miércoles, 31 de marzo de 2010

Reencarnacion Capitulo 24

Reencarnacion Capitulo 24
Valerie POV
Dos días después de que Rosalie se sentara con nosotros en el receso llegué a mi casa después de la escuela, estaba molesta, Rosalie se la vivía con nosotros y no nos dejaba estar solos a Emmett y a mí.
Entré a mi casa malhumorada y mis padres otra vez no estaban, había varias cartas tiradas en el suelo del vestíbulo, las recogí y las revisé. Eran cuentas del teléfono, del gas, la luz…y vi otra que era para mí del “Centro Especializado en Actuación de Nueva York”.
Lo abrí rápidamente y lo leí:
Estimada Valerie Kincaid:
Nos complace informarle que nuestra honorable institución le ha otorgado el privilegio de asistir a nuestra audición para recibir a la nueva generación de actores el próximo verano.
El evento contará con actores y actrices de prestigio, los cuales elegirán a las futuras estrellas de Estados Unidos, sin mencionar que a los mejores se les obsequiará una beca completa para estudiar en nuestra orgullosa institución.
Esperamos contar con su presencia y por favor confirme su asistencia al número que viene hasta el final de esta carta.
Sin más por el momento quedamos a su servicio.
Anne Fenton y Christian Vennen
Encargados de admisión.
NO lo podía creer, querían que fuera a una audición para uno de los mayores centros de actores en Estados Unidos. ¡¡Mi día estaba mejorando definitivamente!!
Esa noche hablé con mis padres y ambos se mostraron de acuerdo en que asistiera a la audición, ellos hablarían para confirmar mi asistencia a la cita y aprovecharían para aclarar cualquier duda que pudiera surgirles.
Al día siguiente llegué a la escuela completamente feliz, yo iba a ser una estrella del cine y todos estos idiotas se iban a quedar en este pueblucho por el resto de sus vidas.
- ¡¡Rose, Edward me dijo que recibiste la invitación a la audición del CEAN!! – Bella le dijo emocionada a Rosalie.
- Sí, me llegó ayer por la tarde – dijo Rosalie orgullosa de sí misma.
- Es la mejor escuela de actuación – comentó Alice – de ahí salieron Angelina Jolie, George Clooney, Demi Moore y muchos más
¿Así que Rosalie también había recibido una invitación?, no me importaba yo ganaría ese lugar y ella regresaría llorando porque no la admitirían.
Al llegar a la casa esa tarde, Emmett intentó besarme antes de que yo entrara a mi casa, pero estaba tan emocionada por saber todo acerca de la audición que me fui sin despedirme.
- ¡¡Mamá ya llegué!!
- Hola hija, ¿cómo te fue?
- Bien ¿qué te dijeron de la audición?
- Es hoy por la tarde en un pequeño teatro que hay cerca de Port Angeles, al parecer son tantos chicos los que van a hacer la audición que los están citando a cien por día y hoy es tu turno. – contestó mi madre – y de esos cien sólo uno obtendrá un lugar en la academia.
¿¡Hoy?! Pero aún no estoy lista, no sabía lo que iba a actuar pero respiré profundamente, yo era una excelente actriz, estaba segura de que me quedaría. Comí con mis padres y me arreglé para la audición.
Al llegar al lugar, había unas veinte personas formadas afuera, entre ellas, Rosalie. Me bajé del auto y mis padres me desearon suerte y se fueron, pasarían por mí cuando les hablara. Me formé en la fila, detrás de Rosalie.
- ¿Tú también vienes por la beca? – me preguntó con sarcasmo
- Sí, y ¿sabes que Rosalie? No debiste de haber venido, ese lugar es para mí
- Seguro – respondió Rosalie – tú no tienes el dinero como pagar una escuela tan cara y por eso necesitas la beca, mis padres me dijeron que ellos van a pagarme la escuela si no consigo la beca.
Yo ya no le dije nada, me limité a ignorarla mientras poco a poco los demás iban pasando. Después una señorita salió y se dirigió a nosotros.
- Bueno chicos, ustedes son los últimos veinte que participarán por la beca, nadie de los otros ochenta que vinieron la consiguieron así que mucha suerte, alguno de ustedes será nuestro siguiente estudiante – la chica nos dijo y pasó a los dos chicos que estaban hasta el frente de la fila.
- Pierdes el tiempo deberías irte Rosalie, yo voy a ganar esa beca
- En tus sueños muñequita.
Finalmente fue el turno de Rosalie y mío. La audición consistía en improvisar un poco con el tema que nos tocara. El tema: “El engaño” subimos al escenario y vimos a los cuatro jueces que ahí estaban, sin duda eran actores, él era guapísimo y las otras tres eran hermosas.
- Hola chicas, permítanme presentarnos – nos dijo el hombre – mi nombre es Eleazar, y ellas son Kate, Tanya y Carmen. Nosotros somos los maestros del Centro y quiero decirles que no aceptamos aficionados. Así que, a actuar se ha dicho.
Rosalie y yo nos paramos en el escenario frente a frente y comenzamos a improvisar. Era obvio que yo iba a ganar, Rosalie no tenía ni un pelo de actriz, cuando se acabó el tiempo de nuestra improvisación, nos encaramos a los jueces.

- Bueno, Rosalie tú no sirves para actriz, eres pésima, dejas mucho que desear en el escenario, no tienes presencia ni porte, definitivamente el teatro no es para ti – le dijo Tanya a mi compañera y yo sonreí ampliamente – en cuanto a ti Valerie, muchas felicidades, bienvenida al Centro Especializado en Actuación de Nueva York
- ¡¡¡Sí!!! Muchísimas gracias, no sé como decirles lo honrada que me siento – dije llorando de la emoción.
Voltee para burlarme de Rosalie, pero ella ya estaba bajando las escaleras sollozando. Por fin le había ganado.
Mis padres llegaron por mí y esa noche nos fuimos a celebrar mi triunfo, me iría sola a estudiar a Nueva York, ya tenía todos los papeles, me iría el jueves temprano en la mañana para comenzar mis clases el viernes. Era lo mejor que me podía haber pasado, sería famosa y conocería a muchos actores.
Rosalie POV
Bajé del escenario porque no podría aguantar por más tiempo la risa. Detrás del escenario estaban Irina y Alice muertas de la risa, este montaje nuestro había quedado perfecto. Tanya, Eleazar, Kate y Carmen podrían ser actores, se habían tomado su papel muy en serio.
Cuando Valerie se fue, ellos se reunieron con nosotros, riéndose a más no poder.
- Muchas gracias por ayudarnos – agradeció Alice.
- Ni que agradezcas, fue genial, todo este montaje…Eres una genio malvada Alice – Tanya le dijo a mi hermana.
- Todo sea por Emmett y Rose – replicó mi hermana
- Pues ojalá todo salga bien Rosalie – me deseó Carmen
- Gracias, eso espero – le respondí.
Nuestros primos se fueron, nadie de la familia debía de saber lo que habíamos estado haciendo, por lo menos no Esme ni Carlisle ni Emmett…aún no. Cuando ellos se fueron, les pagamos los diez dólares prometidos a cada uno de los chicos que había hecho la fila.
Cerramos el teatro rentado, le devolvimos las llaves a la administradora, le pagamos y nos fuimos de ahí. Todo el transcurso a la casa nos la pasamos burlándonos de las caras de Valerie.
Al llegar, nos concentramos en otras cosas, todo para mantener a Edward lo menos informado posible, sabíamos que se enteraría, pero por lo pronto queríamos ser lo más discretas posible.
- ¿Dónde estaban? – nos preguntó Esme nada más entramos
- Fuimos a Port Angeles – respondí yo con calma
- ¿A qué? – me preguntó Emmett acostado en el sillón viendo la tele
- ¿Qué te importa? – le replicó Alice y las dos subimos la escalera.
Pero nada más llegamos arriba, Jasper abrazó a Alice.
- Te extrañé enana – le dijo mientras besaba su cuello y ella reía.
- Ya regresé – Alice se dio la vuelta y comenzó a besarlo.
Yo me fui a mi habitación para concederles un poco de espacio. Estaba acostada en la cama cuando llegó Edward y se sentó a mi lado.
- ¿A dónde fueron, par de mentirosas?
- No te digo
- Dime, por favor – Edward puso cara de cachorrito y yo no pude evitar contestarle
Pero no lo hice de manera habitual, en vez de ello rememoré lo que había hecho esa tarde. Edward no podía parar de reír y yo no pude más que unirme a sus risas. Poco después entró Emmett y nos miró con una ceja levantada, Edward y yo jamás estábamos juntos ni mucho menos nos reíamos juntos.
Al caer la noche, Edward se fue con Bella y Emmett entró nuevamente a nuestra habitación. Todavía estaba enfurruñado y yo sabía que era porque se había puesto celoso, yo reí y abrí mis brazos. Él, aún enfurruñado se acostó a mi lado y me abrazó. Yo lo besé en la mejilla.
- Sólo nos reíamos de un chiste que escuché en Port Angeles y se lo conté – le mentí, pero juraba que le diría la verdad…una vez que Valerie se esfumara.
- ¿Qué chiste?
¡¡Rayos!! Pensé en un chiste, el que fuera.
- ¿Qué le dijo una dona glaseada a una dona que no es glaseada?
- ¿Qué le dijo?
- Eres una desglaseada
Yo sabía que era un chiste muy, muy, pero muy malo sin embargo Emmett se empezó a reír como loco y al oír su risa, yo no pude evitar reírme también. Y es que estando con él todo era perfecto. Cuando finalmente dejamos de reírnos nos quedamos abrazados sin decirnos nada.
Al la mañana siguiente nos levantamos para ir a la escuela. Nos vestimos y nos fuimos. Alice me miraba sonriente, muy sonriente. Cuando Valerie llegó asintió con la cabeza y yo reí feliz.
- Emmett, tenemos que hablar – le dijo.
- Claro
Edward, Bella y Jasper ya estaban enterados de todo así que también estaban a punto de estallar en carcajadas. Sin embargo debíamos acordarnos de que yo no me había quedado en el Centro, así que puse mi mejor cara triste y Edward y Jasper me abrazaron.
- No te preocupes hermanita, estamos seguros que encontrarás otra mejor escuela de teatro – Jasper me dijo.
- Pero esa era la mejor – protesté.
- No te preocupes, debe de haber mejores en Europa – Edward me dijo y los cinco nos fuimos de ahí.
Claro que nos quedamos por ahí escondidos para escuchar lo que Valerie le diría a Emmett
Emmett POV
¿De qué escuela de teatro estaban hablando
Edward y Jasper? Rosalie ya había ido a la
mejor Academia de Artes en Nueva York. En
fin, seguí a Valerie a una banca y nos
sentamos.
Yo intenté besarla y ella se apartó.
- ¿Val qué ocurre?
- Es que, ¿recuerdas de la audición a la
que me invitaron?
- Sí – me lo había dicho anteayer obvio
que me acordaba
- Pues ayer fui a hacerla y pues pasé, me
gané la beca – me dijo completamente
feliz.
- Ah, que bueno nena, muchas felicidades.
Entonces escuché las risitas de mis
hermanos.
- Sí y pues, me voy mañana mismo a Nueva
York así que, creo que lo mejor es que
terminemos –Valerie me dijo como si nada
– mira yo te quiero, pero tú sabes, voy a
ser una estrella y pues…una estrella no
puede salir con un chico…normal, no me lo
tomes a mal, pero Emmett, tenemos que
juntarnos con miembros de nuestra misma clase
social
Ahora oí carcajadas, no risas. Yo quería
reírme también, la verdad me alegraba que
Valerie me estuviera cortando, yo no quería
hacerlo así que me facilitaba las cosas.
- Claro, entiendo
- ¿en serio? Que bueno, porque ahora que
seré una estrella pues, conoceré a otro
nivel de personas y pues estoy segura que
tú, encontrarás a alguien
Las carcajadas de mis hermanos no podían ser
más notorias, sólo que ahora sólo
escuchaba las de Edward, las de Jasper y las
de Bella. ¿A dónde se habrían metido Alice
y Rosalie?
Entonces Valerie comenzó a platicarme de su
audición. Al oír que Rosalie también
había ido, me llené de sospechas.
- … y luego los jueces eran tan guapos
- ¿Cómo se llamaban los jueces? – le
pregunté, aunque ya sospechaba la
respuesta.
- Eleazar, Carmen, Kate y Tanya y la chica
que me dio mis papeles se llamaba Irina
Claro que sí, ya sabía por qué Rosalie y
Alice se habían ido.
- me da gusto Valerie, ojalá te vaya bien
con tus personas de “otro nivel” – me
paré y me fui de ahí.
Pasé por donde mis hermanos estaban muertos
de la risa.
- Díganle a los profesores que me sentí mal
y regresé a la casa
No esperé su respuesta, me fui directamente
a mi casa, Rosalie me tenía que dar unas
cuantas explicaciones

NUEVOS STILL ECLIPSE!!!

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Stephenie Meyer le da a Bree Tanner una segunda vida (mas detalles)

Stephenie Meyer le da a Bree Tanner una segunda vida (mas detalles)

Gracias a USA Today les traemos mas informacion sobre el nuevo libro de Stephenie Meyer

Photobucket

Prepárense fans de Twilight. Un nuevo libro de Stephenie Meyer está por salir.

La segunda corta vida de Bree Tanner: Una novela de Eclipse saldrá a la venta a las 12.01 am del 5 de junio.

La historia de 192 páginas, es un apartado de la tercera novela de Meyer de la saga Twilight. Es el primer nuevo libro de la saga desde Amanecer, el 4to libro, publicado hace 2 años.

La novela es contada por la adolescente Bree, una neófito quien es conocida en la pagina 569 (del libro en ingles) de Eclipse. 10 páginas después ella es asesinada.

