sábado, 19 de junio de 2010

Tempestad – Jacob

BUENO AQUI LES DEJO COMO 5 CAPITULOS MAÑANA LES PON GO LOS OTROS Y NUEVAMENTE UNA DISCULPA A TYODOSSS!! biiieee...!! besitos vampirescos!
Tempestad – Jacob

Había pasado casi una semana desde ese horrible domingo cuando el destino había traído a Nathan McFadden a mi mundo… ese terrible domingo cuando un hechicero se atrevió a tocar mi mundo como si fuera suyo para tomarlo.

La escena que nos había estado esperando en la propiedad Cullen no fue una agradable. Yo apenas había hablado con Nessie durante el camino de regreso a casa por mí salvaje furia. Yo sabía que si abría mi boca no ayudaría en la situación en lo absoluto. Dos malos temperamentos no daban como resultado una discusión saludable. Ella ya estaba molesta conmigo por lo que ella percibía como mi rechazo ante sus avances. Si tan solo supiera lo increíblemente difícil que era para mi estar incluso en la misma habitación que ella. Yo me sentía súper conciente de cada movimiento que ella hacía. La había estado observando desde abajo del MG de Niall McFadden mientras jugaba con un mechón de su cabello de forma ausente y leía su libro en el capó de mi Mustang. Ella estaba completamente inconciente de lo sexy que era esa imagen. Su suave piel y brillantes ojos me cautivaron, y sus largas piernas colgando del costado de mi auto clásico casi me hacen perder la cabeza. Todo lo que quería hacer era mirarla. Había tomado cada parte de mí el pretender que ella no estaba allí para que pudiera trabajar para sacar ese tumor maligno de auto de mi garaje tan pronto como fuera posible. No había sido lo suficientemente rápido.

Habíamos rodeado la esquina frente a la casa, y Bella estaba esperándonos afuera con Jasper. Ella estaba absolutamente colérica en una forma en la que yo no la había visto en mucho tiempo. Pude ver que Jasper estaba intentando mantenerla calmada.

Tan pronto salimos del auto, Bella gruñó, "¿Exactamente que sucedió con tu supuesta vigilancia Jake?"

"¡Mamá, cálmate! ¡Dios mío, todos actúan como que si yo fuera una bala perdida a punto de estallar! Denme un poco de crédito. Ya puedes quitar esa cara mamá, ¡Estoy bien!" exclamó Nessie.

"Renesmee, si piensas que mi rostro se ve mal, sólo espera a que veas a tu padre."

Demonios. Podíamos haber esperado. Por siempre.

"¿Dónde esta papá?" preguntó inquieta.

"Él se fue con Emmett para hablar con Niall McFadden. Tan pronto se enteró de lo que pasó, se fue."

"¿Por qué tanto alboroto mamá? Dios, ¡Esto es absolutamente ridículo!"

"¡El alboroto se debe a que el es un hechicero Nessie! ¡Un hechicero malicioso, egoísta y sin sentimientos! ¿Estabas prestando atención cuando te dijimos que él puede controlar la mente?"

Nessie presionó sus labios cuando la conciencia llegó a ella. "Honestamente, no pensé que tendría tanto efecto."

La ira casi se apodera de mí de nuevo. "¿Quieres decir que él intentó usarlo contigo?" grité.

"¡No te atrevas a gritarme Jacob Black! Te lo dije, realmente no hizo ninguna gran diferencia. ¡¿Cómo se supone que iba a saber que él era Nate McFadden? Me gritó ella. "De todas maneras, nada va a pasar. Si él intenta hacerlo de nuevo, yo sabré lo que esta ocurriendo," dijo mas calmadamente.

"¿Estás anticipando que lo verás de nuevo?" preguntó Jasper con una silenciosa ira.

"No, no dije eso. Solo dije que no hay motivos para que se salgan de sus casillas. El conocimiento es poder y todo eso," remarcó Nessie disminuyendo el asunto.

"¡Tu no lo verás de nuevo! ¡Yo no lo permitiré! Si él intenta hacer más juegos mentales contigo, ¡Eso será literalmente lo último que haga con su miserable ser!" la obscena cantidad de ira que brotaba de mí forzó a Jasper a cambiar de dirección su ola de calma hacia donde estaba yo.

"Te lo juro Jake. Si me dices una vez mas lo que tengo que hacer…" la voz de Nessie era baja y estaba llena de evidente molestia e ira apenas controlada.

"¡Suficiente!" la voz elegante de Edward sonó desde atrás de nosotros.

Yo necesitaba un agujero. Uno grande, en algún lugar muy lejano.

"Renesmee, espero que seas obediente. Nate McFadden no es una compañía digna para mi única hija. No habrá discusión en este asunto." Dijo calmadamente.

"¡Papá, esto es completamente ridículo!"

"No voy a repetirlo. Entra a la casa." La forma controlada de Edward alteraba mis nervios. Yo casi deseaba que él hubiese perdido el control. Yo lo habría entendido.

"Jacob." Edward aún se veía completamente controlado… como la calma antes de la tormenta. "Sé que eres la última persona a la que necesito transmitirle aún tipo de disgusto con respecto a esta situación. Habiendo dicho eso, estoy extremadamente frustrado con que los McFadden sepan de la existencia de Nessie. Era una información que yo nunca quise que tuvieran, y seguramente entiendes porqué."

Estoy un poquito furioso como para seguirte Edward. ¿De que estás hablando exactamente?"

"¿Qué les dijiste Edward?" Bella preguntó silenciosamente.

"La verdad. Nessie es nuestra hija… el producto de la unión entre un vampiro y un humano. Contemplé las opciones y decidí que si los McFadden sabían que Nessie es literalmente nuestra propia carne y sangre, sería la mejor manera de detener esto. Nate sabe que ella no es simplemente un vampiro. Él sabrá exactamente lo que ella es cuando su padre hable con él. Él también conoce el costo de seguir haciendo sus investigaciones." Sus ojos comenzaron a dar señales de una perdida del control que había estado cultivando cuidadosamente. Yo sabía que estábamos pensando en lo mismo.

No pienses ni por un momento que no consideré desgarrar a ese bastardo por tocarla… si ella no lo hubiese apurado para que se fuera… ¿Cuál es el alboroto porque sepan lo que Nessie es?"

Él me miró por un momento, considerando. "Nessie es medio humana Jacob. La obsesión peligrosa de Niall McFadden con la inmortalidad ahora ha sido incitada a una velocidad alarmante. No pudo ser evitado… si Niall no se hubiese enterado de lo que Nessie es, él habría intentado reunir la información de cualquier forma posible. No puedo tener a los McFadden infiltrándose de nuevo en nuestras vidas. Para ellos, Nessie es una aberración… el científico en él la ve como un experimento exitoso."

"¿Qué? ¡Nuestra hija no es un experimento!" chilló bella.

"Lo sé amor. Esta es sólo una razón más para mantener una estricta vigilancia todo el tiempo. Confío en que no llevarás a Renesmee a ningún lugar próximo al garaje de nuevo mientras ese vehiculo perteneciente a los McFadden este allí."

"En serio. Ni si quieras necesitas decírmelo. Lamento que hayas tenido que hablar con Niall por esto. ¿Cómo te fue con eso, de paso?" pregunté desanimadamente.

"Niall McFadden es externamente un humano muy sofisticado. Él lo manejó bien y estuvo de acuerdo en que no era la mejor idea para su hijo el tener cualquier clase de sentimientos hacia los vampiros o de su especie."

"¿Eso es bueno verdad?" murmuró Bella.

Edward frunció el ceño en respuesta. "Si. El problema restante se origina del hecho de que yo no confío en Niall McFadden. La última cosa que necesito que él haga es retener mas que un simple interés pasivo en nuestra familia."

Yo no podía estar mas de acuerdo con él. Yo no confiaba en nadie fuera de mi familia y mi manada… y yo aún pensaba que era un error inmenso de nuestra parte el decirle a un grupo de magos psicóticos lo que era la familia de Nessie. Esta conversación se había repetido en mi cabeza varias veces durante las pasadas semanas, y había sido difícil para mí calmar la sensación de ansiedad. El inminente cumpleaños de Nessie había proveído una distracción muy necesaria.

Aún quedaba pendiente el asunto de si debía o no decirle a Nessie acerca de mi pasado con sus padres. Yo no podía relajarme demasiado últimamente. Pero a pesar de todo, intentaba repetidamente mostrarme alegre.

Mientras me concentraba en los pensamientos acerca de las interrogantes en mi vida, contemplaba el espacio frente a mí mientras Nessie y yo esperábamos la llegada de Seth para recogerlo en el aeropuerto.

Tan pronto apareció Seth caminando por las puertas transparentes que se deslizaron al abrirse, sentí como si una porción del peso se hubiese levantado de mis hombros. Seth Clearwater era lo más cercano a un hermano que yo tenía. Cualquier carga que yo tuviera era tomada voluntariamente por Seth sin tener si quiera que pedírselo. Nessie corrió desde mi auto y colisionó con Seth mientras él la agarraba alrededor de la cintura para alzarla en el aire. La risa era contagiosa.

Yo sonreí ampliamente mientras caminaba desde el auto hasta Seth. "¿Qué tal todo hombre-lobo?" dije sarcásticamente mientras él plantaba un gran beso en la mejilla de Nessie.

"No a pasado mucho jefe." Dijo él mientras sacaba uno de sus puños para extenderlo hacia el mío. Nessie aún estaba aferrándose a él. Aunque yo sabía que no había nada más que una relación de hermanos entre ellos, aún me irritaba mucho ver las manos de otro hombre sobre Nessie. Cristo, yo iba a vivir una larga vida.

"Hombre, realmente estoy feliz de ver que por fin estas pensando Jefe," me dijo con una sonrisa mientras cargaba sus cosas dentro del auto y las apilaba para el regreso a casa.

"¿Qué quieres decir?" pregunté divertido.

"Bueno, me estuve preguntando durante mucho tiempo cuando serías sincero y le dirías la verdad a Nessie." Él miró los dedos de Nessie entrelazados con los míos desde el asiento trasero y sonrió contento. Seth siempre tenía una forma de superar cualquier obstáculo en la vida al concentrarse solo en las cosas felices. Yo a menudo vacilaba entre amar y odiar esta forma de ser.

"Aunque Jake realmente no fue sincero, Seth. Yo básicamente tuve que obligarlo a confesarlo." Nessie pasó su dedo índice por mi mandíbula de forma cariñosa.

"Me lo imagino. Jake es como un malvavisco quemado… se ve duro y crujiente en el exterior, como un hombre que puede hacer cualquier cosa. ¡Pero si lo abres se desmorona por completo!" Nessie y Seth se rieron juntos a mis expensas. El sonido combinado de la risa melódica de Nessie junto con los ladridos de Seth lograron formar una sonrisa en mi rostro que hizo desaparecer la diversión sombría que tenía hace unos momentos.

"Cuidado Clearwater. Puede que yo sea un malvavisco quemado, pero tu no engañas a nadie, ni si quiera a un kilómetro de distancia. No tienes esperanza." Bromeé.

Estuvimos bromeando durante todo el camino a casa. Era agradable tener un momento de relajación. Todos en la casa habían estado en alerta los últimos días para asegurarse de que todo estuviera bien para la preciada princesa de la familia Cullen y su cumpleaños. Yo sabía que Alice estaba esperando el momento en que Seth llegara para saltarle encima… aún habían demasiadas cosas que hacer en casa para la preparación de la fiesta de esta noche.

"Ugh, de vuelta al infierno," bromeó Nessie mientras rodeábamos la esquina para estacionarnos frente a la casa.

"¡Seth!" la voz clara de Bella sonó mientras volaba por la puerta del frente hacia el auto. Él salto desde el asiento trasero para barrer a Bella con un abrazo de oso tan caluroso como el que le había dado a Nessie. La entera familia Cullen adoraba a Seth Clearwater, por buenas razones.

Un frenesí de actividad estaba ocurriendo dentro de la casa. Globos de color rosado chillón, rosado pastel y negro decoraban el techo… flores de aroma dulce podían ser encontradas en cualquier superficie plana así como también listones brillantes negros y rosados. Alice había utilizado como tema para la fiesta la Formula Uno y diamantes rosados para demostrar el amor de Nessie por ambas cosas.

"¡Wow!" exclamó Seth. "¡Esta es la fantasía de cualquier chica gótica y corredora!" él sonrió mientras Nessie le daba un puñetazo en el brazo.

"¡Seth Clearwater!" exclamó Alice mientras aparecía de la nada. "¡Tienes demasiadas cosas que hacer, y estar haciendo comentarios sarcásticos no es una de ellas! Nessie, es hora de que vayas arriba y comiences a arreglarte."

"Antes de que eso pase," interrumpió Edward, "Me gustaría darle su regalo a Renesmee."

"¡Edward! ¡No tenemos tiempo!" gruñó Alice.

"Tenemos que hacer tiempo. No quiero dárselo cuando todas sus compañeras estén aquí. No es mi estilo y tampoco el estilo de Bella el dar un regalo de una forma grandiosamente pública. Podríamos pasar todos detrás de la casa por un momento…"

Edward ya había comenzado a moverse hacia la puerta trasera. Yo sabía que Nessie perdería por completo el control cuando viera el regalo de la familia Cullen. Aún con la certeza continua de Alice, yo todavía no estaba seguro de que mi regalo iba a meritar ninguna atención. Ya era muy tarde… crucé mis dedos y seguí a todos hacia el patio trasero.

El Saleen dio destellos negros bajo la luz del sol, lanzando facetas brillantes a su alrededor que casi opacaron los prismas que se veían como pequeños diamantes en los vampiros a nuestro alrededor. Era increíble y angular. Y al mismo tiempo elegante y lleno de gracia…. Una analogía perfecta para Renesmee Cullen. Alarmantemente rápido y innegablemente hermoso.

"¡¿ACASO ESTAN BROMEANDO?" El grito de Nessie parecía reverberar desde los árboles cercanos. Ella corrió como una niña hacia el auto. La sonrisa de Edward alegró mi corazón casi tanto como la emoción de Nessie. Después de hacer varias rotaciones rápidas alrededor del auto para admirarlo desde todos los ángulos, ella comenzó a saltar de arriba abajo.

"¿Realmente es para mi?" gritó de nuevo.

"¡Feliz cumpleaños bebé!" dijo Bella con una sonrisa. Nessie abrió de golpe la puerta del auto para sentarse en el asiento delantero. Puso sus manos en el volante y estiró la cabeza hacía atrás con una risa de alegría pura. Diablos, se veía increíblemente sexy desde detrás del volante del Saleen. Miré rápidamente sobre mi hombro a Edward. Él estaba mirando a Nessie absorbido en su diversión… pero lo vi alzar una ceja en mi dirección para dejarme saber que había escuchado mis pensamientos. Por su puesto.

"¡Muchísimas gracias a todos!" exclamó ella mientras salía del auto hacia los brazos abiertos de Edward. Ella comenzó a plantar besos en la mejilla de todos y a abrazarlos con una emoción casi llena de locura. El débil rubor de sus mejillas creció con su regocijo, haciendo su piel color crema verse aún más hermosa a la luz del sol de la tarde. Ella volteó a mirar el auto de nuevo luego de chocar las palmas con Emmett de forma estruendosa.

"¿Qué es esto?" preguntó sorprendida mientras caminaba de regreso al auto.

El pequeño lobo de plata que diseñé como ornamento para el capó atrajo la atención de todos mientras brillaba desde su base. Yo estuve pasando muchas noches hasta tarde en la tienda mientras Nessie dormía para tallar un modelo de lobo con madera para luego ser fabricado por un metalúrgico. Era más o menos del tamaño de la mano de Nessie, y la posición del lobo lo hacía ver como si estuviera a mitad de un salto. Alice había ordenado de forma encubierta que colocaran dos pequeños diamantes negros para los ojos del lobo. Yo sabía que me estaba arriesgando al añadir mi adorno al ya perfecto auto de Nessie sin su permiso, pero Alice me había asegurado que era el regalo perfecto para Nessie de mi parte.

"Es algo que tu tía Alice y yo hicimos juntos," dije despectivamente. "Espero que no te importe. Probablemente debí pedirte permiso primero."

Ella lo miró silenciosamente y luego paso su mano a lo largo de el.

"Es un lobo. Jake lo diseñó y lo talló para que lo copiaran en metal," dijo Alice emocionada.

Todos esperamos por su reacción. Me di cuenta de que yo estaba conteniendo la respiración. Bella me miró con amabilidad y entendimiento en los ojos… el rostro de Edward se veía un poco adolorido, pero si embargo con aceptación.

"Es perfecto," murmuró Nessie. "Es absolutamente perfecto."

Ella caminó despacio frente a mí y puso sus brazos alrededor de mi cuello.

¡Nessie! ¡Por favor no me beses frente a tu papá!

Ella debió saber exactamente lo que estaba pensando cuando vio mi expresión de pánico. Ella sonrió y dijo tranquilamente, "Ay, ya cállate." Entonces se inclinó con deliberada lentitud y plantó un suave beso en mis labios. Mientras se separaba de mi, mi aspecto era de aceptación. Por la esquina de mi ojo, pude ver la mirada de advertencia de Edward. Bella había tomado las manos de él mientras miraba valientemente hacia nosotros con una sonrisa que se veía un poco forzada.

"¡Me alegro mucho de que te gustara tu regalo Nessie!" dijo Alice con alegría. Las posturas congeladas a nuestro alrededor se relajaron ante las palabras de Alice.

"Realmente es perfecto. No puedo creer que tenga tanta suerte," dijo Nessie llena de gracia. "Gracias a todos desde el fondo de mi corazón."

"¡Ahora, vayamos hacia arriba para vestirte y alistarte!" Alice tomó la mano de Nessie y comenzó a arrastrarla hasta la casa.

Seth y yo esperamos afuera mientras el resto de la familia Cullen se distribuyó para terminar sus tareas. Edward y Bella caminaron silenciosamente hacia nosotros. Bella miró el lobo más de cerca.

"Te dije que los mejores regalos son los que haces tu mismo," dijo ella amablemente.

"¡Jake es un hombre de muchos talentos!" remarcó Seth con una sonrisa.

"Si que lo es," murmuró Edward pensativamente. "Verdaderamente Jacob, es de una notable semejanza."

"Espero que no te importe que haya insertado mi regalo en tu regalo. No lo se… es casi como que quisiera que ella supiera que yo siempre estaré cuidándola… que siempre estaré entre ella y cualquier oscuridad que se aproxime." Me sentí increíblemente cursi al decirlo, pero por alguna razón sabía que Edward lo entendería.

"Jacob… es el regalo perfecto." Edward puso lentamente su mano en mi hombro como gesto de entendimiento y afecto.

"Gracias Edward."

"No Jake… Gracias a ti."
Tempestad – Bella

"Alice, a Edward no va a gustarle esto en lo absoluto," musité bajo mi aliento mientras Alice y Rosalie le daban los toques finales al cabello maquillaje de Nessie.

"¡Esta es una celebración de dieciséis años Bella! Él tiene que darse cuenta de que ella ya no es una niñita," protestó Alice.

"Ya lo superará. Estuve realmente sorprendida de ver que Edward no le desgarró la cara a Jacob cuando Nessie lo besó hace rato," declaró Rosalie con una obvia decepción.

Alice dejo salir una risa perlada.

"Papá no se molestará mucho… al menos no al principio," dijo Nessie con una sonrisa.

Alice había diseñado un atuendo que calzaba perfectamente al gusto de Nessie y al tema de la fiesta. Los pantalones de cuero negro abrazaban sus largas piernas como si fueran una segunda piel, y Nessie usaba una chaqueta que asemejaba la parte de arriba de un uniforme de Formula Uno. Era negra y brillante con los puños recogidos y un cierre delantero. Como un emblema que cruzaba la espalda tenía escrito con piedras rosadas brillantes el nombre "R. Cullen" con el numero "16" debajo de el. Los ajustados pantalones de cuero ya serian suficiente para enojar a Edward… pero debajo de la chaqueta estaba un ligero bustier rosado incrustado con pequeños cristales en un intrincado patrón negro y rosado. Alice había envuelto a Nessie dentro de el, y su voluptuosa figura era aún mas evidente incluso cuando el corte del bustier era bastante modesto. Yo me había dado cuenta recientemente de que era básicamente imposible esconder los florecientes atributos de Renesmee de las sinuosas miradas de los hombres. Edward iba a perder el control. Jacob iba a estar increíblemente en conflicto.

"En serio Alice, quizás deberíamos conseguirle otro top para usar debajo de la chaqueta," murmuré por quinta vez mientras imaginaba la reacción de Edward ante el efecto completo. Francamente, otro top sería mas conservador, pero no cubriría mucha mas piel que el bustier.

Nessie presionó sus labios y agitó su cabello sobre su hombro como gesto de protesta. Se veía absolutamente hermosa. La aplicación cuidadosa y sutil del maquillaje en sus facciones hicieron sus ojos marrones verse aún mas parecidos al chocolate derretido, y los artísticos arreglos de Rosalie sobre los rizos de Nessie que se curvaban hasta su espalda creaba un maravilloso contraste del viejo mundo y la modernidad en su apariencia. Sus altos tacones rosados la hacían llegar al metro ochenta de altura. Ella iba a ser la chica mas impresionante de la fiesta, de eso no había duda.

"Al menos súbete el cierre para la primera mitad de la fiesta," dije con resignación. "Supongo que lidiaré con Edward mas tarde."

"No te preocupes Bella. He visto lo que algunas de las otras chicas usarán para sus fiestas de dieciséis años, y honestamente Nessie se ve modesta comparada con los pequeños vestiditos que vi en Internet." Alice dio un paso atrás para admirar su trabajo.

"Realmente dudo que Edward sepa o le importe eso Alice." Sonreí hacia mi hermana cariñosamente. Era imposible robarle la atención a Alice cuando se lo proponía.

"¡Nessie!" la voz de Yuri sonó detrás de nosotros mientras entraba dentro del baño. "¡Vaya te ves absolutamente increíble!"

"¡Gracias! ¡Tu también!" Nessie alcanzó a Yuri para darle un gran abrazo. El cabello largo y liso de Yuri casi se veía azulado y negro bajo la brillante luz del baño, y ella estaba usando un sencillo vestido negro que le llegaba a las rodillas. El corte de su atuendo tenía un aire asiático que combinaba perfectamente con ella.

"¿Ya comenzó a llegar la gente?" preguntó Nessie ansiosa.

"Aun no, yo llegue temprano para ver si podía ayudar en algo," respondió Yuri.

"Podríamos esperar abajo juntas para dejar entrar a la gente y que nadie se sienta extraño… tengo una familia numerosa, y puede ser un poco abrumador," se rió Nessie.

"Ahora me lo dices," se rió Yuri.

"¿Estas segura de que no quieres esperar a que lleguen todos para bajar? Preguntó Alice. Pude ver por su mala cara que ella había estado esperando que Renesmee se entusiasmara con la idea de una entrada teatral donde todos los ojos estuvieran sobre ella. Yo no pensaba que eso hiciera mucha diferencia. Todos los ojos estarían sobre ella de cualquier forma.

"Neh. No me inclino por la idea de la 'entrada triunfal…' ¡será mas divertido estar en el centro de todo cuando la acción ocurra!"

Alice puso los ojos en blanco, pero se quitó del camino con una sonrisa.

"¡Muchísimas gracias tía Ali y Tía Rose! ¡Me encanta!" ella les dio un cariñoso abrazo a ambas y tomó mi mano mientras entrelazaba su brazo con el de Yuri para ir escaleras abajo.

Jacob estaba esperando al final de las escaleras con una sencilla rosa rosada en su mano. Sus ojos se entibiaron inmediatamente cuando vio el aspecto de jubilosa anticipación en el rostro de Nessie, y un rubor subió por sus mejillas cuando intentó impedir que su mirada permaneciera demasiado tiempo en la silueta envuelta en cuero de ella. Pobre Jake. Miré alrededor inquieta buscando a Edward… este atuendo le iba a causar un aneurisma. Mi único y sólido argumento para que Edward se tranquilizara consistía en el hecho de que la mayoría de nuestros invitados eran las chicas de la escuela de Nessie.

"Te ves hermosa Nessie," dijo Jake con una suave sinceridad. "Feliz cumpleaños."

Ella tomó la rosa envolvió sus delgados brazos alrededor de su cuello. Jake la haló hasta sus brazos para un cariñoso abrazo mientras cerraba sus ojos de forma conmovedora. ¿Cómo pude quejarme de Jake cuando él era tan devoto con mi hija?

"¡Seth!" llamó ella mientras miraba hacia la cocina.

Seth saltó hacia Nessie en unos pocos pasos de sus largas piernas. "¡Bueno te ves bastante sexy esta noche señorita Cullen!" ella rió tontamente mientras le daba un puñetazo en el brazo de forma juguetona mientras él la abrazaba. Seth la colocó en el suelo y se volteó para mirarme. "Te ves hermosa Bells, como siempre."

"Gracias Seth. Esta es la buena amiga de Nessie, de su escuela… Yuri," dije mientras miraba hacia la chica parada a mi izquierda. Ella sonrió alegremente y alzó su mano para estrecharla con la de Seth como gesto de presentación.

Seth no alzó su mano en respuesta.

