miércoles, 7 de abril de 2010

Reencarnacion Capitulo 26

CHICOS LAMENTO HABERLO SUBIDO A ESTA HORAEN VERDAD LO SIEWNTO PERO TUVE UNA TERRIBLE NOCHE JAJAJA NUNCA LES A PASADO ESO???? ESTOY SEGURA QUE SI Y ESPERO MEPERDONEN JEJEJEJJEE BUENO Y UNA BUENA NOTICIA ES QUE YA SE ESTA ACABANDO NUESTRA FANTASTICA HISTORIA RECUERDEN QUE ALGUNA DUDA CON GUSTO SERA CONTESTADA Y LES RECUERDO QUE LOS DIAS DE PUEBLICACION SON LOS DIAS MIERCOLES JUEVES Y VIERNES JEJEJEJEJEJJEE LO SIENTO SON LOS UNICOS DIAS QUE ME DA TIEMPO JEJEJEJEJEJE PERO BUENO YA TENEMOS NUEVA HISTORIA PARA PUBLICAR LUEGO LES DARE LOS DETALLES COMPLETOS PERO SOLAMENTE LES NDIGO QUE HASTA EL MOMENTO ES UNA DE MIS FAVORITASSS JAJAJA TAN SOLO IMAGINENSE NESSIE..... JACOB.... BELLA... EDWARD... AÑOS DESPUES....... JAJAJAJJA ESTA DE LO MEJOR PERO LEUGO LES DOY MAS DETALLES JEJEJEJE QUE TENGAN BONITO DIA COMENTEN SOBRE LA HISTORIA Y NOS LEEMOS MAÑANAAAAA BYYYYEEEEEE BESITOS VAMPIRESCOS!!


Reencarnacion Capitulo 26
Valerie POV
Llegué a Nueva York completamente emocionada, todo parecía un sueño. Iba a estudiar actuación en el mejor lugar del mundo e iba a ser famosa. Las cosas no podían ser mejores, me había ido de Forks. No vería más a la estúpida de Rosalie. Me dolía un poco dejar a Emmett, yo sabía que sufriría por mí pero ya se le pasaría.
En fin, llegué a la ciudad con mis maletas, desafortunadamente mis padres no pudieron acompañarme, pero ni modo, ellos deseaban lo mejor para mí y eso era estar en el CEAN. Pedí un taxo en el aeropuerto y que me dejó en la esquina, yo tendría que caminar el resto de la calle hasta llegar a la escuela, pero no importaba.
Tomé la carta y miré que era el número 75, fui recorriendo con la mirada los números de las casas 65…67…69…71…73 la que seguía era la escuela. Vaya sorpresa que me llevé, pues en donde se supone que estaría la escuela no había nada, era un tiradero de basura.
No podía creerlo, era simplemente imposible, me acerqué a la casa 73 y toqué el timbre, una mujer de 35 años más o menos me abrió la puerta.
- ¿Puedo ayudarte en algo muñeca?
- Sí, disculpe es que estoy buscando el CEAN – le enseñé mi carta y la joven la leyó y luego me la regresó.
- Yo no he escuchado jamás de esa escuela – me dijo después de leerla – lo lamento princesa pero aquí junto nunca ha habido ninguna escuela de actuación.
¡¿QUÉ?! Pero…pero…no podía ser posible, yo hice la audición, estuve ahí con otros chicos ¿cómo era posible que la escuela no existiera? Las lágrimas pronto inundaron mis mejillas y la mujer me abrazó.
- Lo lamento pequeña ¿quieres pasar para que hables con tus padres? – me ofreció la mujer y yo asentí – vamos, pasa, te daré un té.
Hablé con mis padres, ellos se preocuparon mucho por mí, pero me prometieron ir por mí al aeropuerto, al parecer podría cambiar mi boleto para un vuelo ese mismo día.
La señorita que me ayudó se llamaba Rachel, me dio de comer un poco de sopa y se ofreció a llevarme al aeropuerto. Era una mujer muy linda sin duda.
Mientras volaba hacia Forks no pude dejar de llorar, todos mis sueños se habían roto de una manera inimaginable, yo era una buena persona y no merecía nada de lo que me había pasado. Sólo me quedaba el consuelo de que podría regresar con Emmett, seguro moría por verme y yo le daría la oportunidad de seguir conmigo.
Llegué a Forks en la noche, todo estaba tranquilo. Mis papás me abrazaron y me consolaron durante toda la noche. Yo no pude dejar de llorar y no quería sufrir la humillación del lunes, regresaría a la escuela cuando todos creían que me iba a la mejor escuela de actuación en Nueva York.
Por fin llegó el lunes, me vestí y me miré al espejo suspirando, ¡qué humillación me iba a llevar!
Llegué a la escuela y en el estacionamiento estaba el Jeep de Emy ¡¡Seguro que me extrañaba!! Al verme, varios de mis compañeros rieron y yo enrojecí completamente, esto era vergonzoso. Entré a mi salón, donde tendría mi primera clase. Bella y Edward estaban sentados en sus lugares frente a mí.
- ¿Oye y por qué Jasper se trajo el Jeep de Emmett? – preguntó Bella y yo me quedé atenta a ver qué decían.
- Es que como Emmett se fue con Rose en el coche de ella, pues le pidió a Jasper que lo sacara de vez en cuando – Edward le explicó a Bella
¡¡Qué Emmett se fue con Rosalie!! ¿A dónde? ¿Quién se creía? Él tenía que haber estado ahí para cuando yo regresara. En fin, mis clases siguieron con burlas de mis compañeros
- Miren la estrella regresó
- ¿Te regresaron Valerie?
- Seguro la escuela era demasiado para ella.
Fue vergonzoso, en el almuerzo me senté sola a comer, con lo mucho que odiaba estar sola ¿es qué a nadie le preocupaba mi decepción? Nadie, absolutamente nadie se compadeció de mí, me dejaron completamente sola en los momentos donde yo necesitaba a alguien que me escuchara.
- ¡¡Mañana regresan Rose y Emmett!! – gritó Alice a todo pulmón mientras iba a avisar a Edward y a Bella ¿cómo se había enterado de aquello – llegan mañana por la mañana
Genial, podría hablar con Emmett y le hablaría de nuestra relación, seguro se había ido con Rosalie por la tristeza que le había provocado que yo lo abandonara. Seguro me abriría los brazos de par en par en cuanto regresara. Esa certeza fue la que me hizo soportar el resto del día.

