de engaño?" exigí en un tono bajo.

El sonrió maniáticamente. "Una simple manipulación. Nada por lo cual haya que armar un alboroto."

Retraje mis labios sobre mis dientes en un gruñido. "Suficiente. ¿Dónde está mi hija?"

Teoremas y manifiestos de envío inundaron mi cabeza mientras intentaba entrar de nuevo en los pensamientos cada vez más erráticos de Niall.

"Pronto te lo diré."

Jasper gruñó tranquilamente. Si tú no lo haces Edward…

Llegué como un borrón hacia Niall y los agarré ligeramente por la garganta mientras volábamos hacia la pared detrás de su escritorio.

"¡Cuidado!" murmuró él de nuevo mientras sonreía sin una pizca de temor.

"Dame a mi hija," exigí en su oído mientras siseaba amenazadoramente bajo mi aliento

"Hagamos un pacto de buena fe. Puedes tener a una de ellas ahora, y la otra será entregada después de que yo tenga lo que quiero," exclamó él.

Emmett comenzó a reír estruendosamente.

"Te volviste loco, viejo desquiciado. En caso de que no lo hayas notado, somos vampiros… y no estamos de humor para hacer tratos con viejos locos," declaró el como advertencia.

"No tienes mucho tiempo Niall. Dime donde está Nessie… y lo haré rápido y sin dolor," murmuré.

Su expresión facial se endureció con resolución. "Puedes tener a Renesmee. Yo me quedo con Bella."

"No." Mi auto control estaba casi en su límite.

Jasper vino borrosamente a mi lado. "Por mas detestable que encuentre estos métodos, podemos comenzar con tus dedos," entonó él sin piedad mientras miraba a Niall.

"No me importa lo que me hagas. No hay peor dolor que el que ya he experimentado por mi enfermedad. Con gusto iría al infierno y volvería para obtener lo que quiero. Antes de que esta noche termine, ustedes me harán inmortal," se mofó Niall viendo a Jasper.

Entonces él se volteó para concentrase en mí. Quieres amenazarme. Quieres decir que herirás a los que yo amo, así como lo estoy haciendo con los tuyos. El problema es, que yo no amo a nadie. No me importa nada más que obtener lo que quiero. Yo siempre tendré poder sobre ti por esto. Aquellos que tienen mucho tienen más por perder. Todo lo que tengo es mi vida… y lucharé por el amargo final de salvarla. Jaque mate, Edward Cullen. Tu jugada.

Lo miré de vuelta e intenté que la verdad de sus palabras no me desviara de mi curso.

Asentí hacia Jasper. Esta era la oscuridad que no quería que Bella viera… yo había inflingido dolor aquellos que merecían retribución en un oscuro período en mi vida, y había saboreado cada momento de mi justicia. Asesinos, violadores, destructores de la inocencia…

¡Yuri! ¡Oh Dios no! Edward, ¿Qué vamos a hacer?

Me congelé y puse una mano sobre el brazo de Jasper para evitar que procediera. La imagen que llegó a mi mente me horrorizó más allá de las palabras.

"Miserable repugnante," murmuré roncamente.

"¿Qué?" dijo Emmett mientras se acercaba rápidamente hasta nosotros.

"¿De donde lo sacaste?" exigí con furia mientras alzaba a Niall McFadden en el aire por el cuello de su camisa. Sus pies colgaban inquietos en el aire mientras miraba hacia abajo sin remordimiento.

Me tomó solo un momento comprenderlo todo. Él había amenazado a Nessie. era la única manera en que Bella se lo habría entregado.

"¿Edward? Preguntó Jasper expectante.

"Él inyectó a Yuri… con veneno. Ella esta atravesando la transformación."

Emmett rugió con indignación.

"¡Hombre loco! No entiendo porque demonios hiciste eso," susurró Jasper furiosamente.

"El perro me dijo que envenena a los de su tipo… tenía que asegurarme de que no envenenara a los de mi clase. La amenaza de una potencial muerte era muy grande. También sé inequívocamente que el veneno de Edward Cullen puede hacer un inmortal porque él es el creador de su esposa. El riesgo de ser engañados era alto. Yo no seré engañado por mi propia falta de conocimiento. De todas maneras, yo quería tener lo mejor. Edward es viejo y fuerte… su don es único entre los dotados," declaró Niall.

Yo gruñí mientras lo lanzaba al piso. Sus simples racionalizaciones no ofrecían una explicación real de sus locas decisiones. Niall McFadden se había degenerado hasta volverse un lunático… un lunático con poder sobre mi familia. El comenzó a reírse sádicamente.

"¿Podemos sacarlo de ella? ¿Cómo hiciste con Bella?" exigió Emmett con desesperación.

"Él la inyectó directamente al corazón. Es demasiado tarde," murmuré. Las miradas horror compartido en nuestros rostros nos paralizó a todos mientras considerábamos nuestra pérdida. Seth…

"¡Ahora lo ves! ¡Ves que tan lejos estoy dispuesto a llegar! Nate se llevará a Renesmee a un lugar donde nunca la encontrarás… ¡Y quemaré a tu esposa hasta las cenizas en un incinerador antes de que te deje irte sin darme lo que quiero! ¡Dámelo!" gritó él.

Aullé con ira pura mientras alcanzaba a agarrar a Niall McFadden del suelo otra vez.

"Detente."

Todos nos volteamos sorprendidos al ver al dueño de la voz que se encontraba en la puerta.

Nate McFadden.
Penitencia – Nathan

Mi padre permanecía agazapado maniáticamente en el piso a merced de tres vampiros enfurecidos.

Y pensar, que todo había llegado a esto.

¿En que mundo habría pensado él que podría engañar exitosamente a estos tres inmortales y salirse con la suya? Si a mi realmente me hubiese importado mi padre, estaba seguro de que esta situación me habría roto el corazón o lo que sea que fuera lo que pasaba cuando eras forzado a ver a alguien importante destruir el solo todo lo que trabajó en su vida para construir. Yo no podía entender esto… todavía.

Mi padre no sería el único que perdería algo esta noche.

Apreté la mano de Renesmee de nuevo. Yo solo podría sentir su tacto por unos segundos más.

"¡Tonto! ¡Miserable excusa de hombre! ¡Sal de aquí! ¡Estas arruinando todo!" gritó mi padre.

Yo estaba preparado para esto. Las palabras ya no me afectaban. Cuando escuchas los mismos insultos continuamente, eventualmente pierden su potencia.

"¡Papá!" suspiró Nessie con una sonrisa de reconocimiento hacia Edward. Ella se aferró apretadamente a mi brazo. El calor de sus manos reavivó la recién descubierta sensación de euforia en mi sistema. Respiré cuidadosamente y dejé que el flujo de adrenalina corriera por mis venas. Había encontrado una nueva fuente de poder que era aún más poderosa que los hechizos y la magia.

Que se había ido en un instante. Mientras ella se aferraba a la piel desnuda de mi brazo y presionaba su mejilla contra mi hombro, un flujo de imágenes al azar apareció en mi mente. Renesmee corriendo por el bosque cuando era niña… cazando animales de noche en los árboles… riéndose histéricamente por alguna broma que no conocía…

El rostro de él estaba en cada uno de los recuerdos. Cada vez, solo por un segundo… el perro súper crecido.

La poción de mi padre no había engañado a su subconsciente para que me amara. La marca indeleble del perro estaba muy grabada muy profundamente en ella. Renesmee no me pertenecía. Ella nunca me pertenecería sin importar cuanta poción la obligara a tomar o cuantas hermosas piezas de joyería pusiera sobre ella. Tomos enteros de poesía no la harían mía. Estaba apostando por una pieza de arte de valor incalculable… y no tenía más que carbón en mis bolsillos.

Miré mientras su padre escuchaba los pensamientos de mi mente con tranquilidad. Ya no importaba. Ya nada me importaba excepto devolverle a mi amor su vida.

Sus ojos se ampliaron cuando vio la pequeña figura de su esposa materializarse detrás de nosotros.

"Edward…" si voz era clara y fuerte.

Ella se movió tan rápido que podría jurar que se desvaneció y reapareció al otro lado de la habitación. Él la aferró en sus brazos por un breve instante. Yo volteé la mirada avergonzado. Cuando escupes el la cara del verdadero amor por ganancia personal, ya no tienes el derecho de mirarlo sin vergüenza.

Vi al intimidante rubio de las cicatrices comenzar a moverse hacia mí con un solo propósito. Edward levantó una mano para detenerlo.

Me quité a Renesmee cuidadosamente del hombro. Por un desgarrador momento, reconsideré mi decisión mientras toda una vida de egoísmo intentaba reestablecer su dominio en mi mente. Todo lo que necesitaba era ver su rostro. Los hermosos ojos marrones que habían brillado con la combinación perfecta de ingenio y tenacidad ahora estaban opacos y ausentes. Su piel había perdido su aspecto rosáceo. Había perdido todo.

"Ve con ellos," le susurré. Puse mi mano en su mejilla por una última vez.

"¡Miserable imbécil! Tú…"

El musculoso le siseó con ira y presionó su pie contra la garganta de mi padre para silenciar el discurso de violencia.

"No lo entiendo," canturreó Renesmee. Su voz no contenía nada de la desafiante rebelión de la que me había enamorado. Era la voz de una autómata apática.

Yo permití que ocurriera. Me quedé y presencié ávidamente mientras mi padre drogaba a la mujer que yo amaba para que yo pudiera tener lo que quería. Yo no me gané esto; lo tomé sin su permiso. Yo era un monstruo asqueroso. No merecía el amor.

"Ve con tu familia. Le perteneces a ellos." Cada vez que decía las palabras, la verdad resonaba más fuertemente en mi garganta. Era una sensación extraña.