“Empecé a escribir esto hace tiempo” dijo Stephenie en un entrevista exclusiva con USA Today “Fue cuando estaba editando Eclipse. Fue más que un ejercicio así sabia bien que pasaría en la historia”

Las novelas de Twilight están contadas del punto de vista de Bella, quien se enamora del vampiro Edward Cullen.
“Hay más cosas que contar, mas allá de lo que Bella ve y escucha” dijo Stephenie.

Bree es parte de un ejército de neófitos creados por la enemiga de los Cullen, Victoria, quien en su sed de venganza contra los Cullen por matar a su amante James, planea usar su ejército para matar a los Cullen y a Bella.

“La segunda vida de Bree Tanner está centrado en la últimas semana de la existencia de esta neófita antes de la gran pelea (entre los Cullen y el ejercito de vampiros) en el claro de Eclipse, es la última semana antes de que Bree muera” conto Stephenie.

En la novela, conto Stephenie, Bree ha sido un vampiro por 3 meses, no hay sido revelados más detalles.

Pero algunas cosas de la novela han sido puestas en la película Eclipse, la cual sale el 30 de junio. Stephenie le dio a David Slade (el director de la película) un manuscrito para que lea durante la producción. El personaje de Bree está interpretado para la actriz canadiense Jodelle Ferland.

Los fans han estado especulando que lo siguiente en la saga Twilight iba a ser Midnight Sun, la historia Twilight contada desde el punto de vista de Edward.

“Creo todos están esperando por Midnight Sun” dijo Stephenie, quien detuvo Midnight Sun indefinidamente en el 2008 cuando el manuscrito fue filtrado en internet sin su permiso y se esparció por todos lados “Pero no estoy escribiendo sobre vampiros ahora”

reencarnacion capitulo 23

HOLA CHICOS AQUI DEJANDOLES EL CAPITULO MAÑANA EL OTRO ESPERO QUE LES GUSTE Y COEMNTEN LA HISTORIA JEJEJEJE OK QUE TENGAN BONITA SEMANA BYEEE!! BESITOS VAMPIRESCOS!!!
Reencarnacion Capitulo 23
Valerie POV
Al día siguiente Emmett pasó por mí para ir a la escuela, yo tenía una gripa espantosa por haberme quedado bajo la lluvia tanto tiempo.
- Hola Val ¿cómo estás? – preguntó Emmett sonriendo.
- Mal, tengo una gripa de los mil demonios – le respondí y no lo besé, no quería que se contagiara.
- Ay muñeca, lo siento mucho.
Llegamos a la escuela y me dio un beso en la mejilla antes de que se fuera a sus clases. Entré a mi salón, tenía literatura y no había leído nada y el profesor iba a hacer examen oral.
Nada más entré y todo mundo me miró algunos molestos y otros con ¿lástima? ME senté en mi lugar como si no me hubiera dado cuenta de lo que ocurría.
A la mitad de la clase yo ya no podía más, me sentía muy mal y le pedí permiso al profesor de que me dejara ir a la enfermería. Mientras caminaba por el pasillo, me topé con Rosalie que salía de la oficina con una sonrisa en la cara.
- Buenos días Valerie – me saludó con una sonrisa maliciosa en la cara.
- Hola Rosalie ¿se puede saber por qué tan feliz?
- Claro, toma – me dio una copia de la revista de la escuela y se fue.
Entré a la oficina y de ahí a la enfermería. La enfermera me dijo que tenía calentura y me dejó acostada mientras iba por algo frío para mí. En lo que la esperaba, abrí la revista y comencé a hojearla con desinterés hasta que llegué al artículo que hablaba del baile.
Una de las fotos que les habían tomado a Emmett y Rosalie ocupaba toda una página y había un título atravesado:
“No sólo fueron los reyes del baile, sino que son la pareja perfecta”
No decía quién había escrito el artículo pero me dispuse a leerlo.
“El pasado sábado fue el baile de primavera y tuvo lugar en el gimnasio de la escuela. La mayoría de los estudiantes estuvieron presentes y según los votos contados, casi todos ahí estuvieron.
El baile procedió como todos los años y al punto de las doce el director subió al pequeño escenario para anunciar al rey y a la reina del baile. Vaya sorpresa que nos llevamos todos al ver que por primera vez, Rosalie Hale y Emmett Cullen fueron elegidos como rey y reina.
A pesar de llevar aquí ya dos años, los Cullen no se han hecho muy populares, pero eso no influyó en que votaran por Emmett y Rosalie para reyes del baile.
Durante mucho tiempo jamás había visto a una pareja como Rosalie y Emmett, ambos son perfectos físicamente y como pareja, se complementan bastante bien. Como podemos ver en todas las fotos, los ojos de ambos brillan cuando se topan con la mirada del otro.
Esta pareja es envidiable y hace poco se disolvió con la llegada de la nueva estudiante Valerie Kincaid quien logró separarlos. Pero ahora yo me pregunto una cosa ¿de verdad los separó?
Recordemos que Rosalie estuvo un tiempo fuera de Forks y cuando regresó Emmett no podía apartar su vista de la hermosa rubia de ojos dorados.
No es que Valerie me caiga mal, creo que es una buena chica, pero no creo que ella pueda durar demasiado con Emmett, pues es cada vez más obvio que Emmett y Rosalie vuelven a verse envueltos por el amor y no tardan mucho en regresar.
Esperemos que a Valerie no se le rompa el corazón cuando Emmett la termine y regrese con Rosalie…”
Terminé de leer el artículo y cerré los ojos con fuerza para no llorar. Así que todos estaban seguros de que Rosalie iba a regresar con Emmett ¿no? Pero daba la casualidad de que yo era la novia de Emmett y tenía mucho que decir antes de que eso sucediera.
Jamás dejaría que Rosalie ganara. Yo me iba a quedar con Emmett costara lo que costara, mientras estuviera aquí en Forks yo tendría a Emmett a mi lado.

Emmett POV
Salí de la clase de ética, había tenido examen y como ya lo había terminado el profesor me había pedido que me retirara. Caminé por los pasillos con despreocupación y entonces vislumbré la hermosa cabellera de Rosalie salir del edificio.
Seguido por un impulso, la seguí hasta su coche. Allí se sentó en el asiento del conductor, prendió el radio y se quedó ahí escuchando música. Al acercarme aún más vi que tenía los ojos cerrados.
Se veía tan hermosa, tan angelical que no pude evitar meter mi cabeza al coche y besar sus dulces labios. Rosalie sonrió contra mi boca y respondió al beso mientras acariciaba mi cabello. No sé en que momento acabamos en el asiento de atrás de su coche mientras yo besaba su cuello y ella desabrochaba mi camisa.
Aún no tocaban para que la primera clase terminara, así que nadie nos vería, o al menos yo creía eso.
- ¡¡¡EMMETT!! – oí el grito de Valerie y me separé rápidamente de Rosalie.
- ¿Sabes? Tu novia es una entrometida – me dijo Rosalie
- No digas nada.
Salí del coche ya con la camisa cerrada y me encaré a Valerie, tenía los ojos bañados en lágrimas y no había nada en este mundo que me conmoviera más que las lágrimas
Reencarnacion Capitulo 23 cntncn
- Val, escúchame esto es un malentendido – me defendí rápidamente.
- ¡¡Claro que lo es!! – Valerie me dijo y me abrazó fuertemente - ¿Emmett acaso no te das cuenta de que Rosalie nos quiere separar? Ella lo único que quiere es regresar contigo porque nadie le hace caso. Ella te está tendiendo una trampa Emmett.
Yo quería reírme de Valerie, pero simplemente no podía.
- Cariño, no te pongas así – le dije mientras le secaba las lágrimas.
- Es que…- le tapé la boca con dos dedos.
- Estoy contigo ¿de acuerdo? No voy a cambiarte porque te quiero. – le dije, bueno más bien le mentí un poquito.
- Emmett yo no aguanto esta situación – me dijo con sus ojos llenos de tristeza.
¿Cómo demonios fue que me involucré con Valerie? De verdad que estaba muy mal de la cabeza. Sin embargo no iba a dejarla, no quería ser yo el que acabara como malo del cuento.
Una sonrisa curvó mis labios, tal vez no la terminaría, pero haría que ella me terminara. Rosalie se paró del coche y se fue caminando de ahí mientras cantaba una canción.
- “Y te pareces tanto amor, a una enredadera en cualquier tronco te atoras y le das vuelta con tus ramitas que se enredan donde quiera” – cantó mientras pasaba a nuestro lado y yo tuve que contener la risa.
- ¿Lo ves? Es una mala persona Emmett – me dijo Valerie – lo estaba cantando por mí.
“Si te queda el saco póntelo” le quise decir, pero por más que intentara, no podría ser malo, ni siquiera con alguien como Valerie.
- No le hagas caso amor, ella sólo está celosa – le dije.
- No como tú que ya estabas recogida y si es que otro se anima pues buena suerte a ver si no se espina – cantó Rosalie gritando para que la escucháramos y esta vez no pude evitar soltar una risita.
Finalmente dieron el toque para la siguiente clase y yo me fui a la mía, tenía matemáticas con Rosalie. Entré al salón y ella sonrió con malicia mientras cantaba la canción de La planta de Caos. Yo me senté a su lado y reí estruendosamente.
La clase comenzó y Rosalie seguía tarareando la canción. Cuando terminó nos salimos del salón y ella tomó mi mano para que nos fuéramos a la siguiente clase.
A la hora del receso, teníamos que terminar un trabajo ella y yo así que Valerie se vino a sentar con nosotros. Yo alcancé a ver la sonrisa maliciosa que Rosalie tenía en el rostro y tuve que evitar notarlo, sino Valerie se enojaría conmigo.
- Espero que no te moleste que me siente con ustedes Valerie – le dijo Rosalie a mi “novia” – pero es que Emy y yo tenemos que terminar un trabajo.
- Claro que no me molesta – le respondió fríamente Valerie.
En ese momento Rosalie y yo comenzamos a escribir la fábula que teníamos que hacer.
- Y te pareces tanto amor a una enredadera en cualquier tronco te atoras y le das vueltas con tus ramitas que se enredan donde quiera – cantó nuevamente Rosalie y yo luchaba contra la carcajada.
En ese momento pasaron Jasper y Alice con sus charolas del almuerzo.
- Y entre tanto ramerío ya te apodamos "la ramera" – cantaron los dos y yo creía que no podría aguantar la carcajada.
- Pero que sea desértica oh! si desértica pero que sea desértica oh!! si desértica – pasaron cantando Edward y Bella.
Yo tosí para disimular la risa y Rosalie se rió abiertamente. Valerie comía su almuerzo y estaba completamente roja. Yo no pude más y tuve que salir rápidamente de la cafetería para reírme a mis anchas.
Cuando regresé a la cafetería en mi mesa ya sólo estaba Rosalie. Me senté a su lado y mis hermanos volvieron a cantar fuertemente. Yo no pude más que reír nuevamente.
- Que malos son – le dije a Rosalie.
- Ellos, yo no – me dijo “inocentemente”
- Claro, sólo ellos – le dije mirándola con complicidad.
- Sólo ellos –estuvo de acuerdo ella y me sonrió coqueta.

Alice POV
Así que Emmett ya había decidido que haría que Valerie lo terminara ¿no? Bien pues yo me iba a asegurar de que eso sucediera lo más pronto posible.
- No seas entrometida – me dijo Edward mirándome maliciosamente – son problemas de dos.
- No me importa – le respondí y me levanté – me voy tengo muchas cosas que hacer.
Me levanté de la mesa y caminé hasta la mesa donde estaban Rosalie y Emmett. ME acerqué a mi rubia hermana y le susurré algo al oído que Emmett no escucharía.
- Vamos a deshacernos de Valerie
- Te sigo – respondió Rosalie parándose – Em tengo que irme con Alice ¿me cubres en las siguientes clases?
- No – respondió mi hermano y yo lo abracé y lo besé en la mejilla.
- Por favor Emy – le pedí haciéndole ojitos.
- Odio que me pongas esa cara – accedió Emmett.
- Gracias eres el mejor – le di un beso en la mejilla y Jasper siseó – el mejor hermano del mundo.
Rose y yo salimos de ahí, teníamos muchas cosas que planear antes de llevar a cabo mi plan, pero yo sabía que funcionaría a la perfección. Sólo me tenía que asegurar que todo fuera lo más realista posible.