Rosalie POV
Llegamos a San Francisco por la noche, entrar a la casa con Emmett a mi lado fue lo mejor, pues aún recordaba el viaje que había hecho sola y los días que había pasado en esa casa sin ninguna compañía. Apenas entramos ya tenía a Emmett sobre mí, se puso detrás de mí, me rodeó con sus brazos y besó mi cuello mordiéndome de vez en cuando.
- ¡¡Emmett!! – le dije riendo
- ¡¡Mi amor!! – fue su respuesta y volvió a morderme. – Te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo…¿Ya te dije que te amo?
- Sí, pero ahora quiero que me lo demuestres – le pedí
Y toda esa noche me demostró cuanto me amaba, me besaba como si nunca más lo volvería a hacer, me acariciaba como si fuera a romperme si no tenía cuidado, me decía al oído que me amaba…me mantenía a su lado, me acariciaba el cabello mientras yo aspiraba su aroma. Nos pasamos dos días seguidos haciendo el amor. No había nada más importante en esos momentos.
- ¿Sabes? Me gustaría enseñarte algunas fotografías – le dije acariciando su pecho mientras lo volteaba a ver, él sonrió y me besó suavemente
- Creo que las maletas siguen allá abajo, voy por algo para vestirnos – Volvió a besarme y salió de la habitación
- ¡¡¡¡TE AMO MI AMOR!!!! – le grité y oí sus carcajadas desde abajo
- ¡¡¡¡YO TAMBIÉN TE AMO BEBÉ!!!!
Me recosté en la almohada con una sonrisa en mis labios, era feliz, feliz, feliz, completamente feliz. Pero tras varios minutos sin que Emmett subiera me preocupé. Me puse su camisa rápidamente y bajé a ver qué era lo que lo había retrasado tanto.
Lo miré, sólo traía sus bóxers y estaba sentado en el sillón, contemplando unas hojas que tenía en las manos, entonces yo me congelé, eran las cartas que tenía Valerie. Recordé que el día que nos fuimos le había pedido a Alice que las tirara, no quería que Emmett las leyera pues eso sólo lo haría sufrir ¿Cómo habían ido a parar a la maleta? Alice sabía que si Emmett las veía sufriría y ninguna de las dos deseábamos eso.
Entonces recordé, las debió de haber dejado olvidadas sobre la maleta cuando me ayudó a escoger mi atuendo, seguramente con las prisas cayeron a la maleta y cuando la hice no me di cuenta, estaba más interesada en el guapo hombre que me besaba y me decía que me amaba.
- ¿Em?
Él no me contestó, yo me hinqué frente a él y tomé sus manos entre las mías, su mirada seguía ausente.
- Mi amor lo lamento, no quería que las vieras, de hecho quería tirarlas, lo lamento mucho amor mío – Emmett me miró y sonrió nostálgico
- No tienes por qué pedirme perdón Rose, tú no escribiste estas cartas – su voz estaba cargada de dolor, un dolor que yo estaría dispuesta a sufrir con tal de que él no lo sufriera
Yo apoyé mi cabeza en sus rodillas y me quedé ahí por un rato, él acarició mis cabellos y yo aún podía sentir la tensión que se había adueñado de su cuerpo. Cuando por fin se relajó, subí mi mirada y vi a Emmett mirándome con adoración.
- ¿Sabes? Me alegra su traición, me alegra que yo haya ido al bosque tan destrozado, jamás te habría conocido si no hubiera sucedido todo eso
- Mi amor…
- Te amo Rose, gracias por darme la mejor existencia del mundo, gracias por haber tenido el coraje de salvarme y algo que jamás podré agradecerte es que me hayas abierto tu corazón y me hayas dado tu amor