"No. Quiero estar contigo," arrulló ella mientras envolvía sus brazos alrededor de mi cintura.

Halé sus muñecas de mí alrededor y las sostuve firmemente a cada uno de sus lados.

"Yo también quiero estar contigo. Pero no te merezco. Nunca lo haré."

"¡No! No lo entiendo…" su voz sonaba adormecida porque su cuerpo estaba abrumado con la mentira.

"Ve con tus padres. Yo… te veré mañana," le mentí con facilidad. Por una vez, un pasado lleno de prácticas de falsedad sirvieron a un propósito útil.

"¿Lo prometes?" suspiró ella.

"Prometo hacer lo que sea necesario para que seas feliz de nuevo."

Ella subió su rostro para un beso. Sonreí por un momento mientras el monstruo apenas-contenido que había dentro de mí apreciaba a la hermosa chica que estaba frente a mí en completa sumisión. Incliné mi cabeza cuidadosamente y le di un casto beso en sus suaves labios.

Los inmortales observantes no se habían movido de sus lugares. De hecho, estaba seguro de que ni si quiera habían parpadeado.

Renesmee se volteó para caminar hacia su familia. En un segundo, ella fue envuelta por los amorosos brazos de sus padres. Por primera vez en una década, me pregunté cuan diferente habría sido mi vida si mi madre hubiese tenido la valentía suficiente como para continuar viviendo… al menos por mi bien. Egoísta hasta el final…

"Lo lamento. No hay necesidad de que desperdicie alguna ordinaria cantidad de tiempo rogando por perdón o piedad. Francamente, no hay suficiente tiempo en el mundo… y la clemencia es un negocio arriesgado," dije simplemente.

"De todas maneras Nathan… te concederé clemencia, si la pides," respondió Bella amablemente.

"No lo haré. No quiero piedad. No me sirve de nada." Eso no detendrá el dolor de perderla. Nada que hagas o digas lo detendrá.

Los ojos de Edward se estrecharon mientras veía directamente a mis ojos.

No sé donde está el antídoto de la poción. Mi padre mantiene esas cosas bajo llave en su caja fuerte. Escribí los ingredientes de la poción en una hoja de papel. Está en el bolsillo de Renesmee. La combinación de la caja fuerte es 'Soojin'… el nombre de la madre de Yuri.

Él asintió. Su mirada era fría e insondable.

Caminé hasta la ventana más cercana y miré afuera. Las estrellas brillaban a través de los árboles y una brisa hizo que sus copas se balancearan contra la brillante luz de la luna llena. Empujé la ventana para abrirla. El viento llenó mi nariz y corrió a través de mis rasgos con la caricia de la absolución. Sabía lo que tenía que hacer… sabía como detener el dolor.

Me volteé y le di la cara al jurado de inmortales por última vez.

"Díganme… ¿Cuál es el precio de una vida de pecados? ¿Cuál es el precio de robar el amor? ¿Cuál es el precio de asesinar a una joven indefensa?" susurré.

Nadie me respondió. De nuevo, no me importaba.

Me dí cuenta entonces que yo era mi propio jurado. Yo era mi propio juez.

Yo podría ser mi propio verdugo.

"No," murmuró Edward.

Es la única manera. Soy un monstruo. Me esta tomando cada parte de mi esfuerzo el dejarla ir. No puedo prometer que la dejaré en paz. No puedo prometer que no cambiaré de parecer mañana, o el siguiente día, o el próximo año. La quiero demasiado. Ella es la única cosa que es buena en mi vida. Sin ella, solo soy lo que mi padre ha creado.

"No tiene que ser de esta forma."

Nunca me pareciste ese tipo, Edward. No te engañes. Hoy es el primer día de mi vida que he experimentado una conciencia propia. Aprovéchala mientras puedas…

Escuché el llamado de un águila afuera. ¿Inspiración quizás?

"Adiós," susurré.

"¿Te vas? ¿Te veré mañana, verdad?" preguntó Renesmee con ansias.

"Te amo, Renesmee. Siempre."

Me incliné en una rodilla y murmuré el hechizo bajo mi aliento. Sentí una sensación de cosquilleo en mis extremidades, y un pequeño impulso de energía se acumuló en mis articulaciones mientras mi cuerpo se contraía hacia sí mismo. Mi visión se tiñó de blanco por un momento, y cuando abrí mis ojos de nuevo, todo parecía verse más nítidamente. Un refuerzo de la verdad.

Miré el rostro de mi amada por una última vez.

"Espera," dijo Edward como advertencia mientras abría las alas para alzar vuelo.

No te arriesgues. No arriesgues tu familia de nuevo por mi bien.

"No lo entiendes… si vas hacia afuera…"

Lo que sea que este esperando por mí es mi destino. Déjalo así.

Abrí mis alas y alcé vuelo hacia el aire nocturno. Inmediatamente sentí el peligro sobre mí. El águila de la inspiración estaba tomando una posición de ataque en las nubes sobre mi camino de vuelo. ¿Esta era la advertencia que Edward quería darme? El águila llamó hacia la noche con furia. Mis instintos me decían que huyera… pero mi corazón sabía lo correcto. Volé recto y parejo… rehusándome a cambiar mi curso. El sonido del águila arremetiendo en un vórtice hacía mí era extrañamente reconfortante. Mi destino. Mi sentencia.

Pensé en Yuri.

Pensé en mi madre.

Pensé en Renesmee.

El águila estaba sobre mí. Cerré mis ojos… el dolor desapareció.

Hoy, salvé mi alma.
Penitencia – Jacob

Las preguntas se arremolinaban en mi cabeza mientras volaba a casa. Seth corrió por el bosque debajo de mí.

¿Sabes que ocurrió Jake?

Yo no tenía idea. Estaba extremadamente confundido y un poco frustrado.

Yo quería que el halcón peleara. Pero por alguna razón, no había luchado contra mí en lo absoluto. Todo terminó piadosamente rápido. Era casi como… si él quisiera que lo destruyera. Que extraño.

Miré desde arriba mientras a familia Cullen dejaba la fortaleza McFadden en un borrón. Edward estaba cargando algo en sus brazos, y Emmett estaba sosteniendo una figura atada sobre su hombro. Ellos se movieron muy rápidamente a través del bosque. Yo asumí que tendríamos una explicación en lo que llegáramos a casa.

¿Ellos tenían a Yuri?

Eso creo. Ellos no se habrían ido sin ella.

¿Estaba bien ella?

¡Por el amor de Dios! ¡Yo se exactamente lo mismo que tú!

Lo cual no es mucho, aparentemente.

Ahórratelo, Clearwater.

Continuamos en silencio por un rato.

¿Disfrutaste desgarrarlo en tiras por lo que lo hizo a Nessie?

Era extraño… yo realmente no disfrute tanto como pensé que lo haría. Él no lucho conmigo en lo absoluto. Me sentí mas como un verdugo que cualquier cosa.

Hmm. Al menos sabes que él nunca más molestará a Nessie de nuevo. Me pregunto que le hizo esa poción…

Creo que puedo adivinar.

¿Crees que Carlisle pueda arreglarlo?

Yo no respondí la pregunta de Seth directamente… si Carlisle no podía arreglarlo, yo esperaría pacientemente al lado de Nessie por toda la eternidad. Si tenía que comenzar desde el principio y hacerla enamorarse de mí de nuevo, valdría la pena cada segundo de esfuerzo. Ella era todo lo que yo quería en el mundo. El tiempo estaba de nuestro lado. Me detuve por un segundo antes pensando una respuesta.

Honestamente, espero que Carlisle pueda arreglarlo.

Yo también. Te traeré unos pantalones. Espera cerca del lago.

Salí de la fase detrás de un árbol y esperé que Seth se materializara desde las sombras en su forma humana. Me puse los pantalones acordonados que él trajo para mí, y ambos nos detuvimos esperando a que los Cullens llegaran en su flota de autos costosos.

El Porsche amarillo de Alice se estacionó primero. Ella salió del auto con Rosalie.

Las expresiones en sus rostros eran insondables. Por alguna razón, ninguna de ellas podía mirar a Seth.

"¿Qué esta ocurriendo?" exigí.

El Ferrari rojo se detuvo con un chirrido. Nessie y Bella emergieron un segundo después. Los rasgos de Bella estaban congelados y en shock. Corrí hacia el lado de Nessie y tuve que detenerme antes de tomarla entre mis brazos como hábito cuando vi su mirada desenfocada. No era la Nessie que yo había conocido toda mi vida. La droga que le dieron había servido en su propósito. Sus ojos eran de un turbio color marrón, y su apariencia estaba vacía de calor.

"¿Jake?" murmuró ella distraídamente. "¿Por favor puedes encontrar a Nate por mí? Quiero hablar con él."

Gemí de dolor. "Es tarde Nessie. Intentaremos hablar con él mañana."

Bella haló a Nessie hasta sus brazos de manera reconfortante. Su ceja estaba fruncida con ansiedad.

"Jacob… tú… por favor encárgate de Seth," dijo ella sin aliento.

¿Seth?

El X5 rugió al pasarnos y freno de golpe a unos centímetros de la puerta del frente. Edward se bajó del asiento de conductor, y vi a Emmett volar hacia la casa cargando un pequeño, pero indistinto bulto sobre sus brazos. Jasper salió cuidadosamente del vehiculo. Alice corrió hacia la casa detrás de Emmett con un aspecto de pánico en su rostro.

Edward me miró directamente. No pude leer su expresión. Él caminó con deliberada lentitud hacia Seth.

"Seth…" comenzó a decir. El sostenía sus palmas abiertas hacia delante como para calmar a Seth en su acercamiento. Sus ojos dorados mostraban un obvio tormento.

"¿Dónde está Yuri?" susurró Seth. Podía escuchar el temor en su voz.