2010
Enero (2)Febrero (1)Marzo (2)AbrilMayoJunioJulioAgostoSeptiembreOctubreNoviembreDiciembre
2009
Enero (60)
Febrero (54)
Marzo (58)
Abril (46)
Mayo (30)
Junio (27)
Julio (22)
Agosto (28)
Septiembre (29)
Octubre (24)
Noviembre (21)
Diciembre (2)
2008
EneroFebreroMarzoAbrilMayoJunioJulio (2)Agosto (27)Septiembre (34)Octubre (31)Noviembre (41)Diciembre (48)Ingresar
Error

Usuario
Contraseña

Recordarme @ British crew ♥
Perfil de twilight_amor 20/03/200920/03/200919/03/200919/03/200918/03/2009« Anterior Archivo de fotosSiguiente » Cargando...
19/03/2009Twitter | Facebook | reportar foto | link directo Ashley (:
photo:#329
playlist: Jump

Reencarnacion Capitulo 23 cntncn
- Val, escúchame esto es un malentendido – me defendí rápidamente.
- ¡¡Claro que lo es!! – Valerie me dijo y me abrazó fuertemente - ¿Emmett acaso no te das cuenta de que Rosalie nos quiere separar? Ella lo único que quiere es regresar contigo porque nadie le hace caso. Ella te está tendiendo una trampa Emmett.
Yo quería reírme de Valerie, pero simplemente no podía.
- Cariño, no te pongas así – le dije mientras le secaba las lágrimas.
- Es que…- le tapé la boca con dos dedos.
- Estoy contigo ¿de acuerdo? No voy a cambiarte porque te quiero. – le dije, bueno más bien le mentí un poquito.
- Emmett yo no aguanto esta situación – me dijo con sus ojos llenos de tristeza.
¿Cómo demonios fue que me involucré con Valerie? De verdad que estaba muy mal de la cabeza. Sin embargo no iba a dejarla, no quería ser yo el que acabara como malo del cuento.
Una sonrisa curvó mis labios, tal vez no la terminaría, pero haría que ella me terminara. Rosalie se paró del coche y se fue caminando de ahí mientras cantaba una canción.
- “Y te pareces tanto amor, a una enredadera en cualquier tronco te atoras y le das vuelta con tus ramitas que se enredan donde quiera” – cantó mientras pasaba a nuestro lado y yo tuve que contener la risa.
- ¿Lo ves? Es una mala persona Emmett – me dijo Valerie – lo estaba cantando por mí.
“Si te queda el saco póntelo” le quise decir, pero por más que intentara, no podría ser malo, ni siquiera con alguien como Valerie.
- No le hagas caso amor, ella sólo está celosa – le dije.
- No como tú que ya estabas recogida y si es que otro se anima pues buena suerte a ver si no se espina – cantó Rosalie gritando para que la escucháramos y esta vez no pude evitar soltar una risita.
Finalmente dieron el toque para la siguiente clase y yo me fui a la mía, tenía matemáticas con Rosalie. Entré al salón y ella sonrió con malicia mientras cantaba la canción de La planta de Caos. Yo me senté a su lado y reí estruendosamente.
La clase comenzó y Rosalie seguía tarareando la canción. Cuando terminó nos salimos del salón y ella tomó mi mano para que nos fuéramos a la siguiente clase.
A la hora del receso, teníamos que terminar un trabajo ella y yo así que Valerie se vino a sentar con nosotros. Yo alcancé a ver la sonrisa maliciosa que Rosalie tenía en el rostro y tuve que evitar notarlo, sino Valerie se enojaría conmigo.
- Espero que no te moleste que me siente con ustedes Valerie – le dijo Rosalie a mi “novia” – pero es que Emy y yo tenemos que terminar un trabajo.
- Claro que no me molesta – le respondió fríamente Valerie.
En ese momento Rosalie y yo comenzamos a escribir la fábula que teníamos que hacer.
- Y te pareces tanto amor a una enredadera en cualquier tronco te atoras y le das vueltas con tus ramitas que se enredan donde quiera – cantó nuevamente Rosalie y yo luchaba contra la carcajada.
En ese momento pasaron Jasper y Alice con sus charolas del almuerzo.
- Y entre tanto ramerío ya te apodamos "la ramera" – cantaron los dos y yo creía que no podría aguantar la carcajada.
- Pero que sea desértica oh! si desértica pero que sea desértica oh!! si desértica – pasaron cantando Edward y Bella.
Yo tosí para disimular la risa y Rosalie se rió abiertamente. Valerie comía su almuerzo y estaba completamente roja. Yo no pude más y tuve que salir rápidamente de la cafetería para reírme a mis anchas.
Cuando regresé a la cafetería en mi mesa ya sólo estaba Rosalie. Me senté a su lado y mis hermanos volvieron a cantar fuertemente. Yo no pude más que reír nuevamente.
- Que malos son – le dije a Rosalie.
- Ellos, yo no – me dijo “inocentemente”
- Claro, sólo ellos – le dije mirándola con complicidad.
- Sólo ellos –estuvo de acuerdo ella y me sonrió coqueta.

Alice POV
Así que Emmett ya había decidido que haría que Valerie lo terminara ¿no? Bien pues yo me iba a asegurar de que eso sucediera lo más pronto posible.
- No seas entrometida – me dijo Edward mirándome maliciosamente – son problemas de dos.
- No me importa – le respondí y me levanté – me voy tengo muchas cosas que hacer.
Me levanté de la mesa y caminé hasta la mesa donde estaban Rosalie y Emmett. ME acerqué a mi rubia hermana y le susurré algo al oído que Emmett no escucharía.
- Vamos a deshacernos de Valerie
- Te sigo – respondió Rosalie parándose – Em tengo que irme con Alice ¿me cubres en las siguientes clases?
- No – respondió mi hermano y yo lo abracé y lo besé en la mejilla.
- Por favor Emy – le pedí haciéndole ojitos.
- Odio que me pongas esa cara – accedió Emmett.
- Gracias eres el mejor – le di un beso en la mejilla y Jasper siseó – el mejor hermano del mundo.
Rose y yo salimos de ahí, teníamos muchas cosas que planear antes de llevar a cabo mi plan, pero yo sabía que funcionaría a la perfección. Sólo me tenía que asegurar que todo fuera lo más realista posible.
- vámonos, necesitamos la laptop de Edward y
tenemos que ir a Port Angeles – tomé a
Rosalie de la mano y nos metimos al
convertible rojo.
- ¿Qué tienes planeado? – me preguntó
Rose
- Ya lo verás.
Fuimos a la casa por la laptop de Edward y
mis padres estaban…como explicarlo, muy
amorosos en la cocina.
- Pero doctor, esto no está bien – oí la
voz fingida de mi mamá.
- Vamos Esme no tiene nada de malo es muy
natural – fue la respuesta de mi padre.
Rosalie y yo entramos a la sala
sonriendo.Después entramos a la cocina y
vimos a mis padres besándose
apasionadamente.
- Ejem… - carraspeé y ambos se separaron
sorprendidos.
- ¿Qué hacen ustedes dos aquí? Deberían
estar en la escuela – nos reprendió
mamá.
- Tenemos cosas importantes que hacer –
respondí yo jalando a Rosalie escaleras
arriba.
- Yo no tengo la culpa, esta enana me
secuestró – se defendió mi hermana.
Subimos por la laptop de Edward y bajamos
nuevamente. Mis padres estaban apostados
junto a la puerta y al parecer ninguno de los
dos nos dejaría pasar.
- ¿A dónde van?
- A Port Angeles – respondí – tenemos
muchas cosas que hacer.
- ¿cómo qué? – preguntó Esme.
- Deshacernos de Valerie – respondí yo
nuevamente.
- A bueno, váyanse con cuidado – Esme nos
dejó pasar.
Entramos al coche de Rosalie nuevamente y
mientras ella manejaba yo iba haciendo los
diseños necesarios en la computadora.
- Alice me estás matando de curiosidad, ya
dime lo que vamos a hacer – me pidió
Rose.
No, ya lo verás tú misma cuando terminemos
– le respondí sin despegar la mirada de la
computadora – sólo te diré que esta vez
Valerie se irá de una buena vez.
Y Cuando Alice Cullen se proponía una cosa,
la cumplía, no importaba cuál fuera el
costo. Ya era hora de que Valerie se
despidiera y ella sola se haría la mala
fama.
Emmett y Rosalie acabarían juntos y Valerie
destrozada, lo juraba o dejaba de llamarme
Alice Cullen

viernes, 26 de marzo de 2010

Reencarnacion Capitulo 22

Reencarnacion Capitulo 22
Emmett POV
A la mañana siguiente, Rosalie y yo nos levantamos de la cama después de haber visto las cinco películas que habían salido de Harry Potter, y las tres del Señor de los Anillos. Era sábado por la mañana, apenas eran como las siete así que podía esperar unas horas de calma antes de que Valerie me reclamara por haberla dejado plantada.
Pobre chica, de verdad me sentí mal por ella, yo sabía cuantas ganas tenía de ser la reina del baile, y podía decir que me dolía mucho no haber estado con ella. Al fin y al cabo era mi novia y la quería…
- ¡¡Emmett!! – me llamó mi madre – te toca trapear la casa muchachito no creas que se me olvida que hoy es tu turno.
Miré a Rosalie con una sonrisa petulante y ella rodó los ojos.
- Tú hiciste la apuesta – le dije.
- No vuelvo a apostar contigo, haces trampa – me dijo mientras se levantaba de la cama.
- No se puede hacer trampa con eso Rose.
Ambos bajamos a la sala y ya había un trapeador y una cubeta preparados para que comenzara a trapear. Yo me senté cómodamente en el sillón y miré a Rosalie trapear. Y aún haciendo eso, era la criatura más sexy de este mundo
- Te faltó ahí – le señalé en broma para hacerla enojar.
- Si te molesta como lo hago, ven y hazlo tú – me replicó molesta y yo reí.
- No, me gusta verte trapeando – le dije mientras me acomodaba en el sillón y ella me miraba con ganas de matarme.
Yo reí, me quedé contemplándola por un momento que se me hizo eterno. Rosalie era hermosa, inteligente, y ella iba a estar conmigo toda la vida si yo dejaba a Valerie. Era una cosa muy tentadora, demasiado. Pero aún no quería alejarme de Valerie…¿o sí?
- En vez de estar ahí sentado como baboso deberías ayudarme – Rosalie me reclamó.
- Todavía que tú perdiste ahí voy yo a ayudarte – alcé el sillón con una mano para que ella trapeara por debajo.
Así fue que terminamos de trapear toda la estancia de abajo. Subimos a trapear las habitaciones, comenzamos con el estudio de Carlisle. Luego fuimos a su habitación donde él y Esme estaban acostados en la cama mirando un álbum de fotos.
- Te dije que era tu turno Emmett, no de Rosalie – me regañó mi mamá.
- Lo sé – respondí – pero hicimos una apuesta, ella perdió y le toca hacer mis deberes todo un mes.
- Ay Rose – le dijo mi padre riendo.
- Ni me digas.
Acabamos con su habitación y fuimos a la de Edward. Él obviamente no estaba, había pasado la noche en casa de Bella. Una vez que terminamos fuimos a la habitación de Alice y Jasper.
Alice estaba encerrada en el vestidor y Jasper estaba sentado en la cama leyendo, pasamos y trapeamos sin decirles nada a nuestros hermanos ni ellos a nosotros. Finalmente fuimos a nuestra habitación.
Mientras movíamos la cama, vi tirada una foto y yo la levanté. Era una foto de nosotros, el día de San Valentín, cuando le regalé a Teddy.
- Mira, cuando Teddy aún vivía – le enseñé la foto.
- ¿nunca vas a perdonarme por eso verdad? – me miró con cierto arrepentimiento.
- No – le dije y ella miró la foto.
Se quedó absorta y yo la abracé por detrás, tal y como estábamos en la foto. Ella me rodeó el cuello con un brazo mientras que sostenía la foto con la otra mano.
- Te veías hermosa de Rosa – le dije mirando la foto.
- Yo me veo bien con todo – volteó y me dijo con una sonrisa arrogante y yo reí.
Terminamos de trapear y nos acostamos en la cama. Pasé un brazo por sus hombros y ella recargó su cabeza en mi pecho. La paz de ese momento no la hubiera cambiado por nada, pero nuestro hermoso momento se echó a perder cuando mi celular comenzó a sonar. Era Valerie.
- ¿no le vas a contestar? – me preguntó Rose mirándome.
- No, esperaré al lunes – y dicho esto le quité la batería al teléfono.
Rosalie no me dijo nada más y nos quedamos abrazados sin decirnos nada.
Así nos quedamos todo el fin de semana, solo nos movíamos de vez en cuando para acomodarnos, aunque no fuera necesario. Sólo disfrutamos de nuestra mutua presencia y nadie nos interrumpió.
Pero finalmente llegó el lunes. Después de esos días con Rosalie entre mis brazos me había dado cuenta de que ahora sí tendría que enfrentarme a Valerie, y quizá lo mejor sería que ese fuera nuestro último enfrentamiento.

Valerie POV
Hoy no esperé a que Emmett fuera por mí, estaba simplemente furiosa porque no me había contestado ninguna de mis llamadas todo el fin de semana. Además lo necesitaba mucho, me secuestraron en pleno gimnasio, eso no es posible, alguien simplemente no me soporta y sé quien está detrás de todo esto: Rosalie.
Llegué a la escuela y todos me miraban extrañamente, seguramente muchos me habían visto gritarle a Emmett el viernes en el baile, pero ya no me importaba para nada. Era hora de que arregláramos las cosas, o estaba conmigo, o estaba con Rosalie. Y yo me aseguraría de que se quedara conmigo.
Entré a mis clases y ni rastro de Emmett. Fue sólo hasta el recreo que se dignó a aparecerse. ¿Qué le pasaba? Yo era su novia, merecía un poco más de respeto, además yo estaba con él cuando muchísimos chicos de la escuela se morirían porque yo los mirara siquiera.

Antes de que entráramos a la cafetería, me pidió que habláramos y yo ya iba preparándome para mi gran drama. Nos sentamos en una banca y yo comencé a llorar.

- Yo en serio te quiero Emmett Cullen y a ti parece no importarte nada.

- Val, claro que me importa, yo también te quiero mucho…

- Entonces ¿por qué no pasaste por mí? ¿por qué fuiste al baile con Rosalie? – le reclamé llorando – tú sabías que yo quería ser la reina, quería ser tu reina y en vez de ello te fuiste con Rosalie.

- Cariño lo lamento en serio, no tengo perdón para esto – me dijo y se levantó – tal vez tengas razón y merezcas a alguien mejor que yo.

Un momento, no, eso no está bien, no va a terminar conmigo. No de esa manera, si algún día terminamos será porque yo lo decida.

- Emmett por favor no hagas esto, yo te quiero de veras que sí, es por eso por lo que más me duele – me abracé a él y pronto sus brazos me rodearon.

- Yo también te quiero Valerie, mucho – me levantó la cara y me secó las lágrimas - ¿me perdonas?

Yo asentí y me paré de puntitas para besarlo. Sus labios besaron los míos con suavidad y ternura, pero yo quería más había visto como besaba a Rosalie, la besaba con pasión, con cada fibra de su ser y yo quería que me besara de igual modo.

Pero como siempre, Emmett me detuvo y yo suspiré resignada. Me tomó de la mano y entramos a la cafetería. Nada más entrar y yo me quedé helada pues justo en la pared de enfrente había un póster gigante de Emmett y Rosalie y atravesado tenía un título: “Emmett Cullen y Rosalie Hale, los reyes del baile”

Mis ojos se llenaron de lágrimas, la foto era simplemente perfecta, los dos estaban completamente abrazados.

