miércoles, 21 de abril de 2010

Una Conversación Necesaria – Bella

UNA DISCULPA A TODOS POR HABERLES PUBLICADO EL CAP HASTA ESTA HORA JAJAJA PERO YA SE COMO M,E PERDONARAN JAJAJAJJAJAA ADIVINEN MIELI YA TERMINO LA HISTORIA HAHAHAHHAHA SIII!! COMO VEN Y POR ESO LES AVISO DE UNA VES QUE MAÑANA LO PUBLICARE ASI QUE NO SE VAYAN A CONFUDIR OK???? ESPERO LES GUSTE ESTA FANTASTICO HAHAHAHAHHAA OK OK MENVOY Y NUEVAMENTE UNA DISCULPAAA LOS QUIERO BiiEE BESITOS VAMPIRESsCoS..!!!

Una Conversación Necesaria – Bella

Mientras salíamos del BMW X5 en el que habíamos viajado todos a la escuela, sentí una sensación de paz rodeándome. Estábamos en casa. Las pretensiones ya no eran necesarias. Emmett lanzó a Rosalie sobre sus hombros y Alice y Jasper giraron a nuestro alrededor corriendo tan rápido que se veían borrosos, para conseguir primero el mejor asiento en frente de la TV.

Edward tomó mi mano y la presionó contra sus labios mientras salíamos del garaje. Sabía que aún había una pequeña parte de él que seguía preocupada por Nate McFadden, pero ignoró esta parte por el resto del día y volvió a ser él mismo. Esme y Carlisle estaban esperando por nosotros.

"¿Ya volvió Nessie?" pregunté de inmediato.

"No," dijo Carlisle con una sonrisa, "Pero recibí mi primera llamada de queja de un colegio en casi 90 años"

Edward gruñó. "¿Qué hizo ahora?"

"Bueno, aparentemente no leyó la normativa respecto al código de vestimenta por completo. Tiene que quitarse la pintura de uñas negra y sus zapatos deben ser un poco mas… Creo que la palabra que usó el director es 'Convencional'"

"¡Esos estúpidos cabeza de flecha no saben nada de moda!" dijo Alice molesta.

"Y aparentemente Renesmee no sabe nada sobre algún código de vestimenta tampoco" dije con una sonrisa.

"Estoy seguro de que lo sabe" remarcó Edward. "Ella sólo se pintó las uñas de ese color y usó esa botas porque sabe que lo odio"

"Eso no se parece en nada a nuestra hija Edward, ¿o si?"

"Yo creo que Nessie se veía linda" Dijo Emmett desde la sala. "¿Que tiene de malo un poco de esmalte de uñas y unas botas algo diferentes?"

"Nada" dijeron Alice y Rosalie al mismo tiempo.

Era imposible para Edward molestarse por mucho tiempo con Nessie. El hecho de que todo el mundo siempre se apurara a defenderla, era seguramente un factor contribuyente. Edward fruncía un poco el ceño y murmuraba algo sobre la niña más malcriada y complacida del mundo, pero nosotros sabíamos que no lo decía en serio.

Si Nessie tenía a alguien de esta familia en la palma de su pequeña mano, ese era su padre. Siempre que Nessie quería tocar violín cuando era pequeña, Edward mandaba a hacer un violín Stradivarius que fuera hecho a la medida para ella. Una vez, cuando era una niña pequeña, Nessie había querido una cama de "princesa" para dormir, y Edward había supervisado personalmente una recreación en miniatura de la lujosa cama en Versalles que perteneció Madame de Pompadour. Ella era la única niña que yo conociera que tuviera joyería de diamantes desde que era una bebé.

Ellos pasaban incontables horas juntos escuchando música y discutiendo los méritos y deméritos de bandas clandestinas que habían descubierto en sus búsquedas independientes. Siempre que el piano de Edward era acompañado del violín de Nessie llenando nuestra casa de música, pensaba que Edward iba a explotar espontáneamente de orgullo. El verano pasado Nessie había querido una motocicleta. Y aunque esto le pesara mucho, el le había comprado una monstruosidad Harley Davidson personalizada de color negro y cromo para ella. En los casi seis años desde su nacimiento y casi crecimiento total, yo nunca había presenciado un padre mas devoto que Edward Cullen.

Sonreí mientras lo miraba con la completa felicidad que había dominado mi vida últimamente. El vio la mirada en mis ojos y se estiró para tomar mi mano.

Comenzamos a caminar escaleras arriba, y Emmett bromeó: "¡No creo que ustedes dos tengan suficiente tiempo para hacer sus negocios antes de que su hija llegue a casa!"

"Cállate Em, sólo queremos hablar" le grité escaleras abajo. Caminamos hasta nuestra habitación y me lancé dramáticamente sobre la cama. El se acostó a mi lado y me haló hasta sus brazos.

Nos quedamos así por un momento, luego suspiró y dijo "Vamos a tener que hablar con Jacob pronto"

"Lo se. ¿Deberíamos decirle a Nessie?"