"Ella esta adentro… con Alice y Emmett."

Seth comenzó a caminar con propósito hacia la casa. Edward puso una mano en su hombro desnudo para detenerlo.

"¿Qué estás haciendo?" preguntó Seth con confusión.

Jasper se movió hacia delante de forma aprehensiva mientras veía el rostro de Seth.

"¿Qué demonios esta pasando? ¿Esta herida?" exigí.

"Tienes que decirles," murmuró Bella mientras aferraba a Nessie aún con mas fuerza.

"¡¿Decirme que?" gritó Seth con fuerza. Él estaba definitivamente cerca del pánico.

Entonces, todos lo escuchamos… un sonido que hizo que cada uno de nosotros se congelara en un acceso de horror.

Yuri gritaba en agonía dentro de la casa. Un llanto de dolor que helaba la sangre… uno que había sido retenido por demasiado tiempo.

Seth estaba fuera de sí… él intentó correr hacia la casa. Jasper y Edward lo contuvieron a tiempo, pero por poco.

"¡Seth! ¡Espera! ¡Tienes que saber lo que está ocurriendo!" dijo Edward.

"¡Suéltenme! ¡Yuri! ¡Déjenme ir!"

"¿Qué ocurre con ella?" susurré.

"Niall McFadden… la inyectó con veneno," respondió Edward tranquilamente.

Me quedé ahí en shock. Seth había dejado de luchar. De hecho, no se estaba moviendo en lo absoluto.

"¡Sácalo de ella! ¡Sé que puedes hacerlo! ¡Lo hiciste con Bella!" grité a través de la confusión mental.

"No puedo. Es demasiado tarde. Él la inyectó directamente al corazón. Una vez que llega al corazón…"

Recordé ver a Edward cambiar a Bella la noche del nacimiento de Nessie. Él había inyectado una jeringa llena de su veneno dentro del corazón de ella antes de morderla múltiples veces en el cuerpo. Su intención era hacer que la transformación ocurriera lo más rápido posible al forzar el veneno en su sistema sanguíneo. Que mejor forma para empezar que por el corazón…

Me di cuenta en ese instante la inutilidad de ser capaces de detener el cambio para que no ocurriera.

A menos que tomáramos otra decisión, Yuri Chung sería un vampiro en alrededor de tres días. Su joven vida, su futuro, había sido robada de ella por un hombre loco.

Caí de rodillas abrumado por la noticia.

Seth aún seguía congelado como una estatua.

Todos lo miramos en tenso silencio-

"Déjenme ir. Tengo que estar con ella."

Edward miró a Jasper rápidamente. Jasper estudió el rostro de Seth por un momento y asintió hacia Edward. Ambos lo liberaron.

Me saqué a mi mismo de mi propio infierno personal al ver el estupor inducido por la droga inducida en Nessie y seguí a Seth. Él me necesitaba ahora, quizás mucho más de lo que me había necesitado antes.

Subimos las escaleras y entramos a la casa. Bella y Nessie estaban detrás de nosotros.

Otro llanto de agonía desgarró a través de la casa. Seth se estremeció involuntariamente, y puse una mano en su hombro para estabilizar los temblores en su brazo.

Subimos mecánicamente hacia el cuarto de Nessie. Yuri estaba acostada allí rodeada por Rosalie, Alice y Emmett.

Mientras Alice se movía para darnos paso, la visión frente a mi casi me hace agarrar a Seth para sacarlo de aquí de nuevo. El pequeño cuerpo de Yuri estaba contorsionado de dolor, y sus músculos faciales estaban temblando por el esfuerzo de contener los gritos.

Seth respiró pesadamente mientras sus manos se sacudían. En un intento de mantener el control, él enroscó sus dedos en puños a sus lados antes de llegar rápidamente a su lado.

"¿Yuri?"

"¿Seth?... ¡Oh Seth! ¡Haz que se detenga! ¡Por favor! ¡Detenlo!" lloriqueó ella con los dientes apretados.

"¿Pueden hacer algo?" susurró Seth mientras miraba alrededor a los atormentados rostros de los vampiros que lo observaban.

"Podemos darle morfina…" susurró Rosalie.

"Eso no ayuda," murmuró Bella con tristeza.

"Pero funcionó contigo. ¡No te moviste ni hiciste ni un sonido!" respondió Emmett.

"No. No funcionó. Por favor traten de no decírselo a Edward."

Ellos apenas miraron en shock a Bella por un momento.

Otro horrorizante grito de agonía.

"¡Tenemos que hacer algo!" dijo Seth sin aliento.

"¡Mátenme! ¡Mátenme! ¡Solo hagan que se detenga!" gimió Yuri.

"Tienes que hablar con ella."

Todos nos volteamos hacia la puerta. Un suspiro colectivo de alivio corrió por la habitación.

Carlisle y Esme estaban en casa.

Él vino como un borrón hacia la cama y se arrodilló al lado de Seth.

"¿Yuri? Es Carlisle Cullen. Se que estás sufriendo más de lo que has sufrido nunca antes… y desearía que hubiese algo que pudiera hacer para hacerte sentir mejor. Tu cuerpo esta cambiando. Te estas convirtiendo en uno… de nosotros. Te estás convirtiendo en vampiro."

"Duele demasiado…" otro sonido mudo de dolor siguió su admisión.

Mi corazón casi se rompe al ver a Seth Clearwater… las lágrimas caían silenciosamente por su rostro mientras él tomaba cautelosamente la pequeña mano de Yuri en sus grandes palmas.

"Lo lamento mucho querida. Lamento que no tuvieras elección," susurró Carlisle.

"llora si necesitas hacerlo. Nadie te culpará cariño," dijo Emmett. Estaba sorprendido de ver tal aspecto de sufrimiento en su usualmente alegre rostro. Nada molestaba a Emmett Cullen. Al menos, eso es lo que yo siempre pensé.

Seth se puso de pie apresuradamente. Él me miró con los ojos de un hombre atormentado y voló de la habitación. Lo seguí inmediatamente.

Él se detuvo aferrando el pasamano de la escalera. Pude escuchar la madera debajo de sus manos comenzar a astillarse.

"Vas a romperlo," murmuré amablemente.

"No me importa."

"Tienes que volver allá adentro. Ella te necesita," dije.

"¡No puedo hacer nada por ella! si pudiera, con gusto sufriría en su lugar… pero solo sentarme allí a verla sufrir y no ser capaz de hacer nada al respecto…" él se estremeció una vez más y apretó cerrando fuertemente los ojos como su pudiera desvanecer la imagen de su mente.

"Tu puedes hacer algo al respecto. Puedes amarla. Hay fuerza en el amor."

Él liberó el pasamano y se volteó para mirarme. Las lágrimas aún estaban cruzando la piel color bronce de su rostro. Él pasó su palma por su barbilla para remover la humedad que se había acumulado allí. Con un tembloroso aliento, se devolvió hacia la habitación. Yo lo seguía con una conciencia vigilante. Carlisle aún estaba explicándole a Yuri lo que estaba ocurriéndole y lo que podía esperar en los días venideros.

De nuevo, Seth tomó su pequeña mano. En vez de ponerla entre las suyas, la colocó en la piel desnuda de su pecho directamente sobre su corazón.

"¿Yuri? Estoy aquí."

"Seth…" dijo en un medio grito.

Él tomó una respiración profunda. Cuando abrió sus ojos de nuevo, había una tranquila determinación que permanecía en su mirada mientras miraba a Yuri.

"¿Puedes sentir mi corazón? Te pertenece a ti. Sin ti, dejaría de latir. Sin ti, ya no tendría propósito. ¿Puedes sentir cuan fuerte es? Es fuerte por ti…"

Yuri gimió de nuevo y enterró sus uñas en la piel del pecho de Seth mientras su espalda se arqueaba en otro espasmo de dolor. Él ni si quiera parpadeó. En vez de eso apretó con más fuerza la palma de ella contra él.

"Llora. Rompe las cosas. No tienes que luchar y ser fuerte para esconder tu dolor. Yo puedo ser fuerte por ti porque… todo lo que soy, lo soy por ti. Mi fuerza es tu fuerza. Tómala."

No podía soportarlo más. Mis ojos se habían llenado de lágrimas que estaba comenzando a quemar precariamente. Salí de la habitación y fui escaleras abajo. La visión de mi amigo de corazón puro escondiendo valientemente su propio tormento para darle fuerza a su amor me estaba llevando al límite… sin mencionar el hecho de que Nessie estaba bajo el embrujo de un hechicero.

Necesitaba una salida.

Corrí afuera mientras las lágrimas me cegaban temporalmente, y casi me tropiezo con una roca en el suelo. La escena en el bosque detuvo mi escape. Me detuve en seco para recobrarme.

Edward y Jasper estaban de pie mirando una figura agazapada en el lodo. Sus posturas eran mercenarias. Sus intenciones no podían ser confundidas.

"Jacob," dijo Edward en una voz clara.

"¿Quieres que me vaya?" susurré.

"No. Eres bienvenido a quedarte si lo deseas. Te has ganado el derecho."

Caminé sin emitir sonido hacia su lado para mirar al gusano que se revolcaba a nuestros pies.

Niall McFadden. Amarrado y amordazado. Sus ojos volaban de un lado a otro entre nosotros. Apuesto a que estaba sorprendido de verme vivo…

Jasper se inclinó y le quitó rápidamente la mordaza. Se rompió limpiamente en dos.

"¡Libérenme enseguida!" dijo Niall sin aliento.

Edward lo miro de vuelta y arqueó una ceja mientras estudiaba su presa cuidadosamente. Él frunció el ceño después de pasado un momento.

"Sigo esperando ver una pizca de remordimiento en ti," declaró simplemente hacia Niall.