- Uno tendría que estar ciego como para no darse cuenta de que Emmett y Rosalie se aman – dijo una chica que caminaba por ahí con sus amigas.

- ¡claro que se aman! Sólo basta ver su mirada en la foto – comentó otra de esas chicas.

- Pobre Valerie, ya no debería de perder su tiempo, Emmett y Rosalie van a regresar – la otra chica les dijo a sus amigas y se sentaron en una mesa cercana.

Yo no podía creerlo, muchos chicos estaban ahí mirando el póster y los demás nos miraban a Emmett y a mí. Y yo me sentía fatal, en eso Rosalie, que estaba mirando el póster volteó y se dirigió hacia donde estábamos nosotros.

- Linda Foto ¿no lo creen? – nos dijo y me miró triunfante, luego, salió de la cafetería.

- No es posible – dije y salí yo también.

No podía soportar que todos me miraran así, esto había llegado demasiado lejos ¿cómo me iban a ver todos después de esto? Me fui al baño dispuesta a llorar todo lo posible, pero no pude, pues ahí estaba Rosalie.

- ¿Aún quieres seguir con Emmett, Valerie?

- No vas a ganar Rosalie

- ¿no lo has notado, muñeca? Yo ya gané, pero tú no te das cuenta aún, Emmett me ama, tú misma oíste a las chicas en la cafetería - ¿cómo las había escuchado hasta donde ella estaba? – No importa cuanto luches Valerie, Emmett regresará a mis brazos, ya lo hizo.

Yo no sabía que decirle, estaba trabada por el dolor y el enojo.

- Aún no Rosalie.

- Eso es lo que crees, ¿es qué acaso no nos viste en el baile? Mientras bailábamos, Emmett y yo hablábamos acerca de los momentos tan buenos que vivimos juntos y aunque no es algo importante, todos en la escuela votaron por nosotros como reyes – eso también me pesaba – ya no le des más vueltas Valerie, deja a Emmett por la paz, termínalo tú para que recuperes un poco de orgullo. ¿No te has puesto a pensar en lo que la gente pensará de ti si él termina contigo y regresa conmigo?

- ¿Cómo puedes estar tan segura de que regresará contigo Rosalie?

- Fácil, cariño, Emmett me ama – dicho esto, salió del baño y yo me quedé ahí llorando.

No entré a las demás clases. Me quedé llorando en el baño, no podía creer que todo lo malo me estuviera pasando a mí. Yo que soy tan buena persona. Mientras lloraba en un baño, la puerta se abrió y entraron varias chicas.

- Pobre de Valerie – una dijo y yo me sentí mejor, alguien me comprendía.

- Es que era obvio, la pobrecita jamás se imaginó que se metía con Rosalie – otra de ellas dijo.

- Pero es que también piénsenlo Rosalie y Emmett jamás se habían separado, ellos siempre están juntos y Valerie no sabía con quien se metía – por lo menos tres chicas me entendían y comprendían mi pobre situación.

Al acabar el día me fui a mi casa yo sola, no quería ver a Emmett. Este había sido el peor día de toda mi vida. Llegué a mi casa y mis padres no estaban, habían llevado al bebé al pediatra y llegarían más tarde.

rosalie pñov

- ¿Me ayudas a lavar mi coche? – le pedí
a Emmett.
- Claro, vamos – Emmett se levantó de la
cama y salimos de la habitación.
Nada más salimos y ya nos tendían otros
tres pares de llaves. El Volvo, el Turbo y el
Mercedes genial.
Comenzamos por el de Carlisle, luego el de
Edward, luego el de Alice y después del
condenado de Emmett sacó su Jeep.
- Es otra de mis tareas – me dijo saliendo
del Jeep.
- Tramposo – le dije y comenzamos a
lavarlo.
Finalmente íbamos a lavar el mío. Lo saqué
y al terminar de lavarlo…comenzó a
llover.
- ¡¡No es cierto!! – Dije furiosa y
Emmett rió.
Yo lo miré con ganas de querer matarlo y él
me miró de una manera que me dejó pasmada.

Carlisle POV
Bajé del estudio y vi que Edward, Esme,
Jasper yAlice estaban asomados al jardín. Me
puse junto a Edward y me asomé llevado por
la curiosidad. Afuera estaban Emmett y Rose,
besándose recargados en el M3 de ella.
Estaban completamente empapados por la lluvia
pero ninguno a ninguno de los dos les
importaba.
- ¿No es hermoso? – preguntó Alice
emocionada – voy por la cámara.
- ¿Qué hay de Valerie? – pregunté a
nadie en especial.
- Vamos papá, no creerás que Emmett va a
seguir con ella – me dijo Edward – o al
menos por sus pensamientos no creo que quiera
regresar con ella.
- Vamos papá, no creerás que Emmett va a
seguir con ella – me dijo Edward – o al
menos por sus pensamientos no creo que quiera
regresar con ella.
Yo volví a mirar afuera Rosalie estaba
recargadaen el auto y Emmett la estaba
besando profundamente, ella tenía sus brazos
alrededor de la cintura de él y Emmett
tenía ambas manos en el cuello de ella.
No podía negar que yo también me moría de
ganas por oír que regresaban, pero tampoco
podía evitar sentirme mal por la pobre de
Valerie.
- De pobre no tiene nada – me dijo Edward.
- No, es una…
- Alice – reprendió Esme a la chica antes
de que ella dijera algo.
- Lo es mamá – Alice insistió – tenemos
pruebas contundentes.
- ¿cómo qué?
Entonces Alice subió nuevamente y trajo
consigo unas copias. Esme y yo las leímos
una por una. Y ahora comprendía lo que
quería decir mi hija, pero de todos modos,
no podíamos culpar a Valerie por lo que
había echo su bisabuela.
Nos metimos a nuestras respectivas
habitaciones y pronto oímos como Emmett y
Rosalie entraban a la casa.
- Bueno, al menos lavamos todos los coches
– oí la voz de Emmett.
- Sí, menos el mío – respondió Rose
enojada y luego oí la estruendosa risa de
Emmett.
- Lo haremos mañana – prometió mi hijo.
Luego oí como se abría la puerta de su
habitación, luego la de su baño y ya no oí
nada más.
Yo más que nadie quería que Emmett y
Rosalie regresaran como pareja y al parecer
eso no tardaba en suceder.

- ¿Sabes? Creo que sería muy bueno que Em y
Rose se fueran a la casa de San Francisco por
un tiempo – Esme entró a la habitación
– están poniendo a Jasper de un humor que
mejor ni te digo.
Yo reí, la abracé y besé su cabello.
- Tal vez sea una buena idea
- Sólo tal vez – dicho esto, Esme me besó
suave y profundamente.
“Sólo tal vez” repetí las palabras en
mi cabeza mientras acostaba a mi esposa en la
cama.

jueves, 25 de marzo de 2010

Reencarnacion Capitulo 21

Reencarnacion Capitulo 21
Jasper POV
Esperamos a que Emmett y Rosalie se fueran al baile para poner manos a la obra.
- Edward, Jas, ya saben que tienen que hacer – nos dijo Alice – nos vemos fuera de la escuela.
Alice se llevó a Bella y nosotros nos fuimos a casa de Valerie. Sí, de Valerie. Al llegar, nos dimos cuenta de que estaba ella sola, perfecto.
- No entiendo por qué hacemos esto – me dijo Edward.
- Porque queremos que Emmett y Rose vuelvan a estar juntos – le respondí mientras entrábamos por la puerta de atrás.
- Uy sí, va a ser grandioso, como su primera década juntos –Edward dijo y se estremeció.
Yo no quería pensar en eso, yo no había estado esa primera década, pero si de por sí estar cerca de ellos era… bueno, yo tampoco quería imaginar cómo serían estos años, tal vez deberían irse a la casa de San Francisco.
- Mejor a otro continente – me dijo Edward.
Subimos las escaleras hasta la habitación de Valerie, la escuchábamos andar de aquí allá. Pronto se quedó quieta.
- Ya se molestó porque Emmett no llega – me comentó mi hermano en un murmullo.
Pasaron otros veinte minutos sin oír nada, entonces yo noté el enojo de Valerie, era como el de un oso enfurecido.
- Listo, ahora viene lo bueno – me indicó Edward y yo me acerqué a la puerta.
Valerie quería abrir la puerta pero por más que intentaba, la puerta no cedía. ¿y por qué? Simplemente porque había dos vampiros recargados en ella.
- ¡¡Maldita puerta!! – gritaba Valerie desesperada.
Tras unos quince minutos, Valerie dejó de forcejear y oí que se sentaba en el suelo y comenzaba a llorar de pura frustración.
En ese momento Alice mandó un mensaje avisándonos que ya era suficiente, nosotros habíamos hecho nuestra parte, ahora era turno de ellas.

Bella POV
Llegamos a la escuela y vimos que Emmett y Rosalie estaban ahí. Alice me condujo entre la gente para que ninguno de ellos notara nuestra presencia. Finalmente llegamos a la urna donde estaban poniendo los votos para elegir a los reyes del baile.
Alice la tomó y salimos del gimnasio.
- Listo, ahora a cambiar los votos.
- Esto no es correcto – le dije a la duendecilla.
- ¿Qué importa?
Sacamos todos los votos…y los reemplazamos por unos que había hecho Alice y sí, todos decían Emmett Cullen y Rosalie Hale. Definitivamente este concurso estaba vendido.
Regresamos la urna antes de que el entrenador se la llevara para comenzar el conteo de votos, aunque no hacía falta que los contaran, sólo había dos nombres.
Edward y Jasper llegaron a reunirse con nosotras, por lo que nos decían, Valerie venía furiosa y yo no lo dudaba, la pobre quería ser reina del baile y no tenía ni la más mínima oportunidad de ganar.
Entró al gimnasio poco antes de que anunciaran al rey y a la reina.
- Bueno, ya sabemos que sigue ahora – Alice nos indicó y los tres asentimos.
Entramos silenciosamente al gimnasio en el momento en el que Rosalie y Emmett subían al escenario. Valerie salió corriendo y Alice y yo salimos tras ella.Mientras que Edward y Jasper se llevaban a Jonathan de ahí.
Como no queríamos que ninguno arruinara el momento de Emmett y Rose, los amarramos a unas sillas y los amordazamos. Obviamente sin que ninguno supiera quiénes éramos.
Valerie lloraba profundamente y yo sabía que sólo lo hacía porque no había sido reina ella.
Alice fue nuevamente al gimnasio y nos pidió que la esperáramos en el salón donde publicaban el periódico escolar. Edward estaba sentado en una silla y yo en sus piernas. Mientras que Jasper estaba recargado en una pared mirando con gesto ausente la puerta.
Alice regresó.
- ¿Qué hiciste? – le pregunté.
- Nada, sólo tomé unas cuantas fotos – respondió mi hermana prendiendo una computadora.
Ya después comprendí para que las fotos. Tuvimos que hacer algo más esa noche antes de regresar a la escuela. Entramos a la cafetería y después de hacer unas cuantas cosillas, nos regresamos a la casa.
Veníamos todos callados en el Volvo cuando recordé algo.
-Chicos tenemos que regresar
- ¿No me digas que quieres ir al baile? – me preguntó Alice burlonamente.
- No, simplemente quería decirles que si no regresamos Jonathan y Valerie van a pasar todo el fin de semana en la escuela atados y amordazados.
Edward regresó a la escuela a que liberáramos a Valerie y a Jonathan.

Valerie POV
Soy una buena persona, lo soy en verdad ¿por qué esto me tenía que pasar a mí? Creí que este iba a ser el mejor baile de mi vida. Me podía ver llegando del brazo de Emmett y que al final los dos llevaríamos las coronas de rey y reina del baile. Y para darle el tiro de gracia yo besaría a Emmett frente a toda la escuela.
Pero todo mi plan había fracasado. Primero, con la maldita puerta, estuve atascada en mi habitación por más de 35 minutos. Segundo, Emmett no llegó por mí, no podía creer que me había dejado plantada.
Cuando estaba a punto de darme por vencida me llegó un mensaje de Jessica
Emmett ya está aquí ¿por qué no llegaste con él?
Eso fue como una puñalada ¿cómo que Emmett había ido al baile sin mí? Eso no se lo iba a perdonar. Como pude, llegué al baile y aún no puedo digerir lo que ocurría.
Emmett y Rosalie estaban bailando muy melosamente y estaban a punto de besarse, pero yo no iba a permitir que me humillaran más. Rosalie iba a pagar muy caro todo esto y lo peor de todo ¡¡llevaba el mismo vestido que yo!! Aunque yo me veía mejor claro está.
- ¡¡Emmett Cullen se puede saber por qué no fuiste por mí!! – le grité a Emmett en frente de todos
- Pero…pero…tú me hablaste para decirme que me veías aquí – me replicó.
Emmett miró a Rosalie y ella alzó las manos. Cuando Emmett volvió su vista hacia mí vi la sonrisa de satisfacción que cruzó por la cara de Rosalie.
- ¡¡Yo no te hablé!! – le grité furiosa.
- Entonces… nena yo lo siento de verdad, Alice me dijo que hablaste y que te reunías conmigo aquí.
- Y los reyes del baile son…- el director abrió el sobre
Yo ya quería llorar, no podría ser reina del baile porque no había llegado a tiempo para inscribirme. Y todo por culpa de…
- ¡¡Rosalie Hale y Emmett Cullen!! – anunció el profesor y todos aplaudieron.
Yo no podía creerlo, no podía ser posible. Miré como Rosalie subía al escenario y le ponían la corona. Ya no vi más, porque las lágrimas corrían por mis mejillas sin control.
Y si creían que mi día no podía ponerse peor, se equivocan. Fue secuestrada ¡¡Secuestrada!! Me taparon la boca y me amarraron a una silla. Yo ya no podía parar de llorar.
¿Ven lo que les digo? Soy una buena persona que ha tenido el peor día de su vida, eso no es justo, yo no merecía esto.
Después de un rato, me desataron y yo me desmayé.
Ahora que despierto estoy en mi cama y no puedo no acordarme de cómo llegué aquí. Esto no podía estar pasándome.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Reencarnacion Capitulo 20