Miré de nuevo a Seth con la intención de hacerlo sentir mal por ser grosero, pero la mirada en sus ojos silenció las palabras que se estaban formando en mis labios en ese mismo instante.

Seth Clearwater estaba mirando a Yuri Chung como si fuera un completo idiota. Sus ojos estaban enormes y sus labios estaban ligeramente separados. Su cuerpo estaba rígidamente congelado en una postura conflictiva de completa sorpresa e infinita conciencia.

"Dios santo," susurró Jake. Él me miró y en medio segundo supe que ambos pensábamos lo mismo… Seth Clearwater acababa de improntar a Yuri Chung.

"¿Qué sucede? ¿Seth? ¿Hola?" Nessie agitó su mano frente a la cara de Seth en un esfuerzo para obligarlo a mantener la concentración.

"Nessie, dale un momento," dijo Jake tranquilamente.

Yo miré a Seth con curiosidad. Yo jamás había presenciado a uno de los Quileute improntar a alguien, y me preguntaba si así se vio Jacob la primera vez que miró a Nessie poco después de que Edward la sacara de mi destruido cuerpo humano.

"Ehh, hola." Yuri sonaba increíblemente confundida y abatida por el aspecto del hombre que estaba frente a ella.

La melodía de su voz pareció despertar a Seth de su estupor.

"Lo lamento mucho. Soy Seth… el amigo de Jacob de Washington."

Él le habló a Yuri como si ella fuera la única persona parada en la habitación con él. Él se movió más cerca de ella para estrechar su mano, y cuando su pequeña palma descansó momentáneamente en la gran palma de él, pude jurar que escuché a Seth suspirar de alegría.

¡Que gran desastre potencial teníamos en nuestras manos! Yo solo esperaba que Yuri Chung se tomara la noticia de que un lobo acababa de enamorarse por completo de ella tan bien como tomo la noticia de que su mejor amiga era una casi-vampiro.

Le timbre de la puerta comenzó a sonar, y yo me alejé para darle al pequeño grupo de amigos su privacidad.

Estaba sumida en mis pensamientos en la cocina cuando el aroma y sonido de las jóvenes chicas que estaban comenzando a llegar a nuestra casa inundó mis sentidos. El aroma de sangre humana realmente nunca me había abrumado, pero definitivamente era una sensación a la que me había tomado un tiempo acostumbrarme. Sonreí para mi misma cuando pensé en el pobre Edward acostado a mi lado cuando era humana, noche tras noche mientas dormía… su garganta en un sediento fuego por mi sangre y su corazón anhelando solamente mi amor. ¿Cómo pudo tener la fuerza para que lo último controlara lo primero?

Olí el aroma de Edward antes de sentir sus brazos de granito envolverse en mi cintura. Yo respiré profundo, saturando mis sentidos con el mejor perfume en el mundo… mi marido.

"Al parecer, tenemos un pequeño problema," susurró él en mi oído mientras me besaba delicadamente debajo de el. "De hecho tenemos dos… nunca mas confiaré en ti para que ayudes a Alice a escoger la ropa de Nessie."

"No lo se. Solo espero que esto no cause aún mas problemas para Nessie o para Yuri." Yo convenientemente ignoré el segundo asunto.

"No creo que lo haga. Seth está intentando permanecer junto al lado de ella durante toda la duración de la noche. Ella nunca ha experimentado que ningún hombre demuestre esa clase de amable y singular intención devota hacia ella. Seth Clearwater es una de las mejores personas con las que me he encontrado jamás. No puedo imaginar que ninguna mujer en su sano juicio sea capaz de ignorar ese hecho."

El timbre había comenzado a sonar con mucha más frecuencia.

Me volteé para tomar su rostro entre mis dos manos. "Esperemos que sea así."

Él inclinó su cabeza hacía la mía mientras en su boca se formaba la sonrisa torcida que se había convertido en mi idea de lo que era la perfección.

"Feliz cumpleaños cariño," murmuró él.

Me reí ante al darme cuenta de la verdad en sus palabras. El día del nacimiento de Nessie también fue el último día de mi vida como humana… y el comienzo de mi amanecer eterno.

Nos besamos suavemente. "Hora de la función," dije con una sonrisa mientras nos movíamos para salir de la cocina.

Caminamos tomados de la mano para tomar nuestros lugares entre el resto de nuestra familia mientras se presentaban las compañeras de Nessie.

La fiesta transcurrió sin problemas, justo como lo esperábamos. Una producción de Alice Cullen siempre estaba planeada hasta el más pequeño detalle, y su alegría al ver que sus esfuerzos llegaron a un fruto tan perfecto me hicieron perdonarla por volverme loca las últimas dos semanas. Nessie estaba en su elemento. Pude escuchar la risa y la emoción reinar en la casa, y cada vez que llenaba mis sentidos, una incontrolable sonrisa se apoderaba de mi rostro.

Me detuve cerca de la mesa de la comida luego de traer mas bandejas de postre cuando escuché algo que sorpresivamente me irritó. Claramente, las chicas que estaban en una esquina aproximadamente a cinco metros de mi no pensaban que yo podría escuchar cada palabra de lo que decían con perfecta claridad.

"¿Es ella no?" dijo la chica de aspecto simple y de abundante cabello marrón, mientras miraba discretamente en mi dirección.

"Si. Él esta con ella… creo." La otra chica tenía el cabello rubio cuidadosamente aclarado y un aspecto pomposo en su rostro, aunque probablemente era considerada como bonita.

"No lo se Marie. Ella es bastante espectacular," dijo la morena tristemente.

"Por su puesto, si te gusta el tipo pálido y delgadito. Él es para morirse… voy a ver si quiere bailar conmigo."

No se necesitaba ser súper inteligente para saber lo que estaba ocurriendo. La rubia pomposa estaba haciendo intrigas para obtener la atención de Edward. Es interesante que haya escogido las palabras 'para morirse' para describirlo. Niña estúpida. Sí tan solo supiera…

Me voltee y caminé directamente hacia ellas con una dulce sonrisa en mi rostro.

"¡Hola chicas! ¿Necesitan algo?" pregunté.

"Eh, no gracias." La morena esquivó mi mirada con incomodidad.

"De hecho, me estaba preguntando como estas emparentada con Nessie… ¡Es un poco confuso para mi! ¡Tu familia es tan grande!" la chica rubia dijo la palabra 'familia' como si fuera un alegato en vez de la verdad.

"Bueno, yo soy Bella… Carlisle y Esme son mis padres adoptivos. Estoy saliendo con el hermano mayor de Nessie, Edward." Entre todos decidimos que esta situación tendría más sentido para nuestros invitados, puesto que el parecido de Nessie con Edward era demasiado obvio. Nessie había heredado los rizos de mi padre y mis ojos… pero como mis ojos ahora eran del color ámbar de un inmortal, nadie podría hacer la conexión a menos que me hubiesen conocido como humana.

"Ya veo. Me llamo Marie, y ella es Jenn. ¿Hace cuanto tiempo estas saliendo con Edward?" la chica rubia lo hizo sonar como si la identidad de su amiga no fuera importante con su presentación despectiva.

"Desde hace algunos años," dije con un aire vagamente ligero. Esta chica estaba comenzando a molestarme.

"Genial." Su forzado entusiasmo sonaba tan falso que casi me reí.

"Bueno, avísenme si necesitan algo." Me alejé antes de que se iniciara una confrontación verbal con Marie.

Cuando ella pensó que yo estaba fuera del alcance de su voz, murmuro "Puedes conseguirme un momento a solas con tu novio." Jenn se rió nerviosamente. Me tomaría dos segundos arrancarle su rubio cabello de la cabeza, pensé para mi misma con una sonrisa sarcástica.

Mientras caminaba de regreso al área principal donde la música sonaba de forma coordinada con las luces relampagueantes que colgaban sobre nuestras cabezas, noté que varias chicas estaban arremolinándose alrededor de Edward mientras él se quedaba en una esquina comprometido en un paciente dialogo con las compañeras de clase de Nessie. Estaba segura de que ellas estaban menos interesadas en lo que él estaba diciendo y más interesadas en estar lo más cerca posible al hombre más bello en la habitación. Perfecto.

Alice y Jasper estaban bailando juntos en un intento de animar al resto de la gente a ir a la pista de baile. Algunas de las almas más valientes estaban moviéndose vacilantes al ritmo de la música. Yo odiaba bailar, pero decidí acompañarlos para que no fuera inundada por las infantiles voces que admiraban a mi marido de forma menos que apropiada. Vi a Marie parada cerca de Edward y mirándolo con un enfermizo aspecto de adoración. Ella se las había arreglado para obtener un lugar más cercano que el resto de las chicas. Me preguntaba si mi cara alguna vez lució así de estúpida cuando miraba a Edward… ugh, probablemente.

Alice y Jasper tomaron mis manos, y comenzamos a bailar en un pequeño círculo. Rápidamente se nos unieron Yuri y Seth… ellos estaban comenzando a verse increíblemente cómodos el uno con el otro, y sus ojos tenían ese brillo de felicidad que yo definitivamente reconocí por mi propia experiencia.

Jake caminó hacia mí desde su lugar al lado de Nessie mientras ella se reía de algo con algunas de las otras chicas y contaba algo gracioso.

¿Crees que podría bailar con usted Señora Cullen?" me susurró con una sonrisa.

"Odio bailar Jake, pero seguro."

"Nessie esta divirtiéndose mucho. Alice si que sabe planear una buena fiesta," dijo él.

"¡Ja!" dije con el ceño fruncido.

"¿Por qué te ves molesta Bells?" dijo él divertidamente mientras miraba mi rostro con detenimiento.

"No estoy molesta."

"Como sea. Aún eres una mentirosa terrible. ¿Qué sucede?" él movió su cabeza mas cerca de mi, y los recuerdos inundaron mi mente de una época en la que su esencia había sido el remedio al dolor de mi vida. Aunque ahora él olía más o menos como un perro mojado para mi desarrollado sentido del olfato, aún podía detectar un toque del pasado en las respiraciones que tomaba. No era desagradable.

"Aw, vamos Bells. Dímelo. Apuesto a que sé lo que es," bromeó mientras miraba alrededor.

"No es nada. Déjame tranquila Jake," le advertí.

"¿Qué cosa es nada?" la voz tranquila de Edward sonó detrás de mi.

Jake me liberó hacia los brazos de Edward con una sonrisa conocida y luego caminaba de vuelta hacia Nessie.

"¿Bella?" preguntó Edward mientras me halaba cuidadosamente alrededor de la pista de baile en un lento circulo que no combinaba con el sonido acelerado de la música.

"¿Si?"

"Estas molesta por algo. Dime lo que es para que pueda ocuparme de ello. Si algo te inquieta, entonces ese algo se convierte en un asunto que tengo que manejar."

"¡No es nada Edward! ¡Dios! ¡Estaré bien!"

"¿No es lo que Jacob estaba pensando cierto?" mientras pronunciaba las palabras, vi un toque de diversión en sus ojos.

"Eso depende de lo que estaba pensando Jacob."

"¿No estarás… celosa… cierto?"

"¡No!" hasta yo supe que mi rápida respuesta sonó como una contradicción.

"Isabella Cullen… es imposible que estés molesta por estas niñas tontas y su atracción banal por mí."

"Bueno, ¿Te gustaría que un montón de hombres estuvieran a mi alrededor adulándome para obtener mi atención?" dije con el tono petulante de una niña pequeña. Yuck.

"No," estuvo de acuerdo. "Pero sabes que es bastante ridículo que te preocupes."

"No estaba preocupada por eso. Solo me molesta que a estas chicas no parece importarles que tu eres… bueno, ¡Que eres… mío!" tan pronto dije las palabras, me di cuenta de lo infantil que sonaba.

Edward comenzó a reírse con fuerza de una forma en la que no me lo esperaba. Pude ver a Marie viéndome desde la esquina oscura de la habitación donde había estado observándonos intensamente. Edward me haló mas cerca hacia él y me dio un beso tierno en la frente mientras pasaba sus manos lentamente hacia abajo por mi espalda en una suave caricia.

"¡No es tan gracioso!" dije, incapaz de ocultar mi consternación.

"No es gracioso. Eres increíblemente adorable cuando estas celosa. Por su puesto que soy tuyo… pero aún cuando ellas no lo sepan, yo lo sé. Sólo en caso de que tengas un momentáneo lapso en tu memoria, tú también eres mía Bella. Para siempre."

Él me miró a los ojos por un momento con una mirada que lavó mi frustración como una fuente goteando sobre un parche de tierra seca. Ya más calmada, descansé mi mejilla contra su pecho mientras él sostenía la parte de atrás de mi cabeza entre sus manos.

Suspiré mientras la sensación de felicidad que experimentaba en la presencia de Edward comenzaba a llenar el vacío que mi irritación había causado.

Justo entonces el timbre sonó mientras sentía que la postura de Edward se volvía rígida entre mis brazos. ¿Quién podría haber llegado tan tarde a la fiesta?

Emmett fue el primero en llegar a la puerta. Un hombre bien vestido con un traje negro y corbata estaba de pie en la puerta con un bouquet de rosas en una mano y una pequeña caja de terciopelo azul en la otra.

"¿Puedo ayudarlo?" preguntó Emmett con cortesía. Una gran cantidad de atención se había concentrado en el caballero formal que permanecía en la entrada.

"Mi nombre es Andrews, y soy el valet personal de Niall McFadden. Vengo a entregar un obsequio de parte de Niall McFadden para el cumpleaños de la joven." Su discurso era formal y con un acentuado toque escocés.

"¿Qué?" dijo Rosalie alzando la voz. Los murmullos pronto comenzaron a llenar la habitación. El nombre McFadden era bien conocido para nuestros invitados.

"Por su puesto. Por favor extiéndale nuestra gratitud a Niall. Es extremadamente considerado de su parte." Carlisle se había aproximado rápidamente para evitar que el asunto se saliera de proporción, dada la situación-

"Desde luego." Andrews entregó silenciosamente las flores y la caja junto con una elaborada tarjeta en las manos de Carlisle. Él se volteó y caminó de regreso hacia fuera sin si quiera mirar alrededor.

Edward me liberó y caminamos hacia Carlisle. Los seguí y le hice señas con la mano a Nessie para que esperara. Pude ver que Carlisle y Emmett levantaban cuidadosamente la tapa de la caja para ver el regalo que había sido enviado para nuestra hija mientras Edward abría la tarjeta para leer lo que fuera que estuviese escrito. Él miró sobre su hombro en mi dirección con extrema frustración. La curiosidad de Nessie la venció, y se abrió camino hacia nosotros para ver la caja del obsequio permanecer abierta en la gran mano de Emmett.

Dentro de ella había un collar de platino con un pendiente incrustado en diamantes. Una gran piedra color marrón chocolate colgaba del centro con una forma de lágrima. Era absolutamente hermoso, y parecía ser extremadamente costoso.

Sin decir ni una palabra, Edward me entregó la tarjeta. Nessie leyó la elegante escritura sobre mi hombro.

Por favor acepte esta pequeña muestra de nuestra estima en nombre de la familia McFadden en honor de la hermosa Renesmee Cullen y su dieciseisavo cumpleaños.

Le deseamos júbilo y felicidad en esta alegre ocasión.

Saludos cordiales,

Nathan Lachlan McFadden
Tempestad – Renesmee

"¡Por el amor de Dios Jacob Black, es mi cumpleaños! ¿Por qué no me dices que ocurrió?" pregunté por quinta vez.

Y siguiendo el patrón de siempre, Jake suspiró con aspecto de tener el peso del mundo sobre sus hombros. "Nessie, me es difícil explicarlo, y realmente no quiero que hablemos de eso en este momento."

"¡No me importa! Siento que todo el mundo ha estado escondiéndose y contando historias a mis espaldas, y soy la única que no sabe lo que esta ocurriendo. ¡Simplemente estoy harta de todo esto!"

"Por favor no me lleves la contraria hoy Nessie. Quiero que este sea un día especial para ti," me rogó.

"¡Entonces dime por que Seth estaba mirando a Yuri de forma tan extraña! ¿Por que se quedó mirándola… y por que tu y mamá se veían como si entendieran lo que estaba ocurriendo?" yo prácticamente estaba que salía disparada por el techo de mi nuevo Saleen.

Estábamos sentados en mi auto en el medio de un claro a unos diez minutos de casa. La fiesta de cumpleaños había terminado alrededor de las once, y papa me había dado permiso para salir a manejar mi nuevo auto… siempre y cuando volviéramos a medianoche. Yuri y Seth nos habían seguido en el auto de Jake, y nos habíamos separado hace poco. Yuri había querido enseñarle a Seth la mejor vista desde su lugar favorito en las montañas. Esos dos habían estado actuando realmente extraño toda la noche, y Seth había estado mirando a Yuri como si ella fuera una bocanada de aire fresco en una noche calurosa de verano. Ellos nos invitaron a ir, pero yo realmente quería hablar con Jake… y también quería un apropiado beso de cumpleaños, pero como ahora estábamos peleando, eso comenzaba a ser muy improbable.

"Mira, si te cuento lo que ocurre, ¿Prometes no hacer mas preguntas al respecto esta noche?" me ladró.

"Si." Desde luego, probablemente yo no iba a cumplir mi parte del trato…

"Nessie, tienes que prometerlo. Ya tienes esa mirada extraña en los ojos… la que me dice que te saldrás con la tuya sin importar lo que yo diga."

"¡Bien! Lo prometo… si me dices lo que esta ocurriendo con Yuri y Seth no haré mas preguntas… esta noche." Uhmm, ¡Quizás consiga un beso de cumpleaños después de todo!

"OK entonces… esto es bastante complicado, así que solo quédate sentada y escucha mientras intento descifrar la mejor manera de decirlo. Cuando uno de nosotros… eh… ¡maldición!" su voz estaba llena de exasperación. Comencé a sentirme un poco culpable por ponerlo en evidencia.

"Esta bien Jake, solo dilo. Ya te prometí que no actuaría como una malcriada esta noche," dije suavemente, intentando hacerlo sentir un poco mas cómodo.

Él exhaló y volvió a respirar profundamente. "Cuando Seth vio a Yuri, su vida cambió Nessie. Su vida cambió para siempre. Verás, Seth ha encontrado a su complemento en ella… yo diría que ella es su alma gemela, pero honestamente yo pienso que es mucho mas que eso. Yuri básicamente se ha convertido en la razón de su existencia. No es algo que realmente pueda explicar. Algunas veces les pasa a los que son capaces de cambiar de forma… lo llamamos impronta."

Mi mandíbula cayó. Solo me quedé mirándolo por un momento. ¡Demonios! ¡Tenía muchísimas mas preguntas! Mordí mi labio inferior mientras intentaba contener el flujo de curiosidad para que no se escapara de mi boca. Él me miro cuidadosamente.

"¿Te parece una respuesta suficientemente buena?" preguntó.

"Por su puesto que no… pero te prometí que no sería malcriada." Continué viéndolo incómodamente. No estaba acostumbrada a esto… yo solía tener las respuestas, no las preguntas.

Él suspiró de nuevo al ver el creciente conflicto en mi rostro. "Puedes hacer una pregunta Nessie. Solo una."

"¿Alguna vez has improntado a alguien?" dije las palabras a toda velocidad. Tan pronto las dije, casi no quise escuchar la respuesta… ¿Qué tal si lo hubiese hecho? ¿Qué tal si era con alguien mas? Yo no tenía ningún recuerdo reciente de Jake mirándome de la forma en que Seth vio a Yuri. Una sensación fría comenzó a formarse en la boca de mi estómago. No pude tragármelo.

"Si," susurró mientras me miraba a los ojos.

¡¿Quién? Quería gritar. Si no era yo, me… moriría. Abrí mi boca mientras la ardiente pregunta se alzaba por mi garganta, amenazando con consumirme en una dolorosa llama de duda… y entonces sentí sus labios sobre los míos. El calor corrió a través de mi beso y paso hacia él, encendiendo un tipo diferente de fuego. Desperada por sentirme como si fuera algo más que una simple alma gemela para Jake, lo agarré por la camisa para halarme hasta su regazo en el asiento de pasajero. Nuestros besos se volvieron mucho mas apasionados… mucho mas apasionados que nunca antes. Comencé a sentirme mareada, y el deseo de más se apoderó de mis sentidos… hasta que Jake se separó de mí jadeando y me levantó firmemente de su regazo para ponerme de vuelta en el asiento de conductor.

La sensación extrema de mi necesidad insatisfecha rápidamente se transformo en una dolorosa furia… una angustiosa furia. Jake no me deseaba, él tenía a alguien más… alguien mucho mejor que un alma gemela.

Las calientes lágrimas brotaron de mis ojos mientras abría de golpe la puerta y salía corriendo al aire nocturno. Jake salió del auto con dificultad.

"¡Nessie! ¡No me has dejado explicártelo!" Me rogó.

"¡Al demonio con las explicaciones! ¡Tú no me deseas! ¡Tienes a alguien más!" dije jadeante.

"¡No! ¡No Renesmee! ¡No! ¡No hay nadie más para mi, solo tu!"

"¡Vete de aquí! ¡Déjame sola!" el dolor en mi pecho estaba amenazando con explotar en incontrolables sollozos. Tenía que alejarme. Inmediatamente.

"¡No me sigas! Si tienes alguna estima por mi salud mental, ¡Entonces déjame sola!" grité detrás de mi.

Me largué corriendo al bosque en una furiosa carrera. Corrí casi tan rápido como mi papá hasta que estuve segura de que Jake no me seguía, y luego me detuve para desahogar mis lágrimas. Estuve ahí durante unos minutos hasta que pude re-establecer el control sobre mi misma. Pensé en darme la vuelta y encontrarlo, pero mi orgullo aún seguía muy herido. En vez de eso, comencé a caminar hacia el camino donde escuchaba autos atravesar en la distancia.

Necesitaba un tiempo a solas para pensar. Si Jake había improntado a alguien más, entonces tenía que haber alguna explicación de porqué él no estaba con ella. Desde luego, él realmente nunca dijo que no fuera yo, pero yo tenía la tendencia de asumir lo peor… después de todo, tenía miles de recuerdos de Jake… aún cuando era una niña pequeña, podía recordar su estruendosa risa y su esencia a musgo. Yo nunca lo había visto enamorarse de nadie – el solo pensar que amara a otra que no fuera yo era como un cuchillo que atravesaba mi corazón. No podía soportarlo. Si a Jake alguna vez le había importado alguien de esa forma, yo no quería ni saberlo. ¿O si? ¿Alguna vez habría besado a otra chica? ¿Querría yo saber sobre ella? Ugh… yo probablemente querría matarla de cualquier manera, bromeé pesadamente para mi misma.

En la distancia escuché un auto llegar detrás de mí. Continué caminando a un paso rápido y confiado. Papá iba a dar una pataleta cuando llegara a casa. El auto bajo la velocidad mientras se acercaba mas hacia donde yo estaba caminando.

"Hola nena, ¿Necesitas que te lleven?" sonó la voz de un chico.

Yo no me volteé. Solo seguí caminando como si no hubiese escuchado nada.

"Oh ¡Vamos nena! ¡No seas así! Es un poco tarde para que estés caminando por aquí sola… te ves tan desamparada… necesitas que alguien se ocupe de ti. Estoy disponible para eso." Sus amigos se rieron.

Esa fue la gota que derramó el vaso. Yo no necesitaba que nadie se ocupara de mí. Era perfectamente capaz de arreglármelas por mi misma. Me detuve en seco y enfoqué toda la fuerza de mi frustración hacia el auto lleno de chicos que aparentaban ser de mi edad y manejaban despacio cerca de mí.

"¿Por qué me obligas a decirlo?" exigí molesta.

Él se sorprendió por mi osadía. "¿Discúlpame?"

"¿Por qué me obligas a decir lo grandísimamente idiota que eres?" grité.

"Eso es un poco duro. Solo pensé que estabas buena, eso es todo." Sus amigos comenzaron a hacer burlas hacia él, lo que provocó que su confusión se transformara en irritación.

"¡No, eso no es todo! Sufres una loca asunción de que yo podría quizás desear tu desinteresada atención cuando claramente salí a caminar sola. Si quisiera compañía, la tendría… ¡y ciertamente no sería tu imbécil ser!" Ups, probablemente necesitaba calmarme. Escuché el sonido de otro motor acercarse. Gracias a Dios.

Ahora él estaba realmente molesto. Detuvo su auto con un chillido de las llantas mientras sus amigos continuaban molestándolo. "Mira, no se quien demonios te crees que…"

"¿Sucede algo malo Renesmee?" la ventana del Corvette negro que pasaba se había abierto, y escuché la voz de Nathan McFadden colarse desde la oscuridad de adentro.

"Estos muchachos no te están molestando, ¿Cierto?" dijo mientras sacaba la cabeza por la ventana para mirarlos.

"¡Nate!" el conductor del otro auto palideció tan pronto reconoció a Nate.

"¿No estarás irrespetándola, cierto Jeremy?" preguntó Nate amenazadoramente.

"No, yo… eh… nosotros…"

"Se estaban yendo, ¿Verdad?" dijo Nate con un amenazador tono despreciativo.

"Claro… nos estábamos yendo. Nos vemos en la práctica del lunes." Jeremy puso su auto en marcha con dificultad y se alejó de nosotros con un sonido de llantas.