"¡El remordimiento es para los débiles! ¡Yo no soy débil!"

"La arrogancia es para los débiles. El remordimiento es para aquellos dispuestos a aceptar el reto del crecimiento," respondió Edward.

Niall escupió en el suelo a los pies de Edward. Jasper gruñó amenazadoramente.

"¿No te arrepientes en lo absoluto? ¿No lamentas haber perdido a tu sobrino y a tu hijo por tu obsesión?" exigí. Podía sentir la furia comenzando a alzarse hacia la superficie.

"¡Nada de eso es mi culpa! Colin murió por su propia estupidez. Nathan… fue una decepción. ¡No pueden esperar que me sienta culpable por su debilidad! ¡Amor… que inútil tan predecible!"

"Tu hijo fue el doble de hombre de lo que tu jamás llegaste a ser. Si crees que el amor es inútil porque es un signo de debilidad, entonces yo creo que piensas que el perdón no sirve ningún propósito tampoco. Ni tampoco la piedad," entonó Edward.

"¿Qué crees que debemos hacer con este animal sin valor?" preguntó Jasper.

Edward me miró de forma expectante.

Pensé en Nessie. ¿Durante cuanto tiempo me atormentaría el aspecto perdido de sus ojos? ¿Cuánto tendría que luchar para ganar su amor de nuevo?

Yuri… su sufrimiento…. Su agonía. Un dolor mas profundo del que pudiera ser imaginado.

Miré a Edward. Inmediatamente, me di cuenta de que habíamos llegado a la misma conclusión.

"¿Por qué no le das lo que siempre ha querido?" declaré con convicción.

Jasper alzó sus cejas hacia mí.

"Él quería con tanto desespero volverse vampiro que destruyó a su propia familia. Él intentó destruir la nuestra. Yo diría que se ha ganado el derecho," continué.

La confusión de Niall me alegró momentáneamente. ¡Yo ciertamente logré engañarlo!

El entendimiento inundó a Jasper. Sus ojos se estrecharon mientras sonreía con malicia a Niall McFadden.

"Una idea inspiradora Jacob," dijo Edward con diversión y una medio-sonrisa siniestra. "¿Puedes ayudar en algo Jazz?"

"No puedo hacer nada con el dolor… pero puedo aumentar… el terror," murmuró Jasper en anticipación.

"¿De que están hablando?" exigió Niall.

Miré fugazmente sobre mi hombro hacia la casa. "¿Deberíamos llevarlo a algún otro lado?"

"No. El pertenece allí mismo en la suciedad. El no manchará nuestra casa con su presencia, sin importar la razón," declaró Edward rotundamente.

Alice apareció a la vista justo a nuestro lado.

"Quiero mirar," dijo fríamente. "Vi lo que están planeando hacer…"

"Alice…" susurró Edward.

"¡Pasa un momento viendo el rostro de Seth y luego dime que no saborearías ver a este monstruo sufrir por lo que ha hecho!" respondió ella.

"¿Sufrir? Entonces pretenden causarme dolor. No me preocupa siempre y cuando obtenga lo que quiero. Yo no me comportaré de forma tan vergonzosa como esa patética jovencita allá arriba. ¡Los verdaderos McFadden no somos cobardes! ¡No tengo miedo!" dijo Niall mordazmente.

Jasper y Alice se agacharon tomando posiciones de ataque mientras yo rugía con furia hacia la desafiante forma en el suelo. Sonidos de siseo se alzaron en armonía a nuestro alrededor.

Edward lo alcanzó y puso de pie a Niall con una mano. El aspecto en el rostro de Edward Cullen me hizo estremecer con una mezcla de sed de sangre y terror. Yo estaba asombrado con su control. Si fuera por mí, Niall McFadden ya estaría tirado en el suelo en piezas regadas por el bosque.

"Continúa burlándote del sufrimiento de Yuri Chung y ni si quiera el propio Satán querrá tener nada que ver contigo una vez que termine. ¿No tienes miedo? Creo que mi familia y yo estamos a la altura del reto de remediar eso…" susurró él.

En un rápido movimiento, Edward puso una mano a un lado del rostro de Niall y llevó el cuello expuesto hasta sus dientes. Un exuberante sonido de desgarro llenó el silencio, y un penetrante grito de shock hizo eco después. Edward tiró el cuerpo de Niall hacia el piso con un frío descarte. Lo vi pasar la punta de su lengua lentamente sobre sus labios como para limpiarlos del sabor. Entonces escupió entre sus dientes hacia el piso, imitando el insulto anterior de Niall.

Todos esperamos sin hacer movimiento alguno por lo que pareció un largo período de tiempo… pero de hecho, probablemente no fue más que unos pocos segundos.

La conversión empezó. Aceleradas respiraciones como las de un animal adolorido llenaron la noche. Y luego…

"¡Oh Dios! ¡Quema! ¡Agua! ¡Necesito agua!"

Todos miramos hacia abajo impasibles ante la criatura en sufrimiento. No había lugar para la empatía… no había lugar para la lástima.

"¡Apaguen el fuego! ¡Haré cualquier cosa!... ¡Solo apaguen el fuego!"

"Jazz…" apuntó Edward.

Jasper cruzó sus brazos sobre su pecho y miró con concentración el rostro de Niall.

Los aterrorizados gritos comenzaron a crecer en la garganta de Niall. Él ya no podía hablar coherentemente.

"¡No! Yo… por favor… ¡Mátenme! Yo… me quemo… ¡MÁTENME!" Los temblores que azotaban su cuerpo me recordaban a un pez en tierra seca. Sus chillidos fueron más y más altos. Ja, y él estaba tan seguro de que él no sería un cobarde.

Emmett salió como explotando de la casa y llegó en un borrón hasta detenerse a unos pocos pasos de la atormentada forma.

"¡Me encantaría matarte! ¡Me encantaría desgarrarte por lo que has hecho! ¿Quién demonios te crees que eres? Honestamente, ¡¿Creíste que te saldrías con la tuya al drogar a mi sobrina? ¡Tu hija no es un objeto de prueba demonio desalmado!" gritó él.

Yo puse una mano suavemente en el hombro de Emmett para calmarlo. Alice silenciosamente entrelazó su brazo con el de él y se apartó para murmurarle algo al oído. Él se calmó rápidamente.

Me volteé para preguntarle a Alice lo que le había dicho y las palabras murieron en mis labios ante la vista detrás de mí.

Seth estaba caminando cuidadosamente fuera de la casa. Rosalie lo seguía con una mirada vigilante.

Sus ojos se concentraron en Niall McFadden mientras él tomaba pasos deliberados hacia el monstruo. Los Cullens se apartaron respetuosamente para abrirle camino.

"¡No puedo soportarlo más! ¡Sólo mátenme! ¡HÁGANLO AHORA! ¡QUITENME EL DOLOR!" Lloriqueó Niall en un agudo tono de voz que ya no sonaba ni remotamente parecido a él.

Jasper continuó de pie cerca mientras enviaba olas de terror hacia Niall McFadden.

Los brazos de Seth comenzaron a temblar. Las ondas se trasladaron hacia su torso mientras caminaba con su propósito hacia delante. Yo podía sentir el calor comenzar a alzarse en su cuerpo y el aumento de intensidad de las ráfagas. Sus ojos nunca perdieron de vista a su objetivo.

"¡POR FAVOR! ¡LES DARÉ LO QUE QUIERAN! ¡SOLO ACABEN CON EL DOLOR! ¡MÁTENME!"

"Mentiroso. No puedes darme lo que quiero… pero yo con gusto te entregaré mi parte del trato," murmuró Seth con hostilidad.

Entró en fase en un flash de calor. Escuché el sonido de desgarro de sus ropas mientras la forma de lobo aparecía entre los restos,

El cuerpo de Niall McFadden fue empujado contra una mandíbula de afilados dientes. Cargando su presa, Seth corrió hacia el bosque.

Los gritos reverberaron entre los árboles y hacia el aire nocturno.

Se callaron mientras el sonido de desgarro de carne reemplazaba sus ecos.

Terminó pronto.

"Aún con su último aliento, no se arrepintió en lo absoluto," susurró Edward.

Esta vez, el aullido del lobo era un llanto de tristeza.
Penitencia – Jacob

Las preguntas se arremolinaban en mi cabeza mientras volaba a casa. Seth corrió por el bosque debajo de mí.

¿Sabes que ocurrió Jake?

Yo no tenía idea. Estaba extremadamente confundido y un poco frustrado.

Yo quería que el halcón peleara. Pero por alguna razón, no había luchado contra mí en lo absoluto. Todo terminó piadosamente rápido. Era casi como… si él quisiera que lo destruyera. Que extraño.

Miré desde arriba mientras a familia Cullen dejaba la fortaleza McFadden en un borrón. Edward estaba cargando algo en sus brazos, y Emmett estaba sosteniendo una figura atada sobre su hombro. Ellos se movieron muy rápidamente a través del bosque. Yo asumí que tendríamos una explicación en lo que llegáramos a casa.

¿Ellos tenían a Yuri?

Eso creo. Ellos no se habrían ido sin ella.

¿Estaba bien ella?

¡Por el amor de Dios! ¡Yo se exactamente lo mismo que tú!

Lo cual no es mucho, aparentemente.

Ahórratelo, Clearwater.

Continuamos en silencio por un rato.

¿Disfrutaste desgarrarlo en tiras por lo que lo hizo a Nessie?

Era extraño… yo realmente no disfrute tanto como pensé que lo haría. Él no lucho conmigo en lo absoluto. Me sentí mas como un verdugo que cualquier cosa.

Hmm. Al menos sabes que él nunca más molestará a Nessie de nuevo. Me pregunto que le hizo esa poción…

Creo que puedo adivinar.