Reencarnacion Capitulo 20

Bella POV
Suspiré aterrada, hoy era el día del baile y Edward había insistido en llevarme. Llegué a casa de los Cullen para que Alice me ayudara a arreglarme. Esme me abrió la puerta.
- Hola cielo, ¿cómo estás?
- Bien Esme ¿y tú?
- También bien gracias
- Que bueno corazón, Alice te espera en su habitación
- Gracias Esme
Suspiré profundamente y subí a la habitación de Alice, cuando entré ella y Jasper ya estaban vestidos para el baile. Me daban tanta envidia, ellos siempre lucían como modelos.
- Bella te tengo una fantástica noticia…bueno fantástica para ti – me dijo Alice
- ¿Cancelaron el baile? – pregunté ingenuamente y Jasper rió ante mi sarcasmo.
- Algo así, deja que Rose y Emmett se vayan y te explico bien
Entonces Alice le murmuró algo al oído a Jasper, él asintió y comenzó a marcar un número de su celular. El teléfono de la casa sonó y Alice gritó.
- ¡¡Yo contesto!! – Alice prendió el teléfono inalámbrico - ¿Bueno?...sí…sí…claro yo le aviso…sí…luego nos vemos
Alice colgó y yo la miré confundida ¿Qué demonios estaba haciendo ahora. Salió de la habitación y yo miré a Jasper interrogativamente, él sólo sonrió y alzó los hombros.
Oí que Alice tocaba en la habitación de Rose y Emmett.
- ¿Qué quieres enana? – le preguntó Emmett con cariño
- Acaba de hablar Valerie, que ella te alcanza en el baile y que no pases por ella – Alice le dijo.
- ¿Ahora qué le iba a hacer a Valerie?
Alice me visitó y cuando estuve lista, todos bajamos a la sala. Edward se veía guapísimo con su traje negro, muy guapo, guapo, guapísimo…ok, ok ya divagué demasiado ¿ya les dije que Edward está guapísimo? Ok ya voy, ya voy es que Edward… ¡Ouch! La escritora no me deja decirles lo hermoso que se veía mi Edward.
Pero bueno volvamos al punto, ¿qué le iban a hacer a Valerie ahora?
Estábamos Jasper, Alice, Edward y yo en la sala cuando Emmett yRosalie bajaron, él, con un traje azul marino bastante sexy y Rosalie…bueno era Rosalie, llevaba un vestido rojo con un gran escote y una abertura que dejaba a la vista toda su pierna derecha.
- ¿Con quién vas a ir Rose con Mike Newton? – le preguntaba Emmett a ella en tono burlón.
- No, con alguien mucho mejor – le respondió ella.
- ¿Con quién? Eric York – volvió a preguntar Emmett con tono irónico.
- No, con Jonathan Parker – respondió Rosalie.
- ¡¿Qué?!
Ahora fue el turno de Rosalie de burlarse de Emmett. JonathanParker era de último grado, el chico más deseado de toda la escuela…después de los Cullen claro. Alto, musculoso, de ojos verdes y cabello castaño claro. Emmett lo odiaba porque era el capitán de fútbol americano y…derrotó a mi hermanote mayor.
Emmett no lo supera porque si hubiera corrido como suele hacerlo no hubiera perdido. Y Emmett era muy rencoroso así que no lo perdonaba. Rosalie definitivamente le había dado un golpe bajo.
- Lo que oíste, Jonathan Parker, el chico que te ganó jugando fútbol – le recordó Rosalie cruelmente.
- No me importa, es un idiota – Emmett intentó fingir que no le importaba, pero claro que le importaba.
- ¿Y tu muñequita virgen? – le preguntó Rosalie a Emmett con saña.
- Ella se va a reunir conmigo en el baile – le respondió Emmett – a propósito ¿no va a venir Jonathan por ti?
- No, su coche está descompuesto – respondió Rosalie
- Pues sí, tiene un tanque como coche – le dijo Emmett y ambos bajaron al garaje.
Pronto dejamos de oír como discutían y los dos coches, El Jeep y el M3 arrancaban. Edward se puso de pie.
- ni se te ocurra Edward Cullen – Alice se paró frente a él y le impidió el paso. – no vas a ir al baile
- ¡¡¡Sí!!! – no pude evitar gritar de alegría - ¿por qué no vamos a ir?
- Porque si Edward va, va a ganar como rey del baile y no queremos que gane.
- Alice, explícate – le pidió Edward.
Así que nos explicó su plan del baile. Definitivamente mi hermana era muy, muy mala persona.
Emmett POV
Me metí al Jeep y Rose a su M3, se veía tan sexy con ese vestido…pero bueno, abrí la puerta del garaje con el control y Rose salió primero. Aceleró hasta perderse de vista. Mi celular sonó.
- ¿Una carrera, osito? – me preguntó con voz coqueta.
- Claro que sí muñeca – colgué y aceleré.
Llegamos al límite de la carretera, colocamos los autos a la misma altura y nos miramos retadoramente.
- Tres
- Dos
- Muerde el polvo Emmett
Conduje lo más rápido que pude, pero el Jeep era mucho más pesado que el M3 de Rose, por lo que ella ganó.
- ¡¡Maldición!! – golpee el volante con las dos manos y salí del Jeep
Rosalie me miró con una sonrisa triunfante. Entonces llegó ese imbécil.
- Rose, pero si te ves…wow …magnífica – Jonathan la abrazó por la cintura y ella se apretó contra él provocativamente.
- Gracias Jonathan tú te ves muy sexy – Rose le dijo coqueta.
Pero yo me veía más sexy que ese imbécil.


- Hola Jonathan
- Pues ojalá y tu noviecita llegue pronto – me deseó Rosalie y entró del brazo de Jonathan al gimnasio de la escuela.
Entré con la esperanza de que Valerie ya hubiera llegado, pero no estaba ahí. Me senté a esperarla un rato mientras veía a los chicos bailar. Edward, Bella, Jasper y Alice aún no llegaban tampoco.
Miré al centro de la pista y Rosalie estaba bailando con Jonathan muy pegados el uno al otro y herví se celos. Pasaron a las canciones románticas y Valerie seguía sin aparecer. Entonces comenzó la canción, una canción que Rosalie no podía bailar con nadie que no fuera conmigo.
Me paré tras Jonathan y le toqué el hombro.
- ¿Me permites?
- Claro.
Tomé a Rosalie de la cintura y la acerqué a mí. Ella me rodeó el cuello con los dos brazos.
- ¿Tu novia te dejó plantado? – me preguntó molesta y divertida a la vez
- No sé que pasó con ella.
Rosalie había apoyado su cabeza en mi hombro y yo acariciaba su cabello dulcemente y con la otra mano la sostenía de la cintura. No decíamos nada, no hacía falta decirnos nada.
Ella me miró con sorpresa y melancolía y yo seguí cantándole.
Nos miramos fijamente y estábamos a punto de besarnos cuando pasaron dos cosas al mismo tiempo. El director subió al escenario para anunciar al rey y a la reina del Baile. Y también entró por la puerta Valerie, con un vestido rojo, igualito al de Rosalie. Venía sonrojada y enojada.
- ¡¡Emmett Cullen se puede saber por qué no fuiste por mí!! – me gritó llegando a mí.
- Pero…pero…tú me hablaste para decirme que me veías aquí – le repliqué confundido.
Miré a Rosalie, ella alzó las manos y se fue.
- ¡¡Yo no te hablé!! – gritó Valerie furiosa.
- Entonces… - Alice fue el nombre que resonó en mi cabeza. – nena yo lo siento de verdad, Alice me dijo que hablaste y que te reunías conmigo aquí.
- Y los reyes del baile son…- el director abrió el sobre
A mí lo que menos me importaba era quienes iban a ser los reyes del… o por Dios, Valerie quería ser la reina del baile.
- ¡¡Rosalie Hale y Emmett Cullen!! – anunció el profesor y todos aplaudieron.
Valerie me miró como si quisiera matarme en ese mismo momento, pero las lágrimas le ganaron y salió corriendo del gimnasio. Mientras que yo era empujado hacia el escenario donde nos pusieron las coronas y a Rose le dieron un ramo de rosas.
- ¿Así que olvidaste pasar por tu novia? – me preguntó Rosalie burlona.
- No me digas nada ¿quieres?
- Ahora, los reyes deben de bailar una canción.
El director bajó del escenario y la música comenzó a sonar, yo abracé nuevamente a Rosalie y sentí como sus caricias intentaban tranquilizarme.

Otra canción que cada vez que oía me hacía recordar a Rose, fue de las canciones que Alice puso en el video de una de nuestras bodas.
- ¿Recuerdas ese video?
- Justo estaba pensando lo mismo – le respondí y ambos reímos. – Alice casi nos mata porque casi no llegamos al aeropuerto
- Sí, esa boda fue inolvidable – me dijo Rose con nostalgia.
Y yo no podía creer que estaba hablando con Rosalie de nuestras bodas cuando Valerie estaba afuera a punto de matarme. Y por una extraña razón no me importaba que quisiera matarme, al fin y al cabo estaba muerto.
- Esa luna de miel en la playa fue hermosa – Rose comentó
- Sí, lo fue…sólo tú y yo, la isla Esme…
- Aún no puedo creer que Carlisle le regalara una isla a Esme
- Si yo pudiera te regalaría la luna – le dije sin pensarlo.
Rosalie no me dijo nada y acomodó su cabeza en mi pecho.
- Emmett, siempre quise decirte esto – genial la hora de las confesiones - ¿Recuerdas el oso de peluche que nos llevamos a la isla?
- Sí, el que te regalé ese San Valentín
- Bueno pues…lo olvidé en la Isla y cuando regresé pues…ya estaba hecho pedazos y…lo tiré a la basura
- ¿Tiraste a Teddy?
- Sí
No nos miramos y seguimos abrazados, bailando
Acabando la canción nos miramos fijamente y todo mundo aplaudió. Nos bajamos del escenario.
- No te perdono porque hayas tirado a Teddy – le dije
- No fue mi culpa, tenía que hacerlo, ya estaba muy lastimado
Íbamos a besarnos, pero ambos nos resistimos al impulso
- Tengo que buscar a Valerie.
- Sí por favor, no queremos que se pierda – me replicó sarcástica.
Salí del gimnasio y no vi a Valerie por ningún lado. Me quedé sentado afuera por unos instantes y luego Rosalie salió y se sentó junto a mí.
- ¿Sabes? Mi pareja también desapareció – me dijo y no pude evitar reírme. Pronto Rosalie se unió a mis risas.
- Vámonos de aquí – la tomé de la mano y nos fuimos a los coches - ¿revancha?
- Como tú quieras osito – me dijo ella entrando a su coche.
Y volvió a ganarme. Al entrar a la casa le pasé un brazos por sus hombros y ella me rodeó la cintura con uno. Entramos a la sala y vimos a Bella, Edward, Alice y Jasper jugando cartas.
- ¿Les fue bien? – nos preguntó Alice
- Sí, gracias, fuimos los reyes del baile
– le dijo Rosalie sentándose junto a
Edward.
- ¿En serio? - ¿oh por favor a quien quiere
engañar? Alice bien sabía que íbamos a ser
los reyes del baile y hablando de Alice
- Alice Cullen me debes una explicación –
le dije tratando de sonar molesto pero la
verdad es que no podía, había sido una
noche genial.
- Está bien me declaro culpable
- ¿por qué no fueron al baile? –
preguntó Rosalie
- Porque Bella no quería ir y Jasper y Alice
decidieron a la mera hora quedarse con
nosotros – dijo Edward y por una extraña
razón yo sabía que mentían.
Por sus sonrisas, sabía que los cuatro
habían hecho de las suyas esta noche. Y que
ellos estaban implicados en que Rosalie y yo
hubiéramos sido reyes del baile. Pero no
importaba, al menos no por ahora.
Sabía que se me iba a armar otra grande con
Valerie, pero me alcé de hombros
filosóficamente, tal vez era hora de
terminar creo que sería lo mejor que podría
hacer. Edward me miró con una ancha sonrisa
y yo volví a alzar los hombros.
- bueno chicos yo voy a acostarme a ver
películas – les dije – buenas noches a
todos.
Subí a mi habitación, me quité el saco, la
corbata y los zapatos. Me acosté y me puse a
ver Harry Potter. Sí soy fan de Harry Potter
¿y qué? Al poco rato Rosalie entró se
quitó los zapatos y se acostó junto a mí.
Pasé un brazo por sus hombros y nos quedamos
toda la noche viendo películas, sin decirnos
nada. Dejando que nuestra compañía fuera
todo lo que necesitábamos decirnos.