Yo quería llorar en ese momento, sus labios rozaron los míos con suavidad y ternura y yo rodeé su cuello con mis brazos.
- Tú eres la razón por la que sigo esta existencia Emmett tú y sólo tú – tomé su rostro entre mis manos mientras mis dedos recorrían sus hermosas facciones – yo también me alegro de haberte encontrado, pero odio a Valerie por haberte hecho sufrir tanto, tú no merecías eso mi amor
- No, merecía más, por eso te encontré a ti y qué difícil fue hacerme un lugar en tu corazón
- Ahora es sólo tuyo mi amor, sólo para ti por siempre
Nos volvimos a besar y la tristeza se consumió en las llamas del amor que nos habían envuelto. Esa tarde salimos a pasear, fingimos tomar un helado, caminamos por las plazas y caminamos por un parque. Después de un rato caminando, me senté en una banca y se hincó frente a mí.
- Rose, sé que ya te pedí que te casaras conmigo nuevamente, y que ya te di un anillo, pero quisiera darte otro.
- Mi amor, no tienes por qué
- Lo sé pero lo quiero hacer de todos modos
Entonces sacó una cajita de su saco y la abrió frente a mí. Era un anillo con un rubí en el centro, rodeado de gemas color ámbar y finalmente, con varios diamantes mejorando el aspecto del anillo – ya precioso.
- Rose este anillo refleja muchas cosas, el rojo es la pasión que me inunda cada vez que me sonríes – Emmett sacó el anillo de la cajita – el ámbar porque es el color de tus ojos, de esos hermosos ojos que tienes, y los diamantes porque son cristalinos, puros y, más que nada, fuertes, como el amor que te profeso – Emmett deslizó el anillo por mi dedo anular de mi mano izquierda
- Amor mío, jamás, jamás voy a quitármelo – me hinqué a su lado y lo rodee con mis brazos mientras nos besábamos.
Nos quedamos sentados en el pasto mirándonos el uno al otro por unos momentos interminables. Podíamos oír a la gente murmurar acerca de lo enamorados que nos veíamos y eso sólo hacía aumentar mi felicidad. Ya caída la noche, regresamos a la casa y vimos las fotografías de nuestra boda mientras nos abrazábamos en un sillón. Emmett estaba acostado y yo me hallaba entre sus piernas y sus brazos.
- Esta es hermosa ¿no lo crees? – le dije
mientras le mostraba la fotografía en donde
estábamos abrazados
- Es perfecta, porque estamos juntos – dijo
él besando mi cuello
- Para siempre – le dije volteando a verlo
- Por siempre – me juró Emmett besándome
suavemente.
Después de verlas todas yo subí a acomodar
algunas cosas dentro del armario, en eso
estaba cuando olí humo proveniente de abajo.
Bajé silenciosamente y vi a Emmett inclinado
frente a la chimenea quemando las copias de
las cartas que Alice y Bella habían
encontrado y también estaba quemando las que
yo había conservado desde el día en que lo
encontré.
Subí silenciosamente, ese era un momento
privado para Emmett, un momento en el que él
solo debía de hacer las paces con el pasado,
era un momento en el que debía estar solo y
meditar cuánto necesitara. Yo lo iba a
dejar, respetaba su espacio, pero después de
ello, me encargaría de que lo único que
brillara en esos ojos fuera felicidad.