¿Crees que Carlisle pueda arreglarlo?

Yo no respondí la pregunta de Seth directamente… si Carlisle no podía arreglarlo, yo esperaría pacientemente al lado de Nessie por toda la eternidad. Si tenía que comenzar desde el principio y hacerla enamorarse de mí de nuevo, valdría la pena cada segundo de esfuerzo. Ella era todo lo que yo quería en el mundo. El tiempo estaba de nuestro lado. Me detuve por un segundo antes pensando una respuesta.

Honestamente, espero que Carlisle pueda arreglarlo.

Yo también. Te traeré unos pantalones. Espera cerca del lago.

Salí de la fase detrás de un árbol y esperé que Seth se materializara desde las sombras en su forma humana. Me puse los pantalones acordonados que él trajo para mí, y ambos nos detuvimos esperando a que los Cullens llegaran en su flota de autos costosos.

El Porsche amarillo de Alice se estacionó primero. Ella salió del auto con Rosalie.

Las expresiones en sus rostros eran insondables. Por alguna razón, ninguna de ellas podía mirar a Seth.

"¿Qué esta ocurriendo?" exigí.

El Ferrari rojo se detuvo con un chirrido. Nessie y Bella emergieron un segundo después. Los rasgos de Bella estaban congelados y en shock. Corrí hacia el lado de Nessie y tuve que detenerme antes de tomarla entre mis brazos como hábito cuando vi su mirada desenfocada. No era la Nessie que yo había conocido toda mi vida. La droga que le dieron había servido en su propósito. Sus ojos eran de un turbio color marrón, y su apariencia estaba vacía de calor.

"¿Jake?" murmuró ella distraídamente. "¿Por favor puedes encontrar a Nate por mí? Quiero hablar con él."

Gemí de dolor. "Es tarde Nessie. Intentaremos hablar con él mañana."

Bella haló a Nessie hasta sus brazos de manera reconfortante. Su ceja estaba fruncida con ansiedad.

"Jacob… tú… por favor encárgate de Seth," dijo ella sin aliento.

¿Seth?

El X5 rugió al pasarnos y freno de golpe a unos centímetros de la puerta del frente. Edward se bajó del asiento de conductor, y vi a Emmett volar hacia la casa cargando un pequeño, pero indistinto bulto sobre sus brazos. Jasper salió cuidadosamente del vehiculo. Alice corrió hacia la casa detrás de Emmett con un aspecto de pánico en su rostro.

Edward me miró directamente. No pude leer su expresión. Él caminó con deliberada lentitud hacia Seth.

"Seth…" comenzó a decir. El sostenía sus palmas abiertas hacia delante como para calmar a Seth en su acercamiento. Sus ojos dorados mostraban un obvio tormento.

"¿Dónde está Yuri?" susurró Seth. Podía escuchar el temor en su voz.

"Ella esta adentro… con Alice y Emmett."

Seth comenzó a caminar con propósito hacia la casa. Edward puso una mano en su hombro desnudo para detenerlo.

"¿Qué estás haciendo?" preguntó Seth con confusión.

Jasper se movió hacia delante de forma aprehensiva mientras veía el rostro de Seth.

"¿Qué demonios esta pasando? ¿Esta herida?" exigí.

"Tienes que decirles," murmuró Bella mientras aferraba a Nessie aún con mas fuerza.

"¡¿Decirme que?" gritó Seth con fuerza. Él estaba definitivamente cerca del pánico.

Entonces, todos lo escuchamos… un sonido que hizo que cada uno de nosotros se congelara en un acceso de horror.

Yuri gritaba en agonía dentro de la casa. Un llanto de dolor que helaba la sangre… uno que había sido retenido por demasiado tiempo.

Seth estaba fuera de sí… él intentó correr hacia la casa. Jasper y Edward lo contuvieron a tiempo, pero por poco.

"¡Seth! ¡Espera! ¡Tienes que saber lo que está ocurriendo!" dijo Edward.

"¡Suéltenme! ¡Yuri! ¡Déjenme ir!"

"¿Qué ocurre con ella?" susurré.

"Niall McFadden… la inyectó con veneno," respondió Edward tranquilamente.

Me quedé ahí en shock. Seth había dejado de luchar. De hecho, no se estaba moviendo en lo absoluto.

"¡Sácalo de ella! ¡Sé que puedes hacerlo! ¡Lo hiciste con Bella!" grité a través de la confusión mental.

"No puedo. Es demasiado tarde. Él la inyectó directamente al corazón. Una vez que llega al corazón…"

Recordé ver a Edward cambiar a Bella la noche del nacimiento de Nessie. Él había inyectado una jeringa llena de su veneno dentro del corazón de ella antes de morderla múltiples veces en el cuerpo. Su intención era hacer que la transformación ocurriera lo más rápido posible al forzar el veneno en su sistema sanguíneo. Que mejor forma para empezar que por el corazón…

Me di cuenta en ese instante la inutilidad de ser capaces de detener el cambio para que no ocurriera.

A menos que tomáramos otra decisión, Yuri Chung sería un vampiro en alrededor de tres días. Su joven vida, su futuro, había sido robada de ella por un hombre loco.

Caí de rodillas abrumado por la noticia.

Seth aún seguía congelado como una estatua.

Todos lo miramos en tenso silencio-

"Déjenme ir. Tengo que estar con ella."

Edward miró a Jasper rápidamente. Jasper estudió el rostro de Seth por un momento y asintió hacia Edward. Ambos lo liberaron.

Me saqué a mi mismo de mi propio infierno personal al ver el estupor inducido por la droga inducida en Nessie y seguí a Seth. Él me necesitaba ahora, quizás mucho más de lo que me había necesitado antes.

Subimos las escaleras y entramos a la casa. Bella y Nessie estaban detrás de nosotros.

Otro llanto de agonía desgarró a través de la casa. Seth se estremeció involuntariamente, y puse una mano en su hombro para estabilizar los temblores en su brazo.

Subimos mecánicamente hacia el cuarto de Nessie. Yuri estaba acostada allí rodeada por Rosalie, Alice y Emmett.

Mientras Alice se movía para darnos paso, la visión frente a mi casi me hace agarrar a Seth para sacarlo de aquí de nuevo. El pequeño cuerpo de Yuri estaba contorsionado de dolor, y sus músculos faciales estaban temblando por el esfuerzo de contener los gritos.

Seth respiró pesadamente mientras sus manos se sacudían. En un intento de mantener el control, él enroscó sus dedos en puños a sus lados antes de llegar rápidamente a su lado.

"¿Yuri?"

"¿Seth?... ¡Oh Seth! ¡Haz que se detenga! ¡Por favor! ¡Detenlo!" lloriqueó ella con los dientes apretados.

"¿Pueden hacer algo?" susurró Seth mientras miraba alrededor a los atormentados rostros de los vampiros que lo observaban.

"Podemos darle morfina…" susurró Rosalie.

"Eso no ayuda," murmuró Bella con tristeza.

"Pero funcionó contigo. ¡No te moviste ni hiciste ni un sonido!" respondió Emmett.

"No. No funcionó. Por favor traten de no decírselo a Edward."

Ellos apenas miraron en shock a Bella por un momento.

Otro horrorizante grito de agonía.

"¡Tenemos que hacer algo!" dijo Seth sin aliento.

"¡Mátenme! ¡Mátenme! ¡Solo hagan que se detenga!" gimió Yuri.

"Tienes que hablar con ella."

Todos nos volteamos hacia la puerta. Un suspiro colectivo de alivio corrió por la habitación.

Carlisle y Esme estaban en casa.

Él vino como un borrón hacia la cama y se arrodilló al lado de Seth.

"¿Yuri? Es Carlisle Cullen. Se que estás sufriendo más de lo que has sufrido nunca antes… y desearía que hubiese algo que pudiera hacer para hacerte sentir mejor. Tu cuerpo esta cambiando. Te estas convirtiendo en uno… de nosotros. Te estás convirtiendo en vampiro."

"Duele demasiado…" otro sonido mudo de dolor siguió su admisión.

Mi corazón casi se rompe al ver a Seth Clearwater… las lágrimas caían silenciosamente por su rostro mientras él tomaba cautelosamente la pequeña mano de Yuri en sus grandes palmas.

"Lo lamento mucho querida. Lamento que no tuvieras elección," susurró Carlisle.

"llora si necesitas hacerlo. Nadie te culpará cariño," dijo Emmett. Estaba sorprendido de ver tal aspecto de sufrimiento en su usualmente alegre rostro. Nada molestaba a Emmett Cullen. Al menos, eso es lo que yo siempre pensé.

Seth se puso de pie apresuradamente. Él me miró con los ojos de un hombre atormentado y voló de la habitación. Lo seguí inmediatamente.

Él se detuvo aferrando el pasamano de la escalera. Pude escuchar la madera debajo de sus manos comenzar a astillarse.

"Vas a romperlo," murmuré amablemente.

"No me importa."

"Tienes que volver allá adentro. Ella te necesita," dije.

"¡No puedo hacer nada por ella! si pudiera, con gusto sufriría en su lugar… pero solo sentarme allí a verla sufrir y no ser capaz de hacer nada al respecto…" él se estremeció una vez más y apretó cerrando fuertemente los ojos como su pudiera desvanecer la imagen de su mente.

"Tu puedes hacer algo al respecto. Puedes amarla. Hay fuerza en el amor."

Él liberó el pasamano y se volteó para mirarme. Las lágrimas aún estaban cruzando la piel color bronce de su rostro. Él pasó su palma por su barbilla para remover la humedad que se había acumulado allí. Con un tembloroso aliento, se devolvió hacia la habitación. Yo lo seguía con una conciencia vigilante. Carlisle aún estaba explicándole a Yuri lo que estaba ocurriéndole y lo que podía esperar en los días venideros.