Me quedé ahí sorprendida mientras miraba al actual archienemigo de mi familia. Él me sonrió por un momento, y note una rápida mirada en sus ojos que me hizo pensar que él estaba decidiendo que hacer a continuación. Un segundo después, miré sus ojos brillar con resolución.

"Sin ánimos de hacer ninguna ridícula movida, realmente no es seguro para ti el estar caminando sola por aquí tan tarde. Es casi medianoche." Dijo como aclarando las cosas.

"Tu no puedes intentar una movida conmigo. Se todo sobre tus pequeños trucos mentales, ¿Recuerdas? Si intentas algo, simplemente se lo diré a mi padre… y al final no te va a funcionar," me burlé.

"Estoy perfectamente conciente de eso," sonrió.

"¡Demonios! ¿Realmente ya va a ser medianoche?" pregunté con preocupación. Papá… iba a matarme.

"Si."

"Eh, ¿Sabes como puedo llegar al claro del bosque que queda cerca de la cabaña Walker? ¿Rápidamente?" tenía esperanzas de que Jake siguiera esperándome allí… y dejé mi celular en el auto.

"Súbete. Te llevaré yo mismo. Sin trucos… palabra de honor de hechicero." Sonrió.

"Pensé que los hechiceros no tenían honor," me burlé. Pero comencé a caminar hacia el lado del pasajero de su auto. Yo podría controlar a este tonto… sin problemas.

"Touché." Le quitó el seguro a la puerta, y me deslicé en el asiento de cuero negro. El auto olía como Nathan… una combinación casi como de especias exóticas y algún perfume costoso. Me ardía un poco la nariz, pero no era un olor desagradable.

Me sorprendí al escuchar mi canción favorita de Radiohead, 'Everything in Its Right Place,' sonando suavemente en el fondo.

"Por cierto, gracias," dije rápidamente.

"¿Por qué?"

"Por el regalo. Dudo que mi familia me deje usarlo en algún momento próximo, pero realmente pensé que era bonito." No había motivos para ser grosera… yo de hecho había encontrado el collar increíblemente hermoso.

"Mi padre lo compró. Yo apenas sugerí una piedra y escribí la tarjeta. La caligrafía de mi padre se ha deteriorado. Pensamos que sería una buena idea ser amables con los vampiros… eso de morir antes de tiempo no me parece una opción viable." Declaró de forma extraña.

"¿Por qué escogiste una piedra marrón?" pregunté con curiosidad.

"Tu pareces usar mucho el negro… pero el marrón se ve mejor con tus ojos. Bonito top, por cierto," dijo mientras miraba rápidamente en mi dirección.

De repente, el bustier incrustado en cristales me pareció una malísima idea. Le di un puñetazo en el hombro. "¡Sin trucos! ¡Lo prometiste!"

"Prometí no hacer una movida. Pero nos harías un favor a ambos si nunca más te pones un top así. Haces que mi promesa se vuelva… vacía."

"Puedes quitarle lo de hechicero al idiota, pero no puedes quitarle lo de idiota al hechicero," bromeé.

"Yo quizás sea un hechicero y un idiota, pero tienes que admitir que esta situación solo puede sacarse de un libro."

"¿Qué quieres decir?" pregunté.

"Quiero decir que es gracioso en una forma desagradable, como cada mujer que he querido recientemente es propiedad de Edward Cullen, vampiro extraordinario."

¿Cómo se atreve? "¡Yo no soy propiedad de nadie! ¡Me pertenezco a mi misma… a nadie mas!" me quejé reflexivamente.

"Gloria Steinham lo aprobaría… pero ya en serio, si le perteneces a alguien. Todo el mundo es así."

"Por favor," me reí. "¿Incluso tú?"

"Le pertenezco a mi padre," dijo simplemente. Pude ver como sus ojos azules se nublaban con frustración, y miré como sus músculos faciales se tensaban. Sus afiladas mejillas y mandíbula de perfil realmente me recordaban a un halcón… uno realmente guapo.

"Eso es ridículo. Tú eres tu propia persona. No le perteneces a nadie. Yo definitivamente no le pertenezco a nadie."

"Eso es muy pintoresco Renesmee. Un poco trivial también." Su voz se llenó de sarcasmo.

¿Por qué piensas que le perteneces a tu padre?"

"Yo soy el futuro de mi familia. Todo acerca de mí ha sido cuidadosamente cultivado por mi padre. Soy su más grande inversión. Cuando pones el trabajo de toda una vida sobre algo, es fácil entender el porqué esperas algo a cambio."

"Vaya. Aún pienso que eres tu propia persona. Solo tienes que creerlo. Deja de pretender que no tienes elección… te hace ver… patético." Hasta yo sabía que sonaba infantil, pero era verdad.

"¿Patético?" él presionó sus labios.

"¿Te molestaste conmigo? ¿Ahora intentaras desaparecerme haciéndome alguna mierda 'abracadabra'?"

Sus ojos se suavizaron y se rió. No había esperado que me gustara el sonido de su risa, pero así fue. Aunque parecía un poquito antinatural… como si él no se riera lo suficiente en su vida.

"Honestamente es patético que pienses que no le perteneces a nadie. ¿Ni si quiera a Rin Tin Tin, el mecánico súper crecido?" bromeó.

Ignoré la burla sobre Jake siendo un lobo. Supongo que papá le dijo a los McFaddens esa pieza de información también en un esfuerzo de asegurarse de que supieran que Jake tampoco era apenas un simple humano. En otras palabras, no se metan con Jacob Black.

"Jake. No se si le pertenezco." El timbre de mi voz se volvió triste mientras pensaba sobre eso. Jake quizás tenía a alguien más. Tuve que luchar para mantener mis lágrimas a raya.

Él noto mi lucha. "¿Ocurre algo Renesmee?"

"No. Realmente no es asunto tuyo. Yo me encargaré de eso… y deja de llamarme Renesmee. Mi nombre es Nessie."

"Me rehúso."

"¿Discúlpame?" dije, sorprendida momentáneamente al olvidar mi tristeza.

"Mi familia es de Escocia. Me rehúso a dale a algo tan hermoso el apodo de un monstruo Escocés," declaró firmemente.

"¡Ja! Piensas que soy hermosa. Que mal." Sonreí.

"Si, así es," estuvo de acuerdo.

"Aunque lo mejor es que lo escondas… si mi papá te atrapa pensando que soy hermosa, estarás en graves problemas."

Por alguna razón, no quería más altercados entre mi papá y Nate. Era extraño, me sentía un poco… protectora del archienemigo de mi familia. Interesante. Quizás si era una pacifista empedernida después de todo.

"¿Y eso por que?"

"Mi papá puede ver tus pensamientos, así que ten cuidado."

Él se quedó callado por un momento, considerando. Entonces sonrió para si mismo divertido. "Con razón quería desmembrarme en la escuela por culpa de esa dulzura."

"¡Oye!" volví a golpearlo en el hombro, con mas fuerza que antes. "Estas hablando de mi madre, ¡Imbécil!"

Él se rió de mí. "Mis disculpas. A veces es difícil para mí el pensar en vampiros como… padres."

"¡Y algunas veces es difícil para nosotros recordar no romperte el cuello y beber de ti hasta que estés seco!" dije molesta.

"De nuevo, mis disculpas. ¿Tregua?" él sostuvo su mano en alto esperando la mía, y yo la alcancé con vacilación para sacudirla. Era sorprendentemente suave, y sentí su pulgar acariciar el dorso de mi mano por un momento antes de liberarla.

"Sin trucos," le advertí.

El aspecto en sus ojos se había suavizado. Comencé a sentirme un poco mareada. Él inmediatamente retiró su mirada, y pude ver como un rubor comenzaba a subir por su cuello.

"Lo lamento. No quise hacer eso. Me es difícil controlarlo. No estoy acostumbrado a tener que controlarlo. Usualmente, obtengo lo que quiero." Estaba segura de que él decía la verdad.

"Eso no es divertido. ¿La vida no es mejor cuando tienes que lidiar con un reto?" pregunté.

"Solo si sé que valdrá la pena el esfuerzo al final." Él me miró de nuevo por un momento antes de retirar la mirada.

De repente, el auto que venía hacia nosotros en la dirección opuesta frenó con brusquedad y con un sonido fuerte de llantas.

"Demonios. ¡Ese es un Saleen S7!" declaró Nate con reverencia.

Mierda. "Twin Turbo." Hice una mueca mientras veía la forma alta de Jake aparecer desde el asiento de conductor. Él estaba absolutamente lívido.

"¿Ese es el auto de Rin Tin Tin? Si es así, dile que correremos el próximo fin de semana cerca de mi casa," dijo Nate exuberantemente.

"No. Es mío." Suspiré y abrí la puerta del Corvette. Nate puso el auto en park y salió del vehiculo sin emitir sonido alguno.

"¡Nessie! ¿Qué demonios crees que haces?" rugió Jake mientras sus hombros comenzaban a sacudirse peligrosamente.

"Espera un segundo Jacob Black. Tú…"

Nathan me interrumpió. "Ella estaba caminando sola y se topó con una molestia. Yo pensé…"

"¡MANTENTE FUERA DE ESTO MISERABLE DEMONIO!" gritó Jake. Él estaba extremadamente cerca de entrar en fase.

"No ocurrió nada. No hay motivos para que se te suban y se te enrollen las medias," dijo Nate de forma pareja.

"¡basta! Gracias por traerme Nate. Deberías irte. Ahora." El aspecto de mi rostro lo obligo a retirar su postura de desafiante arrogancia. Él presionó sus labios y se alejo rápidamente manejando. El sonido del motor del Corvette se desvaneció en la distancia.

Me quedé ahí mirando a Jake mientras los espasmos de su cuerpo se calmaban lentamente.

"Nessie," comenzó a decir suavemente.

"No quiero escucharlo. No pasó nada malo. Algunos idiotas estaban intentando acosarme y Nate llegó y los hizo detenerse. Entonces me di cuenta de que llegaríamos tarde a casa, así que se ofreció a llevarme al claro. Fin de la historia. Sin juegos mentales ni nada. Él se comporto bien."

Él solo se quedó mirándome con una expresión increíblemente dolorosa en su rostro. "¿Por qué sigues presionando tu suerte Nessie?" susurró.

"No lo estoy haciendo. Si él hubiese intentado meterse conmigo, no habría sido lo peor que le pudiera ocurrir esta noche." Mi voz estaba comenzando a temblar de nuevo cuando miré el rostro del único hombre al que había amado. Miré de nuevo al suelo en un intento de mantener el control.

Él me halo hasta sus brazos en el siguiente momento.

"Lo lamento tanto cariño," susurró. "Desearía que no te hubiese ido así antes de darme tiempo de explicártelo… si tuve la impronta. Hace seis años en este mismo día… la primera vez que puse mis ojos sobre ti." Él acarició mi rostro con sus tibias manos mientras decía las palabras que mi alma necesitaba escuchar.

Las lágrimas cruzaron mi rostro sin embargo… cuando se te llenan los ojos de lágrimas, no tiene sentido intentar que no caigan. Él me las secó con sus pulgares mientras me daba un tierno beso en los labios.

"¿Me lo prometes? Te amo tanto Jake… tu eres el único hombre que he querido en mi vida. ¿Me juras que soy la única chica a la que has querido? Rogué.

Él tomó un rápido respiro y luego miro profundamente a mis ojos… entonces me besó. Hambrienta por su amor, lo bese de vuelta desesperadamente.

No pasé por alto el hecho de que no contestara mi pregunta.
Descifrando - Edward

Me fue imposible recordar algún evento en el pasado que me hiciera sentir tan furioso con mi hija como ahora.

Me quedé frente al cuerpo vacío del puma ante mí y hervía de furia mientras tomaba un respiro profundo en un intento de calmarme.

"¿Edward?" preguntó Bella tranquilamente.

Ella caminó cuidadosamente hasta mí y deslizó su mano en la mía. Tan pronto Nessie había llegado a casa con Jake, Yuri y Seth, me había tomado cada parte de mi auto control el no regañarla durante horas como consecuencia de su pobre sentido de decisión. Sólo el susurro de Bella recordándome que era su cumpleaños me detuvo de hacerlo. Bella tomo mi mano y me pidió que fuera a cazar con ella en un esfuerzo para canalizar mi ira y sacarme de la casa.

Adicionalmente a ponerse peligrosamente en proximidad a él por un insondable período de tiempo, Renesmee le había dicho a Nathan McFadden, un peligroso predador, algo que no debería haber sabido nunca – que su padre podía leer su mente. Mi ira con ella de hecho había excedido mi frustración con él. De hecho, tuve que admitir a regañadientes para mi mismo que él se había comportado a la altura de la situación esta noche. Yo no podía albergar resentimientos hacia Nate por asistir a mi hija, y al parecer sus motivos habían sido tan altruistas como lo que uno pudiera esperar – para un infame hechicero. Hizo poco para cambiar mi opinión sobre él como algo más que un asqueroso merodeador.

"Aún no puedo creer que Jake la dejara irse sola," dijo Bella molesta.

"No pretendo formar un hábito de defender a Jacob Black, pero ella no le dio mucha elección. Él corrió frenéticamente buscándola, intentando encontrarla cuando se dio cuenta de que ya no podía rastrearla," reflexioné debidamente.

"Igual, es un golpe de mala suerte que se encontrara con McFadden."

"Como la madre, igual la hija," murmuré paradójicamente.

"¿Qué se supone que significa eso?" dijo Bella.

"No es nada cariño. Es solo que se me dificulta reconocer el hecho de que mi esposa y mi hija parecen estar destinadas a tentar el destino en cualquier forma posible. Aún si yo hubiese podido anticipar que esta situación ocurriera, no habría forma alguna de prevenir la oportunidad de un encuentro con esa miserable excusa de ser humano."

"¿Qué debemos hacer?"

"Aparte de retener a Renesmee en su habitación por un indefinido período de tiempo, yo asumo que el curso de acción mas seguro sería una muy larga reprimenda – la cual estamos seguros de que va a desobedecer si nos guiamos por el pasado," dije irónicamente mientras miraba a mi esposa mordazmente.

"Eso no es sólo mi culpa Edward. Tú eres aún mas terco que yo." Comenzamos a caminar tomados de la mano hacia nuestra casa.

"No puedo discrepar en eso. Simplemente me sorprende que su gran inteligencia no parece aplicarse a su capacidad para discernir el carácter de otra persona" dije con frustración.

"Edward, Nessie es increíblemente inteligente, pero ella a vivido una vida muy protegida. Nosotros no hemos podido exponerla a demasiada gente de su edad por su rápido desarrollo. Durante toda su vida ha sido rodeada por su familia… ¿Cómo podría saber lidiar con alguien cuyas intenciones no son buenas? Su familia nunca le haría daño, y ese hecho solo la hace creer mucho más en su propia indestructibilidad."

Fruncí el ceño ante sus palabras. "Crecer desde la infancia a la adultez en seis años probablemente tampoco trabaja a su favor." Dije en acuerdo.

"Por su puesto que no. Desearía que pudiéramos haber hecho algo al respecto, pero no se que podríamos haber cambiado." Sintiendo la frustración de Bella en sus palabras, me detuve y la hale hasta mis brazos.

"No te sientes como si hubieses cometido algún error, ¿Cierto Bella?" pregunté con preocupación.

"No lo sé Edward. Supongo que así se sintió Charlie cuando me vio después del nacimiento de Nessie. Quizás los padres nunca saben realmente si hicieron el mejor trabajo posible… sé que Nessie es amada. No puedo evitar que cometa errores, pero puedo amarla a pesar de ellos."

Le sonreí irónicamente. Con todos los años de perspicacia que yo había acumulado, Bella siempre tenía una habilidad especial para comprender las situaciones y suavizar mis preocupaciones con una conmovedora simplicidad que no parecían propias para su juventud. Puse mi mano debajo de su barbilla para subir su rostro hasta el mío.

"Nunca dejas de impresionarme, Señora Cullen."

"No te molestes tanto con ella Edward. Ella no tiene la sabiduría que viene con estas experiencias todavía. Recuerdo lo difícil que era para mi interactuar con los otros chicos cuando estaba en la escuela… ¡Y eso que yo era de la misma especie que ellos!" dijo Bella mientras colocaba su mano en un lado de mi rostro. Ella bajó mi cabeza gentilmente mientras se paraba de puntitas para besarme. Tomé la parte de atrás de su cuello entre mis manos y la empujé contra mi cuerpo. En todo momento, Bella y yo estábamos perfectamente compenetrados. Ella suspiró contenta mientras me movía para besar su garganta.

"Solo desearía que ella no le hubiese dado a McFadden la información que nunca quisimos que supiera sobre mi."

"Estoy de acuerdo. Quizás ahora ella sea más cuidadosa con sus consideraciones. Apuesto a que ahora él esta muerto de miedo por ti." Ella sonrió mientras recordaba algo en su mente que probablemente a mi me hubiese encantado ver. Era una innegable ironía el casarme con la única persona cuya mente era una hoja de papel en blanco para mí.

"No tiene suficiente miedo." Ella se rió y tomo mi mano de nuevo.

Corrimos ligeramente de regreso a nuestro hogar. Mientras atravesábamos la última pared de árboles, olí la esencia de un lobo entre nosotros. Jacob estaba esperándonos en el límite del bosque.

"Edward. Realmente necesito hablar con ambos." La perturbada mirada en su rostro casi meritaba más simpatía de la que quería darle.

"¿Se trata de por que demonios la dejaste correr por el bosque sola?" escupió Bella irónicamente.

"Bells, yo…"

"Esta bien Jacob. Ya le conté a Bella lo que ocurrió. Ella solo esta frustrada, y tu eres su actual pera de boxeo," dije.

"Lo aceptaré Bells, solo por favor ayúdame." Rogó. No se que hacer al respecto. Pienso que esto la va a destruir cuando se entere. Ni si quiera quiero decirle, pero no puedo mantenerlo en secreto por mucho tiempo mas."

Bella nunca había sido capaz de ver a Jacob sufrir por mucho tiempo. La mirada de irritación en su rostro cambió a rápidamente a ser una de preocupación.

"¿Con que necesitas ayuda?" preguntó ella.

El gimió. "Solía pensar que sería grandioso tener a una chica que tuviera celos por mi. Cuando yo… bueno, antes cuando pensaba que todo lo que quería eras tú, fantaseaba con que tú te pusieras celosa cuando me vieras con otra chica. Estaba tan equivocado. Esto apesta… absolutamente apesta. Todas esas historias que lo hacen sonar tan genial están llenas de pura mierda."

"¡Escúpelo Jake! ¡Deja de divagar!" exigió Bella. Yo sabía exactamente lo que él quería decir, pero sentía que era lo más cordial el darle la oportunidad de explicarlo.

"Bells, ella tiene celos de… ti. Sólo que ella no sabe todavía que eres tú," dijo apresuradamente.

¡No podía mentirle! Ella quería saber si yo había amado alguna vez a otra chica ¡Y no pude mentir! Simplemente no respondí. ¡A ella no se le escapa nada! No lo dejará pasar… por favor Edward, ¡Ayúdame!

Sus ojos brillaban suplicantes mientras me miraba.

"Pienso que ella debe saberlo. Creo que ha llegado el momento," dije tranquilamente.

Los ojos de Bella se ampliaron cuando se dio cuenta de lo que sucedía. "Ella quiere saber sobre el pasado de Jacob. Cuando se entere, lo sabrá todo sobre nosotros." Su voz había disminuido hasta ser un susurro.

"Quiero decir, yo sabía que eventualmente esto pasaría. Solo no pensé que sería un gran problema. Es casi como una de esas cosas que uno quiere decir, y tienes la intención de decir y… eventualmente, se sale de proporción porque esperaste demasiado para decirlo." La voz de Jacob sonaba casi enloquecida con la desesperación.

"¿Tu no crees que ella sea capaz de manejarlo bien cuando se entere exactamente de que ocurrió?" preguntó Bella con sorpresa.

El me dirigió una rápida mirada que acompañaba sus recuerdos de Nessie… Ella enloqueció Edward… simplemente perdió el control en su auto hace apenas una hora.

No. Ella no lo manejará bien.

"Desafortunadamente, parece ser que Nessie ha heredado algo mas de mi… una posesividad fiera. Ese factor combinado con la noción de que todos le escondimos algo tan importante durante todos estos años, será algo difícil de digerir para ella," murmuré.

"¿Por qué simplemente no pudimos contarle?" gimió Jacob.

"Era importante para todos nosotros que Nessie creciera en un mundo que no contuviera ninguna predestinación o alguna semejanza a cualquier carga innecesaria. Muchos de estos asuntos son muy delicados para discutirlos con un niño. Todos estuvimos de acuerdo en esto Jaco, incluyéndote," le recordé.

"Yo puedo hablar con ella," dijo Bella silenciosamente.

"No, creo que yo debo hacerlo." La voz de Jacob era suplicante.

"¿Por qué?" preguntó ella.

Para que ella se enfade conmigo y no contigo. Era en ocasiones como estas en las que recordaba el buen hombre que era Jacob Black.

"Debería ser yo. Yo fui el que intentó separar a su madre de su padre. Soy el culpable. Esta situación simplemente es parte de mi sentencia infinita," bromeó sin rastro alguno de diversión.

"Podemos estar ahí contigo," respondí.

Sus ojos se suavizaron considerablemente. "Quizás eso ayude."

"Desde luego Jake. Lo que sea necesario," dijo Bella amablemente.

"OK. Ahora solo dime que le puedo decir," susurró él.

"La verdad es el mejor lugar para comenzar," declaré.

Le cuento sobre cuando… eh… ¿tú te fuiste?

Yo hice una mueca mientras reflexionaba. "Si le vamos a contar todo a Nessie, entonces eso es lo que sucedió. Lo acepto. Es una parte de mi sentencia infinita también."

"¿Por qué no me dejan contar esa parte?" preguntó Bella.

Aún cuando ella no había escuchado los pensamientos de Jacob, ella sabía sobre que estábamos hablando. El período más oscuro de nuestras vidas era algo que siempre permanecía en el fondo de mi mente. Cada día, aunque sutilmente, yo intentaba pensar en alguna forma para compensar a Bella… alguna forma de evitar esa pesadilla que le había inflingido hace años.

"Honestamente, los tres contribuimos en esto de una forma u otra. Yo soy la mejor persona que puede decirle porqué me uní a Jacob por culpa de mi egoísta desesperación. No todo es culpa de Jake… así como tampoco todo es culpa tuya… así que quita esa cara Edward Cullen," me dijo con molestia.

Yo presioné mis labios y pestañee con fuerza para desvanecer las dolorosas imágenes del pasado de mi vista.

"Realmente apreciaría la ayuda," dijo Jacob mientras un destello de esperanza aparecía en sus ojos.

"No es ayudar Jake. Es hacer lo correcto. De hecho, quizás deberíamos contarle esta historia por partes… puede llegar a ser abrumador si intentamos decirle todo de una vez," declaró Bella.

"Estoy de acuerdo," dije tranquilamente.

"Mientras mas pronto mejor," declaró Jacob inquieto. Tendré suerte si logro pasar una semana más sin que lloriquee para que se lo cuente. No puedo soportar verla llorar. Me hace parecer que todo lo demás en el mundo… no tiene importancia.

Cuan bien lo entendía. "Quizás Bella y yo deberíamos empezar la historia ahora. No creo que sea necesario que estés ahí cuando le cuente a Nessie mi vergonzosa participación en este asunto."

"¡Edward! ¡No permitiré que le digas nada a Nessie si pretendes dibujarte como el villano del asunto!" chilló Bella.

Yo le sonreí con tristeza. ¿Cómo era posible que yo no fuera el villano? Yo había robado inexcusablemente la luz de la vida de ella y de la mía. Ella había acudido a un lobo buscando una semejanza al calor que yo le había robado cruelmente y sin su permiso. ¿Villano? Absurdamente si.

"¿Ella sigue despierta?" le preguntó Bella a Jacob.

"Creo que si. Alice le estaba pintando las uñas a Yuri y rizando el cabello de Nessie antes de que se fueran a la cama," respondió Jacob.

Bella tomó mi mano y comenzamos a caminar con nuestro propósito de regreso a la casa.

Gracias Edward. Sé que esto no es fácil. Hazme saber si puedo ayudar en algo.

Ya has hecho suficiente Jacob Black, pensé para mi mismo sarcásticamente. Yo nunca le diría estas palabras en voz alta… en realidad, yo tenía muchas mas razones para estar agradecido de las que tenía para continuar irritado. Él permaneció en las escaleras de abajo con Seth mientras Bella y yo subíamos las escaleras.

Tocamos la puerta de la habitación de Nessie.

"¿Nessie? ¿Cariño? Es mamá y papá. ¿Estas despierta?" preguntó Bella tranquilamente.

La puerta se abrió sin hacer ruido. En el fondo pude escuchar la respiración acompasada de Yuri… ella estaba profundamente dormida. Los ojos de Nessie se veían inflamados y rojos. Mi corazón se detuvo cuando me di cuenta de que ella había estado llorando… por un perro. Ambas, mi esposa y mi hija habían derramado lágrimas por Jacob Black. El sabor amargo en mi garganta fue difícil de tragar.

Dios, espero que no me pregunten por que tengo los ojos rojos. Por favor que me dejen sola.