jueves, 18 de marzo de 2010

Reencarnacion Capitulo 19

Reencarnacion Capitulo 19
Emmett POV
Una vez que todos se fueron y me dejaron con Valerie, me preparé para una grande. Miré a Valerie y ella evitaba mi mirada.
- Val…
- Llévame a mi casa – me dijo cortantemente.
Suspiré y me levanté del sillón, fuimos al garaje y le abrí la puerta, ella entró sin mirarme siquiera. Recorrimos el camino hacia su casa en silencio, la miré varias veces pero ella seguía mirando por la ventana sin voltear.
Antes de llegar a su casa, detuve el Jeep.
- Val, cariño lo lamento muchísimo, no quería que nada de esto pasara – me disculpé sinceramente.
Valerie volteó y sus ojos estaban inundados en lágrimas, me partió el corazón verla así.
- ¿Cómo pudiste? ¿por qué no paraste Emmett? ¿sabes lo que fue para mí ver aquello? (N/A: noten por favor el chantaje emocional)
- Yo no, no sé que me pasó Val, te lo juro, fue muy rápido todo que no pude evitarlo, cielo de verdad perdóname
Me acerqué a ella y la abracé consoladoramente mientras maldecía a Rosalie por esto. Besé sus cabellos y escuché los sollozos de Valerie justo en mi oído. No podía sentirme peor.
“¿Ahora sí remordimiento verdad? Ahora sí te arrepientes porque ella te vio ¿no? Pero nada más estás cerca de Rosalie y la besas como si Valerie no existiera” mi conciencia comenzó a reclamarme. “estás jugando con las dos idiota y deja que Valerie se entere de todo lo que le has hecho a sus espaldas”
Esta vez no tenía nada que objetarle, tenía toda la razón.
“Pues claro que tengo la razón”
- Val, cielo de verdad perdóname
- ¿Es qué como quieres que confíe en ti? Vives en la misma casa que ella ¿Cómo sé que no volverás a besarla como la besaste hoy?
- Porque yo te doy mi palabra de que no lo haré – le dije sin mucha convicción.
Si ni yo mismo estaba seguro de poder resistirme a la tentación que implicaba ver a Rosalie.
- Te lo prometo Val, confía en mí – le pedí.
- Emmett tú la amas, lo he visto en tus ojos cuando la miras. A mí nunca me miras como a ella – me reprochó con más lágrimas.
Otro gancho al estómago. Valerie no era tonta, obvio notaba esos pequeños detalles, pero mi historia con Rosalie se remontaba a años, muchos años atrás.
- Lo que viví con Rosalie no tiene palabras Valerie, no me pidas que lo olvide fácilmente – le pedí – si estoy contigo es porque de verdad te quiero y quiero estar contigo, pero debes entender que Rosalie siempre será muy importante para mí.
- ¿y yo no? Yo estoy contigo ahora, ¿eso no es importante? ¿es que acaso yo voy a ser una más? ¿es qué a mí sí me vas a olvidar?
- Claro que no, tú eres importante y mientras viva te voy a recordar – le aseguré y ella me miró a los ojos. – te lo prometo.
Ella ya no me dijo nada más sino que me besó y yo respondí besándola dulcemente. Nos besamos por un largo momento y después reanudé el camino a su casa. Al llegar la ayudé a bajar del Jeep y volví a besarla.
- paso por ti mañana por la mañana – le prometí y me fui a mi casa.
Mientras iba por el camino pensaba en lo que iba a hacer ahora. Definitivamente tenía que dejarle las cosas claras a Rosalie y me iba a escuchar.
Llegué a la casa y no había nadie, no había ningún coche, sólo el de Rosalie; mejor. Entré a la casa dando un portazo.
- ¡¡¡Rosalie!!!
Ella no me hizo caso y yo comencé a subir la escalera.
- ¡¡Rosalie Lilian Hale Cullen no te hagas la graciosa conmigo!! – grité nuevamente e intenté abrir la puerta de nuestra habitación pero tenía seguro – Rosalie ábreme
Ella seguía ignorándome
- Voy a romper la puerta Rosalie, te lo advierto – la previne.
Otra vez silencio.
- Que no digas que te lo advertí – arranqué la puerta y vaya sorpresa.
Rosalie POV
Emmett entró a la casa azotando la puerta.
- ¡¡¡Rosalie!!! – gritó y yo lo ignoré.
Estaba acostada en la cama y lo esperaba, iba a hacerlo enojar aún más.
- ¡¡Rosalie Lilian Hale Cullen no te hagas la graciosa conmigo!! – ok, me llamó por mi nombre completo, estaba enojado.
Intentó abrir la puerta sin conseguirlo. Inhalé profundo.
- Rosalie, ábreme
Volví a ignorarlo, Emmett no era el más paciente de los vampiros así que sabía que tendría que despedirme de la puerta.
- Voy a romper la puerta Rosalie, te lo advierto – bueno, que lo hiciera, ya me sentía advertida. – que no digas que no te lo advertí
Rompió la puerta y yo lo miré fijamente. Estaba acostada leyendo una revista esperando su ataque de furia. Ya sabía lo que me esperaba y estaba lista para lidiar con él.
- ¿Con qué quieres guerra Rosalie? Sabes a lo que te enfrentas – me dijo enojado.
- Claro, yo sí he cazado osos contigo – le repuse con una sonrisa
Entonces una sonrisa diabólica curvó sus labios. Esto no estaba planeado, yo tenía que ganar y él había encontrado un as bajo la manga y yo no sabía de qué se trataba.
- Hablando de osos, Rosalie ¿no se te olvida la última vez que fuimos a cazar osos?
Si sus manos seguían acariciándome probablemente olvidaría hasta mi nombre. Entonces recordé esa ida de caza.
- no…
- oh sí querida mía, todas mis tareas un mes – entonces se quitó de encima de mí – empezando por hoy con mi tarea de matemáticas.
El desgraciado salió de la habitación y volvió a colocar la puerta en su lugar. ¡¡Rayos!! Maldita apuesta. Emmett se fue y yo tuve que hacer su tarea de matemáticas.
Pero si yo iba a hacer todas sus tareas, la habitación me la quedaba yo.

Jasper POV
Al día siguiente fuimos a la escuela y todo normal. Emmett había aclarado las cosas con Valerie y ahora Rosalie tenía que hacer las tareas de Emmett por una apuesta que había hecho con él.
Así que en todas las clases que tenían juntos, Rosalie hacía los trabajos de Emmett y Emmett estaba encantado con la situación.
En el receso Alice y yo nos sentamos en una mesa, Edward estaba sentado con Bella y Rosalie, sí aunque no lo crean Rosalie estaba sentada con Edward y Bella, les estaba contando de las cartas que habían encontrado Bella y Alice en casa de Valerie, a mí me había contado Alice la tarde anterior y ahora más que nunca deseaba que Valerie se fuera.
- Hola chicos – y hablando de la bruja… Valerie se sentó con nosotros.
- Hola Valerie – respondimos los dos sin emoción.
- ¿Cómo están?
- Bien – respondió Alice - ¿qué tal tú?
- Excelente.
De veras no podía haber nadie peor que Valerie. Sus emociones se centraban en ella, se sentía tan satisfecha, tan orgullosa de sí misma que daba asco.
- ¿Qué me decías de la apuesta que hicieron Rosalie y Emmett? – le pregunté a Alice de manera intencionada
- ¿Emmett y Rosalie apostaron? – preguntó Valerie mientras comía su almuerzo.
- Sí, Rosalie retó a Emmett a que… pues a que anduviera contigo – Alice le dijo con tono informal – y pues, como sabrás Emmett ganó, así que Rosalie tiene que hacer todas las tareas de Emmett por un mes.
Valerie no dijo nada, pero yo podía sentir su confusión y sus ganas de creer que nosotros mentíamos.
- Oye Jas, cambiando el tema, recuerda que el viernes ya es el baile – me dijo Alice
- Claro y ¿quieres venir, preciosa? – le pregunté mientras la abrazaba.
- No lo sé, prefiero que nos vayamos tú y yo a un lugar muy especial – me respondió Alice abrazándome aún más
- Me parece una idea perfecta mi amor – y dicho esto la besé.
Alice y yo nos ahogábamos en la satisfacción pues sabíamos que Valerie se sentía celosa de que yo tratara a Alice así y Emmett a ella no. Poco a poco la vergüenza de Valerie se transformó en furia y yo besé más profundamente a Alice.
- ¿Valerie tú vas a venir con Emmett al baile cierto? – le preguntó Alice a Valerie una vez que nos separamos
- pues no me lo ha pedido pero yo supongo que sí – le respondió la chica.
- Pues estoy segura que se la pasarán muy bien – Alice se levantó – Jas, mi amor ¿me puedes acompañar?
-Claro que sí mi amor.
Nos fuimos abrazados de la mesa y cuando le dimos la espalda a Valerie, nos sonreímos con malicia. Cuando pasamos por la mesa de Rose la miré y le guiñé un ojo.
- Tengo una fantástica idea – me dijo Alice una vez que salimos de la cafetería.
Y Alice me contó su plan al oído. Yo sonreí, sería simplemente perfecto.

Valerie POV
¿Dónde se había metido Emmett? Como odiaba que la gente me viera sola en la cafetería. Acabando de comer llevé mi charola al bote de la basura y salí de ahí apresurada.
Me encontré a Emmett y a Rosalie hablando en un pasillo, me acerqué sin que me vieran.
- Aquí está tu tarea de matemáticas, tu ensayo de literatura y tu exposición de derecho – Rosalie le dio a Emmett dos hojas engrapadas, un fólder y una memoria USB
- Gracias Rosalie
- ¿algo más? – le preguntó ella molesta.
- Nada hermosa, esas han sido todas mis tareas para hoy – Emmett le dio un beso en la mejilla y se fue de ahí
- Nunca más vuelvo a apostar contigo Emmett Cullen – le dijo ella.
- Es tu culpa ¿para qué me retas si sabes que siempre gano? – le preguntó Emmett con una enorme sonrisa en los labios.
Así que sí habían apostado y Emmett me había pedido que fuera su novia por apuesta con Rosalie. Me sentí horriblemente y en ese momento Rosalie llegó y me barrió.
- Hola Valerie ¿qué tal tu día? – me saludó con hipocresía.
- Muy bien ¿qué tal el tuyo Rosalie? – le pregunté - ¿Cómo está tu novio de 60 años?
- Se fue
- Uy qué pena, ¿sabes Rosalie? Los hombres nunca se fijan en las chicas fáciles como tú – le dije con toda la saña que pude.
La furia centelleó por unos momentos en sus ojos y luego una sonrisa malévola curvó sus labios.
- Ay Valerie, ahora que sabes que Emmett puede volver conmigo ya te pusiste a la defensiva ¿verdad? A propósito, no sé si lo notaste pero ayer que nos besamos ¿viste como el respondió a mi beso? Él no me apartó de su lado, al contrario me besó como siempre me ha besado y me acarició ¿lo viste? Justo en tus narices Valerie. Creo que la fácil eres tú Valerie, porque no te das a respetar, si tú hubieras sido inteligente habrías botado a Emmett por haberme besado justo frente a ti.
Me llené de furia así que le respondí.
- Rosalie tú eres una fácil, por eso no me afecta. Lo que tú estás haciendo es pedirle a Emmett a gritos que regrese contigo, porque tú sin Emmett no eres nada, no eres nadie Rosalie.
- Eso dices muñeca pero la verdad es que Emmett me ama y yo lo amo, lo perdí por una estupidez, una estupidez que tiene nombre y que justo estoy viendo – me barrió y continuó – pero no te preocupes, como ya te lo dije, pronto la mujer entre sus brazos volveré a ser yo.
Rosalie se dio la vuelta y me dejó ahí parada con la furia corriéndome por las venas. Pero claro que Emmett no iba a regresar con Rosalie, yo me iba a encargar de eso, yo iba a ser la única mujer entre sus brazos. Pues Emmett es lo que yo siempre he querido, un chavo guapo y con mucho, mucho dinero. No iba a perderlo tan fácil.
A la salida Emmett me llevó a mi casa. Una vez frente a ella me acerqué a él y comencé a besarlo apasionadamente y Emmett se alejó.
- Val…estamos frente a tu casa ¿qué tal si tus papás nos ven?
- Sí, tienes razón – le respondí molesta
- Nena
- Claro a ti te preocupa que Mis padres nos vean besándonos pero no te preocupa que yo te vea besándote con Rosalie ¿verdad?
Me bajé del Jeep y comencé a llorar, no de verdad obviamente, lo único que quería era hacer que Emmett se sintiera mal y lo logré. Me abrazó.
- Nena ya hablamos de esto ayer, te dije que lo siento muchísimo pero no es lo mismo, tú eres mi novia y no quiero que tus padres tengan una mala impresión de mí – él me alzó la cara y yo seguía llorando.
- Me siento muy mal Emmett de verdad, nadie ha herido mis sentimientos tanto como tú lo hiciste ayer – le dije intentando zafarme de su abrazo
- Val lo siento de veras que sí y haré lo que sea para que me perdones.
- ¿Vamos a ir al baile del viernes verdad? – a eso era a lo que yo quería llegar.
- Claro que sí, sí tú quieres – me dijo y me besó suavemente.
- Emmett quiero que tú y yo seamos los reyes del baile.
- Lo seremos nena, lo prometo – me besó de nuevo y yo entré.
Claro que seríamos los reyes, yo me iba a encargar de ello.

Reencarnacion Capitulo 18

Reencarnacion Capitulo 18

Bella POV
- ¿Alice, qué demonios estamos haciendo aquí? – le pregunté a mi amiga – vampiro cuando los señores Kincaid se fueron
- Vamos a entrar a su casa –respondió Alice.
- ¿Estás loca?
Alice en serio quería que nos metieran a la cárcel por allanamiento de hogar. Que vergüenza, mi propio padre me iba a meter a la cárcel.
- no te preocupes, tardarán unas cuantas horas – Respondió Alice – ahora entremos.
Entramos a la casa por la puerta de atrás, yo seguía sintiéndome muy mal, si alguien se enteraba que estábamos haciendo esto, si Emmett se enteraba, se nos armaba la grande.
Subimos a la habitación de Valerie, su habitación tenía pinta de ser la habitación de una chica normal de 17 años. Nada diferente. Alice comenzó a buscar por todos lados.
- ¿Alice qué se supone que estamos buscando? – le pregunté a la chica mientras yo miraba nerviosamente por la ventana
- No lo sé exactamente, sólo sé que tenemos que encontrar algo – me dijo mi “hermana”. – lo encontré.
Sacó un cofrecito de debajo de la cama. Las dos nos miramos y nos hincamos en el suelo. Alice lo abrió y empezamos a revisar su contenido. Esto estaba mal, muy mal, pero no lo pude evitar, me ganó la curiosidad.
- Bella tienes que leer esto – Alice me tendió una carta con los ojos desorbitados.
Leí la carta y el corazón se me paró, ¿Emmett McCarthy? ¿Pobretón? ¿Amante? Me tapé la boca con una mano de la impresión. Valerie Seindher le había jugado muy sucio a Emmett.
- Tenemos que mostrarle esto a Rose – me dijo Alice
- ¿Pero cómo?
- Fácil, le sacamos copias a todo.
Fuimos a la papelería más cercana y le sacamos copias a todas las cartas. Regresamos a casa de Valerie y dejamos la caja donde estaba. Cuando llegamos a la casa de los Cullen, dos sorpresas nos esperaban ahí.