De nuevo, Seth tomó su pequeña mano. En vez de ponerla entre las suyas, la colocó en la piel desnuda de su pecho directamente sobre su corazón.

"¿Yuri? Estoy aquí."

"Seth…" dijo en un medio grito.

Él tomó una respiración profunda. Cuando abrió sus ojos de nuevo, había una tranquila determinación que permanecía en su mirada mientras miraba a Yuri.

"¿Puedes sentir mi corazón? Te pertenece a ti. Sin ti, dejaría de latir. Sin ti, ya no tendría propósito. ¿Puedes sentir cuan fuerte es? Es fuerte por ti…"

Yuri gimió de nuevo y enterró sus uñas en la piel del pecho de Seth mientras su espalda se arqueaba en otro espasmo de dolor. Él ni si quiera parpadeó. En vez de eso apretó con más fuerza la palma de ella contra él.

"Llora. Rompe las cosas. No tienes que luchar y ser fuerte para esconder tu dolor. Yo puedo ser fuerte por ti porque… todo lo que soy, lo soy por ti. Mi fuerza es tu fuerza. Tómala."

No podía soportarlo más. Mis ojos se habían llenado de lágrimas que estaba comenzando a quemar precariamente. Salí de la habitación y fui escaleras abajo. La visión de mi amigo de corazón puro escondiendo valientemente su propio tormento para darle fuerza a su amor me estaba llevando al límite… sin mencionar el hecho de que Nessie estaba bajo el embrujo de un hechicero.

Necesitaba una salida.

Corrí afuera mientras las lágrimas me cegaban temporalmente, y casi me tropiezo con una roca en el suelo. La escena en el bosque detuvo mi escape. Me detuve en seco para recobrarme.

Edward y Jasper estaban de pie mirando una figura agazapada en el lodo. Sus posturas eran mercenarias. Sus intenciones no podían ser confundidas.

"Jacob," dijo Edward en una voz clara.

"¿Quieres que me vaya?" susurré.

"No. Eres bienvenido a quedarte si lo deseas. Te has ganado el derecho."

Caminé sin emitir sonido hacia su lado para mirar al gusano que se revolcaba a nuestros pies.

Niall McFadden. Amarrado y amordazado. Sus ojos volaban de un lado a otro entre nosotros. Apuesto a que estaba sorprendido de verme vivo…

Jasper se inclinó y le quitó rápidamente la mordaza. Se rompió limpiamente en dos.

"¡Libérenme enseguida!" dijo Niall sin aliento.

Edward lo miro de vuelta y arqueó una ceja mientras estudiaba su presa cuidadosamente. Él frunció el ceño después de pasado un momento.

"Sigo esperando ver una pizca de remordimiento en ti," declaró simplemente hacia Niall.

"¡El remordimiento es para los débiles! ¡Yo no soy débil!"

"La arrogancia es para los débiles. El remordimiento es para aquellos dispuestos a aceptar el reto del crecimiento," respondió Edward.

Niall escupió en el suelo a los pies de Edward. Jasper gruñó amenazadoramente.

"¿No te arrepientes en lo absoluto? ¿No lamentas haber perdido a tu sobrino y a tu hijo por tu obsesión?" exigí. Podía sentir la furia comenzando a alzarse hacia la superficie.

"¡Nada de eso es mi culpa! Colin murió por su propia estupidez. Nathan… fue una decepción. ¡No pueden esperar que me sienta culpable por su debilidad! ¡Amor… que inútil tan predecible!"

"Tu hijo fue el doble de hombre de lo que tu jamás llegaste a ser. Si crees que el amor es inútil porque es un signo de debilidad, entonces yo creo que piensas que el perdón no sirve ningún propósito tampoco. Ni tampoco la piedad," entonó Edward.

"¿Qué crees que debemos hacer con este animal sin valor?" preguntó Jasper.

Edward me miró de forma expectante.

Pensé en Nessie. ¿Durante cuanto tiempo me atormentaría el aspecto perdido de sus ojos? ¿Cuánto tendría que luchar para ganar su amor de nuevo?

Yuri… su sufrimiento…. Su agonía. Un dolor mas profundo del que pudiera ser imaginado.

Miré a Edward. Inmediatamente, me di cuenta de que habíamos llegado a la misma conclusión.

"¿Por qué no le das lo que siempre ha querido?" declaré con convicción.

Jasper alzó sus cejas hacia mí.

"Él quería con tanto desespero volverse vampiro que destruyó a su propia familia. Él intentó destruir la nuestra. Yo diría que se ha ganado el derecho," continué.

La confusión de Niall me alegró momentáneamente. ¡Yo ciertamente logré engañarlo!

El entendimiento inundó a Jasper. Sus ojos se estrecharon mientras sonreía con malicia a Niall McFadden.

"Una idea inspiradora Jacob," dijo Edward con diversión y una medio-sonrisa siniestra. "¿Puedes ayudar en algo Jazz?"

"No puedo hacer nada con el dolor… pero puedo aumentar… el terror," murmuró Jasper en anticipación.

"¿De que están hablando?" exigió Niall.

Miré fugazmente sobre mi hombro hacia la casa. "¿Deberíamos llevarlo a algún otro lado?"

"No. El pertenece allí mismo en la suciedad. El no manchará nuestra casa con su presencia, sin importar la razón," declaró Edward rotundamente.

Alice apareció a la vista justo a nuestro lado.

"Quiero mirar," dijo fríamente. "Vi lo que están planeando hacer…"

"Alice…" susurró Edward.

"¡Pasa un momento viendo el rostro de Seth y luego dime que no saborearías ver a este monstruo sufrir por lo que ha hecho!" respondió ella.

"¿Sufrir? Entonces pretenden causarme dolor. No me preocupa siempre y cuando obtenga lo que quiero. Yo no me comportaré de forma tan vergonzosa como esa patética jovencita allá arriba. ¡Los verdaderos McFadden no somos cobardes! ¡No tengo miedo!" dijo Niall mordazmente.

Jasper y Alice se agacharon tomando posiciones de ataque mientras yo rugía con furia hacia la desafiante forma en el suelo. Sonidos de siseo se alzaron en armonía a nuestro alrededor.

Edward lo alcanzó y puso de pie a Niall con una mano. El aspecto en el rostro de Edward Cullen me hizo estremecer con una mezcla de sed de sangre y terror. Yo estaba asombrado con su control. Si fuera por mí, Niall McFadden ya estaría tirado en el suelo en piezas regadas por el bosque.

"Continúa burlándote del sufrimiento de Yuri Chung y ni si quiera el propio Satán querrá tener nada que ver contigo una vez que termine. ¿No tienes miedo? Creo que mi familia y yo estamos a la altura del reto de remediar eso…" susurró él.

En un rápido movimiento, Edward puso una mano a un lado del rostro de Niall y llevó el cuello expuesto hasta sus dientes. Un exuberante sonido de desgarro llenó el silencio, y un penetrante grito de shock hizo eco después. Edward tiró el cuerpo de Niall hacia el piso con un frío descarte. Lo vi pasar la punta de su lengua lentamente sobre sus labios como para limpiarlos del sabor. Entonces escupió entre sus dientes hacia el piso, imitando el insulto anterior de Niall.

Todos esperamos sin hacer movimiento alguno por lo que pareció un largo período de tiempo… pero de hecho, probablemente no fue más que unos pocos segundos.

La conversión empezó. Aceleradas respiraciones como las de un animal adolorido llenaron la noche. Y luego…

"¡Oh Dios! ¡Quema! ¡Agua! ¡Necesito agua!"

Todos miramos hacia abajo impasibles ante la criatura en sufrimiento. No había lugar para la empatía… no había lugar para la lástima.

"¡Apaguen el fuego! ¡Haré cualquier cosa!... ¡Solo apaguen el fuego!"

"Jazz…" apuntó Edward.

Jasper cruzó sus brazos sobre su pecho y miró con concentración el rostro de Niall.

Los aterrorizados gritos comenzaron a crecer en la garganta de Niall. Él ya no podía hablar coherentemente.

"¡No! Yo… por favor… ¡Mátenme! Yo… me quemo… ¡MÁTENME!" Los temblores que azotaban su cuerpo me recordaban a un pez en tierra seca. Sus chillidos fueron más y más altos. Ja, y él estaba tan seguro de que él no sería un cobarde.

Emmett salió como explotando de la casa y llegó en un borrón hasta detenerse a unos pocos pasos de la atormentada forma.

"¡Me encantaría matarte! ¡Me encantaría desgarrarte por lo que has hecho! ¿Quién demonios te crees que eres? Honestamente, ¡¿Creíste que te saldrías con la tuya al drogar a mi sobrina? ¡Tu hija no es un objeto de prueba demonio desalmado!" gritó él.

Yo puse una mano suavemente en el hombro de Emmett para calmarlo. Alice silenciosamente entrelazó su brazo con el de él y se apartó para murmurarle algo al oído. Él se calmó rápidamente.

Me volteé para preguntarle a Alice lo que le había dicho y las palabras murieron en mis labios ante la vista detrás de mí.

Seth estaba caminando cuidadosamente fuera de la casa. Rosalie lo seguía con una mirada vigilante.

Sus ojos se concentraron en Niall McFadden mientras él tomaba pasos deliberados hacia el monstruo. Los Cullens se apartaron respetuosamente para abrirle camino.

"¡No puedo soportarlo más! ¡Sólo mátenme! ¡HÁGANLO AHORA! ¡QUITENME EL DOLOR!" Lloriqueó Niall en un agudo tono de voz que ya no sonaba ni remotamente parecido a él.

Jasper continuó de pie cerca mientras enviaba olas de terror hacia Niall McFadden.