Le sonreí a Nessie con entendimiento mientras Bella decía, "Cariño, ¿Podemos hablar contigo un momento?"

Por favor que no sea sobre Jake. Por favor.

"Seguro," dijo con vacilación mientras cerraba la puerta de la habitación tras ella y nos seguía hasta nuestra habitación.

Todos nos sentamos en nuestra enorme cama. Nessie curvó sus rodillas debajo de su barbilla y Bella se sentó muy cerca de su lado. Les dí la cara a ambas con resolución. Mi hija sabría la verdad sobre su padre en solo unos pocos segundos. Su padre había abandonado a su madre. Yo no sabía como se sentía esto para algún otro hombre, pero tengo que imaginar que nunca fue fácil que tu hijo descubriera que no eras perfecto del todo. Ya no importaba. Penitencia eterna.

"Nessie, no me quiero entrometer mas en tu relación con Jacob de lo que ya lo he hecho. Si deseas hablarnos sobre algo, sabes que siempre estaremos aquí."

Ella asintió. Gracias a Dios.

"Como tu estas comenzando tu propia relación, pensé que estarías interesada en escuchar algunas de las historias relacionadas con el pasado de tus padres."

Mmm. De hecho ellos nunca me han contado mucho. Esto podría ser bueno. Seguro. Quizás así tendré alguna idea de porque los hombres son tan difíciles de entender.

Sonreí torcidamente ante sus pensamientos.

"Simplemente pensamos que ya eres suficientemente mayor para escuchar algunas de estas historias, cariño," dijo Bella amorosamente mientras acariciaba los rizos de Nessie.

"Seguro. No me importaría escucharlas," dijo Nessie en acuerdo.

Tomé un respiro profundo mientras comenzaba. "Cuando conocí por primera vez a tu mamá, me esforcé todo lo que pude para alejarme de ella." ignoré la mirada de sorpresa de ella y continué. "Su sangre era la esencia de atracción mas fuerte que yo había experimentado jamás, y eventualmente esa atracción floreció para ser algo mucho mas potente. Muy pronto, estuve completamente enamorado de ella."

"Tu papá era el chico mas hermoso que yo había visto nunca. Él me hacía olvidar como hablar con coherencia. Su amabilidad y su humor eventualmente me hicieron estar ligeramente obsesionada – mejor dicho, totalmente obsesionada. Yo soñaba con él. Pero nunca pensé que me daría ni la hora del día," dijo Bella con una sonrisa.

"Yo estaba dispuesto a darle mucho mas que la hora. Yo alegremente le habría dado casi todo…" me detuve por un momento.

"La única cosa que tu madre quería era la única que yo me negaba a darle."

"¿Qué era eso?" susurró ella.

"La inmortalidad. Ella quería convertirse en vampiro. Y yo me negaba a cambiarla."

"¿Por qué?" preguntó Nessie en Shock.

Yo suspiré con frustración. "Porque cariño, yo amaba demasiado a tu madre como para terminar su vida y reemplazarla con una noche eterna."

Ella solo se quedó sentada mirándome con un aspecto de sorpresa. ¿Cómo podrías haber soportado verla morir papá?

"Me justificaba con verla envejecer y eventualmente pasar a cualquier vida después de la muerte que estuviese garantizada para los humanos al aferrarme a mi creencia de que al hacer esto yo mantendría su alma intacta."

Ahora venía la parte difícil. Yo sabía que era altamente posible que Nessie cambiara su idea sobre mí para estar atada por siempre a lo que yo estaba a punto de decir.

"Me obsesioné tanto con salvar su alma que yo… la dejé," dije simplemente.

¿Ah? No lo entiendo. Tú… dejaste… ¿A mamá?

"¿Qué quieres decir?" preguntó ella con confusión.

"Pensé que tu madre no debería vivir en un mundo tan precario como el nuestro. Las amenazas de muerte parecían revolotear a su alrededor como una inevitable nube. Yo pensaba que era el responsable de esto… y no quería obligarla a tomar la decisión de terminar su vida o verla morir en mis brazos. No podía hacerlo. Me negaba a hacerlo. Así que me marché."

"Mamá… ¿Cómo pudiste dejarlo ir?" dijo ella con incredulidad.

"No lo hice cariño. Yo no sabía que el se iría."

"Quieres decir…. ¿Qué tu simplemente dejaste a mamá? ¿Sin despedirte si quiera?" pude ver la rabia empezar a crecer en los ojos de Nessie.

Abrí mi boca para responder al mismo tiempo que mi alma comenzaba su ciclo de auto-flagelación. Bella me interrumpió con una mirada de advertencia en los ojos.

"Si. Y lo olvidé hace muchos años. No había nada que perdonar. La decisión que él tomó la hizo por amor, y algunas veces las decisiones que tomamos cuando amamos a alguien no son siempre las mejores. Yo también he cometido errores, y ninguno de nosotros vivirá su vida recordándole a nadie que amamos sus errores." Declaró con firmeza.

Si yo amo a Jake, ¿Tengo que ignorar sus errores también? Eso, desde luego, si es que me cuenta algún día cuales son sus errores…

"El amor verdadero no se trata de perdonar o ignorar errores, Renesmee. El amor verdadero se trata de aceptar todas las cosas que forman parte de una persona… y simplemente eso significa que los errores están incluidos." Respondí.

"¿Jake ha cometido errores de los que no estoy enterada?" preguntó ella.

Nuestra hija era increíblemente inteligente a veces. Que lástima que esa inteligencia no la había motivado a tratar a Nathan McFadden con el desdén que yo hubiese deseado.

"No nos corresponde decir si las decisiones que Jake hizo en su pasado sean errores o no. Ni nos vamos a sentar a habar sobre cosas que él es perfectamente capaz de decirte él mismo." El tono de la voz de Bella indicaba que ella no respondería mas preguntas de Nessie con respecto a este tema. "La única cosa que puedo decirte es que Jake siempre ha sido un amigo mío muy cercano. Cuando tu papá se fue, él era mi mejor amigo, y el estuvo conmigo cuando yo me sentía extremadamente sola. Él es un hombre muy bueno Nessie. No te estoy pidiendo que lo dejes tranquilo, simplemente te pido que le des una oportunidad de demostrarte la gran persona que es."

"Bajo circunstancias normales, yo nunca defendería los intentos de cualquier hombre por robarme a mi única hija, pero tengo que coincidir plenamente con lo que tu madre acaba de decir. Jacob Black es uno de los mejores individuos que he conocido," declaré.

"¿Así que ustedes sabían que él había tenido la impronta conmigo?" preguntó intencionadamente.

"Si. No te lo dijimos porque ambos queríamos que tú tuvieras elección en el asunto. No era nuestra intención el poner esa clase de expectativas sobre ti," culminé.

Estiré mi mano para colocarla encima de la mano de Nessie. Ella volteó la suya hacia arriba para sostener la mía mientas Bella la alcanzaba con su brazo para halarla cerca en un abrazo. Nessie inclinó su cabeza contra la de Bella y el contraste del cabello oscuro y piel pálida de Bella contra la complexión bronceada y rosácea de Nessie casi me hacen perder el aliento mientras tanta belleza sobrecargaba mis sentidos.

"Gracias por contarme esto mamá y papá. Definitivamente me han dado algo en que pensar."

"Desde luego cariño."

"Te amamos mucho nena," dijo Bella mientras le daba un beso en la frente a Nessie.

Aún no puedo creer que dejaste a mama, pero estoy segura de que tenía sentido para ti en ese momento papá. De hecho me es imposible imaginarlos a los dos sin la compañía del otro. No tengo idea de cómo tuviste la fuerza para hacerlo.

"Obviamente no la tuve Nessie," dije bromeando.

"Pero esa es una historia para otro momento," dijo Bella mientras le indicaba a Nessie que era hora de dormir.

"Buenas noches mamá y papá," dijo Nessie mientras desenroscaba su cuerpo de nuestra cama y se levantaba en un movimiento fluido.

"Buenas noches," respondimos ambos.

Supongo que ellos quieren que entienda cuando Jake me cuente sobre su 'pasado.' La gente comete errores. Trataré de entender… pero mas vale que no haya sido una mujer hermosa.

… y mas le vale no volverla a ver nunca más.

Esto estaba lejos de terminar.
Descifrando - Edward

Me fue imposible recordar algún evento en el pasado que me hiciera sentir tan furioso con mi hija como ahora.

Me quedé frente al cuerpo vacío del puma ante mí y hervía de furia mientras tomaba un respiro profundo en un intento de calmarme.

"¿Edward?" preguntó Bella tranquilamente.

Ella caminó cuidadosamente hasta mí y deslizó su mano en la mía. Tan pronto Nessie había llegado a casa con Jake, Yuri y Seth, me había tomado cada parte de mi auto control el no regañarla durante horas como consecuencia de su pobre sentido de decisión. Sólo el susurro de Bella recordándome que era su cumpleaños me detuvo de hacerlo. Bella tomo mi mano y me pidió que fuera a cazar con ella en un esfuerzo para canalizar mi ira y sacarme de la casa.

Adicionalmente a ponerse peligrosamente en proximidad a él por un insondable período de tiempo, Renesmee le había dicho a Nathan McFadden, un peligroso predador, algo que no debería haber sabido nunca – que su padre podía leer su mente. Mi ira con ella de hecho había excedido mi frustración con él. De hecho, tuve que admitir a regañadientes para mi mismo que él se había comportado a la altura de la situación esta noche. Yo no podía albergar resentimientos hacia Nate por asistir a mi hija, y al parecer sus motivos habían sido tan altruistas como lo que uno pudiera esperar – para un infame hechicero. Hizo poco para cambiar mi opinión sobre él como algo más que un asqueroso merodeador.

"Aún no puedo creer que Jake la dejara irse sola," dijo Bella molesta.

"No pretendo formar un hábito de defender a Jacob Black, pero ella no le dio mucha elección. Él corrió frenéticamente buscándola, intentando encontrarla cuando se dio cuenta de que ya no podía rastrearla," reflexioné debidamente.

"Igual, es un golpe de mala suerte que se encontrara con McFadden."

"Como la madre, igual la hija," murmuré paradójicamente.

"¿Qué se supone que significa eso?" dijo Bella.

"No es nada cariño. Es solo que se me dificulta reconocer el hecho de que mi esposa y mi hija parecen estar destinadas a tentar el destino en cualquier forma posible. Aún si yo hubiese podido anticipar que esta situación ocurriera, no habría forma alguna de prevenir la oportunidad de un encuentro con esa miserable excusa de ser humano."

"¿Qué debemos hacer?"

"Aparte de retener a Renesmee en su habitación por un indefinido período de tiempo, yo asumo que el curso de acción mas seguro sería una muy larga reprimenda – la cual estamos seguros de que va a desobedecer si nos guiamos por el pasado," dije irónicamente mientras miraba a mi esposa mordazmente.

"Eso no es sólo mi culpa Edward. Tú eres aún mas terco que yo." Comenzamos a caminar tomados de la mano hacia nuestra casa.

"No puedo discrepar en eso. Simplemente me sorprende que su gran inteligencia no parece aplicarse a su capacidad para discernir el carácter de otra persona" dije con frustración.

"Edward, Nessie es increíblemente inteligente, pero ella a vivido una vida muy protegida. Nosotros no hemos podido exponerla a demasiada gente de su edad por su rápido desarrollo. Durante toda su vida ha sido rodeada por su familia… ¿Cómo podría saber lidiar con alguien cuyas intenciones no son buenas? Su familia nunca le haría daño, y ese hecho solo la hace creer mucho más en su propia indestructibilidad."

Fruncí el ceño ante sus palabras. "Crecer desde la infancia a la adultez en seis años probablemente tampoco trabaja a su favor." Dije en acuerdo.

"Por su puesto que no. Desearía que pudiéramos haber hecho algo al respecto, pero no se que podríamos haber cambiado." Sintiendo la frustración de Bella en sus palabras, me detuve y la hale hasta mis brazos.

"No te sientes como si hubieses cometido algún error, ¿Cierto Bella?" pregunté con preocupación.

"No lo sé Edward. Supongo que así se sintió Charlie cuando me vio después del nacimiento de Nessie. Quizás los padres nunca saben realmente si hicieron el mejor trabajo posible… sé que Nessie es amada. No puedo evitar que cometa errores, pero puedo amarla a pesar de ellos."

Le sonreí irónicamente. Con todos los años de perspicacia que yo había acumulado, Bella siempre tenía una habilidad especial para comprender las situaciones y suavizar mis preocupaciones con una conmovedora simplicidad que no parecían propias para su juventud. Puse mi mano debajo de su barbilla para subir su rostro hasta el mío.

"Nunca dejas de impresionarme, Señora Cullen."

"No te molestes tanto con ella Edward. Ella no tiene la sabiduría que viene con estas experiencias todavía. Recuerdo lo difícil que era para mi interactuar con los otros chicos cuando estaba en la escuela… ¡Y eso que yo era de la misma especie que ellos!" dijo Bella mientras colocaba su mano en un lado de mi rostro. Ella bajó mi cabeza gentilmente mientras se paraba de puntitas para besarme. Tomé la parte de atrás de su cuello entre mis manos y la empujé contra mi cuerpo. En todo momento, Bella y yo estábamos perfectamente compenetrados. Ella suspiró contenta mientras me movía para besar su garganta.

"Solo desearía que ella no le hubiese dado a McFadden la información que nunca quisimos que supiera sobre mi."

"Estoy de acuerdo. Quizás ahora ella sea más cuidadosa con sus consideraciones. Apuesto a que ahora él esta muerto de miedo por ti." Ella sonrió mientras recordaba algo en su mente que probablemente a mi me hubiese encantado ver. Era una innegable ironía el casarme con la única persona cuya mente era una hoja de papel en blanco para mí.

"No tiene suficiente miedo." Ella se rió y tomo mi mano de nuevo.

Corrimos ligeramente de regreso a nuestro hogar. Mientras atravesábamos la última pared de árboles, olí la esencia de un lobo entre nosotros. Jacob estaba esperándonos en el límite del bosque.

"Edward. Realmente necesito hablar con ambos." La perturbada mirada en su rostro casi meritaba más simpatía de la que quería darle.

"¿Se trata de por que demonios la dejaste correr por el bosque sola?" escupió Bella irónicamente.

"Bells, yo…"

"Esta bien Jacob. Ya le conté a Bella lo que ocurrió. Ella solo esta frustrada, y tu eres su actual pera de boxeo," dije.

"Lo aceptaré Bells, solo por favor ayúdame." Rogó. No se que hacer al respecto. Pienso que esto la va a destruir cuando se entere. Ni si quiera quiero decirle, pero no puedo mantenerlo en secreto por mucho tiempo mas."

Bella nunca había sido capaz de ver a Jacob sufrir por mucho tiempo. La mirada de irritación en su rostro cambió a rápidamente a ser una de preocupación.

"¿Con que necesitas ayuda?" preguntó ella.

El gimió. "Solía pensar que sería grandioso tener a una chica que tuviera celos por mi. Cuando yo… bueno, antes cuando pensaba que todo lo que quería eras tú, fantaseaba con que tú te pusieras celosa cuando me vieras con otra chica. Estaba tan equivocado. Esto apesta… absolutamente apesta. Todas esas historias que lo hacen sonar tan genial están llenas de pura mierda."

"¡Escúpelo Jake! ¡Deja de divagar!" exigió Bella. Yo sabía exactamente lo que él quería decir, pero sentía que era lo más cordial el darle la oportunidad de explicarlo.

"Bells, ella tiene celos de… ti. Sólo que ella no sabe todavía que eres tú," dijo apresuradamente.

¡No podía mentirle! Ella quería saber si yo había amado alguna vez a otra chica ¡Y no pude mentir! Simplemente no respondí. ¡A ella no se le escapa nada! No lo dejará pasar… por favor Edward, ¡Ayúdame!

Sus ojos brillaban suplicantes mientras me miraba.

"Pienso que ella debe saberlo. Creo que ha llegado el momento," dije tranquilamente.

Los ojos de Bella se ampliaron cuando se dio cuenta de lo que sucedía. "Ella quiere saber sobre el pasado de Jacob. Cuando se entere, lo sabrá todo sobre nosotros." Su voz había disminuido hasta ser un susurro.

"Quiero decir, yo sabía que eventualmente esto pasaría. Solo no pensé que sería un gran problema. Es casi como una de esas cosas que uno quiere decir, y tienes la intención de decir y… eventualmente, se sale de proporción porque esperaste demasiado para decirlo." La voz de Jacob sonaba casi enloquecida con la desesperación.

"¿Tu no crees que ella sea capaz de manejarlo bien cuando se entere exactamente de que ocurrió?" preguntó Bella con sorpresa.

El me dirigió una rápida mirada que acompañaba sus recuerdos de Nessie… Ella enloqueció Edward… simplemente perdió el control en su auto hace apenas una hora.

No. Ella no lo manejará bien.

"Desafortunadamente, parece ser que Nessie ha heredado algo mas de mi… una posesividad fiera. Ese factor combinado con la noción de que todos le escondimos algo tan importante durante todos estos años, será algo difícil de digerir para ella," murmuré.

"¿Por qué simplemente no pudimos contarle?" gimió Jacob.

"Era importante para todos nosotros que Nessie creciera en un mundo que no contuviera ninguna predestinación o alguna semejanza a cualquier carga innecesaria. Muchos de estos asuntos son muy delicados para discutirlos con un niño. Todos estuvimos de acuerdo en esto Jaco, incluyéndote," le recordé.

"Yo puedo hablar con ella," dijo Bella silenciosamente.

"No, creo que yo debo hacerlo." La voz de Jacob era suplicante.

"¿Por qué?" preguntó ella.

Para que ella se enfade conmigo y no contigo. Era en ocasiones como estas en las que recordaba el buen hombre que era Jacob Black.

"Debería ser yo. Yo fui el que intentó separar a su madre de su padre. Soy el culpable. Esta situación simplemente es parte de mi sentencia infinita," bromeó sin rastro alguno de diversión.

"Podemos estar ahí contigo," respondí.

Sus ojos se suavizaron considerablemente. "Quizás eso ayude."

"Desde luego Jake. Lo que sea necesario," dijo Bella amablemente.

"OK. Ahora solo dime que le puedo decir," susurró él.

"La verdad es el mejor lugar para comenzar," declaré.

Le cuento sobre cuando… eh… ¿tú te fuiste?

Yo hice una mueca mientras reflexionaba. "Si le vamos a contar todo a Nessie, entonces eso es lo que sucedió. Lo acepto. Es una parte de mi sentencia infinita también."

"¿Por qué no me dejan contar esa parte?" preguntó Bella.

Aún cuando ella no había escuchado los pensamientos de Jacob, ella sabía sobre que estábamos hablando. El período más oscuro de nuestras vidas era algo que siempre permanecía en el fondo de mi mente. Cada día, aunque sutilmente, yo intentaba pensar en alguna forma para compensar a Bella… alguna forma de evitar esa pesadilla que le había inflingido hace años.

"Honestamente, los tres contribuimos en esto de una forma u otra. Yo soy la mejor persona que puede decirle porqué me uní a Jacob por culpa de mi egoísta desesperación. No todo es culpa de Jake… así como tampoco todo es culpa tuya… así que quita esa cara Edward Cullen," me dijo con molestia.

Yo presioné mis labios y pestañee con fuerza para desvanecer las dolorosas imágenes del pasado de mi vista.

"Realmente apreciaría la ayuda," dijo Jacob mientras un destello de esperanza aparecía en sus ojos.

"No es ayudar Jake. Es hacer lo correcto. De hecho, quizás deberíamos contarle esta historia por partes… puede llegar a ser abrumador si intentamos decirle todo de una vez," declaró Bella.

"Estoy de acuerdo," dije tranquilamente.

"Mientras mas pronto mejor," declaró Jacob inquieto. Tendré suerte si logro pasar una semana más sin que lloriquee para que se lo cuente. No puedo soportar verla llorar. Me hace parecer que todo lo demás en el mundo… no tiene importancia.

Cuan bien lo entendía. "Quizás Bella y yo deberíamos empezar la historia ahora. No creo que sea necesario que estés ahí cuando le cuente a Nessie mi vergonzosa participación en este asunto."

"¡Edward! ¡No permitiré que le digas nada a Nessie si pretendes dibujarte como el villano del asunto!" chilló Bella.

Yo le sonreí con tristeza. ¿Cómo era posible que yo no fuera el villano? Yo había robado inexcusablemente la luz de la vida de ella y de la mía. Ella había acudido a un lobo buscando una semejanza al calor que yo le había robado cruelmente y sin su permiso. ¿Villano? Absurdamente si.

"¿Ella sigue despierta?" le preguntó Bella a Jacob.

"Creo que si. Alice le estaba pintando las uñas a Yuri y rizando el cabello de Nessie antes de que se fueran a la cama," respondió Jacob.

Bella tomó mi mano y comenzamos a caminar con nuestro propósito de regreso a la casa.

Gracias Edward. Sé que esto no es fácil. Hazme saber si puedo ayudar en algo.

Ya has hecho suficiente Jacob Black, pensé para mi mismo sarcásticamente. Yo nunca le diría estas palabras en voz alta… en realidad, yo tenía muchas mas razones para estar agradecido de las que tenía para continuar irritado. Él permaneció en las escaleras de abajo con Seth mientras Bella y yo subíamos las escaleras.

Tocamos la puerta de la habitación de Nessie.

"¿Nessie? ¿Cariño? Es mamá y papá. ¿Estas despierta?" preguntó Bella tranquilamente.

La puerta se abrió sin hacer ruido. En el fondo pude escuchar la respiración acompasada de Yuri… ella estaba profundamente dormida. Los ojos de Nessie se veían inflamados y rojos. Mi corazón se detuvo cuando me di cuenta de que ella había estado llorando… por un perro. Ambas, mi esposa y mi hija habían derramado lágrimas por Jacob Black. El sabor amargo en mi garganta fue difícil de tragar.

Dios, espero que no me pregunten por que tengo los ojos rojos. Por favor que me dejen sola.

Le sonreí a Nessie con entendimiento mientras Bella decía, "Cariño, ¿Podemos hablar contigo un momento?"

Por favor que no sea sobre Jake. Por favor.

"Seguro," dijo con vacilación mientras cerraba la puerta de la habitación tras ella y nos seguía hasta nuestra habitación.

Todos nos sentamos en nuestra enorme cama. Nessie curvó sus rodillas debajo de su barbilla y Bella se sentó muy cerca de su lado. Les dí la cara a ambas con resolución. Mi hija sabría la verdad sobre su padre en solo unos pocos segundos. Su padre había abandonado a su madre. Yo no sabía como se sentía esto para algún otro hombre, pero tengo que imaginar que nunca fue fácil que tu hijo descubriera que no eras perfecto del todo. Ya no importaba. Penitencia eterna.

"Nessie, no me quiero entrometer mas en tu relación con Jacob de lo que ya lo he hecho. Si deseas hablarnos sobre algo, sabes que siempre estaremos aquí."

Ella asintió. Gracias a Dios.

"Como tu estas comenzando tu propia relación, pensé que estarías interesada en escuchar algunas de las historias relacionadas con el pasado de tus padres."

Mmm. De hecho ellos nunca me han contado mucho. Esto podría ser bueno. Seguro. Quizás así tendré alguna idea de porque los hombres son tan difíciles de entender.

Sonreí torcidamente ante sus pensamientos.

"Simplemente pensamos que ya eres suficientemente mayor para escuchar algunas de estas historias, cariño," dijo Bella amorosamente mientras acariciaba los rizos de Nessie.

"Seguro. No me importaría escucharlas," dijo Nessie en acuerdo.

Tomé un respiro profundo mientras comenzaba. "Cuando conocí por primera vez a tu mamá, me esforcé todo lo que pude para alejarme de ella." ignoré la mirada de sorpresa de ella y continué. "Su sangre era la esencia de atracción mas fuerte que yo había experimentado jamás, y eventualmente esa atracción floreció para ser algo mucho mas potente. Muy pronto, estuve completamente enamorado de ella."

"Tu papá era el chico mas hermoso que yo había visto nunca. Él me hacía olvidar como hablar con coherencia. Su amabilidad y su humor eventualmente me hicieron estar ligeramente obsesionada – mejor dicho, totalmente obsesionada. Yo soñaba con él. Pero nunca pensé que me daría ni la hora del día," dijo Bella con una sonrisa.

"Yo estaba dispuesto a darle mucho mas que la hora. Yo alegremente le habría dado casi todo…" me detuve por un momento.

"La única cosa que tu madre quería era la única que yo me negaba a darle."

"¿Qué era eso?" susurró ella.

"La inmortalidad. Ella quería convertirse en vampiro. Y yo me negaba a cambiarla."

"¿Por qué?" preguntó Nessie en Shock.

Yo suspiré con frustración. "Porque cariño, yo amaba demasiado a tu madre como para terminar su vida y reemplazarla con una noche eterna."

Ella solo se quedó sentada mirándome con un aspecto de sorpresa. ¿Cómo podrías haber soportado verla morir papá?

"Me justificaba con verla envejecer y eventualmente pasar a cualquier vida después de la muerte que estuviese garantizada para los humanos al aferrarme a mi creencia de que al hacer esto yo mantendría su alma intacta."