Emmett POV
Después de llevar a Valerie llegué a la casa los demás aún no llegaban. Sólo estaban Esme y Oliver.
- Hola hijo ¿te fue bien?
- Excelente ma, Oliver
- ¿Qué tal Emmett?
- Hijo, estaba pensando ¿por qué no llevas a Oliver de caza?
Sonreí ampliamente mientras una idea me llegaba a la mente.
- Claro, vamos Oliver.
- Te lo agradezco
- Nos vemos al rato ma
Entramos al Jeep y lo llevé al Monte Rainier. Esa temporada había muchos osos y la verdad es que no cualquiera podía con ellos. Se necesitaba experiencia y más aún en esta época cuando están irritables.
Mientras íbamos de camino, Oliver y yo hablamos pocas veces, yo le iba dejando en claro que no lo quería metido en mi familia y él a cada rato intentaba conversar conmigo.
Al llegar, estacionamos el Jeep y nos fuimos caminando por un tramo. Olí a los osos, estaban cerca del río, alimentándose. Genial.
- Cazar osos es fácil, sólo tienes que dejarte llevar por el instinto – le dije.
“Y claro, necesitas práctica…mucha práctica” añadí para mis adentros.
Así fue que comenzamos la caza, obviamente yo me fui por el oso más grande, el macho dominante, el más difícil, quería lucirme y demostrarle a ese idiota quien era más “hombre”.
Cuando terminé con el oso lo dejé en el suelo y busqué con la mirada a Oliver. Él luchaba contra uno de los pequeños osos, y no le iba nada bien. Su ropa estaba toda agujereada y rasgada.
El oso lo estaba acorralando y no pude evitar reírme al ver la cara de susto de Oliver. Ciertamente el oso estaba manejando la situación y Oliver estaba a punto de quedarse atrapado contra un árbol.
Lo que hice después, sólo lo hice porque soy una buena persona. Llegué por atrás del oso y le rompí el cuello.
- Gracias, Emmett
- No hay de qué, siempre es difícil la primera vez, lidiar con osos no es fácil – le dije.
Y era cierto, en mi vida humana casi muero por culpa de uno de éstos animales.
“Y Rose te salvó” la voz de mi conciencia me echó en cara.
Me alejé un poco para concederle un poco de espacio a Oliver para que acabara con su presa. Cuando se reunió conmigo sus ojos habían adquirido un tono un tanto extraño, eran dorados, pero alrededor de la pupila seguía habiendo un halo rojo.
Llegamos a la casa y poco después llegaron Rose, Edward y Jasper. Oliver se había quedado abajo y yo estaba en mi habitación acostado en la cama y una enorme y complaciente sonrisa en mis labios.
- ¡¡Ya llegamos!! – oí gritar a Rose - ¡¡Oliver!! Tus ojos
Sonreí aún más, Rose no tardaba en darse cuenta de…
- ¿Pero qué le pasó a tu ropa?

- Es que fui a cazar osos con Emmett
Mi sonrisa se ensanchó aún más.
- ¿Osos? ¿Emmett te llevó a cazar osos? ¿en tu primera caza? – oí la voz de Rosalie. Estaba furiosa.
- Sí, me dijo que no era difícil y que sólo me dejara llevar por mis instintos.
Oí las risas de Edward y Jasper.
La puerta se abrió.
- No tenías derecho
- Esme me pidió que lo llevara a cazar y yo accedí – le contesté sin levantarme de la cama
- Pero no tenías que llevarlo a cazar osos, no en su primera caza, lo pudieron haber matado, mira como dejaron su ropa…
Y siguió reclamándome pero yo ya no le prestaba atención. Me levanté lentamente, cerré la puerta y pegué a Rosalie a ella.
- ¡¡Emmett no me estás haciendo caso!!
Fueron las últimas palabras que salieron de sus labios antes de que yo la besara. Rosalie forcejeó por varios momentos, yo tomé sus manos y las apoyé contra la puerta para que se quedaran inmóviles.
Recorrí su labio inferior con mi lengua y sentí el estremecimiento que la cruzó. Mientras profundizaba aún más con el beso, noté que la resistencia cedía y solté sus manos, que inmediatamente fueron a mi cuello, rodeándolo.
Las mías fueron de sus hombros a su cintura y ahí se quedaron. Nuestros labios se besaban con furia y ferocidad. Yo mordí su labio inferior por un momento eterno y oí el suspiro que escapaba de sus labios.
Las cosas no iban tal y como deberían de ir. Yo ya no traía camisa y mi cinturón estaba siendo desabrochado por sus ágiles dedos, ella ya traía la falda muy por arriba de la cadera y su blusa estaba a punto de ceder entre mis dedos.
Unos segundos más y hubiéramos acabado en la cama, pero el timbre y la voz de mi madre nos sacaron de la burbuja.
- ¡¡Emmett, Valerie te busca!! – gritó mi madre y yo me puse la camisa y me abroché el cinturón rápidamente.
Cuando miré a Rosalie, su sonrisa me asustó.
- Quieres guerra Emmett Cullen, la tendrás – Rosalie salió de la habitación y bajó.
¡oh! ¡oh! Valerie quizá no saliera viva de la casa. Corrí tras Rosalie pero era demasiado tarde, ya estaba en la puerta.
- Hola Valerie, que bueno que vengas, pasa, estás en tu casa – Rosalie le dijo y Valerie entró. La sonrisa de Rosalie me aterró.

Jasper POV
Cuando vi bajar a Rosalie y no a Emmett me asusté. Rosalie venía dispuesta a abrirle la puerta a Valerie y yo sabía que no se llevaban nada bien. Miré a Edward, él tenía la misma expresión en la cara.
Al subir mi mirada a las escaleras, vi a Emmett con una cara de terror total, que tu ex le abra la puerta a tu actual no debe de ser muy lindo y menos si se trataba de Rose.
Valerie entró y Emmett fue enseguida a su lado.
- Hola preciosa, no te esperaba
- Es que salí con mis padres y pues quise venir a verte – le dijo Valerie a Emmett mientras lo abrazaba.
Obviamente mamá vino a conocer a la novia de Emmett. Después, regresó a su estudio, seguro no quería ver lo que ocurriría en la sala en estos momentos.
- Valerie ya conoces a mis hermanos, Edward, Jasper – nosotros asentimos – a Rosalie y él es Oliver…el novio de Rosalie.
Con ese comentario Emmett se ganó una mirada de furia por parte de Rosalie, una de sorpresa de Oliver y otra asustada de nosotros dos. Emmett sonreía triunfante.
- Ehm…hola a todos – dijo Valerie sonriendo – Hola Oliver es un placer ¿te puedo hacer una pregunta?
- Ehm, sí claro
- ¿Cuántos años tienes?
Esta tarde iba a ser una tarde de terror. Valerie y Rosalie se miraban retándose la una a la otra y la sonrisa de Valerie era de victoria.
- ammm…tengo 30 años – Respondió Oliver.
- Cielos Rosalie ¿sales con un hombre 12 años mayor?
- Oliver no es mi novio, es sólo un amigo – le respondió Rosalie.
Edward y yo nos miramos.
“Que tarde nos espera” pensé y él asintió. Y por si fuera poco, Alice y Bella entraron justo en ese momento.
- Rose, Rose tengo algo que mostrarte – llegó diciendo Alice y luego miró a todos – ups lo siento, no sabía que estaban todos aquí, hola Valerie.
- Hola Alice, Bella – respondió Valerie - ¿dónde estaban?
Miré a Bella, estaba aterrada completamente y no tenía ni idea de por qué. Edward fue con ella y la llevó con él para que se sentaran en un sillón.
- ¿Qué es lo que tienes que enseñarme Alice? – preguntó Rosalie
- No, luego te lo enseño.
- Claro, como quieras
Alice vino y se sentó en mis piernas, yo la abracé y todos nos quedamos callados. Emmett y Valerie se sentaron en otro sillón y ella estaba pegada a él como un chicle.
- ¿Bueno y qué hacemos? – preguntó Alice.
- Yo opino que juguemos un juego – propuso Rosalie con una sonrisa malévola en el rostro. – juguemos verdad o reto.
Ahora sí, iniciaba la guerra. Todos nos miramos asustados, mientras que Rosalie y Valerie se miraban fijamente.
- Claro ¿por qué no? – aceptó Valerie.
Todos los demás aceptamos sólo porque no nos quedaba de otra. Rosalie fue por una botella. La giramos y la boca señaló a Valerie y la otra parte, a Bella. La pobre Bella estaba roja.
- muy bien Bella ¿Verdad o reto?
- Verdad
- ¿Bella tú y Edward ya se acostaron?
Todos dejamos de respirar, esta niña era mala, muy mala. Bella se sonrojó a más no poder y negó con la cabeza. Por los sentimientos de Edward podía deducir que quería matar a Valerie.
La botella giró otra vez, la boca señaló a Alice y la otra parte, a Valerie.
- ¿Verdad o reto, Valerie?
- Verdad
- ¿Eres virgen?
Todos nos volvimos a quedar callados. Alice ya había elegido bando.
- no
Supe por sus emociones, que Valerie mentía, pero no iba a echarla de cabeza. Ahora la boca de la botella me señaló y la parte de abajo a Rosalie. Yo la miré sonriendo.
- ¿Verdad o reto, Rose?
- Reto, me encantan los retos – dijo muy segura mirando a Valerie.
- A que no besas a Emmett por un minuto, sin separarse – la reté.
Rosalie se paró del sillón y se sentó a horcajadas sobre Emmett y lo besó apasionadamente, todos podíamos notarlo. Sus manos estaban sobre su pecho y las de Emmett pronto la sujetaron de la cintura.
Al acabar, Rosalie le mordió el labio inferior, lo miró sensualmente y se levantó. Todos la miramos sorprendidos. En ese minuto, la lujuria y la pasión habían inundado el ambiente. Y yo la sentía al doble, Valerie tenía la quijada desencajada y Oliver miraba a Rosalie con decepción. Estaba claro que él esperaba que Rosalie se negara, pero no lo había hecho.
Pronto, muy pronto Oliver notaría la llama que ardía entre Rosalie y Emmett.
Ya nadie hizo nada, todos nos quedamos donde estábamos, completamente callados y sin saber qué decir. Edward se levantó del sillón y fue a dejar a Bella a su casa.
Alice se levantó de mi regazo, me dio un suave beso en el cuello y caminó hasta las escaleras.
- ¿Rose subes conmigo?
- Claro Alice – Rosalie se levantó triunfante.
Se acercó a Emmett, le dio un beso en el cuello y le susurró algo al oído. Algo que yo escuché.
- Dos podemos jugar el juego Emmett
Rosalie miró a Valerie con desprecio y subió para reunirse con Alice. Yo miré a todos lados. Oliver no apartaba la mirada de la ventana y podía sentir la decepción que él sentía. Emmett estaba abrumado de emociones y Valerie estaba furiosa.
Finalmente, Oliver salió al jardín y yo decidí irme con Esme. NO quería estar ahí cuando Valerie y Emmett discutieran el pequeño asuntito del beso.

Rosalie POV
Subí con Alice sólo porque quería saber que me tenía que mencionar y besé a Emmett sólo para demostrarles mi victoria, a él y a Valerie. En cuanto entré a la habitación de Alice sólo pude pensar en una cosa. Oliver me había visto besar a Emmett.
- Rose, Rose tienes que ver lo que encontramos Bella y yo – Alice me sacó de mis pensamientos.
- ¿qué encontraron y por qué tienes que enseñármelo? – le pregunté.
Ella escribió algo en un papelito y me dio un sobre.
Las encontramos en casa de Valerie, deberías leerlas todas.
Miré el sobré y lo abrí, eran copias. Copias de cartas, las cartas que Emmett le había escrito a esa estúpida.
- llévatelas, las encontrarás interesantes.
Me fui a la que era aún mi habitación y me encerré ahí. Una vez sentada en la cama, comencé a leer todas las cartas. No podía creer todo lo que Valerie le había hecho a Emmett y en ese momento dejó de atormentarme el que él la hubiera amado y yo se lo hubiera arrebatado.
Cuando terminé, salí de la habitación. Oliver me esperaba ahí.
- Tenemos que hablar – me dijo fríamente. Yo asentí y los dos salimos al jardín – creo que merezco una explicación Rosalie
- Lo sé pero es una historia muy larga y…
- ¿sabes qué? No me interesa la historia, es obvio que tú y Emmett tienen algo y yo no voy a ser tu plato de segunda mesa, lo mejor será que me vaya.
Así sin nada más que decir, Oliver desapareció del jardín. Durante unos segundos me quedé ahí parada. Mis propias palabras arrojadas a mi propia cara. Pero no me importaba, ahora estaba claro lo que yo tenía que hacer, iba a desenmascarar a Valerie y yo me iba a quedar con Emmett.
Y sólo por una simple razón.
Porque yo lo amaba.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Reencarnacion Capitulo 17