Los brazos de Seth comenzaron a temblar. Las ondas se trasladaron hacia su torso mientras caminaba con su propósito hacia delante. Yo podía sentir el calor comenzar a alzarse en su cuerpo y el aumento de intensidad de las ráfagas. Sus ojos nunca perdieron de vista a su objetivo.

"¡POR FAVOR! ¡LES DARÉ LO QUE QUIERAN! ¡SOLO ACABEN CON EL DOLOR! ¡MÁTENME!"

"Mentiroso. No puedes darme lo que quiero… pero yo con gusto te entregaré mi parte del trato," murmuró Seth con hostilidad.

Entró en fase en un flash de calor. Escuché el sonido de desgarro de sus ropas mientras la forma de lobo aparecía entre los restos,

El cuerpo de Niall McFadden fue empujado contra una mandíbula de afilados dientes. Cargando su presa, Seth corrió hacia el bosque.

Los gritos reverberaron entre los árboles y hacia el aire nocturno.

Se callaron mientras el sonido de desgarro de carne reemplazaba sus ecos.

Terminó pronto.

"Aún con su último aliento, no se arrepintió en lo absoluto," susurró Edward.

Esta vez, el aullido del lobo era un llanto de tristeza.
Penitencia – Bella

"¡No entiendo por que Nate no ha pasado a visitarme!" murmuró Nessie adormecida.

Yo suspiré con frustración. La poción había reducido a mi normalmente energética hija a una obsoleta dormilona por los últimos dos días más o menos. Ella dormía constantemente y pasaba la mayoría de las horas que estaba despierta exigiendo saber donde estaba Nathan McFadden.

"Estoy segura de que llamará mas tarde cariño," respondí automáticamente.

Ella bostezó y puso su cabeza de vuelta en la almohada.

Yo silenciosamente cerré la puerta de su cuarto y caminé hacia el estudio de Carlisle donde estaba segura de que encontraría a Edward y a Carlisle enfrascados en libros y fórmulas para encontrar algo que revirtiera el efecto de la droga que Nessie había tomado.

"¿Ya sabemos por que está durmiendo tanto?" declaré con preocupación mientras entraba en la habitación.

"creo que la han forzado a beber una gran cantidad de poción… quizás diez veces la cantidad normal en un esfuerzo de asegurarse de su efectividad, pues Nessie es solo mitad humana. Supongo que tenían que asegurarse de que funcionaría, así que básicamente le dieron una sobredosis. Por nuestras investigaciones, parece ser que la solución funciona de dos maneras… le da a la victima una sensación de euforia cuando esta cerca de su victimario, pero además reduce la concentración de la victima, lo cual la hace mas fácil de controlar. Sin su concentración, están básicamente como sonámbulos durante su vida. Gracias a Dios que tuvimos acceso a muchos de los ingredientes por la caja de seguridad de Niall. Honestamente, creo que su sistema desechará la sustancia rápidamente porque las células de origen vampírico son resistentes a la solución. No se puede vincular con ellas. Eventualmente debería perder su potencia. Pero aún no puedo estar completamente seguro," respondió Carlisle.

Yo exhalé profundamente. "¿Hubo suerte?"

"Hemos probado con todo lo que tomamos de la caja fuerte. Había muchas pociones sin etiquetar y algunas direcciones al azar sobre algunas cosas… Creo que podemos dar con algún tipo de antídoto en las próximas horas. Estoy realmente incómodo con obligarla a beber otra poción, pero Carlisle parece seguro de que podemos crear algo que sirva para combatir los síntomas," respondió Edward automáticamente.

Sintiendo lo preocupada que estaba, Edward caminó hacia mí y acarició con el dorso de su mano mi mejilla de manera reconfortante. Cerré mis ojos e intenté sentirme calmada.

"No me rendiré Bella. Te lo prometo. Arreglaremos esto."

"Lo sé. Confío en ti." Le di un suave beso en su palma para agradecerle, y el me sonrió torcidamente de vuelta.

"Hay cosas que retiré de la caja fuerte de Niall que de hecho pueden ser de interés para Yuri," declaró Edward mientras caminada de vuelta hacia el convertido laboratorio que él y Carlisle habían construido contra la pared.

"¿Cómo que?"

"Bueno por alguna razón, Niall tenía el diario de su madre de cuando tenía mas o menos la edad de Yuri. También hay incontables manuscritos que demuestran que Niall llevaba un diario de sortilegios de ese período de tiempo," dijo con diversión.

"No se si ella tenga algún interés por la basura de Niall, pero quizás quiera ver lo que s madre escribió," murmuré.

"De todas maneras, le daré la elección de que quiere hacer con estas cosas," dijo él mientras mezclaba una solución de uno de los tubos de ensayo dentro de otro. El color cambió de ámbar a un rojo oscuro. Él frunció el ceño y descartó la mezcla fallida mientras procedía a recomenzar el experimento.

"¿Crees que importará que ella sea… una medio bruja?" pregunté con tranquilidad.

Carlisle se detuvo pensativamente mientras consideraba como responder la pregunta. "Es difícil saberlo. Ella definitivamente será única. Me he dado cuenta de que la transformación usualmente mejora las características que tuvimos como humanos, así que será interesante ver en que se traduce eso cuando el humano tiene talentos naturales basados en lo oculto."

"Estoy mas preocupado de cómo lidiará ella con Seth mas que nada," admitió Edward. "No creo que Seth pueda ser convencido de abandonar su lado, y nunca he visto un vampiro neófito manejar bien el estar cerca de humanos… con una sola excepción," él sonrió indulgentemente hacia mí.

Cambié de posición incómodamente ante su frase. "Realmente creo que todo está en como lo veas. Yo nunca sentí que Jake o Seth olieran de forma atractiva para mí de todas maneras… ellos olían mucho como, bueno, animales."

Carlisle se rió. "Me gustaría esperar que funcione así, pero se lo he advertido a Yuri por si acaso. He pasado una gran cantidad de tiempo tratando de explicarle todo lo que le esta sucediendo, y también compartí la historia de tu transformación con ella para darle esperanza de que ella puede superar la maldición de ser una neófita. Creo que ella entendió todo a pesar de su sufrimiento. Es una lástima que estuviese demasiado avanzada en el proceso de transformación como para que la morfina fuera efectiva," dijo con diversión.

Edward gimió de forma reflexiva ante las palabras de Carlisle y después miró mi rostro con conciencia. A alguien se le debió haber escapado… o mental o verbalmente. Mierda. Yo odiaba que Edward supiera que la transformación me había causado dolor. Él probablemente se estaba culpando mentalmente justo en este momento. Alcancé a tomar su mano y apretarla-

Carlisle vertió una solución en un largo tubo de ensayo lleno con el mismo líquido color ámbar con el que Edward había estado experimentando. Cambió a un color azul pálido mientras él lo agitaba cuidadosamente.

"¡Creo que lo tengo! Y sólo nos tomó cincuenta intentos…" sonrió Carlisle en aprobación mientras se volteaba hacia Edward. Inmediatamente, colocaron gotas del líquido azul en láminas para estudiar la reacción mientras usaban pequeñas jeringas para inyectar la solución púrpura bajo el microscopio.

"Permanece azul," murmuró Edward. Él sonrió de vuelta hacia Carlisle mientras alcanzaba otro recipiente lleno con la sangre teñida de Nessie.

"La prueba final…" murmuró Carlisle rápidamente.

Comenzaron a poner junta una mezcla de la sangre de Nessie con la solución azul pálido y procedieron a analizar la reacción bajo varios microscopios diferentes.

Vi un aspecto de satisfacción en sus rostros cuando terminaron, pero también veía vacilación en las miradas que intercambiaron.

"¿Qué pasa?" exigí. "¿Encontraron el antídoto?"

"Solo hay una forma de saberlo," dijo Edward pensativamente. "El experimento es exitoso, pero odio pensar que no tenemos bases de comparación y básicamente estaríamos conduciendo la prueba sobre nuestra propia hija."

Alguien tocó la puerta.

"Entra Jacob," dijo Edward.

Su alta figura entró en la habitación mientras nos miraba con anticipación.

"Lo lamente. No pude evitar escuchar… ¿Creen que tienen el antídoto?" preguntó rápidamente.

"Quizás," respondió Carlisle.

"Es sólo que no queremos empeorar la situación Jake… es arriesgado darle algo a Nessie cuando no sabemos exactamente que le hará," declaré rotundamente.

"Lo entiendo. Confío en ustedes, y se que harán lo que es mejor para Nessie." el aspecto esperanzado de su mirada era imposible de ignorar.

"¿Crees que deberíamos hacerlo?" le susurré a Edward.

El conflicto se alzó en sus ojos por un momento mientras miraba a cada uno de nuestros rostros cuidadosamente. Podía ver que Carlisle quería darle la poción, pero la expresión de Jake era difícil de leer.

Edward exhaló. "Si. Creo que deberíamos dársela."

"Estoy de acuerdo," murmuré.

Carlisle levantó el recipiente que contenía el líquido azul y lo vertió en un vaso antes de caminar hacia la habitación de Nessie.

"¿Nessie?" la sacudí delicadamente para despertarla.

"¿Mamá? ¿Ha llamado Nate?" preguntó ella mientras estiraba los brazos sobre su cabeza.

"No lo sé nena… pero te traemos algo para que bebas. Te hará sentir… menos sueño," dije con una sonrisa.

"¡Oh! ¡Eso sería agradable! ¡No se porque estoy tan cansada todo el tiempo!" dijo bostezando.

"Sólo bébetelo todo cariño," declaró Edward mientras le entregaba el vaso.

"Que color tan bonito… ¡Me recuerda los ojos de Nate!" dijo Nessie riéndose tontamente como una niña.