Ahora venía la parte difícil. Yo sabía que era altamente posible que Nessie cambiara su idea sobre mí para estar atada por siempre a lo que yo estaba a punto de decir.

"Me obsesioné tanto con salvar su alma que yo… la dejé," dije simplemente.

¿Ah? No lo entiendo. Tú… dejaste… ¿A mamá?

"¿Qué quieres decir?" preguntó ella con confusión.

"Pensé que tu madre no debería vivir en un mundo tan precario como el nuestro. Las amenazas de muerte parecían revolotear a su alrededor como una inevitable nube. Yo pensaba que era el responsable de esto… y no quería obligarla a tomar la decisión de terminar su vida o verla morir en mis brazos. No podía hacerlo. Me negaba a hacerlo. Así que me marché."

"Mamá… ¿Cómo pudiste dejarlo ir?" dijo ella con incredulidad.

"No lo hice cariño. Yo no sabía que el se iría."

"Quieres decir…. ¿Qué tu simplemente dejaste a mamá? ¿Sin despedirte si quiera?" pude ver la rabia empezar a crecer en los ojos de Nessie.

Abrí mi boca para responder al mismo tiempo que mi alma comenzaba su ciclo de auto-flagelación. Bella me interrumpió con una mirada de advertencia en los ojos.

"Si. Y lo olvidé hace muchos años. No había nada que perdonar. La decisión que él tomó la hizo por amor, y algunas veces las decisiones que tomamos cuando amamos a alguien no son siempre las mejores. Yo también he cometido errores, y ninguno de nosotros vivirá su vida recordándole a nadie que amamos sus errores." Declaró con firmeza.

Si yo amo a Jake, ¿Tengo que ignorar sus errores también? Eso, desde luego, si es que me cuenta algún día cuales son sus errores…

"El amor verdadero no se trata de perdonar o ignorar errores, Renesmee. El amor verdadero se trata de aceptar todas las cosas que forman parte de una persona… y simplemente eso significa que los errores están incluidos." Respondí.

"¿Jake ha cometido errores de los que no estoy enterada?" preguntó ella.

Nuestra hija era increíblemente inteligente a veces. Que lástima que esa inteligencia no la había motivado a tratar a Nathan McFadden con el desdén que yo hubiese deseado.

"No nos corresponde decir si las decisiones que Jake hizo en su pasado sean errores o no. Ni nos vamos a sentar a habar sobre cosas que él es perfectamente capaz de decirte él mismo." El tono de la voz de Bella indicaba que ella no respondería mas preguntas de Nessie con respecto a este tema. "La única cosa que puedo decirte es que Jake siempre ha sido un amigo mío muy cercano. Cuando tu papá se fue, él era mi mejor amigo, y el estuvo conmigo cuando yo me sentía extremadamente sola. Él es un hombre muy bueno Nessie. No te estoy pidiendo que lo dejes tranquilo, simplemente te pido que le des una oportunidad de demostrarte la gran persona que es."

"Bajo circunstancias normales, yo nunca defendería los intentos de cualquier hombre por robarme a mi única hija, pero tengo que coincidir plenamente con lo que tu madre acaba de decir. Jacob Black es uno de los mejores individuos que he conocido," declaré.

"¿Así que ustedes sabían que él había tenido la impronta conmigo?" preguntó intencionadamente.

"Si. No te lo dijimos porque ambos queríamos que tú tuvieras elección en el asunto. No era nuestra intención el poner esa clase de expectativas sobre ti," culminé.

Estiré mi mano para colocarla encima de la mano de Nessie. Ella volteó la suya hacia arriba para sostener la mía mientas Bella la alcanzaba con su brazo para halarla cerca en un abrazo. Nessie inclinó su cabeza contra la de Bella y el contraste del cabello oscuro y piel pálida de Bella contra la complexión bronceada y rosácea de Nessie casi me hacen perder el aliento mientras tanta belleza sobrecargaba mis sentidos.

"Gracias por contarme esto mamá y papá. Definitivamente me han dado algo en que pensar."

"Desde luego cariño."

"Te amamos mucho nena," dijo Bella mientras le daba un beso en la frente a Nessie.

Aún no puedo creer que dejaste a mama, pero estoy segura de que tenía sentido para ti en ese momento papá. De hecho me es imposible imaginarlos a los dos sin la compañía del otro. No tengo idea de cómo tuviste la fuerza para hacerlo.

"Obviamente no la tuve Nessie," dije bromeando.

"Pero esa es una historia para otro momento," dijo Bella mientras le indicaba a Nessie que era hora de dormir.

"Buenas noches mamá y papá," dijo Nessie mientras desenroscaba su cuerpo de nuestra cama y se levantaba en un movimiento fluido.

"Buenas noches," respondimos ambos.

Supongo que ellos quieren que entienda cuando Jake me cuente sobre su 'pasado.' La gente comete errores. Trataré de entender… pero mas vale que no haya sido una mujer hermosa.

… y mas le vale no volverla a ver nunca más.

Esto estaba lejos de terminar.
Descifrando - Edward

Me fue imposible recordar algún evento en el pasado que me hiciera sentir tan furioso con mi hija como ahora.

Me quedé frente al cuerpo vacío del puma ante mí y hervía de furia mientras tomaba un respiro profundo en un intento de calmarme.

"¿Edward?" preguntó Bella tranquilamente.

Ella caminó cuidadosamente hasta mí y deslizó su mano en la mía. Tan pronto Nessie había llegado a casa con Jake, Yuri y Seth, me había tomado cada parte de mi auto control el no regañarla durante horas como consecuencia de su pobre sentido de decisión. Sólo el susurro de Bella recordándome que era su cumpleaños me detuvo de hacerlo. Bella tomo mi mano y me pidió que fuera a cazar con ella en un esfuerzo para canalizar mi ira y sacarme de la casa.

Adicionalmente a ponerse peligrosamente en proximidad a él por un insondable período de tiempo, Renesmee le había dicho a Nathan McFadden, un peligroso predador, algo que no debería haber sabido nunca – que su padre podía leer su mente. Mi ira con ella de hecho había excedido mi frustración con él. De hecho, tuve que admitir a regañadientes para mi mismo que él se había comportado a la altura de la situación esta noche. Yo no podía albergar resentimientos hacia Nate por asistir a mi hija, y al parecer sus motivos habían sido tan altruistas como lo que uno pudiera esperar – para un infame hechicero. Hizo poco para cambiar mi opinión sobre él como algo más que un asqueroso merodeador.

"Aún no puedo creer que Jake la dejara irse sola," dijo Bella molesta.

"No pretendo formar un hábito de defender a Jacob Black, pero ella no le dio mucha elección. Él corrió frenéticamente buscándola, intentando encontrarla cuando se dio cuenta de que ya no podía rastrearla," reflexioné debidamente.

"Igual, es un golpe de mala suerte que se encontrara con McFadden."

"Como la madre, igual la hija," murmuré paradójicamente.

"¿Qué se supone que significa eso?" dijo Bella.

"No es nada cariño. Es solo que se me dificulta reconocer el hecho de que mi esposa y mi hija parecen estar destinadas a tentar el destino en cualquier forma posible. Aún si yo hubiese podido anticipar que esta situación ocurriera, no habría forma alguna de prevenir la oportunidad de un encuentro con esa miserable excusa de ser humano."

"¿Qué debemos hacer?"

"Aparte de retener a Renesmee en su habitación por un indefinido período de tiempo, yo asumo que el curso de acción mas seguro sería una muy larga reprimenda – la cual estamos seguros de que va a desobedecer si nos guiamos por el pasado," dije irónicamente mientras miraba a mi esposa mordazmente.

"Eso no es sólo mi culpa Edward. Tú eres aún mas terco que yo." Comenzamos a caminar tomados de la mano hacia nuestra casa.

"No puedo discrepar en eso. Simplemente me sorprende que su gran inteligencia no parece aplicarse a su capacidad para discernir el carácter de otra persona" dije con frustración.

"Edward, Nessie es increíblemente inteligente, pero ella a vivido una vida muy protegida. Nosotros no hemos podido exponerla a demasiada gente de su edad por su rápido desarrollo. Durante toda su vida ha sido rodeada por su familia… ¿Cómo podría saber lidiar con alguien cuyas intenciones no son buenas? Su familia nunca le haría daño, y ese hecho solo la hace creer mucho más en su propia indestructibilidad."

Fruncí el ceño ante sus palabras. "Crecer desde la infancia a la adultez en seis años probablemente tampoco trabaja a su favor." Dije en acuerdo.

"Por su puesto que no. Desearía que pudiéramos haber hecho algo al respecto, pero no se que podríamos haber cambiado." Sintiendo la frustración de Bella en sus palabras, me detuve y la hale hasta mis brazos.

"No te sientes como si hubieses cometido algún error, ¿Cierto Bella?" pregunté con preocupación.

"No lo sé Edward. Supongo que así se sintió Charlie cuando me vio después del nacimiento de Nessie. Quizás los padres nunca saben realmente si hicieron el mejor trabajo posible… sé que Nessie es amada. No puedo evitar que cometa errores, pero puedo amarla a pesar de ellos."

Le sonreí irónicamente. Con todos los años de perspicacia que yo había acumulado, Bella siempre tenía una habilidad especial para comprender las situaciones y suavizar mis preocupaciones con una conmovedora simplicidad que no parecían propias para su juventud. Puse mi mano debajo de su barbilla para subir su rostro hasta el mío.

"Nunca dejas de impresionarme, Señora Cullen."

"No te molestes tanto con ella Edward. Ella no tiene la sabiduría que viene con estas experiencias todavía. Recuerdo lo difícil que era para mi interactuar con los otros chicos cuando estaba en la escuela… ¡Y eso que yo era de la misma especie que ellos!" dijo Bella mientras colocaba su mano en un lado de mi rostro. Ella bajó mi cabeza gentilmente mientras se paraba de puntitas para besarme. Tomé la parte de atrás de su cuello entre mis manos y la empujé contra mi cuerpo. En todo momento, Bella y yo estábamos perfectamente compenetrados. Ella suspiró contenta mientras me movía para besar su garganta.

"Solo desearía que ella no le hubiese dado a McFadden la información que nunca quisimos que supiera sobre mi."

"Estoy de acuerdo. Quizás ahora ella sea más cuidadosa con sus consideraciones. Apuesto a que ahora él esta muerto de miedo por ti." Ella sonrió mientras recordaba algo en su mente que probablemente a mi me hubiese encantado ver. Era una innegable ironía el casarme con la única persona cuya mente era una hoja de papel en blanco para mí.

"No tiene suficiente miedo." Ella se rió y tomo mi mano de nuevo.

Corrimos ligeramente de regreso a nuestro hogar. Mientras atravesábamos la última pared de árboles, olí la esencia de un lobo entre nosotros. Jacob estaba esperándonos en el límite del bosque.

"Edward. Realmente necesito hablar con ambos." La perturbada mirada en su rostro casi meritaba más simpatía de la que quería darle.

"¿Se trata de por que demonios la dejaste correr por el bosque sola?" escupió Bella irónicamente.

"Bells, yo…"

"Esta bien Jacob. Ya le conté a Bella lo que ocurrió. Ella solo esta frustrada, y tu eres su actual pera de boxeo," dije.

"Lo aceptaré Bells, solo por favor ayúdame." Rogó. No se que hacer al respecto. Pienso que esto la va a destruir cuando se entere. Ni si quiera quiero decirle, pero no puedo mantenerlo en secreto por mucho tiempo mas."

Bella nunca había sido capaz de ver a Jacob sufrir por mucho tiempo. La mirada de irritación en su rostro cambió a rápidamente a ser una de preocupación.

"¿Con que necesitas ayuda?" preguntó ella.

El gimió. "Solía pensar que sería grandioso tener a una chica que tuviera celos por mi. Cuando yo… bueno, antes cuando pensaba que todo lo que quería eras tú, fantaseaba con que tú te pusieras celosa cuando me vieras con otra chica. Estaba tan equivocado. Esto apesta… absolutamente apesta. Todas esas historias que lo hacen sonar tan genial están llenas de pura mierda."

"¡Escúpelo Jake! ¡Deja de divagar!" exigió Bella. Yo sabía exactamente lo que él quería decir, pero sentía que era lo más cordial el darle la oportunidad de explicarlo.

"Bells, ella tiene celos de… ti. Sólo que ella no sabe todavía que eres tú," dijo apresuradamente.

¡No podía mentirle! Ella quería saber si yo había amado alguna vez a otra chica ¡Y no pude mentir! Simplemente no respondí. ¡A ella no se le escapa nada! No lo dejará pasar… por favor Edward, ¡Ayúdame!

Sus ojos brillaban suplicantes mientras me miraba.

"Pienso que ella debe saberlo. Creo que ha llegado el momento," dije tranquilamente.

Los ojos de Bella se ampliaron cuando se dio cuenta de lo que sucedía. "Ella quiere saber sobre el pasado de Jacob. Cuando se entere, lo sabrá todo sobre nosotros." Su voz había disminuido hasta ser un susurro.

"Quiero decir, yo sabía que eventualmente esto pasaría. Solo no pensé que sería un gran problema. Es casi como una de esas cosas que uno quiere decir, y tienes la intención de decir y… eventualmente, se sale de proporción porque esperaste demasiado para decirlo." La voz de Jacob sonaba casi enloquecida con la desesperación.

"¿Tu no crees que ella sea capaz de manejarlo bien cuando se entere exactamente de que ocurrió?" preguntó Bella con sorpresa.

El me dirigió una rápida mirada que acompañaba sus recuerdos de Nessie… Ella enloqueció Edward… simplemente perdió el control en su auto hace apenas una hora.

No. Ella no lo manejará bien.

"Desafortunadamente, parece ser que Nessie ha heredado algo mas de mi… una posesividad fiera. Ese factor combinado con la noción de que todos le escondimos algo tan importante durante todos estos años, será algo difícil de digerir para ella," murmuré.

"¿Por qué simplemente no pudimos contarle?" gimió Jacob.

"Era importante para todos nosotros que Nessie creciera en un mundo que no contuviera ninguna predestinación o alguna semejanza a cualquier carga innecesaria. Muchos de estos asuntos son muy delicados para discutirlos con un niño. Todos estuvimos de acuerdo en esto Jaco, incluyéndote," le recordé.

"Yo puedo hablar con ella," dijo Bella silenciosamente.

"No, creo que yo debo hacerlo." La voz de Jacob era suplicante.

"¿Por qué?" preguntó ella.

Para que ella se enfade conmigo y no contigo. Era en ocasiones como estas en las que recordaba el buen hombre que era Jacob Black.

"Debería ser yo. Yo fui el que intentó separar a su madre de su padre. Soy el culpable. Esta situación simplemente es parte de mi sentencia infinita," bromeó sin rastro alguno de diversión.

"Podemos estar ahí contigo," respondí.

Sus ojos se suavizaron considerablemente. "Quizás eso ayude."

"Desde luego Jake. Lo que sea necesario," dijo Bella amablemente.

"OK. Ahora solo dime que le puedo decir," susurró él.

"La verdad es el mejor lugar para comenzar," declaré.

Le cuento sobre cuando… eh… ¿tú te fuiste?

Yo hice una mueca mientras reflexionaba. "Si le vamos a contar todo a Nessie, entonces eso es lo que sucedió. Lo acepto. Es una parte de mi sentencia infinita también."

"¿Por qué no me dejan contar esa parte?" preguntó Bella.

Aún cuando ella no había escuchado los pensamientos de Jacob, ella sabía sobre que estábamos hablando. El período más oscuro de nuestras vidas era algo que siempre permanecía en el fondo de mi mente. Cada día, aunque sutilmente, yo intentaba pensar en alguna forma para compensar a Bella… alguna forma de evitar esa pesadilla que le había inflingido hace años.

"Honestamente, los tres contribuimos en esto de una forma u otra. Yo soy la mejor persona que puede decirle porqué me uní a Jacob por culpa de mi egoísta desesperación. No todo es culpa de Jake… así como tampoco todo es culpa tuya… así que quita esa cara Edward Cullen," me dijo con molestia.

Yo presioné mis labios y pestañee con fuerza para desvanecer las dolorosas imágenes del pasado de mi vista.

"Realmente apreciaría la ayuda," dijo Jacob mientras un destello de esperanza aparecía en sus ojos.

"No es ayudar Jake. Es hacer lo correcto. De hecho, quizás deberíamos contarle esta historia por partes… puede llegar a ser abrumador si intentamos decirle todo de una vez," declaró Bella.

"Estoy de acuerdo," dije tranquilamente.

"Mientras mas pronto mejor," declaró Jacob inquieto. Tendré suerte si logro pasar una semana más sin que lloriquee para que se lo cuente. No puedo soportar verla llorar. Me hace parecer que todo lo demás en el mundo… no tiene importancia.

Cuan bien lo entendía. "Quizás Bella y yo deberíamos empezar la historia ahora. No creo que sea necesario que estés ahí cuando le cuente a Nessie mi vergonzosa participación en este asunto."

"¡Edward! ¡No permitiré que le digas nada a Nessie si pretendes dibujarte como el villano del asunto!" chilló Bella.

Yo le sonreí con tristeza. ¿Cómo era posible que yo no fuera el villano? Yo había robado inexcusablemente la luz de la vida de ella y de la mía. Ella había acudido a un lobo buscando una semejanza al calor que yo le había robado cruelmente y sin su permiso. ¿Villano? Absurdamente si.

"¿Ella sigue despierta?" le preguntó Bella a Jacob.

"Creo que si. Alice le estaba pintando las uñas a Yuri y rizando el cabello de Nessie antes de que se fueran a la cama," respondió Jacob.

Bella tomó mi mano y comenzamos a caminar con nuestro propósito de regreso a la casa.

Gracias Edward. Sé que esto no es fácil. Hazme saber si puedo ayudar en algo.

Ya has hecho suficiente Jacob Black, pensé para mi mismo sarcásticamente. Yo nunca le diría estas palabras en voz alta… en realidad, yo tenía muchas mas razones para estar agradecido de las que tenía para continuar irritado. Él permaneció en las escaleras de abajo con Seth mientras Bella y yo subíamos las escaleras.

Tocamos la puerta de la habitación de Nessie.

"¿Nessie? ¿Cariño? Es mamá y papá. ¿Estas despierta?" preguntó Bella tranquilamente.

La puerta se abrió sin hacer ruido. En el fondo pude escuchar la respiración acompasada de Yuri… ella estaba profundamente dormida. Los ojos de Nessie se veían inflamados y rojos. Mi corazón se detuvo cuando me di cuenta de que ella había estado llorando… por un perro. Ambas, mi esposa y mi hija habían derramado lágrimas por Jacob Black. El sabor amargo en mi garganta fue difícil de tragar.

Dios, espero que no me pregunten por que tengo los ojos rojos. Por favor que me dejen sola.

Le sonreí a Nessie con entendimiento mientras Bella decía, "Cariño, ¿Podemos hablar contigo un momento?"

Por favor que no sea sobre Jake. Por favor.

"Seguro," dijo con vacilación mientras cerraba la puerta de la habitación tras ella y nos seguía hasta nuestra habitación.

Todos nos sentamos en nuestra enorme cama. Nessie curvó sus rodillas debajo de su barbilla y Bella se sentó muy cerca de su lado. Les dí la cara a ambas con resolución. Mi hija sabría la verdad sobre su padre en solo unos pocos segundos. Su padre había abandonado a su madre. Yo no sabía como se sentía esto para algún otro hombre, pero tengo que imaginar que nunca fue fácil que tu hijo descubriera que no eras perfecto del todo. Ya no importaba. Penitencia eterna.

"Nessie, no me quiero entrometer mas en tu relación con Jacob de lo que ya lo he hecho. Si deseas hablarnos sobre algo, sabes que siempre estaremos aquí."

Ella asintió. Gracias a Dios.

"Como tu estas comenzando tu propia relación, pensé que estarías interesada en escuchar algunas de las historias relacionadas con el pasado de tus padres."

Mmm. De hecho ellos nunca me han contado mucho. Esto podría ser bueno. Seguro. Quizás así tendré alguna idea de porque los hombres son tan difíciles de entender.

Sonreí torcidamente ante sus pensamientos.

"Simplemente pensamos que ya eres suficientemente mayor para escuchar algunas de estas historias, cariño," dijo Bella amorosamente mientras acariciaba los rizos de Nessie.

"Seguro. No me importaría escucharlas," dijo Nessie en acuerdo.

Tomé un respiro profundo mientras comenzaba. "Cuando conocí por primera vez a tu mamá, me esforcé todo lo que pude para alejarme de ella." ignoré la mirada de sorpresa de ella y continué. "Su sangre era la esencia de atracción mas fuerte que yo había experimentado jamás, y eventualmente esa atracción floreció para ser algo mucho mas potente. Muy pronto, estuve completamente enamorado de ella."

"Tu papá era el chico mas hermoso que yo había visto nunca. Él me hacía olvidar como hablar con coherencia. Su amabilidad y su humor eventualmente me hicieron estar ligeramente obsesionada – mejor dicho, totalmente obsesionada. Yo soñaba con él. Pero nunca pensé que me daría ni la hora del día," dijo Bella con una sonrisa.

"Yo estaba dispuesto a darle mucho mas que la hora. Yo alegremente le habría dado casi todo…" me detuve por un momento.

"La única cosa que tu madre quería era la única que yo me negaba a darle."

"¿Qué era eso?" susurró ella.

"La inmortalidad. Ella quería convertirse en vampiro. Y yo me negaba a cambiarla."

"¿Por qué?" preguntó Nessie en Shock.

Yo suspiré con frustración. "Porque cariño, yo amaba demasiado a tu madre como para terminar su vida y reemplazarla con una noche eterna."

Ella solo se quedó sentada mirándome con un aspecto de sorpresa. ¿Cómo podrías haber soportado verla morir papá?

"Me justificaba con verla envejecer y eventualmente pasar a cualquier vida después de la muerte que estuviese garantizada para los humanos al aferrarme a mi creencia de que al hacer esto yo mantendría su alma intacta."

Ahora venía la parte difícil. Yo sabía que era altamente posible que Nessie cambiara su idea sobre mí para estar atada por siempre a lo que yo estaba a punto de decir.

"Me obsesioné tanto con salvar su alma que yo… la dejé," dije simplemente.

¿Ah? No lo entiendo. Tú… dejaste… ¿A mamá?

"¿Qué quieres decir?" preguntó ella con confusión.

"Pensé que tu madre no debería vivir en un mundo tan precario como el nuestro. Las amenazas de muerte parecían revolotear a su alrededor como una inevitable nube. Yo pensaba que era el responsable de esto… y no quería obligarla a tomar la decisión de terminar su vida o verla morir en mis brazos. No podía hacerlo. Me negaba a hacerlo. Así que me marché."

"Mamá… ¿Cómo pudiste dejarlo ir?" dijo ella con incredulidad.

"No lo hice cariño. Yo no sabía que el se iría."

"Quieres decir…. ¿Qué tu simplemente dejaste a mamá? ¿Sin despedirte si quiera?" pude ver la rabia empezar a crecer en los ojos de Nessie.

Abrí mi boca para responder al mismo tiempo que mi alma comenzaba su ciclo de auto-flagelación. Bella me interrumpió con una mirada de advertencia en los ojos.

"Si. Y lo olvidé hace muchos años. No había nada que perdonar. La decisión que él tomó la hizo por amor, y algunas veces las decisiones que tomamos cuando amamos a alguien no son siempre las mejores. Yo también he cometido errores, y ninguno de nosotros vivirá su vida recordándole a nadie que amamos sus errores." Declaró con firmeza.

Si yo amo a Jake, ¿Tengo que ignorar sus errores también? Eso, desde luego, si es que me cuenta algún día cuales son sus errores…

"El amor verdadero no se trata de perdonar o ignorar errores, Renesmee. El amor verdadero se trata de aceptar todas las cosas que forman parte de una persona… y simplemente eso significa que los errores están incluidos." Respondí.

"¿Jake ha cometido errores de los que no estoy enterada?" preguntó ella.

Nuestra hija era increíblemente inteligente a veces. Que lástima que esa inteligencia no la había motivado a tratar a Nathan McFadden con el desdén que yo hubiese deseado.

"No nos corresponde decir si las decisiones que Jake hizo en su pasado sean errores o no. Ni nos vamos a sentar a habar sobre cosas que él es perfectamente capaz de decirte él mismo." El tono de la voz de Bella indicaba que ella no respondería mas preguntas de Nessie con respecto a este tema. "La única cosa que puedo decirte es que Jake siempre ha sido un amigo mío muy cercano. Cuando tu papá se fue, él era mi mejor amigo, y el estuvo conmigo cuando yo me sentía extremadamente sola. Él es un hombre muy bueno Nessie. No te estoy pidiendo que lo dejes tranquilo, simplemente te pido que le des una oportunidad de demostrarte la gran persona que es."

"Bajo circunstancias normales, yo nunca defendería los intentos de cualquier hombre por robarme a mi única hija, pero tengo que coincidir plenamente con lo que tu madre acaba de decir. Jacob Black es uno de los mejores individuos que he conocido," declaré.

"¿Así que ustedes sabían que él había tenido la impronta conmigo?" preguntó intencionadamente.

"Si. No te lo dijimos porque ambos queríamos que tú tuvieras elección en el asunto. No era nuestra intención el poner esa clase de expectativas sobre ti," culminé.