"No estoy seguro. Sólo quiero asegurarme de que ella tenga elección acerca de lo que pase"

Edward había entendido que cuando Jacob improntó a nuestra hija cuando era una bebé, básicamente significaba que Renesmee era el alma gemela de Jake. Edward siempre había tenido problemas con la idea de que la decisión de ella era aparentemente nula, así que todos habíamos optado por no decirle y ver cual era el curso natural que tomaban las cosas en su vida.

"Se que los sentimientos de Jacob por Nessie se han vuelto mas… maduros" dijo Edward con dificultad. "Él se esta esforzando mucho por ocultármelo, y a estado evitando tocar a Nessie para no exacerbar la situación. Francamente, no me importaría si no la tocara nunca"

"Ella ya es casi una adulta. Los dos sabíamos que esto iba a suceder eventualmente"

"¡Ah! ¿Por qué este hombre siempre tiene que darme aflicción respecto a las mujeres que amo? Dijo Edward dramáticamente.

Me reí un poco. "Creo que debemos esperar y ver que pasa una vez que le demos permiso a Jacob de buscarla como adulto. El a sido muy paciente, y hasta tú debes admitir que sus pensamientos han cambiado muy recientemente sobre querer tener una relación romántica con ella." Dije tranquilamente.

Edward se mantuvo en silencio por un momento. "¿Sería demasiado pedir que ellos no se pongan muy… serios… hasta que estén casados?" preguntó entre dientes.

"¿Estas hablando de sexo Edward?"

Su cuerpo se puso rígido y sus ojos se volvieron muy grandes en su rostro. "Supongo que lo estoy" admitió. Yo fruncí el ceño. "Nosotros esperamos hasta que estuvimos casados" él continuó. "Y yo no se si estoy preparado para tener que lidiar con ver a Jacob de esa forma con respecto a mi hija todavía."

"Te entiendo completamente. Pero nosotros solo duramos hasta que estuvimos casados por tu fuerza de Hércules para el auto-control. Sin ella, yo probablemente te hubiera destrozado mucho antes de eso." Dije riéndome. "Porque no lo abordamos desde este ángulo: le damos permiso para perseguir una relación con Nessie y le pedimos que espere a que ella esté oficialmente madura para hacer decisiones adultas con respecto a su relación" sugerí.

"¡Sólo faltan seis meses para eso!" gruñó Edward.

"Puedes usar esa ventana de seis meses para acostumbrarte mi amor" le sonreí. "Creo que tal vez hemos olvidado lo que es estar recién enamorados y completamente obsesionados con el otro. Tal vez lo dimos por sentado. Pero no puedo imaginarme ni un día sin ser capaz de demostrarte cuanto te amo" murmure mientras comenzaba a besar su mandíbula lentamente.

Él suspiró y dijo "Yo definitivamente no e olvidado cuan obsesionado estoy contigo"

"¿Me lo quieres demostrar?" susurré.

Un gruñido bajo escapó de su garganta mientras rodó sobre mí y presionó sus labios contra los míos en un beso que me dejó mareada. Yo desabotoné rápidamente su camisa blanca y la tiré al suelo para presionar mis manos contra su musculosa espalda y lo apreté contra mí. Su mano izquierda sostuvo la parte de atrás de mi cuello mientras su mano derecha se deslizaba hasta abajo hacia mis caderas. Sentí la presión de su pulgar mientras buscaba la banda de la cintura de mi pantalón y acariciar la piel desnuda hacia arriba. Moví mis manos para pasar mis dedos entre su cabello y enredé mis piernas alrededor de sus caderas mientras el beso se hacia mas profundo y sus manos alcanzaban a desabotonar mi camisa…

"¡Llegué a casa!" llamó Nessie desde abajo mientras irrumpía por la puerta.

"Excelente" gruño Edward mientras se separaba de mí en un intento de desenredar nuestras extremidades. Sus ojos aún ardían de deseo.

"Después" susurré mientras le daba un beso al final de su cuello.

"¿Dónde están mamá y papá?"

"¿Dónde crees tú?" dijo Emmett con una sonrisa traviesa.

"Eww, que asco tío Emmett. ¡Mamá! ¡Papá! Bajen aquí por favor porque no voy a subir. Jake esta aquí también." Dijo Nessie impaciente.

"Mejor y mejor" continuó Edward bajo su aliento. "Sólo trae a los cuatro jinetes del Apocalipsis contigo la próxima vez y podremos hacer una fiesta."

Me reí y le pase su camisa mientras abotonaba la mía rápidamente. "¡Compórtate! Vamos a ver como le fue a nuestra hija en su primer día de escuela."

Bajé las escaleras antes que Edward emocionada por ver a mi niña. Todos se habían reunido en torno a Nessie como polillas a una llama. Edward caminó lento detrás de mí y pude oírlo arreglar su desaliñado cabello.

"Jajaja. ¡Eso es lo que pasa cuando tienes hijos Edward!" Emmett se rió con fuerza.