Los dedos de Jake se apretaron en puños a sus costados mientras Nessie bebía el contenido del vaso. Ella lo colocó en la mesa de noche y bostezó de nuevo. Se volvió a dormir tan pronto su cabeza toco la almohada.

Miré a Edward alarmada.

"Dale un poco de tiempo," pronunció Carlisle amablemente luego de chequear su pulso y temperatura. "Sus signos vitales son fuertes. Quizás solo necesite un poco de tiempo para hacer efecto."

Continuamos viendo la forma dormida de Nessie esperando algún signo de cambio. Después de que pasaron uno minutos, Edward se volteó rápidamente hacia la puerta. Los sonidos de movimiento en el piso de abajo se estaban volviendo más altos.

"Está ocurriendo. Ya casi es hora," susurró él.

Carlisle se marchó de la habitación. Miré a Nessie y luego a Edward.

"Yo me quedaré aquí. Ustedes dos cuiden las escaleras," dijo Jacob con fuerza. "Así podrás ver lo que ocurre y detener a Yuri para que no entre a la habitación si es tentada por el aroma de Nessie."

Edward asintió y tomó mi mano para que pudiéramos esperar al final de las escaleras y mirar hacia abajo a la gran habitación. Yuri había sido movida allí esta mañana como precaución. Como corría sangre por las venas de Nessie, era muy importante que ella y Yuri estuvieran tan alejadas como fuera posible cuando el proceso de transformación estuviera completo.

El pequeño cuerpo de Yuri estaba acostado sobre el sofá. Seth estaba sentado rígidamente a su lado. Desde la noche que le había concedido el juicio final al asesino de Yuri, el no había dejado su lugar excepto por razones de necesidad. Sus manos habrían presionado periódicamente la palma de ella contra el pecho de él cuando los chillidos crecían en intensidad. Por alguna razón inexplicable, esto parecía calmar su dolor.

Alice y Jasper revoloteaban cerca del sofá. Esme estaba sentada en el mueble frente a Yuri mientras observaba su largo sufrimiento. Emmett estaba de pie a un lado de Rosalie en una observación protectora de Yuri y de la escalera que llevaba al cuarto de Nessie.

Yuri gimió ruidosamente. Podía escuchar el ritmo de su corazón comenzar a correr a un ritmo incluso más rápido. Pronto, se volvió difícil distinguir cada pálpito del siguiente. Yo recordaba esta sensación con perfecta claridad. El fuego estaba dejando sus extremidades, pero el calor iba incrementando en intensidad mientras se movía mas cerca hacia su núcleo. Ella lloró mientras su espalda se arqueaba en dolor. Terminaría pronto.

"Seth," comenzó a decir Carlisle con una permanente intranquilidad.

"No me iré. Ya me han advertido lo suficiente," murmuró él con resolución.

Jasper miró puntualmente a Emmett, y Emmett asintió en un acuerdo silencioso. Ellos probablemente pensaban una forma de sacar a Seth de la habitación si las cosas se salían de control.

Su latiente corazón hizo un último murmullo que hizo eco a través de la habitación mientras Yuri gritaba una vez más.

Entonces… silencio.

La respiración de Seth y su fuerte y parejo ritmo cardíaco eran los únicos sonidos que podía escuchar llenando el espacio escaleras abajo.

Yuri pestañeó abriendo sus ojos e inhaló mientras se sentaba tan rápido que logró que Seth perdiera el aliento en shock.

Ella se volteó inmediatamente hacia la fuente del sonido.

Jasper revoloteó de manera protectora sobre Seth y se vio muy sorprendido por lo que sea que miró en el rostro de Yuri. Carlisle estaba de pie justo detrás de Yuri preparado para detener cualquier ataque inminente.

"Sus ojos…" susurró Jasper.

Edward exhaló con sorpresa mientras veía los pensamientos de Jasper.

Seth miraba maravilladamente al rostro de su amada.

"Yuri," respiró él.

"Seth," su voz sonaba clara como la canción de un cuento. El sonido fluía mientras hacía eco en las paredes.

De repente, su mano derecha voló hacia el pecho de Seth. El rápido movimiento alerto a mi familia, y las filas se cerraron aún más cerca de ellos.

Seth era la única persona que se veía completamente despreocupada.

Yuri abrió su boca para hablar de nuevo mientras presionaba su mano sobre el corazón de Seth.

"Todo lo que soy, lo soy por ti. Mi fuerza es tu fuerza," entonó ella musicalmente.

Seth sonrió alegremente. "Te amo."

"Yo también te amo."

Sin advertencia, Seth agarró a Yuri y haló su rostro hasta el de él para besarla. Sonidos de shock llenaron el aire. Jasper miraba con incredulidad ante la visión frente a él mientras el lobo sostenía al vampiro en un apasionado abrazo. La vampiro enredó sus dedos a través del cabello del lobo y lo besó de vuelta con fervor.

Y entonces, la real sorpresa ocurrió.

Mientras se besaban, sus cuerpos comenzaron a levantarse en el aire. Ellos rotaron lentamente mientras sus figuras entrelazadas subían más y más alto.

"Dios mío," murmuró Carlisle mientras miraba hacia el techo con asombro.

Su beso terminó, y Seth miró debajo de él en un placentero shock.

"Ese es un truco bastante genial," le sonrió de vuelta a Yuri. Ella lo bajó gentilmente hacía el suelo y se elevó aún mas alto e el aire mientras se acercaba al techo sobre nosotros.

"Que te parece esto… Yoda puede volar," dijo Emmett riéndose con fuerza.

Yuri se volteó para mirarnos a Edward y mí desde nuestro lugar en las escaleras donde veíamos toda la habitación. Recordé el brillante color rojo que había brillado en mis ojos durante casi un año luego de mi transformación. Nunca antes había visto un vampiro con ojos púrpura. El lustre del cabello negro de Yuri era tan fuerte que la luz que se reflejaba en el parecía azulada… y su piel brillaba como una perla pulida.

Era tan hermosa que robaba el aliento.

"¡Yuri!" la melódica voz de Nessie hizo eco desde detrás de nosotros. Me volteé para abrazarla mientras corría por el pasillo. El brillante color chocolate que había en su mirada calentó mi alma tanto como el color rosáceo de sus mejillas trajo una sonrisa al rostro de Edward.

Jacob caminó detrás de nosotros con una gran sonrisa. Nessie se volteó y se lanzó a abrazarlo… juzgando por el desorden del cabello de él y el tibio color en su rostro, adiviné que no era la primera vez en los últimos momentos que Nessie había demostrado su afecto hacia Jacob Black.

"Esa debe ser la cosa mas genial que he visto en mucho tiempo," dijo Nessie mientras se reía con fuerza viendo a Yuri. El sonido de la clara risa de mi hija trajo paz a mi mente. Su pura y entregada risa era contagiosa.

Yuri le devolvió la mirada a Nessie con alegría.

Debajo de nosotros, cada jarrón, cada flor, cada cosa que permanecía en cualquier superficie de la habitación se levantó lentamente en el aire. Hasta los rizos en la cabeza de Rosalie se volvieron ondas alrededor de su cara.

Yuri sostuvo su palma hacia fuera y curvó sus dedos hacia arriba. En un instante, Seth estaba a su lado aferrándose a su mano.

La sonrisa en su rostro creció… y sus ojos amatista brillaron.

… y sus afilados dientes blancos brillaron con una blanca luz cegadora.

Epílogo

"Whisky en las rocas," dijo el caballero de mediana edad sin siquiera mirar a la ayudante de vuelo que servía en la cabina de primera clase.

"Aquí tiene, señor," respondió ella automáticamente mientras le entregaba el trago.

"¿Cuánto más falta para que despeguemos?" exigió él mientras ojeaba un correo electrónico en su Blackberry.

"Creo que pasarán al menos quince minutos más para que entremos en la pista, señor." Dijo ella lo más educadamente posible.

"No quiero que me molesten hasta que lleguemos a Edimburgo," declaró. Él pronunció el nombre de la ciudad con un perfecto acento escocés.

"Si señor."

El teléfono en su mano vibró.

"Hamish McFadden," respondió roncamente.

"Lord McFadden… es John."

"¿Recibiste la información que te envié?" murmuró el caballero.

"Si señor. ¿La policía encontró algo más?"

Él suspiró con frustración. "tanto la explosión como el fuego destruyeron por completo la casa, y las autoridades fueron incapaces de encontrar sus restos. La posibilidad de un juego sucio también ha sido descartada por falta de evidencia. Las muertes han sido calificadas como 'accidentales'."

"¿El libro se encontraba en el depósito de seguridad como Niall había instruido?"

"Si, la llave funcionó en el banco. Desafortunadamente, la caja fuerte de su oficina estaba completamente vacía… no pude recuperar los diarios."

"¿Y el testamento?" preguntó John tranquilamente.

"No entiendo por que mi primo sería tan tonto… le dejó todo, incluyendo el Caisteal Ardrain a una mujer llamada Soojin Chung," escupió él hacia el teléfono.

"Todo esto es muy perturbante… y bastante sospechoso. ¿Sabemos por que en nombre de Dios le dejaría todo a esta mujer?"

"No. Ella no parece ser más que una pianista de origen humilde," dijo el caballero con desdén.

"Toda esta situación me pone sumamente incómodo, Lord McFadden," dijo John simplemente.

Hamish McFadden presionó sus labios con resolución. "No puedo estar mas de acuerdo. No tengo las respuestas aún, pero juro por el libro que haré lo que sea necesario para saber que fue lo que ocurrió aquí… y haré que la persona responsable pague caro por ello."

Él colgó la llamada y procedió a mirar por la pequeña ventana.

Sus fríos ojos azules brillaron de forma asesina.
Loading...