jueves, 18 de febrero de 2010

Capiituloo 6:

Capiituloo 6:
Emmet y Rosalie Pictures, Images and Photos
Emmett POV
Por fin llegó el almuerzo, me apresuré a encontrarme con Valerie. La alcancé a ver desde lejos y me moví rápidamente a su lado.
- ¿qué tal tu día? – le pregunté una vez que estuve junto a ella
- Emmett me asustaste, no te oí aproximarte – me dijo sobresaltada – mi día ha estado bien ¿qué tal el tuyo?
- Nada interesante – le respondí
Entramos a la cafetería, nos servimos la comida y nos fuimos a sentar a la mesa donde generalmente me sentaba con mis hermanos, solo que ahora ninguno de ellos estaba presente, la idea de que Rosalie me viera con Valerie me hizo sentirme bastante mal.
- ¿Ocurre algo? – me preguntó Valerie
- Estoy bien, solo pensaba – le respondí rápidamente y sonreí un poco - ¿Valerie tienes hermanos?
- No, soy adoptada, mis padres murieron cuando yo era muy chica – me contestó tristemente – pero mis padres adoptivos tienen un hijo y me gusta verlo como mi hermano pequeño.
- Cuánto lamento lo de tus padres – me lamenté sinceramente.
- Gracias, pero ya lo superé, ¿qué me dices de tu familia?
Su pregunta me dejó desprevenido, ¿qué le iba a decir? “pues verás mi familia y yo somos vampiros que nos alimentamos de animales para no dañar a los humanos” Seguro me diría que estaba loco. Esto no me hubiera pasado con Rosalie.
Y Seguía pensando en ella, pero era inevitable, era ya una parte esencial de mi vida, no me podía concebir sin ella. ¡¿Entonces qué demonios haces con esta niña?! Mi conciencia me exclamó.
- Yo también soy adoptado – le contesté – los señores Cullen me adoptaron junto con mis hermanos Edward y Alice, también viven con nosotros, como hermanos los gemelos Hale, Jasper y… Rosalie. Ellos son sobrinos de Esme y viven con nosotros desde los cinco años.
Suspiré para mis adentros, esa historia la habíamos inventado entre todos, no pude evitar una sonrisa al recordar en un principio como Jasper y Rosalie odiaban decir que eran gemelos.
“Y ahí vas otra vez a pensar en Rosalie” mi conciencia no me iba a dejar en paz por un buen tiempo “Exacto, la estás haciendo sufrir y ella no lo merece”. ¡¡Dios, escucho voces!! Estar tanto tiempo con Edward me había contagiado “Pero que ridículo eres, no escuchas voces, soy tu conciencia, imbécil”
- ¿Siempre eres tan disperso? – la voz de Valerie me regresó al lugar donde estaba, la miré y vi una sonrisa en su rostro y me cortó la respiración.
- No, la verdad es que no – le dije sonriéndole.
- ¿Y tus hermanos? – me preguntó, pero pude percibir una cierta preocupación al preguntarme eso
- Edward está allá con Bella, su novia – les señalé a mi hermano y a mi “cuñada”
- Sí, los conozco, tengo varias clases con ellos – Valerie me comentó.
- Ah, Alice, mi hermana menor, decidió no venir y se fue por ahí- ¿Y tus padres lo permiten?- preguntó incrédula.
Yo ahogué una risa, con eso de que esta era la millonésima vez que estudiábamos la preparatoria, permitirnos un día libre no haría que se nos pasara algo que no supiéramos ya. Además de que con el don de Alice, era difícil que algo se le pasara.
- Sí, Alice siempre se pone al corriente, la mayoría de sus clases las tiene con Edward – le contesté – además mis padres creen que la vida es para vivirse y que no hay nada de malo en faltar unos días a la escuela. De hecho mis hermanos y yo aprovechamos los días soleados para irnos de campamento.
Valerie se quedó callada, hundida en pensamientos y luego sus mejillas se colorearon de un color rojo que le daba también cierto brillo a sus ojos azules. Se veía hermosa con sus mejillas sonrojadas.
Ahora entendía a Edward, el por qué no quería convertir a Bella, pues entonces no podría ver el sonrojo de sus mejillas. Como me hubiera gustado ver a Rosalie sonrojada.
- ¿En qué piensas? – le pregunté.
- Y los gemelos ¿Dónde están?
- Se quedaron en casa…Rosalie…ella no se siente muy bien y Jasper se quiso quedar a cuidarla – no pude evitar el dolor al pronunciar esas palabras.