Estiré mi mano para colocarla encima de la mano de Nessie. Ella volteó la suya hacia arriba para sostener la mía mientas Bella la alcanzaba con su brazo para halarla cerca en un abrazo. Nessie inclinó su cabeza contra la de Bella y el contraste del cabello oscuro y piel pálida de Bella contra la complexión bronceada y rosácea de Nessie casi me hacen perder el aliento mientras tanta belleza sobrecargaba mis sentidos.

"Gracias por contarme esto mamá y papá. Definitivamente me han dado algo en que pensar."

"Desde luego cariño."

"Te amamos mucho nena," dijo Bella mientras le daba un beso en la frente a Nessie.

Aún no puedo creer que dejaste a mama, pero estoy segura de que tenía sentido para ti en ese momento papá. De hecho me es imposible imaginarlos a los dos sin la compañía del otro. No tengo idea de cómo tuviste la fuerza para hacerlo.

"Obviamente no la tuve Nessie," dije bromeando.

"Pero esa es una historia para otro momento," dijo Bella mientras le indicaba a Nessie que era hora de dormir.

"Buenas noches mamá y papá," dijo Nessie mientras desenroscaba su cuerpo de nuestra cama y se levantaba en un movimiento fluido.

"Buenas noches," respondimos ambos.

Supongo que ellos quieren que entienda cuando Jake me cuente sobre su 'pasado.' La gente comete errores. Trataré de entender… pero mas vale que no haya sido una mujer hermosa.

… y mas le vale no volverla a ver nunca más.

Esto estaba lejos de terminar.
Descifrando – Jacob

Debería haberme sentido aliviado. La última semana había pasado sorprendentemente con pocos problemas.

La floreciente relación de Yuri y Seth había proveído una muy necesaria distracción para Nessie. Ella estaba emocionada de verlos juntos… Seth había decidido darle a Yuri un tiempo para que lo conociera antes de confesarle su devoción infinita; después de todo, Yuri no estaba acostumbrada a entender las peculiaridades de ser improntada por un lobo como Seth. Su afecto y atención nunca fallaban en traer un rubor a las mejillas de Yuri, y las discrepancias entre la gran altura de Seth, y la pequeña forma de Yuri ya habían sido motivo de bromas entre la familia – ellos habían sido apodados oficialmente como Yoda y Chewy.

Durante toda la semana estuvimos riendo, hablando y pasando tiempo juntos. No podía recordar la última vez que me había sentido tan relajado. Los pasados meses habían traído incontables retos para mí, y la habilidad de sentarme a respirar cómodamente por unos minutos sin la amenazadora mirada de Edward o el amargo aspecto de confusión de Nessie era muy bienvenido.

Debería haberme sentido aliviado.

La cosa con esos momentos de paz… es que nunca duran mucho. Yo seguía esperando que mi burbuja se rompiera y que la tormenta desatara sobre mi antigua utopía.

Estaba por venir. Podía sentirlo.

Cada noche, Nessie se sentaba en algún lugar privado con sus padres y escuchaba historias de los primeros días de su romance. Cuando ella volvía a acompañarnos, el aspecto de su rostro era pensativo y reflexivo. Ella me miraba por un momento y se mordía su labio inferior considerando algo que yo me debatía mentalmente entre querer saber y querer evitar. Entonces ella se reía o hacía alguna broma, y el momento de ansiedad pasaba. Los granos de arena en mi reloj casi se acababan… mi gran amor era demasiado inteligente como para darse a si misma y a mí un momento de relajación.

Ese viernes por la noche, los cuatro decidimos ir al pueblo a cenar y a ver una película. Salir a comer siempre era una cosa especial que Nessie y yo siempre habíamos disfrutado hacer juntos, aún cuando era una niña pequeña. Nosotros éramos los únicos en la casa que de hecho podíamos comer cualquier cosa que ordenáramos en un restaurante, y solía ser un tiempo en el que nos sentábamos a reír el uno con el otro mientras hablábamos de autos y de viajar por el mundo algún día. Yo aún me reía para mi mismo ante el pensamiento de la pequeña Nessie, que para esa parecía tener siete u ocho años, ordenando un filete mignon… era una de las únicas cosas que ella disfrutaba comer fuera de su fuente preferida de nutrición. La pequeña niña con los deslumbrantes ojos y cabello ondulado color bronce manejando un enorme cuchillo y tenedor mientras atacaba un gigante trozo de carne… me reí en voz alta mientras nos metíamos en el BMW X5 de Edward para llegar a Brevard.

"¿Qué es tan gracioso?" preguntó Nessie mientras se sentaba en el asiento de pasajero.

"Sólo recordaba cuando eras pequeña, y solíamos salir a cenar juntos," le recordé.

Ella sonrió cuidadosamente. "Las cosas eran mucho mas fáciles en ese entonces," murmuró Nessie.

Fruncí el ceño sin decir nada. Los granos de arena continuaban su fatídico paso a través del reloj de arena…

"¿Qué película deberíamos ver?" dijo Yuri alegremente desde el asiento trasero en un intento de suavizar la incomodidad que crecía en los asientos delanteros.

"Algo con mucha sangre," respondió Nessie con una gran sonrisa y un guiño.

Yo realmente le había tomado un gran cariño a Yuri Chung, y este era un perfecto ejemplo de porqué. Ella se parecía mucho a Seth, aún cuando Seth era un chico, él tenía una habilidad especial para hacer que la peor situación pareciera mejor de lo que era con su calmada serenidad y pacifica conciencia. Él también era inevitablemente amable y honesto de corazón. Yuri era su complemento en estos aspectos y muchos más. Sus interrupciones cuidadosamente escogidas nos salvaban de potenciales escenas de forma mas seguida de lo que quisiera admitir.

Miré en el espejo retrovisor mientras Seth reconstruía el aspecto de intriga que prevalecía en su mirada cada vez que miraba a Yuri. Ella le sonrió tímidamente mientras buscaba y tomaba la mano de él. La sonrisa en mi rostro se volvió tan resplandeciente que Nessie me codeó y alzó sus ojos en advertencia.

"¡Basta! ¡Dales privacidad!" dijo con diversión mientras subía el volumen del estéreo. Una de las raras canciones de Edward sonó a través de las cornetas. Creo que recuerdo a Nessie hablando sobre este artista… Sigur algo.

"Lo siento," susurré en respuesta. La vi sonreír mientras miraba los árboles que pasaban borrosamente por la ventana. Alcanzándola con mi mano, pase suavemente la parte de atrás de mis dedos contra su mejilla. Ella puso su mano sobre la mía y besó mi palma. Mi mente estaba alegre, y mi corazón se hinchó de placer. Si tan sólo pudiera mantener las cosas así por siempre.

Tomamos nuestros asientos en la cabina que se encontraba en una esquina oscura del restaurante y ordenamos nuestra comida. Las historias y las bromas volaron por la mesa mientras las preguntas de Yuri sobre la infancia de Seth nos hicieron reír nuevamente por las respuestas. Cuando mencioné como Seth solía seguirme como un cachorro cuando era un chico, Yuri chilló de risa ante el tono de mis palabras. Su sonrisa era brillante y aunque sus ojos eran del mismo color azul que los ojos de mi enemigo, me fue imposible ver más similitudes con su refrescante honestidad. Los ojos de Nessie me recordaban al chocolate derretido escarchado con oro, y su risa sonaba clara y feliz sobre todos nosotros.

"¿De que hablas con tus padres en las noches Nessie?" preguntó Yuri inocentemente luego de que nos enviaron la comida.

Ella se detuvo pensativamente. "Me están contando la historia de cómo se enamoraron."

"Vaya. ¿Es todo lo que esperabas que sería?" continuó Yuri.

"No. En lo absoluto. No lo sé, supongo que siempre pensé que todo sobre su relación era perfecto. Puede llegar a ser al mismo tiempo interesante y decepcionante cuando descubres que la forma en que siempre te imaginaste algo, no es exactamente como ocurrió en la realidad," respondió Nessie.

"¿Por qué te sientes así Nessie?" preguntó Seth amablemente.

"Me es difícil explicarlo. Supongo que estoy aprendiendo que aún el amor más perfecto no siempre tiene la historia más perfecta. También hay que luchar por el amor… me sorprendió saber que mis padres tuvieron que luchar por su amor a cada paso del camino. También estoy aprendiendo sobre el tipo de personas que eran mis padres cuando se conocieron por primera vez."

"¿Así que crees que son diferentes ahora?" pregunté.

"No diferentes. Solo mejores… más en paz. Me parece que papá estaba un poco perdido antes de conocer a mamá. Yo nunca lo he visto perdido. Pero una vez que encontró a mamá, creo que se encontró a sí mismo. Mamá… supongo que mamá aprendió a confiar en sí misma y a defender aquello en lo que creía. Ella es mucho más fuerte ahora. ¡Aún no puedo creer que ellos hayan tenido múltiples altercados con los Volturi!" ella se estremeció ante el pensamiento.

"¿Qué es eso?" dijo Yuri con curiosidad.

"Como nuestra versión de lo que serían los altos sacerdotes de la Wicca. Son los que están al mando," murmuró Nessie simplemente.

Yuri asintió mientras sorbía un poco de su bebida.

"Bella y Edward siempre han tenido una profunda conexión que no mucha gente fue capaz de entender al principio," dije tranquilamente luego de reflexionar sobre las palabras de Nessie.

"Lo sé. Mamá dijo que hubo gente que luchó para mantenerlos separados. Ella dijo que era gente que ella amaba, y que fue muy difícil para ella. Supongo que entiendo porque no querían que ella se enamorara de mi papá. Estoy feliz de que lo reconsideraran… ¡O yo no existiría!" bromeó ella.

El mero pensamiento hizo un nudo en mi garganta que me fue difícil tragar. Yo era la persona que había luchado para mantenerlos separados. Yo había querido destruir a Nessie por intentar asesinar a Bella mientras crecía como un pequeño cáncer en el vientre de Bella. Yo había odiado a Nessie. Si hubiese logrado lo que me proponía en ese entonces… me estremecí reflexivamente mientras lo pensaba.

Nessie miró mi confusión. "¿Tienes frío Jake?"

"No. No tengo frío. Solo me alegro de que estés aquí también," dije rápidamente con una sonrisa.

Ella no estaba convencida. "¿A ti te agradó mi papá cuando lo conociste?" preguntó ella.

"Yo no sabía lo que él era cuando lo conocí. Yo no sabía lo que yo era. Yo pensé que él era simplemente un tipo apuesto de una familia rica. Honestamente no pensé que tuviera suficiente en común con Bella como para permanecer juntos por mucho tiempo." Mis palabras eran verdaderas. No fue hasta que supe que Edward Cullen era una sanguijuela chupasangre que abandonó a la chica de mis sueños (para ese entonces) en el bosque, el causante de que mi odio floreciera. Como si fuera posible que Bella Swan fuera la persona abandonada de alguien…

"Entonces, no creías que él era suficientemente bueno para mamá." Sus ojos se estrecharon mientras sospechaba.

"Honestamente no, Nessie. Pero realmente no pensaba que nadie fuera suficientemente bueno para mi mejor amiga." Le envié a Seth una mirada que claramente decía 'Ayúdame.'

"Yo tampoco pensaba que nadie fuera suficientemente bueno para Bella, Nessie. No fue hasta que pude ver lo devoto que realmente era Edward con ella que comencé a creer que él la amaba de la forma en que ella merecía ser amada. Ninguno de nosotros realmente quería ver a Bella tomar esa clase de decisión, ¡Pero creo que todo salió muy bien al final!" la sonrisa certera de Seth y el sonido de finalidad en sus palabras me salvaron del pelotón de ejecución de Nessie mientras ella retiraba su postura de suma inquisidora y volvía a bromear a expensas mías y las de Seth. Las alegres risas combinadas de Nessie y Yuri devolvieron rápidamente un ánimo relajado a la mesa.

Los granos de arena se precipitaban aun más rápido ahora. El tiempo estaba a punto de acabarse.

Luego de ver una película de horror inusualmente sangrienta y bromear sobre las malas decisiones de los personajes principales, comenzamos a caminar hacia la entrada principal del cine para ir a casa.

"¿Yuri?"

La voz hizo que me hirviera la sangre en las venas. Me voltee y sentí como mis manos se apretaban en puños a los lados de mi cuerpo mientras respiraba profundamente para evitar que mis brazos temblaran como reacción a la ira que atravesaba mi cuerpo.

"¡Nate!" respondió Yuri con sorpresa.

"¿Qué estas haciendo aquí con… Renesmee?" preguntó Nate con curiosidad. Él estaba parado en el medio de un grupo flanqueado por otro chico de aspecto arrogante que se parecía vagamente a él y algunos otros lacayos inofensivos. Noté que él parecía estar esforzándose mucho por no mirar a Nessie.

"Nessie y yo estudiamos juntas. ¿Qué estas haciendo aquí? Pensaba que tu grupo y tú ya habían superado eso de ir al cine hace muchos años. ¿No tienes mas vidas por destruir? Le escupió Yuri amargamente a su medio-hermano.

Él le sonrió con diversión. "Tú siempre has tenido una mala actitud hermanita. ¿Quién es tu amigo?" él arqueó una oscura ceja en la dirección de Seth.

Seth había tomado una postura de protección alrededor de Yuri, y su ceño fruncido enviaba líneas a su rostro que lo hacían ver inusualmente agresivo y antinatural.

"Mi nombre es Seth Clearwater. Soy un amigo de Jacob… podríamos decir que somos de la misma… clase." Su elección de palabras era clara. Nate no se perdió la indirecta mientras sus ojos se ampliaban y su sonrisa se desvanecía. Él levantó su cabeza y estrechó peligrosamente sus ojos azules mientras que el chico que se parecía a él se movía para tomar una postura más defensiva.

"Ay por el amor de Dios… ¿Podrían dejar de hacer indirectas y de lanzarse anzuelos?" dijo Nessie en voz alta.

No había error posible. Tan pronto Nate escuchó la voz de Nessie, su rostro entero se suavizó notablemente. Sus hombros se relajaron. Una ola de calma atravesó su cuerpo. No. Mil veces, no. Apreté mis puños aún mas fuertemente mientras él volteaba su mirada cuidadosamente hasta Nessie.

"Renesmee. Es bueno verte otra vez. Me alegro de que llegaras segura a tu casa la otra noche." No gracias a ti… su mirada en mi dirección completaron las palabras que se negó a decir en voz alta.

Oh, maldición que no. Este pajarraco no acaba de insinuar que yo hice algo malo… di un paso en su dirección amenazadoramente. Nessie me alcanzó y puso su mano en mi pecho.

"Deténganse. Los dos. Vámonos Jake." Yo no me moví. Continué viendo a los ojos que estaban llenos de pura malicia. Ojos que me habrían hecho daño si hubiesen permanecido enfocándome. Me rehusaba a retroceder.

"Yo me iré Renesmee. Tengo que encontrarme con unos amigos de todas formas. Si tienes ganas de correr, me avisas. Podría ser muy divertido. Ya sabes donde encontrarnos." Él le sonrió, y lo genuino de su aspecto contrastaba agudamente con mi percepción de él y la mirada que tenía hace un momento. Esto era malo. Era realmente muy malo.

"Cuídate," murmuró él, mientras sus ojos pasearon gentilmente por el hermoso rostro de Nessie por última vez. Mi mente estaba descarrilada por el horror. Yo sabía lo que significaba esa mirada… pero no quería creer que fuera posible. Miré como el infeliz le daba un elegante gesto a su grupo y comenzaban a caminar hacia el lado opuesto del edificio.

Apresuradamente, tomé la mano de Nessie y comencé a caminar rápidamente hacia la salida y hacia la noche oscura. La brisa arrastraba hojas secas a nuestros pies y lo único que podía escuchar era el sonido de las mismas al ser pisadas por nuestros zapatos. Mi ansiedad por habernos encontrado de nuevo con McFadden me hizo renovar mi propósito de que llegáramos a casa lo más pronto posible.

"¡Que imbécil!" dijo Yuri molesta mientras continuábamos nuestro rápido paso a través de las desiertas calles hacia el auto que estacionamos cerca del restaurante. Debí haberlo movido. ¿Por qué demonios pensé que esta era una buena noche para caminar?

"No puedo creer que estén emparentados," declaró Seth en acuerdo.

Podía ver el auto en la distancia. Apresuré mi paso.

"¡Dios Jake! ¡No tan rápido! ¿Dónde esta el incendio?" dijo Nessie con irritación.

Mientras me volteaba para contestarle, una figura encapuchada apareció de repente y de la nada… bloqueando nuestro camino. Nos detuvimos en seco mientras arrastraba el protestante cuerpo de Nessie detrás de mí de forma protectora.

"Sal del camino," dije furiosamente.

La figura encapuchada estaba usando una máscara sobre su rostro que escondía sus facciones de nuestra vista. Las sombras de los árboles hacían difícil el distinguir el color de sus ojos. Seth dio un paso adelante para pararse justo a mi lado con Yuri aferrándose a la parte posterior de su hombro con preocupación.

"Ahora," rugió Seth.

La figura no hizo nada. Me moví para dar un paso adelante para quitarlo del camino.

"¡No! ¡Jake!" gritó Nessie cuando vio lo que él sostenía en su mano.

Yo apenas pude procesar el brillo metálico mientras la figura encapuchada alzaba su mano amenazadoramente y apuntaba mientras yo luchaba con Nessie para prevenir que se pusiera delante de mí.

Un resonante estruendo hizo eco a través de los árboles a nuestro alrededor, y una nubecilla de humo llenaba el aire de olor a pólvora. Tensé mi cuerpo ante el inevitable impacto.

Nada sucedió.

Mientras enfocaba lo que estaba delante de mi, vi un destello de plata mantenerse en el aire a solo centímetros de mi pecho. La bala permanecía congelada en el espacio, aún girando débilmente y fija en la dirección de su trayectoria.

Confundido, me voltee a ver a Seth en shock. Él estaba mirando con consternación la mano estirada de Yuri.

Yuri Chung posiblemente acababa de salvar mi vida.

Ella bajó su mano, y la bala cayó con un pequeño sonido que me recordó el de una moneda cuando cae al suelo.

El atarante gruñó de ira y sorpresa antes de voltearse y huir a través de los árboles.

Hice un movimiento para seguirlo, y Nessie aferró mi brazo con fuerza.

"¡No lo hagas! Si vas a seguirlo, yo también lo haré. Así que decide… o vamos los dos, ¡O no va ninguno!" gritó ella.

"Nessie," comencé a protestar.

"¡No! ¡Nunca! No voy a… ¡No voy a mirar de nuevo mientras alguien intenta matarte!" la nota de histeria en su voz me obligó a ignorar mi intención de perseguir a mi casi asesino por el bosque mientras halaba fuertemente a Nessie hasta mis brazos.

Los cuatro corrimos de vuelta al auto sin decir ni una palabra. Seth continuaba mirando a Yuri como su temiera que ella se fuera a desmoronar. Después del último incidente de levitación, su fiero aspecto de determinación era la única cosa que me hacía creer que ese no sería el caso.

"¿Están todos bien?" exigió Seth mientras yo aceleraba por el camino hacia la casa.

Nadie respondió.

"No podemos llamar a la policía, ¿o si?" preguntó Yuri como si ya supiera la respuesta.

"No… no veo como podríamos explicarles que la bala no le dio al objetivo," dije de forma extraña.

"¿Alguien pudo ver bien quien era?" persistió Seth.

"No… pero tengo una idea," gruñí. McFadden es hombre muerto.

"Jake…" Nessie se detuvo antes de completar su frase.

"¿Qué?" dije un poquito fuerte mientras la ira continuaba su rápido paso a través de mi sistema.

"Olvídalo… Yuri…no se que decirte por… salvar a Jake." Vi con desánimo como las manos de Nessie temblaban en su regazo mientras su voz se llenaba de agonía mientras las palabras morían en sus labios.

"Esta bien Nessie. Tenía tanto miedo… pensé… pensé que no funcionaría," dijo Yuri tranquilamente.

"Pero si funcionó," dijo Seth con admiración. Yuri concentró su atención valientemente sobre él.

"Todo lo que podía pensar… todo lo que pasó por mi mente en ese momento… era que quizás te estaba apuntando a ti," susurró Yuri mientras miraba a Seth a los ojos. Su rostro estaba lleno de una emoción que yo conocía muy bien.

Seth respiró rápidamente y alcanzó a Yuri para halarla hasta sus brazos. Ella inclinó tímidamente su rostro hasta su pecho mientras él la abrazaba con los ojos cerrados. Seth enterró su rostro en el negro cabello de Yuri y respiró profundo. Mi corazón dolía ante el pensamiento de perder a cualquiera de ellos… y mi corazón ardía de furia ante la idea de Nessie estando tan cerca de un arma que nos apuntaba.

Frené en seco dentro del garaje y apagué el auto. Aún antes de que saliéramos del vehiculo, Bella había abierto de golpe la puerta del garaje y venía corriendo. Sus ojos estaban inmensos y sus labios estaban retraídos sobre sus blancos dientes con furia.

"Jake… tienes que llevarme. Llévame a la casa de los McFadden. Ahora mismo." Dijo con ira en la voz.

"¿Qué? ¿Dónde Está Edward?" exigí.

"¡Se fue a buscar a Nate! No me dijo exactamente que sucedió. Un segundo estábamos sentados juntos hablando, y el siguiente instante rugió de ira y se largo. Me dijo que no fuera a ningún lado. Me dijo que me quedara aquí. Alice me contó lo que pasó después de que se fue. ¡Él no puede ir solo! ¡Llévame ahora mismo!" la voz de Bella estaba llena con una mezcla tóxica de pánico e ira. La puerta del garaje se abrió de nuevo.

"Nosotros iremos," dijo Jasper, su voz estaba llena de amenaza mientras él y Emmett caminaban hacia la Range Rover de Emmett.

"¡Llévenme!" dijo Bella sin aliento.

"No," dijo Jasper tranquilamente. "Acabo de prometerle a Edward cuando llamó que tu no saldrías de esta casa esta noche."

"¡Em!" rogó ella.

"Lo siento Bells… Edward dijo que no," respondió Emmett. Ambos se metieron en el auto y retrocedieron para salir del garaje fluidamente, con un chillido de llantas.

"¡Tienes que llevarme Jacob! No puedo permitir que nada le pase a Edward. ¡El no está pensando con claridad! ¡Estaba tan furioso! Ni si quiera se llevó a Jasper y a Emmett con él… si él ve a Nate, él no esperará hasta que ellos lleguen. ¡No puedo permitir que eso pase! ¡No tenemos idea de con que estamos lidiando! Si no quieres llevarme, ¡Entonces dime donde están!"

Los desgarradores ruegos de Bella me eran extremadamente difíciles de ignorar.

"Mamá…" comenzó a decir Nessie.

"¡Renesmee! ¡No lo hagas!" Dije en voz alta. Yo sabía que Nessie estaba a punto de decirle a Bella donde encontrar a Nate McFadden mientras recordaba las palabras que él le había dicho.

"¡Bien!" gritó Bella. "¡Entonces iré yo misma a buscarlo!" ella hizo un movimiento para quitarme las llaves de la mano, y yo intenté detenerla. Bella siseó con furia y saltó hacia la mano que tenia extendida detrás de mí. En un intento de calmarla, la hale hasta mi pecho y envolví mis brazos alrededor de ella, atrapando sus manos de granito detrás de su espalda.

"Suéltame Jacob Black, ¡O te golpearé en la cara! Esta vez, ¡mi mano no será lo que se rompa!" dijo sin aliento.

"Detente Bells," dije con voz suave para calmarla. "Cálmate cariño. Todo estará bien. Edward es demasiado inteligente como para caer en una trampa. Jasper y Emmett estarán pronto con él. Nada le hará daño. No te preocupes," murmuré rápidamente en un intento de apaciguar a Bella. Sus hombros continuaron temblando en mis brazos con su furiosa respiración, pero dejó de resistirse.

Justo entonces, Alice llegó corriendo por la puerta con un aspecto de consternación en su rostro mientras miraba la imagen de Bella en mis brazos. Confundido, la miré de forma interrogante. Sus ojos se volvieron enormes y alarmados mientras miraba sobre mi hombro.

"Perro estúpido," murmuró de forma mezquina.

"No…" escuché el susurró de Nessie. Inmediatamente, me voltee para mirarla. Sus ojos brillaban en un acceso de horror, y su mirada se enfocaba en mí… sosteniendo a su madre en un abrazo.

"No puede ser," dijo con pánico. "No… mamá," dijo con dificultad.

Yo liberé a Bella rápidamente. "Nessie, yo…"

"Tu… estabas enamorado… ¿De mamá? Dijo sin aliento.

"Nessie cariño, espera un segundo," Bella intentó razonar con ella.

"¡No!" lloriqueó Nessie. "Ni si quiera puedo… como pudiste… ¡¿MI MADRE?" chilló.

Yo solo me quedé ahí parado como un idiota. No tenía idea de que decir.

"¡Tengo que salir de aquí! ¡Por favor! ¡Que alguien me ayude a salir de aquí!" rogó Nessie.

"Cielo, deberías quedarte aquí y hablar sobre esto," dijo Alice amablemente.