Emmett POV
Mientras quemaba las cartas, mi memoria iba
regresando poco a poco. ¡Cuánto había
amado a Valerie! Había hecho hasta lo
imposible por poder ganar dinero y ser
pretendiente de su mano. Cuando me enteré de
su matrimonio, yo ya había conseguido todo
el dinero que necesitaba para aspirar a su
mano, pero ya era inalcanzable para mí.
Recuerdo como lloró y me abrazó,
diciéndome que me amaba, pero que no podía
desobedecer a sus padres al respecto, pero me
sugería convertirnos en amantes. Por más
que lo deseaba yo no iba a ser su plato de
segunda mesa, menos después de irme de ahí
y escuchar a las sirvientas decir que Valerie
ya estaba gozando las noches con su próximo
marido.
A pesar de todo el dolor que me invadía, me
alegraba saber que por lo menos ella tuvo la
vida que deseaba porque ahora yo tenía una
vida perfecta, más de lo que jamás hubiera
podido esperar. Tenía un padre comprensivo,
una madre cariñosa, una hermana con quien
hacer las bromas, dos hermanos con los que
podía contar en todo momento y tenía a mi
propio sol, mi faro en la oscuridad, mi oasis
en el desierto, mi Rosalie, eso era lo mejor
que podía haberme sucedido.
Subí a mi habitación una vez que la última
carta fue consumida por el fuego. Ahí me
esperaba una linda sorpresa, mi hermosa
esposa estaba acostada en la cama mirándome
con dulzura y amor. ME abrió los brazos y yo
me refugié entre ellos, sus dedos
acariciaron mi espalda y mis cabellos,
mientras me besaba en el cuello.
- Te amo Emmett
- Y yo a ti Rose – nos besamos y yo dejé
mi cabeza en su pecho – sabes que no soy
una persona vengativa y sé que Valerie no
tiene la culpa de lo que hizo su bisabuela
conmigo, pero…me gustaría demostrarle a
ella que mi corazón solo tiene una dueña
- ¿Qué quieres hacer mi amor?
Y yo le platiqué a Rose mi plan, ella
sonrió comprensivamente, y yo adiviné el
brillo malvado en sus ojos que en vez de
molestarme, me hizo reír.
- Claro que estaré a tu lado mi amor – me
prometió – ahí es mi lugar
Y esa noche hicimos nuevamente las maletas,
listos para partir al día siguiente de
regreso a Forks.

3 comentarios:

esme cullen dijo...

subes otro de los capitulos de la otra historia haber si la terminamos algun dia ojala y la autora sake un tiempito para subir mas partes ya ke me da muchisimo pesar con el pobre de edward ....

..:://((^aLex^))//::.. dijo...

buuuuuuu no me digas ke a va a terminar esta bueno ya dijiste ke va haber una nueva y tu siempre saks historias sorprendentes en fin cuidate bay

Nohemi Cullen dijo...

alo!!!
zoi nueva en esto d los flogs
y me nkanta tu istoria
tiene d todo!!!
me gustaria ke comentaras sobre la mia
ia ke no zoi muy buena escritora ke digamos
jejejejejeje
ia t sigo jeejejejejeje
besos d sangre
muak!!!

Loading...