Reencarnacion Capitulo 17

Emmett POV
¿Quién era ese imbécil que abrazaba a mi Rose? No lo había visto en mi vida, pero verlo abrazar así a Rose me hizo enfurecer. Mi furia hervía y la bestia en mí rugía de ira.
A pesar de ello decidí no comportarme como un imbécil. Entré a la sala con la mayor naturalidad posible y Jasper me ayudó a relajarme porque seguro que él había sentido la furia que segundos antes había albergado mi pecho.
- Buenas tardes – saludé a todos los presentes.
- Hola hijo ¿cómo te fue? – me preguntó Esme con una sonrisa fingida
- Bien gracias – respondí cortante sin mirar a Rosalie
- Emmett él es Oliver Brodie – me presentó Carlisle al idiota que seguía abrazando a Rosalie.
Lo miré detenidamente, no era más guapo que yo, por supuesto que no. No era más fuerte que yo, apostaba a que podría vencerlo fácilmente. No era tan alto como yo, y estaba seguro que no era tan simpático como yo. Pero había algo aún más importante, él jamás conocería, ni amaría a Rosalie como yo lo hacía.
- Tus hermanas lo encontraron en Nueva York y él quiso venir a conocer nuestro modo de vida – continuó Esme
- ¿Qué tal? – me saludó el tipo, sin soltar a mi Rose, mientras estrechaba mi mano
- Hola – respondí secamente.
Me senté en el sillón de enfrente y me negué a mirar a Rosalie, estaba furioso, ¿cómo podía cambiarme por un imbécil que sólo se viste bien? Un silencio incómodo se hizo en la habitación, mejor así, que ese imbécil se diera cuenta de que no era bienvenido.
- ¡¡Emmett!! – y llegó mi monstruito favorito y me abrazó - ¿me extrañaste?
- Claro que sí, no había quien hiciera las bromas conmigo – le dije a mi hermanita
- Sí, te extrañó tanto Alice, que decidió que la próxima temporada irá contigo – le dijo Jasper riendo y yo le arrojé un cojín a la cabeza.
Alice me obligó a subir a su habitación donde tenía la ropa que me había comprado. Yo la seguí sólo porque no iba a dejarme en paz hasta que lo hiciera. Mientras ella sacaba las maletas, yo me senté en su cama esperando a que me dijera algo, pero no hizo intento de hablar. Sacó una maleta completa y empezó a extender la ropa y a enseñarme los conjuntos.
- Y este pantalón te irá muy bien con esta camisa azul – estaba diciéndome mientras me mostraba las prendas – creo que también se te verá bien con esta blanca aunque… - le tapé la boca con una mano.
- Alice…
- Ella tiene el mismo derecho que tú a intentar a hacer su vida, yo no tuve nada que ver – me dijo me hermana – además Oliver no sólo está interesado en nuestro estilo de vida, sino que también está interesado en Rosalie
- Se nota – dije sarcásticamente
- No puedes ni tienes derecho a burlarte Emmett, porque tú la dejaste por irte con una humana – Alice me replicó molesta y salió de su habitación.
Me quedé unos instantes ahí sentado. Era cierto todo lo que había dicho Alice. Yo había herido primero a Rose. Fui a mi habitación y vi que en la cama había otra bolsa con ropa y hasta arriba había un llavero con un oso de Peluche que tenía Emmett bordado.
La bolsa tenía una nota.
Espero te guste
Rose.
Que mal me sentí, ella se acordó de mí y también me compró algo. No había nadie más patético que yo en esos momentos.
Una sonrisa maligna se dibujó en mis labios, yo iba a asegurarme de que ese imbécil se fuera de aquí. Rose era mía e iba a pelear por ella, no importaba el precio que tuviera que pagar
- ¿Qué hay de Valerie? – me preguntó Edward entrando a mi habitación - ¿la vas a dejar ir?
- No, pero voy a hacer que Oliver se largue de aquí – le respondí.
- Emmett, no puedes tenerlas a ambas, te guste o no, vas a tener que elegir – Edward me previno – y si quieres mi opinión, yo me iba por la más hermosa y la más inteligente.
Edward salió de mi habitación cerrando la puerta tras de sí, sólo tenía un poco de razón. Pero no era lo mismo. Oliver no amaba a Rosalie. “¿Tú cómo sabes eso imbécil?” me preguntó mi conciencia.
- Sólo lo sé y ya – le dije en voz alta – y no voy a dejar que se quede con ella
Me quedé viendo la tele un buen rato mientras escuchaba a los de abajo hablar, aunque no les prestaba mucha atención en realidad. Estaban hablando del idiota ése.
Estaba acostado en la cama cuando tocaron a la puerta. No era necesario preguntar quién era, lo sabía muy bien.
- Adelante – dije y la puerta se abrió.
- Hola
- Creo que no hace falta que te pregunte como te fue en Nueva York – comenté con acritud, aunque en realidad no lo deseaba
- Sí, sí me fue bien gracias – Rosalie me respondió molesta y se volteó lista para irse.
Entonces me levanté de la cama rápidamente para evitar que se fuera y la jalé hacia mí. No quería lastimarla pero la jalé demasiado fuerte y caímos en la cama, ella sobre mí.
Nos miramos a los ojos por unos cuantos momentos que fueron increíbles, mis manos se fijaron en su cadera y las suyas estaban en mi pecho.
- Lo lamento, no era mi intención hablarte así – me disculpé sinceramente.
- Deberías hacerlo – Esa era mi Rose, la que siempre tiene una mordaz respuesta.
- Oye en serio lo lamento ¿de acuerdo?
- De acuerdo – Rose se iba a levantar pero yo me puse sobre ella antes de que lo hiciera – Emmett quítate de encima
Pero no pude, en vez de ello hice lo que me moría de ganas de hacer: la besé. Sus labios se abrieron en respuesta a los míos mientras que mis manos acariciaban sus cabellos sin control y ella desabrochaba mi camisa. La química entre nosotros explotaba con cada roce.
Mi camisa voló y ella se puso sobre mí, sentada a horcajadas. Nuestros labios se devoraban con pasión y deseo, sin embargo antes de que la cosa llegara a más Rosalie paró.
- Lo lamento Emmett, pero yo no voy a ser plato de segunda mesa de nadie – Se fue de la habitación dejándome así sin más.
Rosalie POV
Mientras bajaba por la escalera me preguntaba qué habría pasado si hubiera dejado que eso continuara, aunque ya sabía lo que hubiera pasado. Emmett y yo habríamos terminado haciendo el amor, era obvio.
Una vez abajo me senté nuevamente junto a Oliver, Jasper y Edward me miraban un tanto confundidos, pero yo decidí ignorarlos. Oliver me abrazó nuevamente y pues yo me dejé querer.
- La verdad me sorprendió mucho darme cuenta de que sus ojos eran dorados, pocas veces me encuentro con miembros de nuestra especie y nunca había visto a ninguno con los ojos dorados – Oliver nos contaba
- Sí, no muchos de nuestra especie eligen este camino – Carlisle dijo – pero gracias a ello podemos vivir juntos como familia.
Ese día le platicamos a Oliver acerca de nuestra familia, la historia de cada uno de nosotros. Emmett no bajó nuevamente de su habitación, se quedó arriba sin bajar para nada hasta el día siguiente en que teníamos que ir a la escuela.
Fue al garaje, sacó su jeep y se fue sin decirnos una palabra. Jasper y Alice bajaron unos minutos más tarde, ambos ya listos para la escuela.
- ¿vas a ir Rose? – me preguntó Jasper
- Claro que tiene que ir, no hemos ido en una semana – Alice dijo mientras me arrastraba escaleras arriba – pero no puedes ir vestida así, no, no, no por algo fuimos a Nueva York
Me jaló escaleras arriba y me dio un conjunto para ese día. Una falda blanca un tanto corta y una blusa dorada con unas sandalias igualmente doradas.
Bajamos nuevamente y Jasper fue a sacar el coche, mientras yo me despedía de Oliver.
- Te veo en un rato – le dije
- Claro, preciosa aquí te espero – me dio un beso en los labios y yo me fui con Alice y Jasper.
Al llegar a la escuela Edward y Emmett ya habían llegado con sus respectivas novias. Me fui a mi clase de historia con Jasper y nos sentamos en nuestros lugares.
La clase pasó con gran rapidez y pronto entramos al laboratorio de Química, donde Emmett y Jasper eran mi equipo. Esa sesión nos tocaba preparar el marco teórico, por lo que no hicimos mucho.
En la clase de literatura pedí permiso para ir al baño, fue más que nada para perder mi tiempo y no leer el mismo libro otra vez. Entré y no había nadie, me lavé las manos y saqué mi saquito con el maquillaje. Estaba delineándome los ojos cuando Valerie entró.
Ni siquiera me tomé la molestia de mirarla de frente, pero pude hacerlo con mi vista periférica. Traía una falda negra, horrible y una blusa roja que…no, mejor ni les cuento lo mal que se veía y la niña caminaba como si se creyera parida por los Dioses.
- Vaya, hasta que te apareces – me dijo con sorna mientras me barría y se lavaba las manos
- Fui a Nueva York para el inicio de temporada – le dije y la miré – y a ti no te vendría mal un cambio, eso es de hace como seis temporadas
- Ay Rosalie, ya deberías superar el que Emmett te haya terminado por mí, ya a nadie en la escuela le importa – argumentó ella poniéndose gloss en los labios. – no es necesario que te escondas, aunque creo que la vergüenza debe de ser grande
La miré despectivamente y ella ni se inmutó, de veras que la chica no podía ser peor. Me impresionó, no era la misma chica tímida que parecía el primer día de clases. Pero seguro le faltaba agarrar confianza y ahora que la tenía ya se creía la diosa de la escuela.
- Ay Valerie de veras que estás muy hueca por dentro, así que tú digas muy bonita no eres, y yo que tú me quedaba callada porque en el momento en que yo quiera, Emmett te deja y regresa conmigo – creo que voy a lucirme un poco – yo soy mucho más que tú Valerie y puedo darle a Emmett cosas que tú nunca podrás, yo le he hecho sentir muchas cosas con sólo mirarlo y eso es algo que tú nunca compartirás con él, él me ama Valerie, podrá estar contigo pero cada vez que te besa, cada vez que estás entre sus brazos, soy yo la que está en su mente y en su corazón
Dicho esto me fui de ahí, dejando a Valerie completamente atónita y callada. Llegué al salón de los más satisfecha conmigo misma. Obviamente, Jasper lo notó y me miró con una ceja levantada. Yo solamente le sonreí triunfante.
El receso llegó y ese día me senté con Alice y Jasper, ella estaba muy emocionada por lo que le había dicho a Valerie y Jasper no me dijo nada. Valerie y Emmett estaban sentados en otra mesa lejana a la nuestra. La chica volteó a verme y yo le sonreí con malicia y ella se inclinó sobre Emmett y lo besó.
Al acabar el receso me fui a matemáticas, pronto Emmett se sentó junto a mí y ni siquiera me miró. El profesor comenzó a dar la clase y Emmett seguía sin mirarme.
- Trabajen en parejas, tienen diez minutos – nos dijo acabando de escribir el ejercicio en el pizarrón
- ¿Lo hacemos en tu cuaderno o en el mío? – le pregunté a Emmett
- Como quieras – me respondió seco y sin voltear a verme
- Oye no tienes por qué hablarme así – le repliqué molesta
A partir de ahí no nos dirigimos la palabra, acabé el ejercicio y se lo llevé al profesor. Acabada la clase me fui a la siguiente, educación física. Mientras el profesor nos daba las reglas del volleyball yo miraba a Emmett. Estaba disperso y no me devolvía la mirada.
Me sentí mal, el que no me hablara ni me mirara siquiera me entristecía sobremanera. La clase comenzó y el profesor nos acomodó por parejas. Yo quedé con Jasper y Emmett…con Valerie.
No entiendo por qué tienen que mezclarnos en las clases de Educación Física. Al acabar la clase, Jasper y yo derrotamos a Emmett y a Valerie en un último partido.
Mientras nos cambiábamos en el vestidor Valerie se pavoneaba por todos lados mostrando “su buen cuerpo”. Yo me vestí rápidamente y fui a peinarme frente a los espejos.
- No creas que porque ganaste en volleyball yo voy a dejarte ganar – me advirtió mientras se amarraba el cabello
- Ya te lo dije Valerie, no te sorprendas cuando me veas nuevamente entre los brazos de Emmett – tomé mis cosas y salí de ahí.

Bella POV
Acabadas las clases, salí a reunirme con Edward. Caminamos tomados de la mano hasta su coche, pero antes de que pudiera abrir la puerta Alice me tomó de la mano.
- Necesito que vengas conmigo – me pidió – Edward me llevo a tu novia, y tu coche
- ¿A dónde van precisamente? – preguntó Edward alzando una ceja.
- A Port Angeles, tú sabes, salida de chicas – dijo Alice con inocencia, yo no le creí nada,
- Bien, diviértanse – Edward me dio un corto beso en los labios y se fue con Jasper y Rosalie.
Alice y yo nos metimos al auto de Edward y ella aceleró hasta que nos alejamos lo suficiente de la escuela. Alice buscaba que su hermano no escuchara sus pensamientos.
- ¿Alice a dónde vamos en realidad? – le pregunté
- Estamos en una misión ultra secreta – me respondió mi mejor amiga mientras daba vuelta en una de las calles principales.
Finalmente paramos el auto frente a una tienda y nos fuimos caminando hacia la otra calle. No sabía que era lo que se tramaba, pero podía intuir que no se trataba de nada bueno.
Seguimos caminando hasta que llegamos a una casa que yo no conocía, nos escondimos en unos arbustos.
- ¿Alice qué demonios estamos haciendo?
- Ya lo verás, ahora calla que no tardan en salir.
Miré a la casa y efectivamente la puerta se abrió unos segundos después. Primero salió un hombre, luego una mujer con un bebé en brazos. Pero ver quien salió hasta el final me dejó helada. ¡¡Era la casa de Valerie!!
¿Qué demonios estaría pasando por la cabeza de Alice? Un segundo ¿no, nos irá a meter a la casa o sí? Rayos.
Loading...