"¡No puedo! ¡Necesito irme y pensar!" Nessie miró locamente a su alrededor tratando de encontrar una forma de escapar.

Rosalie apareció en la puerta. Ella le lanzó a Nessie las llaves del Saleen.

"No vayas muy lejos cariño," murmuró ella.

Nessie voló hasta su auto y aceleró el motor mientras salía disparada hacia el camino.

Mi postura no había cambiado. Pestañeé rápidamente mientras mi mente procesaba lo que acababa de ocurrir.

El último grano de arena había caído.

Se acabó el tiempo.
Descifrando – Renesmee

Esto no puede estar sucediéndome.

Apreté el acelerador en mi nuevo auto con más fuerza y el motor rugió en respuesta mientras sentía mi cuello aplastarse contra el respaldo.

Sacudí mi cabeza y cerré mis ojos en un intento de desvanecer la imagen quemada indeleblemente en mi mente.

Jake sosteniendo a mi madre en un abrazo.

Mi reacción inicial ante esa escena en el garaje había sido difícil de entender. Al principio, me pareció extraño… intenté recordar alguna época en la que Jake hubiese halado a mi madre hasta sus brazos. Usualmente, mamá era la que alcanzaba a Jake para abrazarlo. Cuando me detuve a pensarlo, Jake raramente la tocaba a menos que fuera en broma. Las únicas veces que recordaba a Jake tocando a mi mamá no eran en la presencia de mi papá, lo cual me parecía extraño. Mi rápido y doloroso reflejo de celos también fue un fenómeno interesante de experimentar cuando se trataba de mi propia madre.

La sensación de agua helada llegó a mi cabeza cuando me di cuenta de que esta escena era extraña solo para mí. Jake y mamá se veían completamente naturales mientras se quedaban con sus brazos entrelazados y la cabeza de ella en el pecho de él. Esta no era la primera vez que Jake había sostenido a mi madre en sus brazos…y Jake sabía que no era algo que a papá le gustara ver.

Clic. Era como si hubiese estado observando una pintura desde muy cerca. Con cada paso que daba hacia atrás, la pintura se volvía más y más clara.

La prueba era irrevocable. Mis celos. Su comodidad.

Jacob Black había amado a Isabella Swan en algún punto del pasado.

El hombre que yo amaba había amado a otra mujer. Mi propia madre.

¿Cómo podía papá tener estómago para mirar a Jake? Si yo fuera papá, preferiría aniquilarlo antes de sonreírle en bienvenida cualquier día.

Exhalé mientras mi sobrecargada mente amenazaba con desatar parte de la tensión en un flujo de furiosas lágrimas.

Esto era demasiado. Me sentía tan desesperadamente fuera de control. Yo había sospechado que había algún agujero en la historia que mis padres habían comenzado a decirme durante las últimas semanas. Para empezar, Jake había estado muy ausente en la historia. Como si mis padres estuvieran concientemente tratando de evitar mencionarlo si quiera, en la medida de lo posible. Debí haberlo sabido mejor cuando mi madre dijo que Jake había estado 'Allí para ella' cuando mi padre se fue. Supe al poner juntas algunas partes de otras conversaciones que Jake había estad presente la mayor parte de la relación de ellos, pero nunca tuve una indicación concreta de que él fuera una pieza importante del rompecabezas.

Ahora estaba claro que él había sido mucho más que eso.

A Jake no le había gustado mi papá. Pude ver ese hecho escrito sobre su rostro en nuestra interacción en el restaurante cuando salimos esta noche. De hecho, si tuviera que adivinar, podría decir que Jake había odiado a Edward Cullen.

Me quedé sin aliento al darme cuenta de algo más. Jake había intentado separar a mis padres. Él era la persona que mamá había amado y que tuvo que herir para poder estar con papá.

¡¿Era yo algún tipo de premio de consolación? ¡¿Algún segundo plato? ¡¿Algún tipo de maldita finalista?

Intenté desvanecer estos hirientes e irracionales pensamientos de mi mente, pero el dolor seguía aun muy fresco.

Me sentía demasiado impotente.

Esta noche, un arma había sido disparada peligrosamente cerca de mí. También descubrí que era parte de una historia de amor merecedora de una tragedia griega. Oedipus probablemente se reiría de mí.

Bueno, había una cosa que yo podía controlar, pensé de nuevo con un renovado sentido de determinación.

Yo sabía donde estaba Nathan McFadden. Si él había intentado dispararle a Jacob, lo averiguaría por mi misma… y patearía su triste trasero directo hasta el infierno a donde pertenece.

Giré mi auto en una ilegal vuelta en U y lo reposicioné en la dirección hacia el camino abandonado que Nate había descrito cerca de su casa. Mientras mi cuerpo encontraba su propósito y dirección, mi abrumada cabeza comenzó a lidiar con un pensamiento que había entrado a mi cabeza tan pronto Jake declaró saber quien había perpetrado su experiencia cercana a la muerte.

Yo no creía que Nate lo hubiese hecho.

No podía explicarlo, así que había ignorado mis instintos y me mantuve en silencio acerca del asunto. Incluso ahora, me era difícil racionalizar porqué me sentía como si Nate no fuera capaz de hacernos algo así. Toda la evidencia probaba que él era definitivamente capaz de esa clase de maldad.

No lo sé. Simplemente no sentía que el pudiera hacerme eso… a mi. Había comenzado a sospechar que quizás Nate se preocupaba por mí. Había algo en la forma en que él miraba mi rostro…

A veces, Nate me recordaba un poco a papá. Sabía que era ridículo pensar esto porque papá era inherentemente un buen hombre, pero la arrogancia de Nate manifestaba una suave conciencia-propia que se asemejaba a mi elegante padre. Si Nate hubiese sido bendecido al tener la guía de un padre como el abuelo Carlisle y el fuerte sentido de moralidad que había sido cultivado en mi padre, él quizás habría sido diferente, bromee para mi misma.

Continué manejando imprudentemente rápido hasta que rodeé un angosto camino que había sido acordonado para construcción, y procedí a ignorar las señales de advertencia y aceleré con un chillido de llantas para entrar hacia el camino buscando respuestas.

Canalizando mi ira ante el sentimiento de impotencia que dominaba mi propia vida, una sensación fría en mi corazón comenzó a latir cuando vi el parpadeo de luces delante de mí y escuché el sonido distante de risas masculinas. Sin importarme esto, me enteraría si Nate McFadden había amenazado la vida de Jake esta noche.

Mi auto siguió la curva delante de mí y me detuve en seco con un sonido de llantas cerca de un semicírculo de autos estacionados al azar… algunos de ellos eran dignos de admiración, y otros eran el producto del uso creativo de adaptaciones de repuesto. Todos eran la fuente de orgullo de algún individuo. El más impresionante de todos definitivamente era el Corvette negro de Nate.

Empujé mi puerta para abrirla y continué concentrando mi atención en mi furia para que no tuviera que lidiar con mi dolor.

"¿Renesmee?" la voz de Nate sonaba innegablemente emocionada mientras se alejaba caminando de su grupo de amigos hacia mí. Bajos susurros de aprobación se escucharon sobre mi nuevo auto y sobre mí.

Tomé un respiro profundo. "¿Tu lo hiciste McFadden?" exigí.

Él se detuvo en seco cuando miró mi expresión. "¿Qué?" preguntó.

"¿Tu lo hiciste? ¡Respóndeme!" dije alzando la voz.

"¿De que demonios estas hablando?"

"¿Intentaste dispararle a Jake esta noche?" dije con furia.

"Repito… ¿De que demonios estas hablando?"

La mirada en su rostro era de completa confusión. Aún así, necesitaba sentirme absolutamente segura.

"¡No te atrevas a mentirme Nathan McFadden! En el nombre de todo lo que puedas creer, ¡Dime la verdad! ¿Te pusiste o no una máscara esta noche y le apuntaste con un arma a Jake?" mi voz se había vuelto estridente y malhumorada en su intensidad.

"¡Desde luego que no! No creo en mucho, pero no te mentiría en algo como esto… y será mejor que controles tu tono hacia mí, Señorita Cullen," dijo Nate como advertencia.

"¿O que? ¿Me golpearás? Si lo llegas a intentar, patearé tu trasero desde aquí hasta el infinito… ¡Y frente a tus amigos!"

Sus ojos se estrecharon, y vi un toque de ira fluir en su rostro. Entonces sus labios comenzaron a temblar. Antes de que pudiera procesar lo que estaba ocurriendo, él lanzó su cabeza hacia atrás y comenzó a reír estruendosamente. Sus amigos lo miraban en shock.

"¿Realmente lo harías, cierto?" dijo con diversión.

"¿Por qué no me pones a prueba?" respondí, pero mi ira estaba comenzando a sucumbir.

"No haría algo tan estúpido. ¿Rin-tin-tin está bien?" preguntó.

"Él está bien. Es solo que no sé que demonios ocurrió."

"Bueno, déjame asegurarte, que si hubiese intentado herir a Jacob Black, lo habría logrado," su presuntuosa sonrisa y relajada actitud me obligaron a golpear su brazo una vez mas.

"¡Cállate!" exigí.

"Al menos escoge un sitio diferente la próxima vez Renesmee," sonrió mientras se frotaba el bicep para aliviarse el dolor.

"No te pienso dar el lujo de escapar ni si quiera a un poquito de dolor."

Él me miró de forma extraña. "¿Realmente pensaste que yo lo había hecho, cierto?"

"¿Qué otra cosa podía pensar? No soy la única que piensa eso… mas te vale que estés diciendo la verdad o papá te va a despellejar vivo y tío Jazz te convertirá en su próxima chaqueta de cuero."

Él se rió de nuevo. Tenía que estar diciendo la verdad… si estuviera mintiendo, era o increíblemente estúpido o increíblemente bueno haciéndolo. Yo sabía que el le tenía miedo a mi papá, así que debía saber las consecuencias de hacer algo tan enfermizo.

"Solo por si acaso, ¿Dónde está tu padre?" preguntó pomposamente. Pude detectar un elemento de preocupación en su voz, y me provocó mirarlo traviesamente con una sonrisa. Mi ira se estaba disipando a un paso rápido.

"Fue a tu casa a buscarte."

"No hay nadie allí. Lo mas seguro es que mi padre este en su oficina. Supongo que le tomará algún tiempo a tu padre para encontrarte…" un brillo apareció en sus ojos mientras su oración terminaba de forma sugerente.

Debí haberme alarmado por sus palabras y su expresión. Pero sin embargo, no pude sacudirme la sensación de que Nathan McFadden no me haría daño. Quizás era ingenua, como mi padre le había sugerido silenciosamente a mi madre cuando pensó que no podía escucharlo.

"¿Tenías algo en mente?" dije mientras arqueaba mis cejas.

Él miró mi auto y luego de vuelta a su auto. "Tú. Yo. Veinticuatro kilómetros. Ahora."

No pude evitar la emoción que cruzó por mis venas. El lado práctico de mi me exigía que me fuera inmediatamente antes de que me metiera aún en mas problemas. Esta noche ya había estado suficientemente llena de riesgos. Y entonces recordé que ir a casa significaba tener que lidiar con mi familia y la dura cachetada de la realidad con la que había lidiado hace menos de media hora. Mi conflicto se resolvió rápidamente. Al demonio con ser prácticos.

"¿Qué obtiene el ganador?" exigí.

Él se detuvo mientras me miraba cuidadosamente. Su expresión era insondable… de nuevo, sentí como si Nate sintiera algo por mí.

"Me gustaría un beso," dijo con una medio-sonrisa.

"Ni de chiste," respondí.

"¿Qué quieres tú?" preguntó.

"Te diré que. Te haré saber lo que gané después de que te comas mi polvo en el camino," sonreí mientras salía disparada hacia mi auto.

Alineamos nuestros vehículos a lo largo de un límite designado por uno de los compañeros de carreras de Nate. Sus amigos se amontonaron contra los árboles en el afán por vernos. Yo estaba segura de que ninguno de ellos había logrado nunca vencer a Nate y a su belleza repotenciada…. Mi auto era su primer rival serio. Correríamos hasta el final de la vía donde comenzaba la montaña que estaba delante de nosotros… aproximadamente veinticuatro kilómetros de una tortuosamente afectada vía.

Bajé mis ventanas. Nate hizo lo mismo. Él me guiñó un ojo arrogantemente mientras comenzaba a acelerar su motor en un intento de intimidarme. Yo bostecé teatralmente.

"Lo siento nena. Sé que usualmente un caballero deja a la dama ganar…"

"No te engañes. Tu no eres un caballero McFadden, y definitivamente yo no soy ninguna dama," dije interrumpiéndolo. Papá se iba a poner furioso.

Él sonrió de nuevo. Un chico alto caminó entre nuestros autos y alzó sus brazos en el aire como señal para que nos preparáramos.

Me concentré en el camino delante de mí. La adrenalina fluía por mis venas. Si vencía a Nate, valdría totalmente la pena las tres horas de regaños que recibiría cuando llegara a casa.

El chico alto dejo caer los brazos a sus costados en un movimiento rápido. Yo hundí el acelerador en el mismo instante que Nate. Cambiando de velocidad rápidamente, eche un vistazo a mi izquierda para ver si Nate me seguía el paso… frunciendo el ceño, aceleré la marcha del auto. El viento rugía a mi lado y convertía mi cabello en un frenesí alrededor de mi cabeza que asemejaba a un tornado. Nuestras llantas chirriaron mientras rodeábamos la primera curva cuello a cuello. El velocímetro indicaba que había pasado los 240 Kilómetros por hora. Una lenta sonrisa comenzó a propagarse por mis mejillas ante la emoción de la velocidad… intenté aferrarme a ella, pero por primera vez, no fue suficiente.

No podía dejar de pensar en Jake. Deseaba muchísimo que él estuviera aquí conmigo. El flujo de emociones acumuladas en mi cuerpo solo hacía que el dolor estuviera mucho más presente. No podía creer que durante todo este tiempo, todos hubiesen escondido de mí el amor que tuvo Jake por mi madre. Ahora que estaba enfrentando la verdad, tenía que admitir que tenía sentido. Todos amaban a mamá… era imposible no amarla. Sabía que era irracional de mi parte el esperar que a Jake no le hubiese importado ninguna otra mujer en su vida. Él había vivido durante diecisiete años antes de mi nacimiento. El problema era que mi nuevo recién descubierto lado posesivo había deseado desesperadamente el poder odiar a esta chica desconocida de los sueños pasados de Jake. Ahora era absolutamente imposible. Yo no podía odiar a mi madre. ¿Se habrían besado? Ay Dios…

Aplasté mi pié hacia el piso del auto ante el pensamiento… el velocímetro señalaba peligrosamente casi los 300 Kilómetros por hora. El sonido del motor del Corvette que corría a mi lado estaba en perfecta armonía con el gigante turbo que estaba debajo del capó de mi Saleen. Casi era como una retorcida sinfonía de maquinaria. Miré de nuevo a mi izquierda. La cara de Nate estaba llena con un encantado asombro mientras nos deslizábamos por el último tramo de la carrera. Podía ver la pared de la montaña en la distancia.

Con resolución, continué forzando a mi auto para lograr sobrepasar un por unos centímetros a Nate. Él no me daría ni un milímetro… pero definitivamente no iba a dejarle ganarme. Hombre, el se iba a poner furioso.

En un último intento por lograr la dominación, desaceleré rápidamente para colocarme detrás del auto de Nate y aprovechar la fuerza que me daba la poca resistencia del aire. Pero al darse cuenta de lo que intentaba hacer, él redireccionó la parte trasera de su auto para que quedara fuera de mi alcance. Irritada, forcé el motor una vez más. Casi…

Pisamos los frenos y nos detuvimos con un chillido cerca de la cara de piedra de la montaña a centímetros de distancia. Nuestros autos estaban uno frente al otro. Mi pecho estaba acelerado. Los ojos de Nate brillaban con alguna fuerte emoción mientras me miraba directamente. Él abrió la puerta de su auto y corrió hasta mi Saleen. Pensé que iba a rogarme que dijera que él había ganado para que no tuviera que perder la credibilidad frente a sus amigos al admitir que había llegado a un empate con una chica, pero abrió de golpe la puerta de mi auto y me haló desde mi asiento rápidamente hasta sus brazos.

El shock era la única emoción que pude registrar.

"Eres absolutamente audaz… y completamente impresionante. ¿Por qué tenía que pasar de este modo?" murmuró él. "Ni si quiera sé porqué estoy diciendo esto…. Pero no puedo seguir engañándome."

"¿De que estás hablando?" mi voz fue ahogada contra su musculoso hombro. Mis brazos descansaban flojamente a mis costados. Debí haberlo empujado y cacheteado hasta que perdiera los dientes, pero no lo hice.

Él separó su rostro para que pudiera verme directo a los ojos. "Te amo Renesmee. Nunca he amado nada en toda mi vida… pero te amo a ti."

Mis ojos casi saltan de mi cabeza mientras comprendía sus palabras. Intenté ver si bromeaba, mentía o había alguna manipulación en sus expresiones. Todo lo que vi fue… amor. Increíble. Satán tenía corazón después de todo. Un tipo diferente de emoción comenzó a abrirse paso a través de mi flujo sanguíneo.

Yo amaba a Jake. Sabía que lo amaba. No conocía ningún otro amor fuera del de mi familia.

Y aún así…

No detuve a Nate mientras él comenzaba a bajar lentamente su rostro hacia el mío. La adrenalina de nuestra carrera aún estaba presente en mi cuerpo. Él se tomó su tiempo… él me estaba dando la oportunidad de detenerlo. Mi corazón se rompió de nuevo mientras pensaba de nuevo en Jake sosteniendo a mi madre de esta manera… posiblemente besándola. Estado en conflicto, no hice ningún movimiento para prevenir que Nate se acercara aún más a mí. Él tomo un rápido suspiro antes de colocar cuidadosamente sus labios sobre los míos. Ellos rápidamente se volvieron aún mas exigentes mientras el subía sus manos para enredarlas en mi cabello. Nate no tenía miedo. Me sorprendí cuando levante mis manos alrededor de su cuello y comencé a devolverle el beso. No. Esto estaba mal. Detente Nessie.

Él me apretó contra su cuerpo. No sentí ninguna de las cuidadosas precauciones en él que me frustraban cuando besaba a Jake. Jake era tan caluroso y seguro. Nate no era nada como él. Él estaba completamente mal. Esto estaba completamente mal. ¡No!

Escuché el rugido de dos motores en la distancia que seguían el camino que acabábamos de completar. Puse mis manos firmemente sobre el pecho de Nate y lo aparté de mí mientras los faros aparecían a la vista.

Demonios. Las blancas y triangulares luces de un Lamborghini son imposibles de confundir.

El auto de mi papá se detuvo en seco con un chillido de llantas mientras la puerta del conductor se abría simultáneamente. La Range Rover de tío Emmett estaba en la distancia y se acercaba a un ritmo rápido.

Papá estaba lívido. Yo nunca lo había visto tan impresionantemente furioso antes.

"¡Te lo advertí McFadden! ¡Te dije lo que pasaría! ¡Te voy a desmembrar miembro por miembro y te entregaré a los lobos!" rugió el.

"¡Yo no lo hice! ¡No intente matar al súper perro! Si hubiese querido matarlo, ¡Ya estaría muerto ahora!" escupió Nate de regreso a mi padre.

Papá siseo con furia. La Range Rover se detuvo a su lado y tío Em y tío Jazz se deslizaron desde el auto sin emitir sonido para detenerse detrás de papá.

"¡Mira dentro de mi mente maniaco bebedor de sangre! ¡Yo no lo hice!"

"¿Esta diciendo la verdad Edward?" preguntó tío Jazz tranquilamente.

La mandíbula d papá estaba temblando de ira contenida.

"Aún así eres hombre muerto. ¿Cómo te atreves a poner tus manos sobre mi hija?" dijo él en una peligrosamente baja voz.

"¿Qué?" exigió tío Em. Él comenzó a moverse hacia Nate con un único propósito.

"¡Detente!" dije rápidamente.

El aspecto de sorpresa se registro en los tres rostros al mismo tiempo.

"Yo vine aquí. Nate no hizo nada malo. Yo sabía que estaba haciendo algo que no debía hacer. Yo estaba… herida. Esto es m culpa," admití rápidamente. Silenciosamente le rogaba a mi papá mientras le daba un acceso sin restricciones en mi mente, repasando las escenas que ocurrieron con anterioridad en la noche.

Otro par de faros apareció a la vista. No, no, ¡No! El rugido de un viejo Mustang llenó la oscuridad. ¡Oh Dios, no!

La alta figura de Jake se materializó en pocos segundos. Él solo miro la escena frente a él durante un segundo y comenzó a correr hacia Nate con un aspecto de furia incontrolada. Seth se las arregló para detenerlo justo a tiempo.

Papá casi se ahoga con su propia furia mientras digería mis palabras y pensamientos. "Él la besó. ¡Él besó a mi hija! ¿Cómo te atreves?"

"¡Seth!" exclamé como advertencia para que Seth contuviera a Jake mientras yo corría hasta mi padre antes de que él pudiera poner sus manos alrededor de la garganta de Nate.

"¡La amo!" gritó Nate hacia la noche.

Los seis cuerpos presentes se congelaron ante las palabras.

"¿Disculpa?" dijo Jake incrédulamente sin aliento.

Nate ignoró a Jake. "La amo Edward. Mira mis pensamientos. Verás que estoy diciendo la verdad. Sé que no e hecho nada para hacerte pensar que algún día yo pudiera merecer una mujer como ella, pero te lo juro… la amo más que a nada en mi vida. Si me das una oportunidad, puedo ser la mejor persona que tu…"

"¡Suficiente!" gritó papá. "¿De verdad crees que te consideraría aunque sea por solo un segundo y en tu mejor día, que serías digno de mi única hija?" aún a través de su ira, pude ver que su rostro estaba lleno de shock. Nate debía estar diciendo la verdad.

"¡Mas te vale que te mantengas muy lejos de Nessie!" gritó Jake con furia.

"¿Por qué no le preguntan a ella lo que quiere hacer?" exigió Nate.

"Ella no te quiere a ti," gruñó papá de vuelta con malicia.

"Quizás no hoy, pero deberían dejarla elegir de todas maneras," sostuvo Nate.

Esto se estaba yendo cuesta abajo demasiado rápido. Necesitaba detener esto mientras tuviera la oportunidad. Necesitaba detener esto antes d que alguien saliera herido.

"Nate" dije tranquilamente. "Este no es el momento o el lugar para hablar de esto. Han pasado demasiadas cosas esta noche. Lamento haberte puesto en esta mala posición. No volverá a suceder de nuevo."

Él abrió su boca para hablar, y le rogué silenciosamente que no dijera nada.

Me voltee para darle la cara a mi familia. "Lo siento mucho. Volveré a casa ahora. Me he comportado pésimamente… por favor perdónenme."

Por último, cambié mi mirada incómodamente hacia Jake y Seth. "Lamento haberte preocupado Jacob." Me dolía verlo… mi amor, mi corazón. Por alguna inexplicable razón, me sentía traicionada por él. Que irónico. Yo había besado a otro hombre, y me sentía traicionada. Quizás yo no merecía a Jake, quizás no merecía ser feliz… vi los ojos de mi padre cerrarse dolorosamente mientras escuchaba mis pensamientos.

"Nessie," comenzó a decir Jake desesperadamente.

"Lo lamento Jake. No puedo lidiar con nada más en este momento. Sólo vámonos a casa. Se los ruego a todos." El temblor en mi voz selló mi súplica. Me volví hacia mi auto y me senté en el. Me sentía vacía… como una cáscara de mi misma.

El motor se encendió, y comencé a hacer mi camino a una velocidad mucho más prudente por el camino que no llevaba a la nada.
Descifrando – Bella

La tensión en nuestro hogar era increíblemente alta.

Aún cuando Jasper luchaba constantemente por mantener las emociones que lo rodeaban en control, el estrés de tener que lidiar con los recientes eventos mantenía nuestros nervios tensos, como las cuerdas de una guitarra a punto de romperse. Esme y Carlisle se habían ido a cazar para escapar de la creciente tensión.

Sólo Emmett parecía impermeable ante su efecto.

Edward mantenía su ceño fruncido constantemente. Su hermoso rostro usaba constantemente la expresión de un hombre que ha tenido que lidiar con demasiado. Cada vez que le pedía que me hablara sobre ello, forzaba una rara sonrisa y luego me acercaba hasta él. Él decía que la tortura interna de aquellos a quienes amaba no era algo de lo que se sintiera cómodo hablando por el momento, con tantos oídos escuchando. Edward nunca abusaba abiertamente de su don. Él era un caballero consumado. Sorpresivamente, sabía que su mayor preocupación era la frágil psique de Jacob Black.

Jake había sido un manojo de nervios durante los últimos días.

Desde la noche, hace algunos días, en que Nate confesó su… amor…. Por mi bebita, Jake había existido básicamente sobre alfileres. Me sentía fatal por él. Él simplemente no podía relajarse de ninguna manera. El amor lo había torturado durante demasiado tiempo.

El timbre de la puerta sonó de nuevo, distrayéndome de mis pensamientos. Oh no. Esta sería la tercera vez este día. Jacob iba a enloquecer de nuevo. Edward dejó su sitio en la silla donde había estado leyendo las noticias mientras me acariciaba la pierna de forma ausente. Dejé mi libro y me puse de pie para ir al piso de arriba. Pobre Jake.