Jacob nos dedicó a Edward y a mí una sonrisa traviesa mientras decía entre dientes: "Todavía tienen la magia ¿Ah?"

"Cállate Jake. Tu también Em. Creo que aun tengo un pedazo de esa roca de Forks. Creo que se la dí a Nessie como recuerdo. ¿Te acuerdas Emmett? ¿De la vez que te hice polvo cuando estábamos jugando pulso? Emmett frunció el ceño.

Corrí a abrazar a Renesmee. ¿Cómo te fue? Le pregunté.

"Bueno no apestó tanto como pensé que lo haría. Mas que todo porque creo que hice una amiga."

"¿En serio?" le dije.

"Como si hubiese alguna duda, ¿Quién no querría ser amiga de Nessie?" dijo Edward con la imperiosa forma de un padre que esta seguro de la perfección de su hijo.

"Te sorprenderías papá. Estarás feliz de saber que mi profesora de francés oficialmente me odia por hablar mejor francés que ella" dijo Nessie con una sonrisa traviesa.

"Te diré lo que no me sorprendió," le dijo Edward a Nessie, "La llamada que el abuelo Carlisle recibió del director sobre tu atroz pintura de uñas y tus botas Zapatista. Renesmee, no quiero mas llamadas acerca de algo tan estúpido como un código de vestimenta en esta casa de nuevo."

Nessie presionó sus labios juntos considerando rebelarse. Suspiró vencida y dijo: "Si papi."

"¡Háblame de tu amiga!" le pedí en un intento de cambiar de tema.

"Su nombre es Yuri. Ella es muy honesta y franca. Y ella ama la música. Creo que hay una oportunidad de ser muy buenas amigas."

"¡Eso es maravilloso! Le dije mientras colocaba mi mano en su mejilla cariñosamente.

"¿Que tal estuvieron las clases?" preguntó Jasper.

Nessie procedió a darnos a todos una descripción detallada de su día. Su sentido del humor animado mantuvo la atención de todos. La explosiva risa de Carlisle casi hace temblar la casa cuando Nessie describió la comida de la cafetería que se había visto forzada a comer y mencionó que preferiría rodar sobre materia fecal antes de comer estofado una vez más.

Nessie era todo un personaje, y el amor incondicional que teníamos por ella estaba escrito en cada uno de nuestros rostros. Luego de mi discusión con Edward, presté un poquito mas de atención al aspecto del rostro de Jake. Su amor puro por Nessie fue inmediatamente evidente por la forma en que la miraba mientras hablaba. Aunque había algo más allí… ¿anhelo? También había una sombra de dolor. Pobre Jake, se estaba esforzando tanto por no demostrar cuanto amaba a Nessie porque no estaba seguro de que sentía ella por él. También estaba segura de que su temor por la ira de Edward lo hacían enmascarar las emociones en su cabeza para no molestar al padre lector de mentes de Nessie.

Decidí que Jake había sufrido suficiente. Era hora de que él también encontrara la verdadera felicidad. Tomé las manos de Edward mientras todos continuaban riendo y escuchando a Nessie. Me concentré mucho y empujé el escudo fuera de mi mente.

Edward. Mira a Jacob. No puedo soportar ver cuan duro tiene que trabajar para ocultar sus sentimientos por Renesmee. Deberías hablar con él. Confío en que harás lo correcto. Es hora de ponerlo en las manos del destino y ver que pasa. ¿Hablarás hoy con él?

Escuché a Edward respirar profundo. Sentí su mano apretar la mía como afirmación.

Te amo con todo mi corazón. Eres el mejor hombre que conozco. Gracias.

Lo vi sonreír por la esquina de mi ojo, pero su rostro se veía un poquito como si hubiera estado chupando un limón. Mi pobre Edward. Recordé como Charlie había resistido las ganas de matar a Edward durante tantos años. Fue duro para Charlie dejarme ir. Y sabía que la única razón por la que Charlie había empezado a pensar en Edward como un hijo era por la felicidad y la plenitud que Edward había traído a mi vida. Creí que Edward se sentiría igual cuando él viera a Nessie tan feliz como nosotros éramos juntos.

Pensé de nuevo en el pobre Alex Morales. Edward nos había contado sobre Alex luego del almuerzo y no pude sacudirme la mirada de dolor en el rostro de Alex de la mente cuando valientemente se había acercado para hablar con Edward.

Encontrar el amor en mi vida me había vuelto mucho más conciente de la agonía destructiva que aparecía al perderlo. Pensé que lo había perdido una vez. Apreté con fuerza sus manos y agradecí a cualquier ángel que hubiese luchado a mi lado por el regalo que era Edward Cullen.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanto! ojala yo fues hija de edward! tendria todas las cosas que quiero. eres una gran escritora! besos

Anónimo dijo...

buenisimo! creo que nessie y jacob forman un pareja re linda! deverian seguir con este cuento y juntarlos a los dos!. besos

Loading...