- Ah…
Valerie volvió a quedarse callada, cómo me hubiera gustado tener el don de Edward en ese momento, poder saber lo que pensaba y tal vez así descubriría más rápido lo que me atraía tanto de ella.
Valerie POV
No sabía si preguntar de Rosalie, ¿sería cierto que ella y Emmett sostenían una relación que no fuera de hermanos? Podía sacar mis propias conclusiones, Emmett pronunciaba el nombre de Rosalie con mucho dolor y podía ver que cada vez que se refería a ella se perdía en sus pensamientos.
- ¿En que estás pensando? – me preguntó
- Es que…me contaron algo y yo…quería saber si era cierto – mis mejillas tenían un color carmín muy fuerte, no debí de haber dicho eso.
¿- Así que oíste que somos parejas cierto? – al parecer no era entonces un solo rumor, yo simplemente asentí con la cabeza muy avergonzada.
- Sí, Alice y Jasper son pareja y…Rose y yo…bueno nosotros…nosotros ahora estamos en una situación…difícil – me contestó
- Yo…lo siento…no quería…
- No te preocupes, no es culpa tuya
Pero podía ver en sus ojos que era mi culpa, por más que intentaba negármelo. Bajé mi vista hacia mi plato, casi terminaba mi almuerzo y Emmett no había tocado el suyo.
- ¿No vas a comer? – le pregunté.
- No, no tengo apetito, tú come no te preocupes por mí – me dijo con una sonrisa sincera que no pude evitar devolverle – te ves muy hermosa sonriendo
Volví a sonrojarme, solo que esta vez era por un motivo diferente, jamás me habían dicho algo parecido y me sentí muy halagada. LA campana sonó, anunciando el fin del almuerzo.
- Te acompaño a tu salón – se ofreció Emmett mientras se levantaba, yo asentí
Nos fuimos juntos al salón de trigonometría, entramos y vimos que Edward también había acompañado a Bella a su clase y ahora se besaban dulcemente. Volví la mirada y vi a Emmett sonriendo mientras contemplaba a su hermano y a su novia.
- Bueno, gracias Emmett – le dije un poco apenada.
- Suerte, nos vemos después – contestó y se fue caminando por el pasillo.
Una vez que voltee Edward también se despedía de Bella y se iba. Me fui a sentar junto a Bella.
- ¿Qué tal tu almuerzo? – me preguntó agitada.
- Bien ¿y el tuyo? – aún sentía el sonrojo en mis mejillas.
- No estuvo mal – respondió Bella indiferente.
Entonces entró al salón Jessica, me había olvidado por completo de ella, me miró fijamente sorprendida, al parecer me había visto con Emmett en el almuerzo.
- Hola Valerie, Bella – nos saludó a ambas
- Hola Jessica – respondimos las dos al unísono
Jessica no nos dijo nada más y nosotras ni nos inmutamos por eso, al contrario. Acabada la clase me fui a Historia, una materia que compartía con Jessica y desafortunadamente para mí, Bella no la tomaba conmigo.
- Así que ahora tú también te vas con los Cullen – me dijo un tanto despectivamente
- Solo hablábamos – repuse yo con frialdad
- Claro, ahora falta que llegue alguien y se meta con Jasper – comentó con saña.
Yo me limité a ignorarla y puse toda mi atención a la clase. Cuando por fin terminaron las demás clases me encaminé a la salida y Emmett me esperaba.
- ¿Te llevo a tu casa? – me ofreció
- No quiero ser una molestia
- No lo eres – me sonrió y me condujo hasta su Jeep
- ¿Cómo demonios voy a subir a este monstruo? – le pregunté al ver el tamaño de su coche
Él rió ante mi pregunta y simple y sencillamente me cargó y me subió con toda suavidad. ME sorprendió mucho de él, pues era demasiado fuerte, me podría aplastar con facilidad, sin embargo me trataba con mucha delicadeza.
- Bueno señorita ¿a dónde la llevo?
El trayecto la pasamos haciéndonos preguntas el uno al otro acerca de nuestros gustos y hobbies, Emmett era un tipo increíble, divertido, sociable y muy agradable.
Cuando llegamos a mi casa me bajé y le di las gracias, él simplemente se despidió con la mano y una sonrisa y luego se fue. Me quedé ahí parada hasta que perdí el Jeep de vista.

No hay comentarios:

Loading...