Para agravar su ansiedad, estaban los motivos que Nate lanzaba rutinariamente para alimentar el fuego de la duda en el alma de Jake. Durante la última semana, Nate había enviado rosas y joyería como regalos para Nessie, múltiples veces al día. Ella siempre se negaba educadamente a aceptar la joyería, pero el constante recordatorio de la celosa persecución de Nate seguía vulnerando la tenue sanidad mental de Jake.

Fuertes pisadas se escucharon volar escaleras abajo ante nosotros. Pude ver la tensión en el cuerpo de Jake mientras saltaba los últimos escalones para detenerse en la puerta del frente con Seth. Pobre, pobre hombre.

Si me tomaba casi todo de mí el poder controlar mi furia ante el hecho de que un demonio del infierno estaba básicamente intentando ganar el amor de mi hija, sólo podía imaginarme el sufrimiento de mi mejor amigo.

Ni si quiera podía mirar a Edward en este momento porque la frustración que sentía en su rostro era demasiado para soportarla. Él le había gritado apasionadamente a Nessie durante varias horas la mañana siguiente a su escapada de carreras. Ella había escuchado silenciosamente y no había dicho ni una palabra durante su regaño. Era extremadamente sorpresivo. Usualmente, ella luchaba como una gata callejera acorralada cuando alguien trataba de mencionarle su pobre sentido de decisión, pero ahora ella apenas se disculpó con nosotros y le dio a Edward una oportunidad de ventilarse. La única cosa buena que parecía salir de esta terrible situación era el hecho de que Nessie parecía estar madurando rápidamente de ser una niña testaruda a una jovencita conciente. Ella nunca alardeó sobre la atención que Nate derramaba sobre ella, y ella usualmente le daba las flores a Rosalie, Alice y Esme. Ocasionalmente, ella me las ofrecía a mí, pero yo siempre las desechaba pronto. Costosas o no, las hermosas rosas rojas me ofendían.

Rosalie le entregó silenciosamente a Nessie un grueso y fino sobre con su nombre impreso en una elegante caligrafía.

Nessie miró hacia el torturado rostro de Jake por un momento y luego caminó hasta el cesto de basura más cercano. Sin molestarse en abrir la carta, la dejó caer silenciosamente y se volteó para caminar escaleras arriba.

Jake frunció el ceño con irritación y caminó hacia el cesto de basura.

Nessie dio media vuelta.

"¿Qué estas haciendo?" exigió.

"Tengo curiosidad por ver como luce una carta de amor escrita por Satán," dijo con aire taciturno.

"Jake, sólo olvídalo," murmuré.

Nessie corrió de vuelta a él y trató de robarle la carta de sus manos mientras el la abría rompiéndola.

"¿Por qué haces esto? ¿De verdad eres tan masoquista?" lloriqueó ella.

El doloroso endurecimiento de los ojos de Jacob mientras leía la carta hizo doler mi corazón.

"¡Ja! El imbécil ni si quiera puede componer su propia carta de amor. Él tiene que robar esto también." Él dejo caer el papel en el piso y caminó con molestia hacia la cocina. Nessie corrió tras él en su tercer intento por el día de hoy de suavizar su ego herido.

Edward se inclinó para recoger la carta del suelo. Su mente vampiriza procesó el corto poema en pocos segundos. Vi como sus dientes se apretaban y los músculos de su mandíbula se tensaban mientras me pasaba la carta a mí.

Renesmee:

No tengo palabras para expresar apropiadamente mis sentimientos, así que perdóname por tomar prestada la poesía de un alma mucho más erudita…

Llevo tu corazón conmigo (lo llevo dentro

de mi corazón) y nunca estoy sin el (a donde quiera

que yo vaya tu vas, mi vida, y lo que sea que haga

lo hago por ti, mi amor)

yo temo

ningún destino (pues tu eres mi destino, mi dulzura) no quiero

ningún mundo (por tu hermosura tu eres mi mundo, mi verdad)

y tu eres la única luna que he deseado

y cuando el sol cante siempre serás tú.

Este es el secreto más profundo que nadie sabe

(aquí esta la raíz de raíces y el capullo de capullos

Y el cielo de los cielos de un árbol que llamamos vida; el cual

Crece mas alto que lo que el alma puede esperar o la mente

Pueda esconder) y esta es la maravilla que mantiene las estrellas separadas

Yo llevo tu corazón (Lo llevo en mi corazón)

e. e. cummings

Con mi más profundo afecto,

Nate

Yo lo odiaba. El aborrecimiento en mí crecía exponencialmente. Ese gusano de hecho creía que tenía una oportunidad. Rompí la carta a la mitad y la tiré.

Escuché el sonido de la desesperada voz de Nessie crecer en volumen el la habitación de al lado.

"Mira, estás siendo ridículo. Ni si quiera he… yo no… ¿Realmente quieres que te pregunte si alguna vez le mandaste cartas de amor a alguien más?" ella suspiró luego de decir las palabras. Pude escuchar el conflicto en su voz. Ella estaba esforzándose tanto. No podía imaginar lo difícil que era para ella el concebir que Jake amo a su propia madre. Si yo fuera Nessie, yo querría desesperadamente poder odiar a la 'otra' mujer. Recordé mi pánico irracional la primera vez que escuché sobre Tanya… y esta situación era cien veces peor.

Le eché un vistazo a Edward, y ambos comenzamos a caminar hacia Nessie y Jacob en la cocina.

"Adelante pregúntame. Ciertamente nunca le envié a nadie un cursi poema de amor," murmuró Jake.

"¿Sabes que? A algunas chicas les gustan esas cosas, ¡Aunque sean cursis!"

"¿Así que ahora quieres cartas de amor de Satán?" la acusó.

"Ay ¡Madura! ¡Ni si quiera la leí! ¡Tú eres el que está obsesionado con estas cosas! ¡A mi no me importan! Si…"

"Hey vamos," dije con una sonrisa alegre, "No empecemos con esto de nuevo."

"¡Bien! ¡Iré arriba a ver el juego con Seth!" dijo Jake de mala gana como un niño pequeño al que se le negó el postre y salió de la habitación sin gracia.

"¡Dios! ¿Qué voy a hacer con él?" gimió Nessie.

"Cariño, estás haciendo un gran trabajo. Estoy realmente orgulloso de lo madura que has sido con todo esto," dijo Edward amablemente.

Nessie miró su rostro esperanzada.

"No, aún sigues castigada indefinidamente," sonrió él.

"Creo que tendré que decirle a Nate que deje de enviarme cosas. ¡No se cuando vaya a entender la indirecta!" remarcó Nessie.

"Los hombres pueden ser realmente testarudos a veces," declaré.

Nessie se mordió el labio inferior pensativamente mientras me miraba.

"Esta bien cariño. Puedes preguntarle," susurró Edward.

"Mamá… ¿Cómo manejaste esto?" su cara se había ruborizado un poco. La alcancé para tomar su mano.

"Fue muy duro. Aunque no sé cuan similar fue mi situación. Yo sabía cuanto amaba a tu padre, pero también tenía un gran cariño por… Jacob. Es un poquito diferente para ti, ¿Cierto?" la aflicción en mi voz demostraba lo mucho que deseaba que ese fuera el caso.

"No es que me… preocupe por Nate. Al menos no pienso que ese sea el caso. La verdad solo me siento… no lo se… mal por él. Yo me quejo de que todo el mundo se mete en mis problemas muy seguido, pero tengo una familia maravillosa. Me da la impresión de que Nate nunca ha tenido eso. Sigo escuchándolo en mi mente cuando me dijo que nunca antes ha amado nada. Eso me rompe el corazón. ¡Imagínate no tener nadie a quien amar! Realmente no se como me siento por él," admitió ella.

Pude ver que Edward y yo teníamos la misma expresión en nuestros rostros mientras considerábamos sus palabras.

El sonido del teléfono nos distrajo de nuestros pensamientos.

Caminé hasta el teléfono inalámbrico que estaba en la isla de la cocina.

"¿Aló?"

"Hola. ¿Podría hablar con Renesmee por favor?"

McFadden. Mis ojos se estrecharon. Pensé en decirle que fuera a acosar a otra familia un rato. Las palabras de Nessie de hace un momento fue lo único que me detuvo para no comentar el psicótico nivel de persistencia de Nate.

Sin decir palabra le entregué el teléfono a Nessie.

"¿Aló?"

Mi agudo sentido del audio registró todo lo que Nate dijo con una claridad casi perfecta.

"¿Renesmee? Lamento seguir molestándote. Noté que enviaste de vuelta los zarcillos que te envié esta mañana. ¿No te gustaron?"

Ella suspiró. "Nate… no es que no me gustaran. Eran hermosos. Simplemente no puedo aceptar obsequios como esos."

"¿Por qué no?" aún estando enamorado, Nate no podía esconder la arrogancia en su voz.

"Tengo novio. No puedo aceptar regalos costosos de otros hombres. Es inapropiado."

"Eso es ridículo. No estás casada. No veo cual es el problema. Cuando un hombre quiere demostrarle a una mujer que le importa, esto es lo que hace," declaró él.

"¿Realmente crees eso? ¿Crees que si sigues comprándome cosas, comenzare a enamorarme de ti?" preguntó ella delicadamente.

"¿No es así como funciona?" exigió él.

"No. Al menos no conmigo. El amor es…. Mucho mas que eso."

"Cuéntamelo. Quiero hacer las cosas de la forma correcta. Yo… realmente no sé que hacer. ¿Puedes enseñarme lo que necesito hacer para que te des cuenta de lo mucho que me importas?" me sorprendí al sentir una punzada de verdadera lástima por Nathan McFadden.

"No puedo Nate. Lo lamento mucho. Mi corazón… ya no es mío para darlo. Le pertenece a alguien más," susurró ella.

Él se detuvo por un momento. "¿Así que no hay oportunidad?"

"No. De verdad lo lamento mucho." Dijo ella haciendo una mueca.

"No me voy a rendir. Puedo esperar." Su tono de voz sonó renovado y con firmeza.

"Por favor no esperes. No tiene caso. Adiós Nate." Ella colgó el teléfono rápidamente.

Los pesados pasos de Jake podían ser escuchados mientras corría hacia la puerta del frente. Edward, Nessie y yo corrimos hasta el recibidor.

"¿Jake?" exigió Nessie.

"¿A dónde vas?" pregunté.

"¡No puedo soportarlo mas! Me cansé de quedarme sentado y verlo enviarle flores, joyería ¡y poemas de amor! ¿Ahora la llama? Él está intentando convencerla de que yo no la merezco… ¡y no me sentaré ni un segundo más y dejarlo salirse con la suya!" gritó él.

"¡Basta! ¡No irás a ningún lado Jacob Black!" gritó Nessie de vuelta.

"¡No! Ya no puedo lidiar con esto. Esta vez no. ¡No lo haré! ¡No permitiré que ese arrogante chupasangre te aleje de mi lado!" dijo con ira.

Edward siseo lentamente. Los ojos de Nessie se ampliaron. Yo baje la mirada hacia el piso. No Jake. No.

"Querrás decir 'Hechicero', ¿No Jake?" dijo Nessie fríamente. Pude escuchar el dolor en su voz.

La cara de Jake palideció considerablemente cuando se dio cuenta de su error.

"Estás actuando como un celoso idiota. Me rehúso a dejarte actuar como un ganador adolorido. Si sales por esa puerta, habrás hecho más a favor de Nathan de lo que él ha podido hacer hasta ahora," declaró Nessie con amargura.

Jake miró a Edward de manera suplicante por un momento.

"Es la única manera. Tienes que retroceder. No importa lo difícil que sea… no ayudarás en nada al instigar un altercado. Quizás no seas capaz de evitar… cometer un error irreversible. Confía en mí. Déjalo así." Dijo Edward tranquilamente.

"No creo que pueda hacer eso Edward," gruñó Jake con desesperación.

"Tienes que intentarlo mucho más Jake. Ten un poco de fe en mí, ten fe en nosotros. Te amo tanto Jake. Nada cambiará eso," murmuró Nessie.

Ella caminó hasta él y puso su palma derecha sobre su corazón. Él cerró sus ojos con fuerza y colocó sus dos grandes manos sobre la de ella mientras bajaba su frente para presionarla contra la frente de Nessie.

El celular de Edward comenzó a vibrar en su bolsillo. Cuando no pudo reconocer el numero en el identificador, se detuvo a considerar su debía o no contestarlo.

"Podría ser Yuri. Se suponía que vendría a estar conmigo. Creo que se le está haciendo tarde," dijo Nessie de manera indiferente.

Edward abrió su teléfono.

"Edward Cullen," respondió él.

"Edward. Te habla Niall McFadden. Discúlpame por molestarte. No quiero tomar mucho de tu tiempo, pero siento que deberíamos hablar los dos en privado.

"¿Con respecto a que?"

"A mi hijo. Entiendo que el ha desarrollado… sentimientos por tu hija. Estoy muy conciente del hecho de que este quizás no sea el enlace ideal en tu mente. Mi hijo esta… profundamente perturbado por esto. No estoy seguro de que entiendo completamente la situación. Me gustaría tener la oportunidad de hablar contigo en su nombre," declaró con gracia.

Los ojos de Edward se estrecharon sospechosamente. "No creo que haya necesidad de ello. Sin embargo, podemos hablar por teléfono."

"No me molestaría ir a tu casa a cualquier hora que sea conveniente para ti," respondió Niall mientras ignoraba la declaración previa de Edward.

"Preferiría que no lo hiciera. La situación aquí es… menos que ideal para eso." Él le echó un vistazo a Jacob.

"Me lo imaginaba. Puedo enviarles un auto con mi chofer para ti y tu esposa."

"Eso no será necesario. Iré solo," dijo Edward firmemente.

Mis ojos se ampliaron en protesta.

"Me encuentro en casa en este momento. ¿Cuándo podré esperarte? ¿Ahora es un mal momento?" la voz de Niall sonaba extrañamente entusiasmada. Eso promovió mi resolución. Edward no iba a ir sin mí.

"Llegaré pronto." Edward cerró el teléfono.

"Bella, no quiero que vayas," comenzó a decir antes de que yo pudiera emitir una palabra.

"¡No!" chillé.

"No negociaré esto," dijo con una voz fuerte pero calmada.

"¡Y yo no negociaré el que tu vayas a ver a Niall McFadden solo! Ni hoy ni nunca." Puse en mi rostro un aspecto de fiera determinación.

"Yo iré contigo Edward," dijo Jasper mientras se movía de su sitio donde escuchaba silenciosamente.

Emmett saltó desde el segundo piso aterrizando y apenas nos sonrió mientras se paraba al lado de Jasper en un gesto de solidaridad.

"¿Están seguros?" les preguntó Edward a ambos.

Jasper arqueó su ceja derecha en respuesta.

"¡Como si tuvieras que preguntar!" dijo Emmett riéndose.

"¡Ella es mi hija! ¿Por qué no puedo ir?" exigí. Sabía que estaba luchando una batalla perdida, pero simplemente no me parecía justo.

"Porque no confío en Niall. El afirma que solo quiere hablar sobre esta incómoda situación y sin embargo… hay algo bastante siniestro acerca de todo esto. Básicamente, no irás a ningún lado cerca de los McFadden. Ni tampoco Nessie. De hecho, me sentiría mucho mejor sabiendo que ustedes dos están a salvo y juntas en nuestro hogar."

"Tampoco es que puedo ir. Estoy castigada como por cien años," se quejó Nessie.

"Un hecho que tenía intención de explotar en situaciones precisamente como esta," respondió Edward. Él se detuvo por un momento y miró a Jake. "No me parece una buena idea que vayas Jacob. Lo lamento. Aprecio tu deseo de ayudar, pero quizás tenga el efecto contrario."

Me quedé ahí viendo a Edward mientras comenzaban a alistarse para ir a la casa de Niall McFadden. Los seguí hasta el garaje con mis brazos cruzados sobre mi pecho como signo de irritación. Rosalie estaba hablando tranquilamente con Emmett.

"Por favor cariño. Te lo he dicho antes. Tú eres mi vida. Nessie es mi más grande tesoro. Haría cualquier cosa para protegerlas a ambas," dijo Edward mientras halaba mi rígido cuerpo hasta sus brazos.

Como siempre, su tacto derretía mi resolución. Envolví mis brazos alrededor de él con disgusto.

"Regresa a casa pronto. No puedo respirar el aire cuando no estás conmigo," susurré.

Él me dio una sonrisa torcida y se inclinó para besarme.

Esperé hasta que el auto estuvo fuera de vista. Yo realmente odiaba cuando el me dejaba sola. Siempre me hacía sentir extrañamente ausente de las cosas que sucedían a mí alrededor… como si estuviera caminando a través de una espesa niebla que nublaba mis sentidos.

Alice me estaba esperando en la cocina. Ella tomo mis manos entre las suyas y me sonrió con un aspecto de calma y entendimiento. A pesar de su aparente comportamiento imperturbable, yo estaba bastante segura de que ella sufría un muy similar caso de incomodidad. Ella se preocupaba por Jasper casi tanto como él se preocupaba por ella.

"Desearía saber como manejar esta situación. Me siento como un ciego buscando su camino a tropezones por un campo minado," suspiré.

"Créeme Bella, me siento igual. ¡No se lo que va a suceder! Sigo esperando que algún día pueda ser capaz de ver a Nessie en mis visiones con más claridad, pero nunca sucede. Sólo veo imágenes cambiantes y borrosos destellos de luz. Nada que tenga sentido para mi," su frustración por no ser capaz de ver el futuro de Nessie siempre había molestado a Alice. Su frente se crispó un poco.

"No seas tan dura contigo misma," dije con una pequeña sonrisa.

"Lo sé, lo sé. Supongo que todos nos respaldamos demasiado con mis visiones cuando lidiamos con eventos difíciles en nuestras vidas. ¡Se nos hace muchísimo más fácil cuando sabemos hacia donde nos llevarán nuestras decisiones!"

De nuevo su frente se crispó y las esquinas de sus ojos parecían tensas.

"¿Qué ocurre?" pregunté.

"Continúo viendo imágenes de un bosque en destellos frente a mi. No lo entiendo."

"¿Mamá?" preguntó Nessie mientras caminaba escaleras abajo con Seth y Jacob siguiéndola.

"¿Qué pasa?" pregunté.

Seth habló primero. "Se suponía que Yuri estaría aquí hace una hora. Quería ir a buscarla yo mismo, pero ella insistió en manejar. He intentado llamarla. Nadie contesta su celular o el teléfono de su casa. Seth se estaba esforzando por sonar lo mas calmado posible. El aspecto de su rostro contradecía ampliamente el timbre de su voz.

"No es usual que Yuri llegue tan tarde. Ella siempre nos llama." Dijo Nessie frunciendo el ceño.

"Estábamos pensando que deberíamos salir y tratar de buscarla," declaró Jake.

"¿Dónde buscarán?" pregunté.

Antes de que pudiera responder, sentí el cuerpo de Alice volverse tieso a mi lado. Sus ojos estaban inexpresivos.

"El bosque. Ella esta en el bosque," susurró Alice.

"Yo iré. Ahora. Dame tus llaves Jake," dijo Seth inmediatamente.

"¿Dónde?" le preguntó Jake a Alice.

"No lo sé. Sólo vi su rostro. Ella estaba aterrada, y no sabía donde estaba. Creo que ella… se cayó."

Jake agarró sus llaves y comenzó a caminar con Seth hacia la puerta.

"¡Esperen, yo también iré!" declaró Nessie con fuerza.

"No. Estás castigada Nessie," respondí.

"¿Hablas en serio? ¡Yuri esta perdida! ¡Tengo que ir a ayudar!"

"No creo que haría daño si ella fuera con ellos Bella," murmuró Rosalie.

"Tu papá lo dejó muy claro. No puedes salir de esta casa." Mi voz era firme.

"¡Mamá! ¡Por favor! ¡No puedo quedarme aquí sentada!" gimió ella.

"No. Lo lamento. Jake y Seth, ¿Llamarán cuando sepan algo? ¿Quieren que llame a la policía?"

"¡Esto apesta!" gritó Nessie. Su rostro estaba contorsionado de ira mientras se giraba para salir corriendo escaleras arriba. Escuché la puerta de su habitación cerrarse de un portazo.

"No creo que tengamos que contactar a la policía todavía. Te llamaré pronto," dijo Jake. "Alice, ¿Nos harás saber si ves algo más?"

Alice asintió. Jake y Seth se fueron rápidamente.

Me senté en el sofá al lado de Alice, y Rosalie se acercó a la ventana para mirar afuera. Alice presionó sus dedos contra su sien e intentó concentrarse. Nuestros cuerpos estaban tan quietos que yo estaba segura de que asemejábamos una fotografía. Lentamente pasaron diez minutos, y comencé a mirar el espacio sin esperanzas y esperando por noticias.

"¡No!" el cuerpo de Alice voló para mantenerse de pie en un parpadeo. Su rostro me hizo perder el aliento con terror descontrolado. Ella estaba horrorizada.

"¿Qué sucede?" exigió Rose.

"Dios mío. Bella, ¡Tenemos que llamar a Jake!" gimió Alice.

"¿Qué viste?" susurré.

"Vi a Seth… el estaba agachado en el suelo del bosque… en agonía," respiró ella.

"¡Que! ¿Por qué? ¿Estaba herido?" lloriqueó Rosalie.

"No… él estaba sosteniendo a Yuri." Alice respiró profundo.

Tomé la mano de Alice mientras se volteaba para mirarme directamente a los ojos. Sabía lo que diría…

"Ella estaba muerta."

Por un momento, las tres nos quedamos mirándonos en un aterrorizado silencio. Sólo un nanosegundo pasó antes de que nos pusiéramos en acción.

Alice tomó el teléfono para llamar a Jasper. Comencé a marcar el número de Jacob en mi celular.

Sonó y escuché el correo de voz. "¡Demonios!" murmuré mientras apretaba el botón de remarcado. Sin respuesta. ¿Por qué siempre dejaba su teléfono en el auto?

"El teléfono de Jasper no tiene servicio. Intentaré con el de Edward," dijo Alice rápidamente. Pude escuchar que Rosalie le dejaba un mensaje de voz a Emmett.

"¿Por qué no contestan?" lloriqueé desesperadamente.

"No podemos quedarnos sentadas esperando. Tenemos que ir a ayudar a Jake y Seth antes de que esta terrible cosa pase," declaró Rosalie.

"¡Podrían estar en cualquier parte!" me quejé.

"Jacob y Seth huelen terrible. No debería ser muy difícil sentir su esencia si nos separamos," dijo Rose.

"Bella ve por Nessie. No podemos dejarla aquí sola. Rose y yo iremos primero. Nos encontraremos allí." Alice agarró a Rosalie por el brazo y ambas corrieron hacia su Porsche amarillo en el garaje. Intenté llamar a Edward por última vez. Todas las líneas estaban ocupadas. Escuché el motor de Alice rugir por el camino de la casa, y salí rápidamente escaleras arriba para tocar la puerta de Nessie. Podía escuchar la música sonando escandalosamente por las cornetas.

Nadie respondió.

"¿Nessie? Cariño, necesito hablar contigo," dije tan calmadamente como me fue posible.

Sin respuesta.

Empujé la puerta para abrirla. La habitación estaba vacía. Su ventana estaba abierta de par en par. Mierda. Ella había dejado su celular al borde de su cama. Lo recogí. Había un mensaje de texto que Yuri le había enviado a Nessie hacía apenas veinte minutos.

Decía: "Estoy en problemas. Llama a Nate."

Seguramente, Nessie había llamado a Nathan McFadden inmediatamente luego de ver el mensaje de texto de Yuri. Me fue difícil mantener la calma al encontrarme con mi ira que rugía por todo mi sistema.

Apreté el botón de remarcado con vacilación. Después de esta conversación, el miedo de Nate por Edward podría palidecer en comparación con su miedo hacia mí.

"¿Aló?" no era la voz de Nate. Era Colin.

"¿Colin? Necesito hablar con Nate. Ahora mismo," dije con la voz firme.

"Él no está aquí. ¿Quién es?" podía oír una burla latente en su voz.

Apreté mis dientes. "Es Bella Cullen."

"Como dije, él no está aquí."

"Él habló con mi hija, y luego ella se fue sin mi permiso. ¿Sabes a donde fueron?" exigí.

"Creo que se iban a encontrar en el almacén de mi tío. Nate esta organizando una búsqueda para encontrar a su hermana. Ella lo llamó antes de que su celular se apagara. Ella está perdida en los bosques o algo así." Estaba claro por el tono de su voz que a él no le importaba Yuri en lo absoluto. Él sonaba aburrido y sarcástico. Mis instintos me estaban gritando en advertencia. ¿Por qué Yuri llamaría a Nate y no a nosotros? ¿Una búsqueda? Ciertamente no sonaba como algo que Nate haría… pero el había hecho algunas cosas sorprendentes últimamente.

Lo pensé por un momento. Realmente no había alternativa. Tenía que asegurarme de que mi hija estaba a salvo.

"¿Dónde está el almacén?"

Los gritos de advertencia continuaban.

No hay comentarios:

Loading...